Bien, después de dos largos años, he vuelto a escribir fanfics xD.

Este no es mi primer fic, he escrito al menos 8 (no todos están en esta página), pero este es mi primer fic de Glee, así que no sean malos conmigo xD haha

Verán, esta extraña pareja se me ocurrió desde finales de diciembre, mi pareja favorita es Klaine, y no podía ver ni en pintura a esa suricata además amo a Santana! Es uno de mis personajes favoritos, y en poco tiempo aprendí a apreciar a Sebastian :3 ahora, intentaré hacer que este fic sea de su interés, y si no, acepto tomatazos xD haha

Enjoy it! :)


Capítulo I

Santana POV

Todo estaba de cabeza en McKinley… ahora, Finn estaba de nuevo con Rachel, aunque realmente no entiendo que se vieron, mutuamente, ya que ambos son realmente molestos. Ok, ya entendí, ambos son el uno para el otro. Quinn por fin había vuelto con Puckerman, otra pareja que seguramente buscaba su propia conveniencia. No me sorprende. Kurt faltaba con frecuencia a clases, ya que su amado ex-Warbler se encontraba en el hospital por culpa de un "accidente", aunque todos sabemos que fue culpa de la suricata con uniforme. Sam y Mercedes estaban indecisos en si volver o no, aunque realmente no me interesa en lo más mínimo, tengo otros asuntos de los cuales ocuparme… ahora, Brittany había comenzado una relación con Rory, y esto me rompía terriblemente el corazón... MÍ Brittany estaba con el irlandés… ¡Puaj! Lo peor de todo esto es que yo la amo como tonta… quiero recuperarla, pero no tengo la menor idea de cómo hacerlo.

– ¡San! ¿Te encuentras bien? Te he notado muy distraída en la clase. –mencionó Mr. Schue, captando mi atención por completo, a lo cual asentí retomando mi expresión de desinterés ante la canción que acababan de presentar Flanagan y… Brittany.

Sonó el timbre, y no esperé ni un segundo para tomar mis cosas y alejarme de ahí, solo quería encerrarme al baño y llorar sin que nadie me viera. No me había fijado que me habían seguido, hasta que escuché una voz extremadamente familiar, una voz a la que amaba. Limpié las lágrimas de mi rostro y me giré hacia ella, con la sonrisa más sincera que pude.

– ¡Santana! Te estuve llamando y no me hiciste caso, ¿ya no me quieres? –dijo, haciendo un puchero. Oh, vaya que ella tenía influencia sobre mí.

–No, Britt, yo te amo. ¿Qué sucede? –dije en tono amable, el tono que solamente usaba con ella.

–Me preguntaba si… si querías ir a mi casa esta noche. Tú sabes, Lord Tubbington y yo estábamos planeando una fiesta de té, y el me rogó que te invitara. –mencionó en tono infantil.

–Oh, Britt. ¡Me encantaría! Ahí estaré, ¿a las 8 está bien?

Brittany asintió energéticamente, dio media vuelta y se fue caminando. Realmente era imposible para mí rechazarla.


Sebastian POV

– ¡Tú no tienes nada que hacer aquí, suricata! – gritó molesto. –Lárgate o llamo a seguridad, no estoy bromeando.

– ¡Oh, vamos Hummel! Blaine no ha dicho que no quiere verme. –mencioné en tono un tanto cínico, con una sonrisa burlona. Aunque realmente quería verlo, me volvía loco por estar junto a él. Por que fuera mío.

–No te hagas el idiota, Smythe. ¿Sabes por qué no puede? ¡Porque está inconsciente! ¿Y sabes de quien es culpa? –dijo, en tono más bajo, porque pareció haberse percatado de que seguíamos en el hospital.

–Si, lo que digas niña. Anderson será mío de una manera u otra, no tiene caso que intentes prolongar algo que sucederá tarde o temprano. –mencioné en tono de burla.

Cerré los ojos por un momento y me volví a reír, y de un momento a otro, sentí algo suave y al mismo tiempo duro contra mi rostro, el cual comenzó a arderme terriblemente. Oh no, el maldito se había atrevido a golpearme.

– ¿Quieres pelear, eh? –dije, con un tono mucho menos agradable que hace un rato. Por supuesto que esto no se iba a quedar así.

–No me agrada la violencia en lo absoluto, pero si es por defender lo que es mío, adelante. –dijo, y noté que cerró sus puños con fuerza, a lo cual solté una sonora carcajada.

– ¡Ni en un millón de años podrías contra mí, Hummel! –dije, burlándome de él, pero entonces algo me hizo callar.

La puerta de la habitación que estaba detrás de nosotros se abrió repentinamente, y ahí estaba él… se encontraba algo pálido, y con una venda en un brazo. Llevaba puesta una bata de hospital, la cual realmente no dejaba mucho a la imaginación…

– ¡Despertaste! –mencionó Hummel en tono entusiasta, acercándose a el, y dándole un beso en los labios, a lo cual él correspondió. Al verlos, rodé los ojos y bufé. Blaine, al percatarse de mi presencia, se separó inmediatamente de su novio y me miró, con una expresión que no pude descifrar.

–Sebastian…–susurró Blaine con voz débil.

–Blaine, yo…–intenté decir, pero no tenía palabras para disculparme ante lo que había hecho.

–Él ya se iba. –dijo Hummel, fulminándome con la mirada.

–Lo siento, yo… quiero hablar contigo, Anderson. –bajé la mirada, por primera vez en toda mi vida me sentía avergonzado, ya que sabía perfectamente que lo que le había sucedido era culpa mía.

–Lo mejor será que hablemos luego, Sebastian. –dijo Blaine en tono serio, y no pude hacer nada más que asentir, y salir de ahí a paso lento. Me sentía humillado. Hummel se había salido con la suya… por ahora.


Espero que les haya gustado :3 acepto críticas, amenazas de muerte, tomatazos xD, sugerencias (estas las aprecio mucho :D y siempre las leo), y todo eso, espero sus reviews! ;)