Disclaimer: Ni Mitsudomoe ni Vocaloid no me pertenece.

Advertencia: Songfic de la canción Alice Human Sacrifice. Por lo tanto es un poco retorcido


Capitulo 4:

Futaba Marui y Shinya Satou:As de Corazón

"La clase está hecha un desastre desde que el sensei desapareció y Sanyou-san murió" suspiraba Shinya Satou, observando que la clase estaba más descontrolada que nunca. En eso notó que alguien más faltaba y la sangre se le heló. Su amigo Chiba se encontraba hablando de cosas pervertidas como siempre, de modo que él se dirigió a su amiga Futaba, quien dormía la siesta.

"Despierta! No puedes quedarte dormida ahora!" la sacudió

"Que pasa, Shin-chan?" contestó ella, entre bostezos

"Tu hermana no está aquí"

"Hito?"

"No, la otra"

"Mit-chan?"

"Si…"

"Y me lo dices ahora?" exclamó ella, parándose de su asiento con tal fuerza bruta que la carpeta se rompió. Tomó del brazo a su amigo y lo sacó del salón.

"Es que no entiendes, Shin-chan?" explicó ella "Mit-chan desapareció! Y ahora si sé que no puede ser Yabecchi quien le hizo algo ya que el desapareció antes que ella! Hay que encontrar pistas y a la persona que les hizo esto-ssu!"

Satou se sorprendió que por una vez Futaba pensara con claridad, pero a lo mejor se debía a que sus hermanas y el profesor habían desaparecido sin dejar rastro. No le quedó más de otra que acceder a ayudar a Futaba con su loca idea. Porque en cierta forma, él también los extrañaba. Ambos niños caminaron al salón de profesores, que por suerte estaba vacío de profesores. Solo había dos personas. A Futaba casi se le escapó un grito, de no ser porque Satou le cubrió la boca. Yabecchi estaba bajo su escritorio, en el sitio que solía ocupar Hitoha. Mitsuba estaba echada en el suelo, sosteniendo una bolsa de frituras.

"Están muertos-ssu!" exclamó Futaba al sentir que su hermana y el profesor estaban fríos y pálidos. Satou se acercó al cuerpo de Mitsuba y lo examinó.

"No. Te equivocas. Respiran."

"En serio?" se cuestionó ella mientras trataba de examinar el cuerpo del profesor Yabe.

"Sí. Pero es que respiran demasiado lento como para percibirlo a simple vista. Y creo que a tu otra hermana le ha ocurrido lo mismo" dedujo Satou

"Ya veo. Pues eso lo hace más extraño aún! Debemos investigar-ssu" opinó Futaba, mientras buscaba pruebas en la mochila de Gachi Rangers del profesor Yabe. Finalmente encontró una.

"Shin-chan! Encontré el celular de Yabecchi!" anunció la niña, agitando entre sus manos el celular. Alertado, Satou se lo quitó, por miedo a que la amable aunque torpe chica lo rompiera de un golpe. Vio que tenía como 10 mensajes de voz. Su curiosidad pudo más y activó los mensajes.

"A Yabecchi deberían castrarlo y quemarlo y meterlo en la cárcel para toda su vida!" decía el primer mensaje. Satou creyó reconocer la voz de Miya…Miyazaki? Miyazuki? Como sea, no importaba. Pasó al siguiente mensaje.

"No te preocupes, Yabecchi. Encontraré al fantasma que hizo que mataras a Sanyou-san!" decía un mensaje de Matsuoka

"Deberían quemarte en la silla eléctrica, pederasta!" decía un mensaje de Chiba. Satou apretó el celular entre sus manos mientras exclamaba al aire "Chiba, idiota! Ya no se usan las sillas eléctricas!"

En eso vio que caía del cielo un naipe con la figura de un corazón. Estiró la mano para tomarlo, atraído por alguna extraña razón, pero en el momento en el que iba a alcanzarlo, la rápida mano de Futaba la agarró también.

"Gane! Yo lo tomé primero, Shin-chan!" sonrió ella

En ese momento a ambos los invadió un profundo sueño y cayeron uno encima del otro, justo cuando pasaban por ahí las fanáticas de Satou, quienes al ver la escena se disponían a separarlos…

La cuarta Alicia eran los hermanos gemelos
llegaron por curiosidad al país de las maravillas
atravesaron varias puertas
acababan de llegar hace poco.

Cuando despertó Satou, se levantó para ver que llevaba puesto un traje amarillo de pantalones cortos. Estaba elegantemente vestido, a su parecer y se alegró de que no hubiera nadie que se burlara de su ropa. Pero cuando pasó esto? Donde estaba? En eso la voz de Futaba lo sacó de sus pensamientos.

"Qué bueno que despertaste, Shin-chan!"

Satou se fijó en que Futaba llevaba un vestido corto amarillo con listones y unas medias de encaje con zapatos de charol, que ella se apresuraba a quitárselos con brusquedad hasta quedar descalza.

"Ah, mucho mejor-ssu!"

"Futaba, dónde estamos?"

"No lo sé. Parece un bosque…Me aburro. Quiero dibujar tetas pero no hay nada con que dibujar!"

Él notó que Futaba ya se había olvidado de investigar lo ocurrido a sus hermanas y al profesor. Suspiró mientras pensaba que lo que fácil llega fácil se va. Observó su mano y dio un salto de sorpresa

"Viste esto, Futaba? Y mira lo que hay en tu mano!"

"Tetas?"

"No!" contestó, exasperado "Mi mano tiene la mitad de un corazón y la tuya tiene la otra mitad!"

Para variar, la niña no escuchó lo que él decía y volteó a todos lados hasta encontrar un camino.

"Mira, un camino! Salgamos de aquí-ssu!" y tomando la mano de su amigo, corrió velozmente buscando la salida.

"No tan rápido, que me vas a arrancar el brazo, Futaba!"

"Es que ya me aburrí y aquí no hay tetas" sonrió ella inocentemente mientras corría. Avanzaron por el camino hasta que llegaron hasta tres puertas. Una puerta verde con un dibujo de trebol, una puerta roja con un dibujo de espada y una puerta azul con un dibujo de diamante. La niña empezó a dudar hacia donde debía ir y retrocedió un paso. En eso se tropezó con algo pesado y los dos niños cayeron rodando.

"Es una espada-ssu" dijo ella, observando con atención la espada carmesí. El filo estaba cubierto de sangre y se asustó. Al tirar la espada al suelo, escuchó una voz familiar

"Futaba, Satou…Ayúdenme…"

La aludida volteó desesperadamente la cabeza a todas partes. Sintió que de sus ojos empezaban a brotar lágrimas.

"Es la voz de Hito!" exclamó "La oyes, Shin-chan?"

"Yo no escucho nada. Debes estar alucinando" contestó el, secamente "Hay que irnos de aquí. Aqui hay algo macabro"

Como siempre, Futaba no lo escuchó y caminó con la espada en brazos hasta encontrar unas partituras teñidas de sangre. Instintivamente las tomó y escuchó otra familiar voz.

"Futaba-chan! Shinya-kun! Estoy tan solo...Tan solo..."

"Yabecchi!" exclamó Futaba, reconociendo la voz "Eres tú! Yo sabía que tu no le habías hecho nada a Hito!"

Satou miró extrañada a su amiga y caminó unos pasos, buscando una salida. Encontró una corona manchada de sangre y la tomó. Una conocida y no muy placentera voz surgió del objeto.

"Satou, pervertido, suéltame! Y dile a la tonta de Futaba que me saque de aquí!"

Pero él no pudo continuar escuchando, porque sintió que la mano de Futaba lo tomaba y lo arrastraba, corriendo a toda velocidad. Ella se veía claramente aterrada.

"Estas bien?" le dijo él, preocupado

"Quiero salir de aquí!" sollozó ella "No quiero quedarme aquí un minuto más!"

La hermana mayor obstinada y el hermano sabio
fueron los más cercanos en llegar a Alicia...

Siguieron corriendo hasta encontrarse con las mismas puertas. Pero esta vez, había una cuarta puerta amarilla con un dibujo de corazón. Miku apareció de una nube de humo negro que surgió ante Futaba y se presentó ante ellos con una reverencia.

"Veo que hasta ahora lo han hecho bien. Futaba Marui y Shinya Satou. No...Alicia cuatro"

"Solo queremos salir de aquí!" exclamó Futaba, tomando más fuerte el brazo de Satou.

"Bueno, por qué no lo dijeron antes? Crucen a través de esta puerta" dijo, señalando la puerta amarilla "Es la única por la que ustedes no han cruzado, no?"

Futaba suspiró de alivio y con una risa, se dirigió a su amigo.

"Oiste eso, Shin-chan? Volveremos a casa!"

"Que bien" dijo el no muy convencido, pero no dijo nada. No quería arruinar la felicidad de su amiga. Se tomaron de las manos y entre ellos, abrieron la puerta y caminando con decisión.

Apenas cruzaron, Futaba vio un camino oscuro y una luz. Sonrió alegre, pues creyó que todo estaba arreglado. Se dirigió a ver a Satou, para ver que él estaba inerte y yacía en el suelo, tan pálido y frío.

"Shin-chan!" exclamó Futaba, tomando el cuerpo "Despierta! Di algo! Tú...!" dijo, dirigiéndose a Miku "Que le has hecho a Shin-chan?"

"Bueno, si bien ambos son Alicia, estaban divididos y al cruzar la puerta se sabría quién de los dos merecía ser la verdadera Alicia. Y tal parece que eres tú, Futaba"

"No! Trae de vuelta a Shin-chan! Y a mis hermanas y a Yabecchi!...Quiero dibujar tetas!" exclamó la niña.

Los dos nunca despertaron del sueño
y aún vagan por el país de las maravillas.

Miku sintió que necesitaba más energía. Decidió poner a prueba a la niña y cerrando la puerta de corazón, trató de convencerla.

"Estás diciéndome que no quieres ser mi Alicia?"

"No me interesa! Solo tráemelos de vuelta!"

Ella vio la decisión en los ojos de Futaba y se dió cuenta que no había nada por hacer. Pero a este paso ella moriría.

"Entonces no hay opción" musitó

Miku sopló hacia ella, creando una espesa niebla. La niebla cubrió a Futaba haciendo que las colas de su cabello empalidecieran. Ella se fue encogiendo y su cuerpo se hizo más liviano hasta quedar convertida en...un conejo blanco.

Futaba observó impotente como los cuerpos de sus hermanas y el profesor aparecían ante ella. Los ojos sin vida de sus amigos volvían a la vida otra vez, pero de una forma extraña. El vestido ensangrentado de Mitsuba se tornó rojo por completo y corazones negros lo adornaban. Hitoha se empequeñeció, de su cabeza salieron orejas de liebre y se tomó de las manos con Yabecchi. Él seguía igual con su sombrero alto y traje, aunque su sonrisa dulce había sido reemplazada con una risa maniaca. Satou perdía su forma y se convertía en un objeto redondo dorado. Un reloj. Por último Miku soltó una última sonrisa para transformarse en una gata de sonrisa torcida.

"Eres afortunada, Alicia. Tienes la dicha de ver mi verdadera forma" rió ella. Miró a Futaba con cierta burla y lástima y dándole empujones la sacó de ahí.

"Ahora corre, corre lejos. Y encárgate de encontrarla"

"A quién?"

"A la quinta Alicia. La ultima. Tal vez...ella sea la encargada de salvarlos de su maldición. Cuando llegue el día, se acabará el sueño. Pero a mí ya no me interesa. Gracias a ti y a tu amigo conseguí más energía de la esperada. Con esto no moriré"

Futaba no tuvo más opción que tomar al reloj, que alguna vez había sido Satou, en brazos y correr lejos sin dirección alguna. Recordó las puertas y una por una ella entró en ellas, buscando a la última Alicia. Luego de cruzar por varias puertas le pareció encontrar a la amiga de Miku y Miya...como sea que se llame. Yuki Yoshioka. Aquella niña de pobladas cejas y dulce y enamoradiza. Se encontraba dormitando en un árbol junto a Miyashita. En eso despertó de golpe a ver a Futaba correr.

"Es un conejo blanco" exclamó la niña de cejas pobladas y empezó a perseguir a la extraña criatura.

.

Futaba abrió los ojos. Tenía un pensamiento en mente. Quería dibujar tetas. En eso vio que estaba en el suelo de la sala de profesores, en el escritorio de Yabecchi, para ser exactos. Miró a su alrededor para ver que Mitsuba estaba roncando y comía las frituras regadas por el suelo, casi sonámbula. Hitoha y Yabecchi estaban dentro del escritorio. Yuki acababa de despertarse y saludaba a Futaba. Sintió unos quejidos y ella descubrió que se había sentado encima de Satou. Una alegría desconocida la inundó y entre risas, abrazo a su amigo, despertándolo de inmediato.

"Argh! Eso duele! Futaba!"

"Shin-chan! Qué bueno que estás despierto"

"Eso es obvio" dijo el, sin mucho interés. "Y a tí que te pasa. Se te ve feliz"

La niña trató de recordar, pero no pensaba nada. Solo en dibujar tetas.

"No lo sé. Quiero tetas, como siempre. Pero por alguna razón me siento feliz de verte-ssu!"

Mitsuba dejó de comer las papas a su alrededor y despertó de un respingo. Lo primero que hizo fue dirigirse abajo del escritorio y golpear al profesor. Este soltó un grito, pues lo habían despertado.

"Y ahora qué te pasa, Mitsuba-chan?"

"Esto es por esas horribles papas que me tuve que comer"

"Cuáles papas?" se preguntó el, hasta que cayó en la cuenta de que a lo mejor Mitsuba la tomó de sus cosas. De pronto sintió otro golpe. Volteó y vio que quien le había propinado el golpe había sido su antisocial alumna.

"Y que hay contigo, Hitoha-chan?"

"Lolicon. Eso te pasa por acurrucarte a mí. Y por dejarme morir"

"Dejarte morir?" se preguntó el "Pero si estas viva!"

Hitoha asintió y no dijo nada. Tenía un vago recuerdo en el que ella blandía una espada y llamaba al profesor, pero el cantaba y la ignoraba. Era un recuerdo lejano. No quiso seguir divagando y se dirigió al salón de 6-3, a buscar a Pezones.

Yuki se quedó mirando a todos con expresión confundida. Acaso no recordaban lo ocurrido?

"Pero que les pasa? Es que no se acuerdan?"

"De qué?"

"Del sueño! Yo era Alicia. Futaba-chan se convirtió en un conejo blanco y fui al País de las Maravillas. Sanyou-san y Yabecchi eran la Liebre y el Sombrerero Loco y Mitsuba-chan era la reina. Luego apareció Sugi-chan vestida de un gato con sonrisa fea y dijo que todos habían sido Alicias y que habían muerto por lo que ella las engañó. Pero logré escapar y aquí estamos todos!"

Todos se quedaron mirándola y rieron.

"Buena esa, Yuki-chan" rió el profesor Yabe "Deberías ver menos doramas y animes shojo"

"Pero es cierto!" exclamó ella. Sin embargo los demás la ignoraron y siguieron hablando entre ellos. Yuki sonrió, vencida. Notó a simple vista que ni sus amigos ni el profesor recordaban nada de lo ocurrido. Sintió que eso era lo mejor, pues no eran buenos recuerdos.

"Pero miren que tarde es!" exclamó el profesor, mirando su reloj "Ya acabó la clase por hoy así que me iré a casa a ver los Gachi Rangers"

"Si, lárgate Yabecchi. Ahí vas de nuevo con tus tonterías frikis" exclamó Mitsuba "Aunque...puede que tengas algo de comer en tu casa"

"Sí. Y tiene revistas porno con chicas con tetas!" exclamó Futaba "Fiesta en casa de Yabecchi!"

Todos, menos el aludido y Satou, aprobaron la idea a gritos. Hitoha volvió al salón, acompañada por su hámster.

"Alguien dijo fiesta? Yo tengo la llave de la casa del sensei"

Y entre gritos, todos se dirigieron a la casa de Yabecchi.

"No vayan!" exclamó el profesor, corriendo hacia los niños, mientras era ignorado como era habitual "A mi casa no! Cada vez que van a mi casa siempre la desordenan!" Hitoha se acercó a él y trató de consolarlo. Últimamente se llevaban mejor desde que descubrieron que a ambos les gustaban los Gachi Rangers.

"No te preocupes, sensei. Tú, yo y Pezones veremos a los Gachi Rangers en tu televisión"

"Supongo" dijo él, con una sonrisa. En eso tuvo un vago recuerdo en el cual cantaba para ignorar su realidad. Miró a Hitoha, extrañado.

"Oye, Hitoha-chan"

"Qué?"

"Creo que el motivo por el cual en la clase nadie me presta atención es porque soy muy inmaduro"

"Por fin se da cuenta?" pensó Hitoha

"Y creo que" continuó el profesor "Tal vez debería cambiar de actitud. Empezando por dejar los Gachi Rangers"

La niña miró alarmada al profesor. Si el dejaba a los Gachi Rangers, con quien iba a hablar? Además en el fondo no creía que fuera necesario que él hiciera eso

"Es bueno que trates de cambiar, sensei. Pero…usted ya está bien así"

"Hitoha-chan…"

"Además con quien voy a hablar de Gachi Rangers si es que usted los deja?"

"Agh! Ya sabía que lo decías solo por eso y no porque yo te importe!" se lamentó él

En el alboroto de siempre, no vieron que un gato negro los observaba desde una ventana, moviendo su cola como el péndulo de un reloj.

"Tuve que verme obligado a tomar la apariencia de la verdadera Sugisaki para convencerlos. Pero veo que al final todo acabó bien" dijo el gato, sonriendo de forma macabra "No moriré, pues esta experiencia me ha enseñado algo. Las pesadillas siempre vivirán en el recuerdo de las personas. Pero que puedo decir? Después de todo la vida es sueño y los sueños, sueños son"

FIN


Si...mis parejas favoritas de Mitsudomoe son el HitoXYabe (la enfermera nunca le hará caso) FutaXSatou y MikuXMitsu.

Hay una cosa que me molesta un poco. Varios de mis fics han sido colocados en el foro de MalosFics o como sea que se llame. Pero mi queja está en los songfics. Hay varios de mis amigos del Fanfiction que hacen lo mismo que yo de escribir songfics y poner las liricas en negrita...Y a mí es la única de la que critican cuando hay más gente que hace lo mismo que yo!

Reviews?