LA NOTICIA - PRIMERA PARTE

NO! - grito la joven

Parece que no lo tomo muy bien - dijo la peli - azul

Era algo obvio no – contesto la castaña tomando un sorbo de su te

No creo, aunque con serena nunca se sabe – comento la chica

Vamos Aami conocemos a serena desde que íbamos a pre-escolar sabes que odia que la comparen con Sereniti y su padre no ase otra cosa, creo que decirle que la había comprometido y ponerle de ejemplo a Sereniti no fue la mejor opción - dijo la castaña

En ese momento una molesta rubia salió del despacho de su padre azotando la puerta con toda su fuerza, miro a sus amigas pero no se detuvo y paso de largo, desde que se había ido a estudiar a Inglaterra a los quince años, sus amigas la habían cambiado por su hermana mayor, la perfecta sereniti, la hija perfecta, la que siempre sacaba las notas mas altas, la que obedecía en todo a su padre, la "niña buena" como solía decirle Serena; la rubia salió de la mansión y subió a su auto no tenia intención de volver a esa casa, en el momento en que serena arrancaba su auto su padre salió y se paro delante del automóvil obligando a la rubia a detenerse

Serena sino me obedeces, te vas a olvidar de todas las comodidades y las tarjetas de crédito, los autos y hasta de tu celular – dijo molesto el padre de la rubia

Bien, si ese es el precio de mi libertad, lo acepto y por cierto, tú, querido padre, olvídate que tienes otra hija – contesto la rubia y de salto se bajo del automóvil, tiro el bolso sobre el asiento trasero y se fue caminando dejando completamente perplejo a su padre

Serena estaba muy molesta, no pensaba dejar que su padre manejara su vida y la tratara como una cosa con la que podía negociar, iba tan metida en sus pensamientos que no se fijo en el automóvil que paro a su lado

Te llevo preciosa – pregunto una melodiosa voz

Pero que … - dijo la rubia levantando la cabeza y se encontró con los ojos burlones de su hermano

Vamos, sube cariño, que caminando no vas llegar muy lejos – dijo burlonamente el peliplata

Hola Helios, como estas – contesto mostrando una sonrisa y subiendo al auto de su mellizo

¿Sere a donde? - pregunto él

A casa de mina tengo que hablar con ella – contesto mientras se ponía el cinturón de seguridad

El elegante jaguar xkr plateado arranco a toda velocidad y serena recordó porque nunca dejaba que Helios la llevara a ningún lado, el chico amaba la velocidad, razón por la que su querido padre lo había desheredado hace mas de cinco años, al enterarse que helios participaba en las carreras clandestinas que se organizaban en las afueras de Tokio, el chico se metió en serios problemas que involucraron a la policía así que su padre se molesto tanto que lo boto de la casa después de sacarlo del problema.

Unas horas después en casa de mina, serena caminaba de un lado a otro para otro inquieta mientras esperaba que llegara su amigo y manager

Tranquila serena dijo Mina tratando de tranquilizar a su amiga

Si hermanita cálmate, que le vas a abrir un zanja en el piso al departamento de Mina – dijo helios tomando tranquilamente una soda

Si lo se, pero no puedo esperar, quiero saber que noticias me traerá Ryuzaki – dijo exasperada la rubia

Pues te traigo muy buenas noticias, mi ángel – dijo una voz a espaladas de los chicos

Ryu, habla que paso, nos vamos de gira o nos quedaremos aquí – dijo Mina saltando sobre el rubio

Él chico sonrió y les dijo que en una semana se irían a una jira mundial que comenzaría en Corea las dos rubias gritaron de alegría mientras que los chicos se tapaban los oídos sonriendo, helios miro a su hermana con gran ternura, ella lo había apoyado cuando su padre lo boto de su casa, fue su hermana la que le pidió ayuda a Mina para que le diera alojo en su casa, y cuando su querida Sere, dijo que quería volverse cantante él no dudo en apoyarla y alentarla a seguir su sueño por eso él, Mina y Ryuzaki se convirtieron en el equipo de la chica, que inicio su carrera como cantante en Inglaterra y ahora tres años después era una de las mas famosas cantantes.

Mientras Helios estaba en las nubes el teléfono sonó y Mina contesto

Es para ti serena – susurro pasándole el teléfono a la rubia

La rubia cogió el teléfono y salió de la habitación dejando solos a los chicos, minutos después regreso algo perturbada y le pidió prestado el auto a su hermano, helios algo extrañado le entrego las llaves

A donde vas – pregunto Mina

Mi madre me llamo, quiere que hablemos – dijo la rubia

ten cuidado – susurro Helios ya que los recuerdos de su madre no eran precisamente los mas alegres

Serena asistió y salió silenciosamente del departamento de la su amiga, aun perturbada llego a la oficina de su madre, entro silenciosamente miro a la elegante mujer, su larga cabellera plateada y sus intensos ojos azules eran lo que la caracterizaban, ante los ojos de los demás ella era la mujer mas dulce y tierna, pero ante Serena y Helios, ella solo era la mujer que veían una ves al mes cuando eran niños

cariño que bueno que pudiste venir – dijo la elegante dama

que es lo que querías hablar conmigo madre – contesto fríamente la rubia

tu padre me conto lo que ocurrió en la casa Serena y quiero que lo reconsideres – dijo suavemente Serenade

no hay nada que reconsiderar, no me pienso casar para que él se beneficie – dijo la rubia

serena, entiende que tu padre solo piensa en tu futuro y bienestar … - estaba diciendo cuando

basta, si lo que quieres es que yo cambie de opinión pierdes tu tiempo - dijo la rubia parándose

serena aun no hemos terminado … - decía la dama pero la rubia ya había salido de la oficina

Serena estaba furiosa por un momento pensó que su madre iba a estar de su lado tan siquiera por una vez, sacudiendo la cabeza decidió alejar esos pensamientos subió al automóvil y arranco a toda velocidad sin fijarse en el semáforo, todo paso muy rápido, apenas logro frenar, oyo un golpe seco de algo cayendo a la pista, se bajo del automóvil y con horror vio que tendido en el suelo se encontraba un chico de cabello negro y la sangre que salía de su cabeza empezaba a formar un pequeño charco…

Continuara…