Tú me Quitas el Sueño

¿Cuándo lo entenderás, Sebastian?

Es una lástima que haya ocurrido de este modo y en estas circunstancias, pero no me queda otra que aceptar la realidad, ¿No?

Después de todo, yo para ti solo soy el 'bocchan' y nada más que eso. Ilusionarme en algo imposible me resulta dañino.

Estoy seguro que si hace dos años me hubiera replanteado esto, lo más probable es que hubiera reído con bastantes ganas.

Debo aceptarlo. Siento algo más una 'amistad', si es que le puedo llamar así... No, 'amistad' no es... Es más... una relación... 'Laboral'

Y, aquí estoy, en la puerta de tu habitación, debatiéndome si golpear o no golpear la puerta. Me siento un estúpido haciendo esto, pero, si no lo hago ahora, lo más probable es que después me arrepienta y pierda todo el valor que tome.

Siento los ojos pesados, quiero volver a mi cama y dormir. De poder hacerlo, lo haría, pero el problema es que estoy aquí por una razón, y esa es que, cuando trato de dormir, algún recuerdo en el que tengas que ver llega a mi mente, quitándome el sueño.

Doy una gran bocanada de aire y levanto mi mano, empuñándola para golpear la puerta. Cierro mis ojos e intento dar el golpe.

¡No puedo! Por más que lo intente, mis músculos se congelan. Vuelvo a intentar, recibiendo el mismo resultado fallido.

-¿Bocchan?

Trago duro. Tengo miedo de voltearme, pues, si lo hago, lo más probable es que esos ojos me hagan perder todo mi dialogo, el cual, por cierto, me ha costado aprenderme.

-¿Bocchan?, ¿Sucede algo? – Siento sus lentos y tranquilos pasos acercarse a mí.

Poco a poco, el nudo en mi garganta va arrasando todo mi ser.

Bueno, ahí estás tú, a centímetros de que nuestros labios se junten. ¿Por qué juegas conmigo?

-Fiebre no tiene… - Dijo, alejando su frente de la mía – Ahora, dígame, ¿Qué hace despierto a estas horas de la noche? Usted sabe muy bien que mañana es un día muy ocupado.

-¿Qué se siente… amar?

-¿Eh? – Solo me miras confundido. Ni yo entiendo porque pregunto esto, pero deba que es parte de mis 'Impulsos Humanos', como tu les sueles llamar.

-…

-¿A qué se debe su peculiar pregunta, bocchan?

-N-n-nada… solo… curiosi…dad…

-Debería irse a dormir, ¿No cree qué ya es tarde?

-No me cambies de tema… - Doy un bostezo - ¿Qué se siente amar?

-Si quiere la respuesta, respóndame con la verdad.

No sé si es a causa de la hora o porque, pero, creo que esta será una de las pocas veces en las que le doy en el gusto.

-Quiero saberlo.

Lo más probable es que el sueño ya me está afectando, pero, no dejare esto a medias.

No sé si es un reflejo de la vela, pero, al parecer, tus ojos brillan como nunca. ¿En qué estarás pensando?

-Bueno, bocchan. La realidad es que yo, por ser un demonio, el sentir el amor es algo que no se nos permite.

-Lo sabía…

Evito tu mirada. Me doy media vuelta y comienzo a caminar, entre pequeños y poco notorios traspiés, hacia mi habitación, a tratar de volver a dormir.

-Espere un momento.

Siento como el nudo vuelve a nacer en el inicio de mi garganta. ¿Sabes cuánto odio qué me hagas sentir 'estas' cosas?

-A nosotros, los demonios, no se nos permite amar, pero no es algo que no podamos sentir.

Siento como me tomas en tus brazos y me llevas a la habitación.

Creo que me arrepentiré por la mañana, pero, ahora vale la pena hacerlo.

-Te quiero, Sebastian.

-Y yo a usted, bocchan.

Otro de mis 'Impulsos Humanos' recorre mi mente mientras siento como me depositas en la cama con sumo cuidado.

-Sebastian…

-¿Sí?

-Bésame…

Comienzo a rendirme ante el sueño luego de sentir tus labios sobre los míos.

-Buenas noches, bocchan...

Bueno… creo que… A veces los 'Impulsos Humanos' no son tan malos… Igual, creo que en la mañana me arrepentiré bastante de esto…