Ya era muy tarde, y los chicos de Inazuma Japon seguían sin aparecer. Las gerentes empezaban a preocuparse, aunque ya sabían donde estarían. Estaban en la cocina del albergue esperándolos hasta que:

-Lo mejor fue cuando Roccoco saco la mano X para parar Excalibur-dijo Mark

-Sin duda alguna el mejor fue nuestro partido.-dijo?

-Jajajaja, pero Burn (es que Claude no me gusta) sino pasamos al mundial-dijo Byron

-¿Bryce no vas a decir nada en defensa del equipo?-grito Burn

-La verdad, no.-murmuro secamente Bryce

-¡CHICOS!-grito Silvia-¿Qué horas son estas de llegar?

-Bueno…nos encontramos con ellos y estuvimos jugando…paso el tiempo muy rápido-dijo Mark

-Mark, por cierto ¿os importa si nos quedamos a dormir? Es que se me ha olvidado llamarles para decirles que llegaríamos tarde, y ahora seguramente no nos abrirán.

Todos con la gotita y Byron y Bryce con caras de asesinos.

-Claro que podéis-dijo Natsumi- además chicos antes debemos hablar de una cosa.

-¿De qué?-preguntaron todos

-Vamos a esta sala-dijo ella.

-No inspiro mucha confianza ¿verdad?-dijo la chica que estaba sentada en el sillón.

-La verdad no… ups, lo siento no quería decirlo yo…-aclaro rápidamente Camelia

-No si ya estoy acostumbrada-le contestó amablemente-pero sino te importa según tu ¿por qué?

-Bueno…-pensó Camelia-tienes el pelo negro, los ojos negros y eres muy pálida, por lo que pareces un fantasma. Además vas vestida de negro, vas en chándal y bueno tampoco te he visto sonreír mucho.

-Lo sé, pero es mi forma de ser-dijo ella.-Tú me quieres preguntar algo ¿verdad?

-Si… es que nos estábamos haciendo las mismas preguntas todas. ¿Qué eran esos papeles que te sacabas del bolsillo?

-Eso es un secreto-dijo la chica sonriendo- pero estos papeles solo les importa a ellos, por lo que si ellos quieren que os lo cuente, yo os lo contare.