Las Plumas del Fénix.

Prologo:

4 años después…

En una ciudad de Japón, el cielo estaba de color gris y debes en cuando aparecían rayos de luz que iluminaban las calles, tres alumnos hablaban sobre el partido de futbol del colegio de hace unas horas mientras caminaban por el centro.

-La parte que más me emociono fue cuando el delantero paso al portero de una forma magnífica y…. ¡Goool!- Menciono un chico de gafas a uno más alto de pelo negro.

- Bueno en eso tienes razón Yuto, pero no puedes negar el movimiento del portero cuando evito el intento de gol de los 3 delanteros- Respondió este con una sonrisa.

-¡Bien chicos, yo ya me voy!- Hablo el otro chico, un poquito más bajo que el chico de pelo negro.

-¡Hasta mañana presidente!

-¡Hasta mañana Yuto, hasta mañana Hiroto!-Y dicho y hecho, el joven se separo de sus amigos en una esquina, hiendo a una calle con árboles de cerezo, donde caían pétalos por todas partes, haciendo esa calle como un jardín en su esplendor.

"Los chicos tienen razón, si seguimos así nuestro curso quedara como el mejor equipo de futbol del colegio", pensó el chico mientras veía como caían los pétalos de cerezo de los árboles, de repente se detuvo, y alzo su mano derecha intentando tomar un pétalo, al primer intento lo logro, bajo la mano y miro el pétalo que tenia. En ese mismo momento unos rayos de luz pasaron por las ramas de los árboles e iluminaron al muchacho, un joven de 15 años con los ojos de un color café, con el pelo del mismo color un poco desordenado por delante, pero ordenado por detrás, vestía un uniforme negro (el típico uniforme de varón en Japón) y llevaba una mochila verde.

"Mochi" pensó el joven Genki mirando al cielo y recordando la última vez que vio a sus amigos monstruos.

"Habían derrotado al alma de Moo, el general Durahan había recuperado su cuerpo y, junto a sus secuaces, se habían vuelto buenos, Holly había recuperado a su padre y los rastros del mal se habían erradicado en todas partes. Él ya había tomado su mochila verde donde guardaba sus preciados patines, ya se había puesto su gorra y junto con Holly, el padre de ella, Mocchi, Suezo, Golem, Tiger y Hare miraban un nuevo comienzo tras la batalla que habían tenido, sin embargo…

-¡Genki que te pasa!- grito Suezo.

-¿Qué cosa?- pregunto Genki a su amigo de color amarillo.

-¡Tu… tu cuerpo!-tartamudeo Hare, parecía aterrado igual que los demás, Genki no sabía el porqué de eso, hasta que sintió una ráfaga de frio en su cuerpo, y al vérselo noto que estaba poco a poco desapareciendo y,aunque los rayos del sol lo atravesaban,esa sensación de frio permanecía en el.

-¡Genki-chií!-Grito Mochi abalanzándose sobre él, pero solo lo atravesó.

-¡¿Qué… que está pasando?-pregunto Tiger, pero nadie le respondió, todos estaban petrificados al ver como desaparecía su amigo.

-¡Genki!-grito Golem cuando las piernas de su amigo desaparecían en un polvo morado como si fuesen una estatuilla de arena soplada por una leve brisa. Aunque sus piernas desaparecían frente a sus ojos, Genki seguía parado, como si las tuviera, mirándose horrorizado, vio que ahora el resto de su cuerpo desaparecía en ese polvo morado, levanto una mano intentando tocar el aire en dirección en sus compañeros.

-¡AMIGOS!-

-¡GENKII!-grito Holly, acercándose a él, pero ahora solo quedaba su mano en el aire, ya que su cuerpo, cabeza y otro brazo habían desparecido, Holly intento tomar la mano de su amigo, pero, como le sucedió a Mochi, solo la atravesó, desapareciendo el único rastro de su amigo.

Él, Genki, apareció recostado en el suelo de la tienda donde había viajado al mundo de los monstruos, se enderezo y vio la pantalla donde había puesto el juego para entrar en ese extraño mundo, pero solo salía "Fin del Juego".

Había terminado… su labor finalizo, ayudo a Holly a encontrar a su padre y a destruir finalmente a Moo, por eso desapareció, ya no tenía nada que hacer hay, aun así, se sentía vacio, así que se miro por todas partes del cuerpo revisando si se había dejado alguna parte de él, hasta que entendió que ese vacío era por alejarse de sus amigos nuevamente, se sintió solo, hasta que recordó que sus amigos no lo perdonarían por dejar de ser él, Genki, el campeón de los monstruos, se levanto, se quito los zapatos (para no ensuciar el piso, se los pondría en la puerta) miro a la pantalla del juego en donde se mostraban los créditos "Hasta luego chicos" dijo Genki con una sonrisa y se fue a toda prisa, llegando a la puerta se coloco los zapatos y salió de la tienda, ya era de noche y parecía que en su mundo solo pasaron unas horas, pero no le importaba, se acomodo la gorra naranja, respiro el aire fresco y se encamino a su hogar, listo para inventarle a su madre una excusa de porque llegaba a casa a esas horas y donde había encontrado su mochila y sus patines"

Genki seguía mirando su mano donde estaba el pétalo de cerezo que atrapo, el símbolo de Mochi, y se pregunto donde estarían todos ellos, en esos cuatro años transcurridos, aunque ya se los imaginaba, de seguro habían vuelto al pueblo de Holly para reconstruirlo, Suezo de seguro exhibía su manera de tele transporte a los ciudadanos, el padre de Holly ayudaría a los ciudadanos con algunas construcciones, Golem estaría cocinando en el restaurante que tendrían en ese pueblo, Hare estaría sacando la cuenta de las ganancias, y a su lado estaría Tiger, recostado, vigilando que nadie se fuera sin pagar o que entren ladrones al restaurante, Mochi estaría entregándoles los platos de comida a los clientes y Holly (si tenía 16 años la última vez que la vio Genki, ahora tendría sus 20 años, toda una adulta) estaría preguntándole a los clientes que desean.

Genki dejo caer el pétalo y miro adelante, no sabía cuánto tiempo se quedo hay parado, recordando a sus amigos, dio un suspiro y dijo:

-Mejor llego rápido a casa, se supone que hare el trabajo con Akari y no pienso llegar tarde, me asusta cuando se enoja.

Y así Genki emprendió una carrera a su casa, por el camino con árboles de cerezo haciendo una pirueta, tal y como había hecho hacia cuatro años, cuando había regresado por primera vez del mundo de los monstruos después de la lucha contra Moo.


Espero que la historia haiga sido de su agrado, comenten por favor