Las Plumas del Fénix.

Capitulo 25:

Los guardianes del castillo.

Mientras corrían en busca de sus amigos, Genki y Tiger se toparon con Golem y Holly, quienes también oyeron lo mismo. Escucharon el ruido de rocas rompiéndose, y de la nada aparecieron tele transportados Suezo y Mochi, quienes cayeron encima de Genki.

-¿Se encuentran bien?- pregunto Holly acercándose a ellos al igual que sus amigos.

-Por…por poco y no la contamos…-murmuro Suezo.

-¿Pero qué es lo que está pasando?- les pregunto Tiger al escucharse otro ruido.

-Mochi y yo estábamos buscando el aparato en un salón que parecía la armería, cuando de la nada se nos aparecen tres robots gigantescos del tamaño de Golem que nos atacan sin razón- les informo Suezo mientras él y Mochi se levantaban de la espalda de Genki.

-Eran enormes y con unos látigos como brazos-chií y cosas cuadradas en los hombros- les dijo un alterado Mochi.

-No te preocupes, Mochi- lo tranquilizo Holly.

-Debería, porque esas cosas se están abriendo paso destruyendo las paredes- les dijo Tiger.

Antes que alguien reaccionara, la pared de enfrente fue brutalmente destruida, dejando ver a tres grandes robots con las mismas características que dio Mochi. Las cosas cuadradas que menciono Mochi eran en realidad un porta misiles que se encontraban en los hombros de los robots.

El robot del medio era color rojo, con una franja horizontal en la cabeza color azul (esos serían sus ojos), y los otros dos eran verde oscuro, y tenían un ojo en la cabeza color amarrillo.

Al notar la presencia del grupo, los robots se abalanzaron hacia ellos.

-¡Relámpago!- grito Tiger, lanzado truenos desde sus cuernos deteniendo al robot rojo.

Golem se dirigió a otro de los robots y lo empujo hasta la pared atravesándola, comenzando una pelea de gigantes.

El otro robot fue detenido por la "ventisca de pétalos" de Mochi, mientras Suezo llevaba a Holly a un lugar seguro.

La ventisca no paro suficientemente al robot, ya que utilizo sus látigos para golpear a Mochi y arrojarlo a una pared.

-¡Mochi!- grito preocupado Genki, quien ya se había puesto sus patines y se dirigía a donde su amigo, pero tuvo que esquivar los latigazos del robot, quien al parecer no le dejaría acercarse a su amigo.

Tiger tenía sus propios problemas, aunque el robot con el cual se enfrentaba era más grande que los otros, era muy rápido. Esquivaba los ataques del monstruo azul con gran facilidad.

Le lanzo un rayo al robot, pero este utilizo sus látigos como escudo, absorbiendo la electricidad dejando sorprendido a su contrincante, y más aún que ahora los látigos emitían electricidad.

El robot actuó rápido y ataco al lobo con su mejorada arma, el cual lo esquivo a tiempo, pero no el segundo golpe con el otro látigo, el cual le dio en la espalda al monstruo electrocutándolo por unos instantes antes que cayera al suelo.

-¡Tiger!- grito Genki preocupado por su amigo, pero se distrajo y su contrincante lo golpeo mandándolo cerca de donde estaba Mochi.

-¡Genki!- grito Holly a varios metros de la zona de pelea.

El robot verde dio vuelta la cabeza para fijar a Holly y Suezo como blancos, los misiles de sus hombros estaban a punto de disparar a los dos amigos desde esa distancia.

-¡Cañón Mochi!- grito el monstruo rosa, lanzando un rayo de energía de su boca, impactando directamente al robot, estrellándolo a la pared.

Cuando el humo se disipo, Genki y Mochi contemplaron que al robot solo se le destruyo un brazo.

Tiger se levanto a tiempo para esquivar otro ataque de su enemigo. Cuando estuvo en el suelo lanzo "Ventisca" al suelo, congelando el piso. El robot se disponía a moverse, pero se resbalo por el hielo y cayo. El impacto de la caída, hizo que accidentalmente disparara varios misiles, destruyendo gran parte del lugar. Algunos misiles cayeron arriba de Tiger, desprendiendo varias rocas que cayeron donde estaba el lobo.

-¡Tiger!- grito asustado Genki, quien corrió a socorrer a su amigo, pero fue empujado por Mochi para que no le cayera una piedra encima.

-¡Chicos, ayuda!- grito Suezo.

En el momento en el que Genki y Mochi se distrajeron, el robot verde aprovecho para acercarse a Suezo y Holly.

El robot ya estaba al frente de ellos. Suezo se le lanzo al ataque, pero fue repelido por uno de los látigos lanzándolo lejos.

-¡Suezo!- grito Holly, quien se disponía a socorrer a su amigo, pero fue agarrada por un látigo del robot, elevándola.

-¡Holly!- gritaron Mochi y Genki, quienes no podían ir a ayudarla porque ahora los atacaba el robot rojo.

El robot elevo a la joven, y la lanzo contra la pared. Pero antes de que chocara, una silueta que se movió rápidamente la agarro a tiempo, y la alejo del robot que ahora les lanzaba misiles.

Cuando estuvieron lejos del alcance de los misiles, Holly (quien solo había sentido unas sacudidas, ya que tenía los ojos fuertemente cerrados) levanto la vista para ver un rostro familiar que le sonreía débilmente.