En silencio pero con su cuchillo afuera Henry recorrió los pisos del edificio, los reportes decían que actividad sospechosa se había estado dando en las últimas semanas y había venido a ver qué era lo que ocurría, en el momento se encontraba en el cuarto de los seis pisos y así no quisiera hacer ruidos los escombros a su alrededor no lo dejaban enteramente. Si no lo supiera mejor diría que el lugar estaba abandonado pero no lo podía decir ciertamente. Los mendigos y drogadictos que habitaban el edificio habían desaparecido en cuestión de días y esa información le había llegado. Hasta el momento no había encontrado pruebas de que esta desaparición fuera una violenta, no había sangre, ni restos ni de humanos o de animales, tampoco de bolsas de sangre lo que normalmente le diría la naturaleza de los nuevos inquilinos. Escuchó el sonido de unas llantas patinando en el asfalto pero no le prestó atención, estaban en el centro de la ciudad y podía escuchar el flujo vehicular. En ese momento su dispositivo bluetooth se activó, 'Tenemos visitantes.' le dijo la voz al otro lado del auricular, '¿Qué clase de visitantes?' preguntó pero no tenía que esperar respuesta, por la agitación de David al otro lado de la línea sabía que eran enemigos.

David se había acercado a la ventana al escuchar el chillido de llantas y en ese mismo momento decidió ocultarse antes de que lo fueran a ver, "La UPI," era obvio que el gobierno ya estaba al tanto de ellos pero no iba a dejar que los encontraran tan fácil. "Reunámonos todos en el tejado, es nuestra mejor opción de escape." Les dijo de inmediato a sus acompañantes. Él se encontraba en el último piso y solo era ascender al tejado para que una nueva amenaza le llegara; helicópteros pero estos eran fáciles de dejar atrás haciendo uso de la velocidad inmortal siempre y cuando pudiera hacer uso de obstáculos y alcantarillas.

De inmediato salió en búsqueda de las escaleras que lo llevarían al tejado, a su paso dejando atrás todas aquellas salas y habitaciones que no había tenido tiempo de examinar, el hospital abandonado enmascarando con su olor entre químicos, humedad y podredumbre la presencia de cualquier inmortal que en otras circunstancias le hubiera sido más sencillo encontrar, eso fue hasta que algo lo hizo detener-pero ya siendo demasiado tarde al haber estado usando su velocidad-, cuando se detuvo ya había dejado aquella sombra varios metros atrás.

Lentamente se dio media vuelta mientras con el mayor cuidado posible desenfundaba su confiable cuchillo, una vez que lo tuvo afuera empezó a devolverse en sus pasos mirando hacia dentro en cada habitación pues no recordaba en cual había visto aquella sombra, solo sabía que había sido al lado izquierdo. David escuchó pasos apurados detrás de él yendo por otro corredor y se preguntó si seguirlos o no, la persona o creatura que estuviera aquí adentro iba a perecer y él lo haría también si se confiaba en su curiosidad. Caminó un par de metros para cuando escuchó disparos provenir del tejado junto con gritos de dolor, en ese momento se encontró girándose para ir a ayudar a sus compañeros cuando una figura no lo dejó, ni siquiera tuvo tiempo de blandir su cuchillo cuando unas garras se introdujeron en su hombro haciéndolo dejar caer su arma, pero no fue lo único que se cayó pues gracias a la velocidad y el impacto atacante y atacado se fueron al piso, él perdiendo el oxigeno que le quedaba cuando su cabeza se estrelló a gran velocidad con el concreto. Para cuando volvió a abrir los ojos aun reinaba el desconcierto, la oscuridad, una nube de polvo y claro, el peso de una figura sobre él. Trató de tantear en el piso por su cuchillo pero la herida en su hombro no lo dejó mover demasiado. Con una mano fue agarrado del cuello fuertemente y trató de utilizar sus piernas para defenderse pero no pudo, en vez de eso su atacante lo movió como un maniquí haciéndolo inclinar la cabeza, ante él de repente quedando una maraña de pelo oscuro desordenado, piel azul y ojos como los que nunca olvidaría, "¿Eve?" trató de preguntar pero la voz y apenas le salió, pero aquello no pareció ser de importancia pues ella también lo reconoció, de inmediato sintió que le soltaba el cuello y extraía las garras de su hombro. Piel tornándose blanca de nuevo, garras y colmillos desapareciendo, ojos tornándose verdes.

"A ti te necesitaba." Le dijo un tanto confundida por su suerte y no dejándole ver que se apenaba por haberlo atacado.

David sintió muslos contrayéndose sobre su estomago mientras ella lo dejaba ir del todo y se bajaba de él, de una colocándose en pie. De inmediato David trató de levantarse pero al moverse notó el dolor en sus ambos hombros, la niña –ahora mujer–lo había prácticamente clavado al piso con sus garras. A la segunda oportunidad hizo el dolor a un lado y se levantó, "¿Dónde están tus padres?" le preguntó viéndola alejarse y yendo por el cuchillo de él que había terminado a varios metros de distancia. Los disparos en el tejado lo hicieron acordarse de nuevo de la importancia del momento y sin tiempo que perder tomó a Eve del codo y la arrastró con él.

Decidió seguirlo mientras lo colocaba al tanto de lo sucedido en la última semana, "Papá salió hace tres días a buscar un grupo de lycans y al ver que no regresaba madre lo siguió ayer. Yo tenía órdenes de quedarme en la ciudad."

Sintió a Eve soltándose de él bruscamente pero continuó siguiéndolo, Eve debía de estar tan al tanto como él de que marcharse era imperativo y por eso fue que tal vez no escuchó negativas en cuanto a no querer dejar el lugar. También pudo ver en sus ojos una inmensa angustia.

Cuando llegue la oportunidad márchate, no mires atrás, déjanos, tres reglas que sus padres habían incitado en ella con los años, y aun así aquello no lo iba a hacer, podía alejarse del lugar pero no los iba a dejar atrás. Al mirar hacia adelante y ver no el techo que la había acompañado por los últimos días sino el firmamento oscuro supo que tal vez salir de esta no iba a ser tan fácil como lo había creído, había restos quemados por todas partes, partes de cuerpos desmembradas y de repente una luz desde el cielo los apuntó directamente a ambos y ellos usaron los milisegundos que prosiguieron para encontrar protección de aquella luz. "Están viniendo desde abajo también." Le informó a David al haber agudizado sus sentidos, lo que no era fácil con el motor del helicóptero encima de ellos y con su propio corazón a mil. Pero si algo había aprendido con los años era confiar en sus sentidos.

David le asintió, la única forma de salir era hacia abajo, pensó no colocando atención en quien era quien arrastraba al otro en el momento. En su mente formulándose un plan pero no había mucho más que abrirse paso a punta de disparos, y él ni siquiera traía un arma adecuada. Una ventana le llamó la atención y su idea fue saltar desde aquella altura y al caer correr como almas que lleva el diablo pero un sonido electrónico lo detuvo, agudizando sus sentidos escuchó los pasos provenientes desde un piso abajo, "Podemos con seis o siete humanos." Se dijo y con alivio vio a Eve asintiendo, al hacerlo cabello cayendo sobre su rostro ya no tan redondo y aniñado.

Tratando de no advertir a sus atacantes -pues los podían escuchar no continuar ascendiendo sino distribuyéndose- ambos tomaron camino hacia las escaleras. Ningún enemigo a la vista hasta el momento, pensó para cuando se hizo visible la puerta que daba al piso donde se escuchaban los pasos. Estaban a punto de continuar bajando cuando escucharon la puerta del piso de abajo abriéndose y muchos más pasos subiendo, de inmediato decidió huir de este grupo y encargarse del más pequeño primero, "Corre y no me pierdas de vista." Le advirtió a David quien pareció ser tomado por sorpresa de que fuera ella quien aparentara estar al mando del plan de escape. Aún así no se negó y al mismo tiempo que ella actuó, los dos dándose contra la puerta mientras cogían impulso, en cuanto entraron a la sala David cayó en cuenta de un par de cosas; primero la puerta de un ascensor, los humanos habían puesto la energía, su pensamiento no se acababa de concretar para preguntarse por qué esos humanos se habían alejado y se metían en el ascensor cuyas puertas se empezaron a cerrar ante sus ojos cuando lo segundo le llamó la atención; un sonido titilante y al girarse y ver el marcador David reconoció que solo les quedaban segundos para escapar e incluso en ese momento ya se encontraba empujando a Eve, lo próximo fue salir corriendo hacia al ascensor.

Que los soldados adentro no les dispararan al verlos acercarse probablemente decía que no creían que alcanzaran a llegar pero esos humanos estuvieron equivocados. David entró tras Eve justo en el momento en que la puerta se cerró detrás de ellos. Los ocho humanos tan solo se quedaron atónitos, ninguno haciendo un movimiento eso fue hasta que escucharon un click y vieron un pequeño cilindro caer en picada. Sin pensarlo Eve se agachó a cogerlo antes de que la granada tocara el piso y lo consiguió mientras al mismo tiempo escuchaba una explosión y el ascensor se movía violentamente, casi en el mismo momento escuchó varios gritos y un siseo, sangre prontamente cayéndole encima mientras sostenía fuertemente la granada y se acercaba al cuerpo que le había quitado el pin de seguridad, con cuidado le abrió la mano encontrándolo allí. En dos ocasiones trató de meter el pin en la ranura pero no lo logró, su mano temblando demasiado, y cuando David se agachó a su lado y le tocó el brazo para que le entregara el pin se lo dio, la mano de él estable mientras lo introducía y los salvaba así de una explosión ahí dentro.

David le apretó la mano a Eve que sostenía la granada y la miró a los ojos dándole a entender que era hora que la dejara ir y así lo hizo, ella aflojando su apretón en esta y luego pasándosela, lentamente él la bajó hasta el piso y al no suceder nada los dos bañados en sudor exhalaron. "Mierda." David se dijo, "Mierda." Se repitió sintiendo ahora sí sus manos temblando.

Eve por su parte tan solo en ese momento se detuvo a mirar a su alrededor, las paredes untadas de sangre y cuerpos mutilados alrededor suyo, David había matado a todos los humanos en un instante. Lo vio untado de sangre y colocándose en pie, y después estirándole la mano para ayudarla, hizo a un lado su ayuda y prefirió coger dos rifles, colocándose en pie le pasó uno a él. "¿Ahora qué?"

Al no haberse abierto la puerta del ascensor en cuanto este dejó de moverse David supo que estaba atorado. Le señaló hacia arriba, "Subimos y matamos a todos los que se nos atraviesen en el camino." Dijo aquello y por un momento se esperó a ver un dilema moral en ella pero aquello no ocurrió.

Eve le asintió de inmediato lo vio brincando para abrir un compartimiento en el techo del ascensor, luego lo vio saliendo por este mientras las llamas que provenían del piso de arriba en el que ellos habían estado aun se podían ver por el pequeño conducto. Él le hizo una seña para que saltara y así lo hizo, colgándose y después saliendo por la compuerta. Se encontraban a medio camino cuando escucharon fuego ser abierto, David notando inmediatamente que se oía a través de la pared de concreto. "Nos tenemos que apurar." Le dijo imaginándose que probablemente los humanos contaban con armas térmicas y que solo era cuestión de segundos de que trajeran un arma lo suficientemente potente como para traspasar metal y cemento.

Minutos después caminaban apurados por las desiertas calles de la ciudad, mientras una lluvia pesada caía sobre ellos llevándose con ella la mugre y la sangre pertenecientes a los humanos. Ambos a cada paso verificando sus alrededores y estudiando cada persona con la que se encontraban en el camino y dejaban atrás. La mayoría de los compañeros de David ya habían dejado el lugar y si no lo habían hecho habían perecido. Fue un rato después cuando entraron a un callejón que ambos se detuvieron, David agachándose y abriendo la pesada puerta de una alcantarilla, Eve saltando a su interior, "¿No habrán lycans por acá?"

"Prefiero apostar mis chances en lycans que en la UPI," le respondió.

Eve vio a David continuando su camino sin estar al tanto de que no lo seguía, "No me puedo marchar. Tengo que quedarme cerca para asegurar un reencuentro con mis padres."

Entendía que de quedarse lo hacía por cariño, pero a veces la razón tenía que estar por encima de los sentimientos, y esa era una de las veces. "No serás la única que vigilará ese edificio, Eve. Te estarás exponiendo si te quedas siquiera en la misma ciudad."

No tenía que decirle algo que ya sabía, "Necesito tu ayuda. Necesito-"

"Te ayudaré pero primero tenemos que salir de esta."¿En que estaban metidos Selene y el híbrido y porque la habían dejado sola cuando ya estaba lo suficientemente crecida como para acompañarlos en misiones?

Le sacudió la cabeza, "Necesito a Ilonka." Le dijo con un tono de voz que no se dio cuenta era uno de autoridad. Ante eso David le frunció el ceño, "Ella me ayudará, tiene los medios para hacerlo." La vampira y su grupo le habían dicho a su madre la última vez que estuvieron todos juntos que cuando los necesitara ellos la ayudarían. Su madre en aquel tiempo no se había tomado a pecho aquello pero ella en un momento de necesidad lo hacía ahora y al diablo con las repercusiones.

Ahora teniendo más tiempo David notó el otro cambio en Eve; su actitud. ¿Por qué no se le había ocurrido que cambiara tras casi una década y media de no verse? En su mente continuaba siendo una niña así que que le diera órdenes tan comúnmente era extraño. "¿Medios?" le preguntó, "¿En que andan tus padres?"

No vio porque no revelarle parte de lo ocurrido, "Estuvimos en ese edificio por más de una semana esperando que los vampiros nos notaran y mandaran a alguien a averiguar. Llegaste muy tarde."

"¿Tarde para qué?" Silencio y de un momento a otro algo cobró sentido. "Tus padres, fueron ellos quienes atacaron aquel batallón anoche, ¿no es cierto?"La información que los vampiros tenían decía que aquel batallón era el último deposito de lo que quedaba de ANTIGEN….así en las líneas oficiales no hubiera nada que enlazara a la compañía con el gobierno.

"No sé." Le respondió pues no había estado completamente al tanto de sus planes. "Mi papá y los lycans estaban hablando de infiltrarse en un depósito. Nunca me contaron nada de un batallón." Probablemente le habían ocultado aquello para que no le diera por seguirlo o después a Selene.

Viendo que Eve no contaba con demasiada información la tomó del brazo sin delicadeza, "Te llevaré donde Ilonka, ¿está bien? Mientras tanto puedes colocarme al tanto de esto."

Una vez mas Eve se soltó de David, "No me voy. Pídele que venga a encontrarse conmigo." Le dijo con determinación.

El pedido de Eve le pareció irrisible y hasta ingenuo, podía ver en ella a su madre pintada sólo que Selene contaba con ese no-se-qué que evidentemente no le había transmitido a su hija…tal vez era la experiencia. "Estás loca si crees que vendrá estando la ciudad patas arriba. Si quieres hablar con Ilonka tendrás que ir hasta donde ella, no al revés."La fijó con la mirada, "En verdad es imposible, Eve."

No se podía marchar, una vez más pensó en los mil y un escenarios a los que eso llevaría, ninguno gustándole demasiado; todos terminando con una separación larga. Su disposición cambiando en ese momento pues tenía que hacer todo en su poder para ayudar a sus padres…así no estuviera segura de que ellos la necesitaran, "Tengo un dispositivo rastreador incrustado en mí, así como también lo tienen mis padres. Las señales de ellos ya no las encuentro por eso necesito que Ilonka me ayude a rastrearlos….no sé a quién más acudir."

Y para eso necesitaba 'medios' tecnología, transporte y hombres, en silencio David se empezó a alejar, ella siguiéndolo prontamente, ya entendía que venir con él era la única solución, "¿Qué tenía de interesante aquel batallón para que hiciera que tus padres regresaran a Europa?" con esa pregunta le dejó ver que él sabía que habían vuelto al continente, después de casi una década habían sido avistados numerosas veces, solo que no había sido fácil rastrearlos pues Michael y Selene sabían muy bien como cubrir sus rastros.

Eve se remojó los labios, "Algunos lycans le informaron que la compañía se estaba preparando para empezar a crear una variación del suero que usó el doctor Lane….No habían podido hacerlo por temor a destruir lo poco y nada de las muestras que guardaron de mí, pero según Michael hay una nueva tecnología que les permite la clonación exitosa de esas pocas muestras..." le sacudió la cabeza no queriendo demostrarle cuan preocupada se encontraba por aquello, diablos, incluso había memorizado las palabras de su padre, "él sabrá explicar mejor esa parte técnica cuando lo encontremos."

David decidió no traer las esperanzas de Eve a los suelos, podían pasar meses antes de que encontraran a sus padres, eso si continuaban con vida. También notó como Eve pasaba extrañamente de llamar a sus padres por sus términos familiares a sus nombres propios, lo que le daba a entrever que no estaba muy acostumbrada a estar rodeada por personas que no fueran ellos.

Eve continuó, "Michael y Selene decidieron ir a Budapest y se colocaron en contacto con los lycans que les habían brindado la información en primer lugar. Eso nos trajo a Moldavia. Y viendo que mi padre estaba contando de nuevo con los lycans Selene decidió hacer lo mismo y contactar con los vampiros, solo que no hubo mucha suerte en encontrarlos." De lado dejó todas las discusiones que sus padres tuvieron en cuando a él contar con los lycans sin el conocimiento o aceptación de Selene. "A padre le brindaron información que fue creíble y decidió ir con un grupo de lycans a atacar las instalaciones. Madre se quedó conmigo por si algo sucedía pero dado el retraso de Michael ella decidió salir a buscarlo ayer. Me dijo que no me marchara sola y que si tu u otro vampiro que se colocó del lado de ella aparecía le pidiera que me llevara con Ilonka y le entregara esto," sacó de su bolsillo una memoria microsd de la cual ella no había visto el contenido aún, "Dijo que allí hay información que corroborara lo que los lycans investigaron."

David inmediatamente fue a coger el pequeño chip pero Eve de una cerró la mano y la alejó de él, "¿Qué?" le preguntó deteniéndose y viendo su mirada desconfiada diferente a la de la niña lastimada que había conocido antes, "¿No puedo ver lo que está ahí? ¿No confías en mí?" le preguntó sorprendido.

"Primero quiero cerciorarme de las verdaderas intenciones de los vampiros que quieran ayudarme."

"Soy yo, Eve." Le dijo, extrañamente disgustándole aquella desconfianza.

"No confío en nadie más que mis padres. Por todo lo que sé puedes haber cambiado…."Su padre no había sido de fiarse. "Tan solo te conocí por algo más de un mes cuando era niña. Si no te agrada la situación entonces encontraré otra forma de llamar la atención de Ilonka."

"¿Si y como piensas hacer eso?" le preguntó, "La UPI estará jugando contigo al gato y al ratón no dejándote hacer lo que desees, y así Ilonka reciba tu mensaje no se arriesgará a si misma a venir a buscarte. Hazte un favor y toma la salida más fácil, déjame ayudarte. No es momento de juegos."

"¡No estoy jugando!" le gritó oyendo al mismo tiempo la angustia y enojo en su voz.

"¡Yo tampoco!" le respondió también con enojo y decepción, "Me conoces, no deberías de estar buscando engaños de mi parte."

"Tu negación a darme una prueba lo dice todo. Y estoy hablando en serio, no te seguiré si no me demuestras que estas de mi parte."

Necesitaban marcharse y no había tiempo de niñerías, aquello era verdad, así como era verdad que no planeaba lastimarla o dejarla sola, "Veo que has aprendido cosas…" le respondió cediendo y sin palabras quitándose la gabardina y caminando directamente hacia ella, inmediatamente viéndola tensarse mientras se le acercaba. David no se detuvo hasta que no estuvo a su alcance y se subió la manga del buzo exponiendo su muñeca, "Acércate, no pienso desperdiciar ni una sola gota de sangre de más. No he comido nada desde esta mañana….." Una incógnita de la que su vida podía depender se presentó en el momento, "¿Te has estado alimentando?"

"Una hora antes de que llegaras." Le respondió. Él se encontraba demasiado cerca para su gusto y acercársele mas no le agradaba, con fuerza apretó su puño manteniendo la memoria sd en este y vio a David mordiéndose, inmediatamente el aroma no tan sutil de sangre tibia le llamó la atención mientras la garganta de David empezaba a trabajar bebiendo de él mismo y cuando él la miró directo a los ojos dio el paso que antes se había negado a dar sin siquiera pensarlo. Abrió la boca cuando él se movió y le colocó el brazo a la altura de sus labios, los ojos de Eve cambiando inmediatamente la primera gota tocó su lengua y tomó de él, en ese momento notando demasiado gracias a sus sentidos en alerta, el calor proveniente del cuerpo de él, el sudor, la macha de sangre en sus labios y que el desapareció al su lengua aparecer entre estos y saborearse a sí mismo, sus ojos azules eléctricos que llamaban más la atención de esta manera que sus normales cafés, un golpe de atracción le llegó de inmediato y la hizo bajar la mirada y tensarse al notar que lo miraba fija y abiertamente y él hacía lo mismo con ella. Concéntrate, se reprendió a sí misma, ese no era el momento ni el lugar para ese tipo de cosas. En algún lugar estaban sus padres en peligro.

A diferencia de Eve la mirada de David iba llena de sospechas y preguntas en un principio, pero cuando la vio desviando la mirada de sus ojos a su hombro él no hizo más que apretar la mandíbula fuertemente mientras era él quien la estudiaba a ella, ¿Cuántos años tenía ahora veintiséis, veintisiete? Se preguntó mientras su atención se postraba directamente en los ojos completamente negros con irises azules resplandecientes. Ajeno a la situación y al silencio que prosiguió no pudo dejar de apreciar su belleza por unos cortos segundos, esta vez con mayor apreciación y atención de la que le había prestado antes. Pero fue tan solo por unos momentos, antes de ir a hacerla sentir incomoda y antes de avergonzarse a sí mismo así que como ella también desvió la mirada.

Pasado más de un minuto Eve retiró la muñeca de sus labios al haber sentido la herida cerrándose. Al hacer contacto visual con él sintió sonrojándose, "Ahora-" se detuvo así misma ante la necesidad de aclararse la garganta, "Ahora sí movámonos," dijo apenada, las memorias no vendrían inmediatamente. Eve colocó espacio entre ellos mientras David se colocaba nuevamente la gabardina. "¿Qué tan lejos estamos del escondite de Ilonka?"

"Dos, tres horas cuando volvamos a la superficie." Le contestó colocándose en movimiento a una velocidad inmortal. Después de varios minutos miró hacia atrás para cerciorarse que estuviera detrás de él y la vio sin problema alguna manteniéndole el paso, lo que a él le costaba trabajo dada su deficiencia en alimentación. "¿Tienes alguna idea de cómo encontrar a tus padres a parte de los dispositivos de rastreo? ¿Te dijeron de algún lugar en el que se pueden estar escondiendo?" aquella sería una buena manera de empezar. Eve le asintió pero no dijo nada más.

Una hora después gracias a un túnel que daba al metro ambos volvieron a la superficie, David inmediatamente dirigiéndose hacia una aglomeración y dejándola atrás, la mano de Eve de repente viniendo a parar a su espalda para que la multitud no pudiera hacer que se alejaran. Una vez dejado el metro David continuó hacia el centro de la ciudad, una que otra vez recibiendo miradas de curiosidad por el estado de rata-mojada en el que se encontraba él y su compañera quien cabía decir recibía mas miradas de las que aparentaba notar. Pronto se encontraron ascendiendo a un edificio que Eve notó no se encontraba del todo abandonado. Mientras subían las escaleras vio a David activando algo en su reloj mientras decía una palabra desconocida seguida por un 'estoy en posición,' la otra persona respondiéndole que llegaría al lugar en una hora. Pero la verdad era que no estaban en posición pues desde el tejado en el que se encontraron tuvieron que pasar a otros edificios, por más de veinte minutos buscando formas de saltar de lugar a lugar.

Cuando vio a David sentándose cansado en el borde de un edificio se dio cuenta que ya habían llegado a su destino, mirando hacia abajo no vio ningún carro esperándolos así que imaginó que aun no habían llegado.

"Estaba esperando encontrarme aquí con algunos de mis compañeros, ahora sé con certeza que perecieron al tratar de huir o fueron atrapados."

"Lo siento." Eve no sabía que mas decir ante ello. Y no era como si lo sintiera, en el momento la única cosa de importancia en su cabeza eran sus padres.

"No lo haces." Le contestó de inmediato, y como se lo esperaba no encontró ninguna negativa o alguna excusa para sacar la cara. La hija de su madre. "Ciertamente no eres como te recordaba."

"Tu tampoco." Le contestó alejándose y yéndose a sentar sola. Los minutos que prosiguieron se le hicieron eternos sabiendo que podía estar usándolos mejor al buscar activamente a sus padres…no tan solo esperando. "Será mejor que le adviertas a Ilonka que si tiene algo bajo la manga tan solo dejaré destrucción a mi paso."

"Ella debe estar al tanto de ello."

Eve le asintió, "¿Estarás de mi lado?" sabía que no tenía mucha validez preguntar aquello al haberlo tratado como lo había hecho; como si no fuera más que un peón o un mandadero en todo esto, "Siempre es bueno tener a alguien del lado de uno." Sobre todo cuando se estaba solo.

David se giró a mirarla, "Irónico que preguntes eso cuando no me has dado pruebas suficientes como para tomar tu bando." le contestó y de inmediato la vio evadiéndole la mirada, "pero sí, te ayudaré en lo que pueda. Al menos le debo eso a tu madre."

De ahí en adelante hubo silencio y cuando escuchó un quejido proveniente de ella más de una hora después supo que las memorias estaban llegando, ella después de unos momentos cerrando los ojos y apoyando la cabeza contra una pared, sus ojos moviéndose detrás de sus parpados le dejaron ver que estaba más que concentrada en lo que veía. Parecía estar tan concentrada que minutos después ella no pareció al tanto del sonido del helicóptero que se acercaba, "Eve," le dijo llamando su atención de nuevo y cuando la obtuvo le hizo una seña para que se alejara de la parte peligrosa del helipuerto.

Eve inmediatamente se colocó en pie y se le unió a David quien se alejaba un tanto, "¿Ese es nuestro transporte?" preguntó mientras veía el helicóptero acercándose más a ellos. No estaba segura si era amigo o enemigo.

David le asintió, "Una vez que estemos adentro nos podremos comunicar con Ilonka para que hables con ella. Quien quita y-"

"Dile…..dile que necesito beber de ella para cerciorarme que esté de mi parte." Le respondió apenada, ahora sabiendo que él estaba de su parte, "Y perdón por no haber confiado en ti."

Se imaginaba que Ilonka no perdonaría tan fácil la actitud de la joven si hubiera estado en su posición, "Se lo diré." El helicóptero poco a poco bajó hasta tocar el piso, nunca deteniendo sus alas. David le tocó a Eve la cintura para que lo siguiera y le hizo una seña para que agachara la cabeza teniendo el cuidado debido. Una vez dentro David tomó el casco que uno de sus compañeros le pasó, entregándole el otro a Eve para así poderse comunicar. "¿Alguien más de mi grupo llamado a reportarse?" preguntó y prontamente recibió un asentimiento mientras el helicóptero se elevó, inmediatamente vio a Eve que lo fue a coger de la rodilla pero se arrepintió en medio camino. La otra mano alrededor de su estomago mientras el vacío en este se daba lo hizo darse cuenta de lo que sucedía. "¿Nunca antes has volado?"

"No en esto." Odiaba volar. Un espacio cerrado sin salida y ella no se llevaban bien.

Arthur, el piloto, giró la cara hacia la joven y se sonrió, "¿No nos presentas, David?"

David en vez de contestarle miró hacia el pasajero inconsciente al otro lado de Eve, un lycan que no conocía, "¿Quién es este?"

"Alguien que nos mandaron a recoger." Contestó, Isabel, la copiloto, "Al parecer tiene información de lo ocurrido anoche que Essâm quiere escuchar."

Aquello de inmediato llamó la atención de Eve, "¿Y tan solo está durmiendo?"

"Nah," Arthur le contestó a la desconocida girándose hacia ella, "No quiso cooperar con nosotros y nos vimos forzados a inyectarle una enzima." Vio a la mujer asintiendo y lo que sucedió a continuación lo tuvo a él volviendo de inmediato la atención al helicóptero que se precipitó al él haber visto de la nada a la joven girándose hacia el lycan y enterrándole la mano en su costado derecho, mientras este profería a despertarse y rugir en dolor.

"¡¿Qué mierda estás haciendo?!" David gritó de inmediato al ver un órgano sangrante en la mano de Eve.

"¿Dónde están mis padres?" preguntó apenas si pudiendo hablar, su aspecto a medio transformar dejándole ver al lycan de quien hablaba; de Michael y Selene.

"¿Que putas es esto?" Isabel preguntó al ver a un ser como el que nunca antes había visto tomar el lugar de la que había creído una vampira.

El lycan en forma humana ni siquiera sacándole sentido a porque era atacado, tan solo tosiendo sangre mientras trataba de no ahogarse con esta.

"¡No sabes lo que haces, Eve!" David le gritó, sabiendo que si continuaba con esta interrogación primero mataría al lycan que sacarle información.

Eve sin prestarle atención a nadie le haló el pelo al lycan haciéndolo mirarla, "Vas a cooperar conmigo." Le dijo para prontamente dar un rugido bajo que no era más que una amenaza, una amenaza que iba en serio. El lycan se empezó a reír, "¿Es el de ANTIGEN?" se atrevió a preguntar a los dos pilotos.

"No lo sabemos," Arthur respondió no creyendo presenciar lo que estaba haciendo.

Eve fijó al lycan con la mirada nuevamente, algo viniéndole a la mente, "Bien, no necesito que hables, ¿cierto?" le preguntó intimidándolo.

Isabel entendiendo de inmediato lo que iba a suceder se giró del todo en su asiento, "¿Es seguro lo que va a hacer?" le preguntó a David.

"No importa." Contestó Eve, no importaba si el lycan moría al sus virus mezclarse, "obtendré sus memorias." Sus padres -y para eso Michael- nunca la habían dejado morder a ningún ser humano para estudiar lo que le sucedería a este, pero eso no importaba en el momento. De un segundo para otro vio movimiento y escuchó un click, un arma de repente siendo apuntada a su cabeza.

"Arthur y yo tenemos órdenes de presentarle el lycan vivo a Essâm." Le dijo, a quien para ahora sabía era la hija del híbrido y Selene. Y aunque su coven tenía órdenes de darles la bienvenida si se llegaban a presentar ante ellos era muy diferente a dejar a uno de ellos comprometer una misión, o para eso, la estabilidad de la comunidad. La híbrida la fijó con la mirada y en un abrir y cerrar de ojos Isabel fue empujada y desprendida de su arma.

"No creo que un vampiro vaya a extrañar la presencia de un lycan." Eve le contestó a la mujer sabiendo que él lycan no representaba más que un articulo.

"Siempre puedes sacarle la información que necesitas una vez que Essâm haya hablado con él." Arthur también trató de disuadirla pero de nada sirvió.

Sin más Isabel vio a la híbrida prontamente aventándose hacia el lycan y girándole la cara bruscamente para enterrarle los colmillos en la clavícula, gritos desesperados profiriendo.

Silencio reinó en el pequeño compartimiento por dos minutos, solo el motor del helicóptero siendo audible, pero Eve también podía escuchar los quejidos bajos de dolor y los sonidos húmedos que ella hacía al beber la sangre. Cuando se levantó y miró en frente de si notó que los dos copilotos ahora no le prestaban atención y estaban pendientes de lo que debían hacer, al mirar hacia David lo vio impactado y al mismo tiempo sin palabras.

"¿Qué si ahora se transforma?" Isabel preguntó, "¿Qué haremos entonces?"

"Me encargaré de él." Eve contestó simplemente colocándole una mano en el pecho y asegurándose de que no se fuera a levantar. Con su otra mano libre se limpió la sangre de la cara.

"Entonces eres la hija del híbrido y de Selene." Arthur se dijo una vez más para sus adentros. La joven no contestó nada. Y unos segundos después todos empezaron a escuchar sonidos extraños provenir del lycan, primero quejidos que fueron subiendo de intensidad y después gritos agonizantes de dolor mientras su cuerpo se retorcía. Fue aberrante ver como su cuerpo se trataba de amoldar y aceptar el virus que la joven le había introducido a su organismo pero no lo lograba. Cuando los gritos se apagaron Arthur decidió dar a conocer su opinión, "…Si fue empleado de ANTIGEN tuvo un final poético al recibir una cucharada de su propia medicina."

Nadie contestó y el silencio reinó, Eve tratando de concentrarse en las memorias que no llegaban inmediatamente, Arthur, Isabel y David pensando en la explicación que darían ante lo sucedido. Veinte minutos después un intercomunicador se activó.

Le tomó unos segundos a David notar que no estaban yendo en la dirección que se suponía tenían que tomar, de reojo miró a Eve y la vio mirando por la ventana, él a su vez llamó la atención de Isabel así estuviera hablando con alguien, "¿A dónde nos llevan?" preguntó al sentir desconfianza reinar. Isabel le pasó el transmisor y dubitativamente lo tomó.

Eve escuchó a David hablar con alguien al otro lado de la línea, lo vio frunciendo el ceño y dando puros 'entiendo,' 'sí,' 'nos atacaron,' 'está conmigo,' 'porque' y 'como' y ya después de eso se giró hacia ella, 'tus padres han sido encontrados.'

"¿Qué?" preguntó confundida de inmediato tomando el comunicador que David le pasaba. "¿Están bien?"

"No sé si me recuerdas-" Essâm empezó a decir pero fue interrumpido.

"Si mis padres están con ustedes ponga a uno de ellos en el auricular."

.

.

.

Cuarenta minutos después Eve se bajó del helicóptero, inmediatamente viendo a su padre dirigiéndose hacia ella, "¿Qué le pasó a madre? ¿Por qué no pudo hablar conmigo? ¿Ya despertó?" hizo todas las preguntas pertinentes incluso antes de fundirse en un abrazo fuerte con su padre.

Michael le asintió, "Está débil y está esperándote abajo." Sin dar más esperas dirigió a Eve a una sala de reuniones en la instalación subterránea.

La reunión que se estaba llevando a cabo siendo colocada en pausa por unos momentos.

Eve entró a la sala exquisitamente decorada sin prestarle atención a los objetos ostentosos ni a las personas presentes, haciendo su camino directamente hasta donde su madre quien la hizo sentir calma en cuanto sus miradas se cruzaron. "No te ves bien." Le susurró mientras se sentaba a su lado y llevaba su mano hasta la pierna de ella para apretársela

Selene a su vez depositó su mano en la de su hija mientras se la apretaba queriendo darle confort, "Lo estaré. No te preocupes."

Eve de reojo vio que un vaso fue colocado en frente de ella y lo deslizó hacia su madre, "Tú tómalo. Lo necesitas más que yo." Le comentó no pudiendo ignorar los otros dos vasos vacios que había enfrente de su madre o su tez demasiado pálida, incluso para su estándar. ¿Qué clase de herida sufría para tener que necesitar tanta sangre?

Selene le sacudió la cabeza, "No, Eve-"

La detuvo cuando vio que le iba a regresar el vaso de sangre, "Me acabé de alimentar." Le contestó y en sus ojos y los de su padre notó que aquello les llamó la atención. Les contaría después, así como ellos le contarían después lo que habían estado haciendo y lo que había ocurrido con ellos en estos tres putos últimos días. Levantó la cara buscando la atención de su padre, "Ella debería de estar descansando no-" continuó aunque pudo escuchar varios 'Eve' de advertencia que venían por parte de Selene al ahora ser ella quien buscaba proteger a su progenitora, "-estando aquí dando explicaciones que podrían esperar o que tu solo podrías dar."

"Veo que hay algunas cosas que no se pierden en la familia, ¿no Selene?" Pavel interrumpió haciéndoles ver que la jovencita no sabía cuando morderse la lengua. Tal cual como su madre. Tal cual como su padre.

No había que saber mucho de este mundo como para estar al tanto de que a sus padres los habían estado interrogando amistosamente desde el mismo momento en que llegaron al lugar, y que la aparición de su padre arriba en el helipuerto había sido tan solo para calmar las enemistades que ella pudiera traer. La sala se cerró justo después de que David y Arthur entraron, e Eve reconocía algunas caras pero no todas.

"Es de conocimiento general que ANTIGEN tenía muestras de Eve." Michael continuó, "En estos años que han pasado nos han informado que la compañía no pudo repetir en una forma artificial el….no pudieron crear un ser como ella. Y por temor de ir a echar a perder las muestras de Eve se abstuvieron a utilizarlas, eso fue hasta hace un año que una nueva tecnología salió." Y por los próximos minutos Eve escuchó a su padre hablar de lo mismo que ella ya le había contado a David sobre las muestras de su ADN, la nueva tecnología que se quería utilizar y como sus padres junto con unos lycans habían unido fuerzas para enfrentarse a ANTIGEN. También escuchó hechos desconocidos para ella, un relato detallado de como todos habían ingresado a la empresa y como prácticamente habían matado a todo el mundo, se habían hecho con sus muestras de sangre y las habían destruido.

"¿Entonces no hubo ninguna aparición de súper lycans?" Ilonka preguntó pues aunque solo se había hablado de un solo súper lycan en la última década y media –Quinn– el mundo era demasiado grande como para que no existieran más.

"No." Michael respondió una vez más.

Selene se tocó la cabeza concentrándose en sus palabras, "Hubieron unos hombres humanos que nos dijeron que eran tus infiltrados…..fue así como nos pudimos comunicar con la comunidad más cercana quien nos tendió una mano mientras te contactaban."

Eve vi madre hablar y aquello la preocupó más, parecía nerviosa y padecer de un tic mientras luchaba por razonar, el sudor tampoco ayudaba. "¿Qué pasó después?"

Michael le colocó una mano en el hombre a Selene y fue él quien habló, relató todo lo que ella le había pues en el momento en que las cosas sucedieron no habían estado juntos. "No habían razones de sospechar de que la compañía en verdad hubiera estado desarrollando una cura en todos estos años por eso fue que las cosas se nos salieron de las manos cuando ellos empezaron a contraatacar."

Ilonka decidió interceder, "Le aseguró señor Corvin que nosotros tampoco estábamos al tanto de los adelantos que se estaban haciendo. Nuestros infiltrados nunca se dieron cuenta de nada. Es más, en este momento están siendo llevados a una de nuestras instalaciones para tener un cara a cara con uno de nuestro representantes."

"¿Quiénes son sus infiltrados?" esta vez fue Eve quien preguntó.

"Algunos científicos que compramos y que están al tanto de lo que sucede en diferentes sedes del conglomerado. Así que verá porque me sorprende que no tuviéramos este tipo de información valiosa. No me gusta que jueguen conmigo." Eso ultimo lo dijo mas para sí misma y para dejarles ver a los ahí presentes que este asunto con los infiltrados iba a ser tomado con la más absoluta severidad.

"A científicos la mayor parte de las veces no se les da el paisaje completo e incluso algunas veces se les restringe el propio trabajo de sus colegas." La parte de Michael que aun buscaba una disculpa por la mala conducta de otros habló en el momento. Pero también era verdad lo que decía. "De hecho, es más probable que un simple vigilante que permanece en un pasillo tenga mayor información de lo que se está haciendo que un científico pues me imagino que en las horas de tedio en el trabajo tienden a comentar todo con sus colegas." Hizo una pausa, "Después de todo así fue como los lycans que me ayudaron en esto obtuvieron su información. Información que ustedes no tenían."

David vio los ojos de Ilonka entrecerrándose juzgando la osadía del híbrido, "No estamos aquí para echar culpas de un bando a otro." Les dijo a los presentes, "¿Tomo a que el estado de Selene se debe a que le dispararon con esa vacuna?"

Selene asintió, "No solo a mí. Y como pueden ver está teniendo un efecto." En cuanto dio su admisión sintió a Eve de inmediato volviendo a llevar su mano hasta su rodilla y apretándosela.

"…Madre…"

"Selene estará bien, jovencita." Pavel le dijo no disimulando su poca paciencia ante las interrupciones que se daban en el momento, "Lo que no se puede decir le sucedió lo mismo a los otros dos lycans involucrados."

Selene no había estado bien desde hacía horas, en su toma de represalias contra ANTIGEN ella había sido disparada con lo que Michael descubrió horas después fue una vacuna contra el virus inmortal que la compañía había desarrollado con un éxito moderado pues si no mataba a su huésped lograba su conversión a humano nuevamente, una situación de ganar/ganar para la compañía. Dicha vacuna había sido la primera vez que se había utilizado y Selene no había sido la única alcanzada aunque había sido la única a la que su organismo luchó con éxito. Continuaba con vida, continuaba siendo inmortal pero se encontraba débil. Por supuesto, Michael no había sabido que Selene lo lograría pues había visto desfallecer a uno de los inmortales que también fue alcanzado y al otro perder el conocimiento, sabiendo que no había mucho por hacer sino esperar a su lado y que Eve estaba a dos países de distancia se había contactado con los vampiros. Vampiros que ahora mismo tenían a todos sus recursos estudiando al ex-lycan ahora humano, y la muestra de sangre de Selene que él mismo les había proveído.

"Pavel tiene razón, Eve." Selene le dijo a su hija, por debajo de la mesa apretándole la rodilla para que no se preocupara y para que prestara atención en todo lo que se diría de aquí en adelante.

.

.

.

Siento la espera pero agradezco inmensamente a quienes aun siguen pendientes de esta historia y dejan reviews acosándome :)

La buena noticia es que el epilogo ya está mayormente escrito así que no será más que dos semanas en publicarlo.