Aquí otro fic, la pareja principal no es la de angloparlantes, pero igual sale algo de ellos :D

Pareja: ArgentinaxChile, insinuación Estados UnidosxInglaterra.
Disclaimer: Hetalia y todos los personajes que lo conforman no me pertenecen. El respectivo dueño es Himaruya Hidekaz.
Advertencia: Una polera en inglés.

El argentino tenía ojo de águila, era un experto, era presumido, pero era la verdad, podía observar cada detalle de su amorcito -victima-, los argentinos a veces solían ser confianzudos y algo lanzados y era verdad, Martín se arrojaba con una voltereta con doble salto cuando de atrapar al chilenito de sus sueños se tratara.

Pero ese día, lo observaba a la distancia. Traía una polera… que decía "I'm Sexy And I Know It", como la canción de LMFAO, el argentino pensó un poco en ese video algo rarito y se imaginó al chilenito bailando eso… en una ¡en tanga!, casi no lo contó después de aquello, casi había muerto por una hemorragia nasal.

En fin, había descubierto que a los chilenos les gustaban las poleras sin mucho color pero con algún mensaje en ese idioma del maldito británico de cejas enormes, o al menos a muchos. Por eso sonrió y esperó su oportunidad, en lo medio oscurito, tenía un bolsa bastante linda entre sus manos. Pero cuando el chileno notó su presencia su reacción fue toda menos linda.

–Llamaré a seguridad weon, aléjate o te tiro al perro… estoy de vacaciones, no podí ser más desgraciao–

–No vengo a molestarte…–

–¿A qué vienes? –

–Te quiero dar un regalo che, sólo para vos…–

–¿Afrodisíaco, condones con sabores? ¿una pelota de fútbol? otra pelota de fútbol que me di te la meto en la…–

–Raja… lo sé che, no es eso…–

Y se acercó entregándole un regalo, el cual, después de que el chileno lo mirara por diez minutos con cara sospechosa terminó por probárselo esperando la opinión del argentino que lucía una cara afrancesada que aterraba.

–Yo también…–sonrió.

–¿Yo también qué? –el chileno no entendía, pero la sonrisa metrosexual de su estúpido vecino le hacía poner la piel como Francis después de dos meses en abstinencia.

–"I love sex" –señaló lo que decía por detrás.

–¡No te atreví! –

–Yo no boludo, pero tu polera sí, preparaté chilenito de mi corazón…–

El chileno gritó uno que otro insulto, es más, en una dijo "Pacos culiaos, sirvan pa' algo, me van a violar", pero nadie lo escuchó, y el argentino sólo estaba hermosamente feliz ya que no estaba rompiendo la promesa con el chileno, ya que al ponerse esa polera… había aceptado que quería tener sexo y eso es igual a un "sí Martín, hazme tuyo", cosa que nunca en su puta vida sería capaz de decir el chileno -a no ser de estar borracho-, pero lo dijo su sudadera por él.

Alfred estaba con un kilo de bloqueador en esos momentos, unos lentes de sol. Con short y una sudadera junto con un gorrito -un típico gringo turista- y con su acento estadounidense metido en el calor de santiago pasando parte de sus vacaciones y pudo apreciar el truco que había usado el argentino con el chileno, miró hacia delante.

–Quiero esa…–susurró apuntando una polera en la tienda que se encontraba.

–¿La que dice "Fuck me"? –pregunto el vendedor.

–Claro…–sonrió– A Inglaterra le va a encantar... – Y con eso el americano la envolvió en un lindo regalito. Esa polera sería de Inglaterra, se aseguraría de ello.

N.A: Muchos chilenos usan poleras con estampados en inglés, hasta las mujeres, casi siempre los mensajes son en aquel idioma a pesar de que somos un país de habla latina, pero con tal de que esto sea usado para fines yaoisticos bienvenido sea, que viva el ArgentinaxChile! y que decir de cuando US llegue a Inglaterra, allí si que habrá un buen USxUK, adiós!