Hola, soy Mitsuki-Wing y vengo con un nuevo fic!^^ Es la duodécima historia que subo, la tercera que es larga, y la sexta que es de Soul Eater^^ Es la segunda historia larga de Soul Eater que escribo, después de estar más de un año con "Synchronicity"^^ (por cierto, por si a alguien le interesa, sigo pensando en que podría haber una segunda parte…). Se preguntarán (o no) por qué pongo cosas cómo que número de historia es. La respuesta es que soy así de "especial", porque me gusta tenerlo todo organizado XD

Y bueno, la verdad es que, este primer capítulo es, más bien, introductorio para la historia, por eso tampoco es muy extenso. Es para ver si gusta… Si realmente merece la pena escribir algo así (ojalá sea así!).

Así que, realmente espero que les guste y quieran saber cómo avanzaría la trama…

Muchas gracias por pasarse a leer!

Disfruten leyendo!^^

**..**

PALABRAS SILENCIOSAS

Palabra I: Mi vida da asco

Ya me encontraba despierto cuando la alarma del despertador prorrumpió en el silencio de la habitación.

Suspiré. Otro día que empezaba… Y yo sin haber dormido una mierda.

Busqué a tientas el despertador para apagarlo, y lo conseguí, y todo por que aterrizó en el suelo. Alcé la vista de la almohada y miré al suelo.

"Otro despertador roto", pensé. Bueno, ya me comprarán otro. Como hacen siempre.

"Porque el dinero no es algo que les falte…"

Me lavé la cara con agua fría, para desperezarme, de todos modos. Mis ojos rojos me devolvieron la mirada desde el espejo, y no me molesté en arreglarme ni un poco mi cabello blanco.

Me despojé del pijama y me puse el odioso uniforme (que era de todo, menos cómodo).

Bajé a desayunar. Mi hermano mayor sonrió tras el periódico y una taza de café humeante.

-Buenos días, Soul. ¿Has dormido bien?

Me senté frente a él y cogí una tostada (ya fría) y me bebí rápidamente la leche. No es que tuviera prisa, pero tampoco tenía muchas ganas de entablar conversación con él.

-¿Tienes hoy algún examen?-otro intento por su parte de entablar conversación.

"Solo una tostada más…", tengo hambre. Eso no me lo quita nadie.

Wes suspiró, hastiado.

-Soul, ¿es que has decidido hacer voto de silencio, o algo?

Negué con la cabeza mientras masticaba. Tragué.

-Simplemente-dije-No me apetece hablar contigo.

Esta vez, resopló.

-Soul, no eres un niño-"Oh no, aquí viene otra vez…"-Tienes dieciséis años. Estás en plena adolescencia. Y en una etapa de rebeldía, y por eso te comportas como un estúpido-se cruzó de brazos-¿A qué viene eso de no querer hablar ni con tu propio hermano?

-…Me tengo que ir.

Me levanté rápidamente, cogí la mochila, y me calcé para salir cuanto antes, haciendo caso omiso a cualquier palabra que saliera de su boca.

-Soul, ¿se puede saber qué te pasa? Ni siquiera quieres…

"Lo que no quiero es seguir escuchándote"

Cerré la puerta tras de mí. Inspiré hondo y dejé salir el aire. Rechiné los afilados dientes.

-…No hables como si realmente me conocieras-mascullé.

*.*.*

Metí las manos en los bolsillos del pantalón y empecé a andar camino al instituto.

Ahora, por culpa de Wes, estaba de mal humor. ¿Qué se creía él para hablarme de esa manera? Ni siquiera me conoce… Y no hace muchos esfuerzos para hacerlo. Y mis padres tampoco. Pero claro, si les digo esto, como ha dicho Wes, lo atribuirían a la estúpida adolescencia y rebeldía.

Muy bien, pues que piensen lo que quieran. Me da exactamente igual. Hace tiempo que me da igual lo que los demás piensen de mí. Si no conoces a una persona, no puedes juzgarla, así que, ¿de qué sirve mirar el exterior? ¿Y encerrarse en uno mismo? ¿Hacer caso omiso a tu alrededor?

Bufé. Reflexiones de un chaval de dieciséis años que piensa que su vida da asco.

De camino al Shibusen, pasé por un parque, y me fijé en una chica sentada en un banco, leyendo. La miré con curiosidad mientras pasaba de largo. ¿Qué hacía leyendo allí a aquellas horas de la mañana? Además, ¿no tiene que ir al colegio?

"Eso es algo que no te incumbe, Soul", cierto. Por eso no diré nada. Nunca digo nada.

El Shibusen se recortaba majestuoso en el cielo diurno. Era el colegio con más prestigio de toda Death City, pero claro, nadie sabía lo que allí dentro ocurría.

"Al igual que en mi alma"

Sacudí la cabeza. No es hora de pensar en esas cosas… Aunque será inevitable cuando…

-Buenos días, Soul.

Un saludo y una sonrisa pintaban el rostro de Tsubaki cuando entré en clase.

"Preciosa"

Desvié la mirada.

-B-buenos días, Tsubaki.

La sonrisa siguió allí. A su lado, estaba Black Star. Nos sostuvimos la mirada durante un instante.

-…Buenos días-terminé diciendo.

-…Buenas-respondió.

Y nada más. Costaba creer que hace tiempo…

Se escuchó un golpe. La mirada de todos recayó sobre una de nuestras compañeras de clase, que yacía en el suelo. Patty y Liz intentaban aguantar las risas, al igual que Hero, quien le había hecho la zancadilla a Chrona Makenshi, quien sollozaba en el suelo.

Contuve el impulso de ir a ayudarla. Las risas no tardaron en inundar la clase. La mayoría reía, otros, como Tsubaki y yo, permanecíamos en silencio, queriendo mostrarnos ajenos a lo que sucedía.

"¿Qué es peor? ¿Las risas humillantes o la cruel indiferencia?"

Death the Kid se mostraba serio mirando la escena, flanqueado por las hermanas Thompson y Hero. Él era el cabecilla del grupo popular de la clase, y del colegio en sí, tan solo por ser el hijo del director. Sin embargo, algo me decía que aquella situación no le agradaba realmente… Pero no dijo nada, ni hizo nada. Como yo. Como todos. Viendo cómo Chrona se quejaba por el golpe que había recibido e intentando levantarse.

-¡Viene Stein!-aquel grito hizo cesar las risas y que todos nos apresuráramos a sentarnos en nuestros sitios.

Chrona seguía en el suelo cuando llegó el profesor. Este la miró, con cara de pocos amigos (y de loco).

-Señorita, será mejor que vuelva a su asiento si no quiere ser diseccionada. ¿Le ha quedado claro?

Chrona se apresuró a levantarse.

-S-sí… C-claro, p-profesor Stein… V-voy a…a…

-Agh. Siéntate y no digas nada más.

Chrona agachó la mirada y fue a sentarse. La miré con pena contenida. La gran mayoría de la clase intentaba no reírse.

Se reían y metían con Chrona porque, simplemente, era tartamuda.

*.*.*

-Soul.

Alcé la mirada del papel. Puse la mano encima para que no mirara lo que había escrito.

-¿Qué?

Tsubaki sonreía.

-Esto… Venía a decirte que Black Star y yo vamos a ir a dar una vuelta esta tarde. Podríamos comer algo por allí, ir al cine o…

"Los tres juntos"

"-¿Qué haces?

Alcé la mirada.

-Escribo-respondí.

-¿Eh? ¡Eso es un rollo! ¿Por qué no vienes a jugar conmigo?-exclamó.

-Pero…

-¡Seamos amigos!"

-¿Soul?

-Eh… No, gracias. Tengo cosas que hacer.

-Ah… Bueno, quizá en otra ocasión.

-Sí.

Recogí mis cosas y salí de clase. Al hacerlo, choqué sin querer con alguien.

-Ah, lo siento…

Me di de lleno con la mirada triste y el desordenado cabello de Chrona. Llevaba unos papeles en las manos, pero cayeron al suelo debido al choque.

Me agaché inmediatamente para ayudarla a recoger…

-Ey, ¿has visto eso?

-No la estará ayudando, ¿verdad?

-¿Pero qué dices? ¿Cómo alguien va a ser amigo o siquiera amable con la tartamuda esa? ¡Si ni siquiera sabe construir frases!

-Bueno, tampoco es como si Evans no fuera raro…

"¡Parad!"

Me incorporé de inmediato, tirando al suelo, una vez más, los papeles que había recogido.

-Lo siento-musité, y me fui de allí lo más rápido posible.

"No quiero seguir escuchando a nadie"

*.*.*

Me puse los cascos y subí el volumen para no poder oír mis pensamientos.

Si no quería sufrir acoso escolar como Chrona, más me valía quedarme en mi sitio, calladito. Palabras silenciosas que quieren escapar de mis labios, pero que nadie será capaz de escuchar… Sufriendo esa impotencia por no poder hacer nada frente a algo que tú crees firmemente que es injusto, y sin embargo, no haces absolutamente nada, por miedo, por risas, por zancadillas, por indiferencia.

"Esto es un asco", y un día así, y otro también… al igual que con Tsubaki y Black Star. Me pregunto qué estarán haciendo ahora…

"-Juguemos juntos"

Subí el volumen. Me dolía la cabeza. No me importó. Pero mi cabeza seguía llena de demasiadas cosas… Debía descargarme.

Entré en el parque, con la intención de sentarme en algún sitio y poder escribir un rato.

Abrí los ojos con sorpresa.

"Sigue ahí"

Cabellos como la ceniza, recogidos en dos curiosas coletas, manos blancas sosteniendo un gran libro. Sus ojos concentrados en la lectura.

"¿Lleva aquí toda la mañana?"

Me senté a su lado. El banco era de dura piedra blanca, y estaba helada. ¿Acaso ella no lo notaba? Seguramente no, como tampoco parecía notar mi presencia. Estaba tan enfrascada con la lectura…

Me la quedé mirando, preguntándome qué tipo de chica era…

-… ¿Tan interesante es?-se me escapó.

Entonces, sí que pareció reparar en mi presencia. Desvió la mirada de las páginas del libro que sostenía y me miró fijamente.

"Ojos verde esmeralda…"

-Eh… El libro-dije-¿Es interesante? Ni siquiera has reparado que estaba aquí… Alguien podría haber venido y robarte o algo…

"Idiota"

Cerró el libro de golpe, con un hábil movimiento, y me golpeó en la cabeza con él.

-¡Auch!-me quejé-¿Se puede saber qué demonios te pasa…?

Se levantó y se alejó de allí lo más rápido que pudo.

Me la quedé mirando mientras se alejaba, sin entender a qué venía aquello, sobándome la cabeza.

¿Una chica violenta, tal vez? En cualquier caso…

Me levanté y agaché para recoger algo del suelo. Era un simple marca páginas. Debía habérsele caído a ella.

"Ya tengo una excusa para acercarme a ella y preguntarle a qué venía aquel golpe"

Al final, deseché la idea de ponerme a escribir o algo. Lo mejor sería volver a casa y ponerme a hacer los deberes y, con un poco de suerte, ni papá ni mamá habrían llegado de trabajar, y tal vez tampoco Wes de la universidad. En caso contrario, haría todo lo posible por evitar cruzarme con ellos.

Me guardé el marca páginas en el bolsillo (era lo suficientemente pequeño como para ello, sin doblarse), y me encaminé a casa.

Abrí la puerta.

-Hola, Soul, ¿qué tal el día?

"¿Miento o me callo? O…"

-…Igual-respondo, a media voz.

Subo las escaleras y me encierro en mi cuarto.

Desistiendo ante la idea de hacer los deberes (correré el riesgo de ser preguntado por Stein y que me diseccione), proseguí escuchando música mientras dejaba las palabras fluir en el papel.

"A veces es más fácil expresarse así, aunque nadie te "escuche" en realidad"

-Soul-una voz que debido a los auriculares me pareció muy lejana-La cena está lista.

Mi mano cerrada en el bolígrafo se detiene por un momento. La música sigue fluyendo. Se detiene. Se cambia la canción. Desvío la mirada a mi mesilla de noche.

Un nuevo despertador descansa ahí.

Apago la música, y deseé poder hacer lo mismo con mis pensamientos.

-Voy.

"Porque todos los días empiezan con un despertador roto y acaban con uno nuevo"

Esta es mi historia. Me gustaría escribirla. ¿Alguien la leería? Ah, no serán aquellos que creen conocerme… ¿Crees hacerlo?

**..**

Espero que les haya gustado! Dejen sus reviews para que sepa su opinión!

Tal vez no haya pasado gran cosa… Pero es el planteamiento de los personajes, de sus situaciones, sobre todo la de Soul, un chaval incomprendido. Porque todos hemos tenido esos momentos en que parece que somos diferentes…

Esta es una historia más humana. Espero saber expresar correctamente lo que quiero expresar con esta historia. Crueldad y bondad humana… Porque realmente hay cosas que merecen la pena^^

Debo decir que, en caso de seguir con esta historia (nada me haría más feliz^^), por el momento, tengo pensado que narre únicamente Soul. La verdad es que me gusta narrar como Soul en primera persona =P Sería algo así como un reto XD (es que estoy más acostumbrada a personajes como Maka^^)

Bueno, muchas gracias por todo! Espero que nos veamos en el próximo capi!

Bye~!^^