Fantasmas del pasado

El lugar se encontraba repleto de personas, unas iban, otras volvían, pero todas en constante movimiento.
Un hombre de cabello oscuro y traje elegante miró el reloj que se encontraba en su muñeca derecha…

-Demonios, llegare tarde…- No pudo evitar mirar los tatuajes que poseía en tres de sus dedos… "Camarada, Amante, Esposo"… los tres plasmados ahí por su primer y grande amor que, aunque se había vuelto a casar, no había podido olvidar.

Se perdió en los recuerdos mientras la gente se movía de manera rápida, giro su cabeza sin pensarlo y no pudo creer lo que entre la multitud se encontraba, aquella mujer de la cual se había enamorado por vez primera, ¿Era otra jugada de su memoria? ¿Ella era real?...
Sí, lo era, su esbelta figura, su cabello oscuro y esos profundos, desafiantes y a la vez encantadores ojos azules.

-Violet…- susurro mientras caminaba hacia ella, la mujer se giró en la misma dirección del hombre y sonrió ampliamente, si definitivamente era Violet, su Violet, camino más rápido al punto de casi correr, pero antes de llega a ella de entre la multitud un pequeño niño apareció corriendo en la misma dirección que él, llegando primero con Violet quien de inmediato se inclino para recibir al niño con un abrazo, se detuvo totalmente paralizado en ese mismo instante.

-Violet…-

La mujer lo miró con sorpresa pero segundos después la mirada cambio por una más fría y distante.

-¿Quién es él Violet?- pregunto Six mientras levantaba la vista para mirarla

-Es solo un viejo amigo…- le respondió aun mirando al hombre frente a ellos

El hombre sintió un escalofrío al oír la palabra "amigo".

-Violet, yo… no sabia que tú estabas…- dio unos cuantos pasos hacia ellos, Violet alzó su mano derecha en señal que se detuviera.

-¡Violet… Six!- se giraron para observar quien los llamaba. Garth, que se encontraba varios metros detrás, los llamaba haciendo varias señas con la mano.

-Creo que debemos irnos- le indicó al pequeño con una media sonrisa, el asintió y comenzó a caminar el dirección donde se encontraba Garth.

El hombre seguía parado frente a ella sin decir nada, sus ojos se volvieron cristalinos al contener algunas lágrimas y fue en ese momento que Violet decidió dar la vuelta para comenzar su camino hacia aquel hombre de cabellos rebeldes que la llamaba.

-Violet…- volvió a llamarla el hombre que ahora se encontraba a sus espaldas – Lo siento…- le dijo con la voz casi quebrándosele

La mujer se detuvo y agacho la cabeza, después giró su cabeza un poco para poder mirarlo. –Yo ya no…- respondió y volvió a retomar su camino dejando atrás al hombre, a su pasado.

-¿Estas bien?- le pregunto Garth cuando ella se acerco

Violet miro a Six y después a Garth, -Perfectamente.- respondió con una sonrisa en la cara, el hombre extendió su mano y ella la tomó, tomando después la del niño. Los tres subieron al camión que los esperaba a unos cuantos pasos y se alejaron.

Violet se sentía feliz, al fin había logrado dejar atrás todos los fantasmas del pasado.