Capítulo final; Por siempre te amare

Una mañana en la mansión Yagami, un joven de cabellos rojizos estaba recostado en su cama descansando, unos ruidos que provenían del pasillo de la planta alta, lo despertó por completo. Se escuchaba golpes en la puerta de la habitación, el joven se levanta para abrir la puerta y era nada menos que su mayordomo trayéndole en el desayuno.

—Gracias—dijo Iori agarrando su desayuno. —Puedes retirarte.

—Como ordene, señor—dijo el mayordomo retirándose del lugar.

El pelirrojo estaba tomando su café hasta que la puerta se abre lentamente, el representante de este, entraba al cuarto para darle algunos papeles al joven que desayunaba tranquilamente.

—Iori, debo decirte que los guarda espaldas, ya fueron reemplazados…—dijo el representante del cantante en tono frio y serio.

—Entonces…Se fueron—murmuraba el joven cantante. —Leona se fue… Acaso no la volveré a ver. —pensaba Iori dejando de beber su café. El sale de su cuarto para fijarse si estaban sus guarda espaldas que pertenecían a la base Ikari, al bajar por las escaleras. No podía creer que ninguno de los tres no estaban, un joven de cabello rubio estaba parado cerca de la puerta de entrada, Iori buscaba por toda la casa a la joven militar, a Leona.

— ¡Mayordomo! —gritaba el joven algo alterado.

—Sí, señor.

— ¿Donde están mis guardas espaldas? —preguntaba el pelirrojo nervioso.

—Están en el aeropuerto—contestaba el sirviente algo confundido.

El pelirrojo entra otra vez en su cuarto para cambiar así después irse rápidamente al aeropuerto. Se subía a uno de sus limosinas negras y lujosas, —No puedo dejar que Leona se vaya…La amo —pensaba este cuando sus ojos se abrían mas al haber encontrado ese sentimiento que oculto en su interior.

-Flash Black-

—No peleas mal Leona—murmuraba Iori al detener el ataque de su oponente.

La peli azulada sonríe de lado y se limpiaba la sangre de sus labios. —Pues tu tampoco peleas nada mal, Yagami—

Ralf y Clark alentaban a su compañera para así también poder ganar la pelea contra el equipo contrario en donde estaban Mature y Vice. Los mercenarios del equipo Ikari, habían perdido, Ralf perdió en el segundo round contra Mature, Leona fue la última al igual que Iori, sus miradas amenazantes se cruzaban.

El pelirrojo atacaba con sus flamas purpuras y la chica se cubría como podía, un movimiento en fallido por parte de ella, hace que el la atacara una vez más, arrastrando el cuerpo de la militar hasta después Iori la envuelve con sus flamas purpuras.

Así termino la pelea, como victoria fue para el otro equipo y los enfermeros traían una camilla para Leona ya que estaba un poco quemada en la parte de sus brazos y piernas.

Al día siguiente, el joven había salido del hotel, en donde todos los participantes estaban hospedados, el se dirigía al hospital llevando consigo una rosa rojiza para disculparse con la militar.

—Lo siento, señor Yagami. No podrá verla en este día—dijo el doctor impidiéndole la entrada al cuarto de la chica.

—Bueno está bien, usted es el doctor…Pero ¿le puede dar esto a ella cuando despierte?—indago el Yagami.

—Sí, le digo quien le dejo esta rosa—cuestionaba el doctor algo confundido y agarraba la rosa rojiza.

—No, no le diga nada…Solamente será un secreto de los dos—responde este dando media vuelta para marcharse del lugar.

-Fin del Flash Black-

Nunca, le dije sobre eso a Leona Heidern y seguro que ella abra creído que el doctor estaba enamorado…—pensaba el joven cantante mirando por la ventana hasta llegar al aeropuerto de Japón. El abrió la puerta de la limosina e salió corriendo del estacionamiento para poder llegar antes de que Leona se suba al avión.

*adentro del aeropuerto*

—Parece que el no vendrá…—murmuraba la militar bajando la mirada. Los mercenarios ya estaban enviando sus equipajes para que les guarden, solamente le faltaba a la chica que se encontraba algo distraída.

—Leona, vamos—dijo Clark llamándola desde la entrada para subir al avión, la peli azulada miraba por todos lados y no lo encontraba. —Iori, si supieras que te ame…—pensaba ella bajando la vista hacia el suelo.

-Flash Black-

—Ten señorita Heidern—dijo el doctor entregándole la rosa a la militar. Ella no podía evitar ruborizarse como el señor le daba esa hermosa rosa rojiza. —Gracias…—responde la peli azulada evitando mirar los ojos de ese medico.

—Señorita no es necesario hacer eso—decía el médico sonriéndole.

—Y ¿Por qué? —indago la peli azulada levantando una ceja.

—Dije que no se lo iba a contar a nadie pero lo diré igual, el señor Iori Yagami vino a verla, aparte yo mismo intervine que entrara a verla… Porque no era la hora de visitas—contesta este en tono seco y nervioso.

La joven militar, se quedo callada por unos momentos porque no comprendía al pelirrojo ese, la frialdad de esa persona a veces la hacía enojar o mejor le atraía un poco, pero eso no significaba simplemente extraño si no que, ella escuchaba a su corazón no a las palabras que provenían de su mente…

-Fin del Flash Black-

El pelirrojo entra al aeropuerto y encuentra a la joven que estaba parada cerca de la entrada para subir al avión. Este corría hasta que en un momento el logra abrazar fuertemente a Leona, —Te amo Leona Heidern—le susurraba en el oído.

—Yo también, te amo Iori Yagami— respondía Leona mirándolo a los ojos.

Iori acercaba más su rostro para así juntar sus labios con los de ella. Ambos terminaron en un cálido y apasionado beso, profundizaban aquel beso cada vez más para poder hacerlo eterno e inolvidable… Luego se separan sus labios;

—Te amare por siempre Leona…—dijo el pelirrojo besando la mejilla de ella. —Quédate a trabajar un tiempo más. —

—No, no puedo. Pero sabes se que tú fuiste quien me regalo la rosa—murmuraba Leona ruborizada. —Nos volveremos a ver, amor…

—Sí, lo sé pero tratare de mantener las cosas en secreto—dijo el joven cantante sonriendo de lado. En ese momento la de cabellos azules besaba una vez más al joven para así poder despedirse, la militar se subía al avión y se fue a casa…

Pasan dos años y otra vez la misma batalla se vuelve a repetir en el torneo de Kin Of Fighters, los dos personajes que eran alentados por el público… Leona VS Iori, la historia se volvía a repetir, ambos estaban lastimados y un golpe dirá quién va a ganar.

Las dos personas cruzaban las miradas entre ellos, Leona comienza a atacar pero el pelirrojo se cubría y contra atacaba con sus flamas purpuras, ella las esquivaba con facilidad. Iori no se rendía y volvía a atacar con el fuego purpura y Leona lanza uno de sus aretes explosivos, esas dos cosas hacen exposición… Todo el cuadrilátero se envolvió de humo…

-Fin -


Y ¿qué les pareció?

Les gusto el suspenso que le puse en el final o.O…

Bueno esto fue todo :D

Sayonara

Atte. J.H