Capítulo 2.-Dana en problemas.

—De verdad que eres un patán espero que mi prima se dé cuenta que clase de fichita eres—exclamó ella aventando la mano de ese chico que le toco el rostro.

Aquel chico solo sonrió malosamente —Nunca se enterara, además ella está loca por mí y a ti nunca te creerá si se lo dices.

—Mmmh tienes mucha razón, si se lo digo yo nunca me creerá, saldría perdiendo ante ti, así que no insistas y vete sabiendo que chicos como tú no me gustan los detesto.

Brian la tomo del mentón y la iba a besar a la fuerza, pero ella le dio un puntapié y logro zafarse.

—Esto no se va aquedar así, me las pagaras tarde o temprano, tú me rogaras que salga contigo.

—Eso jamás sucederá, aunque el mundo se acabe y seas el último hombre en la tierra, no saldría contigo.

En eso entro la directora y se sentó enfrente de ellos y los miro a cada uno– ¿Ahora qué pasa con ustedes dos? Tu Brian que es ese comportamiento, siendo uno de nuestros mejores jugadores y Dana que eres unas de las alumnas más destacadas de esta universidad me pueden decir ¿Qué paso allá afuera?

Los dos quedaron en silencio, ni uno ni otro decía nada, esto hizo molestar a la directora Jones —Bueno veo que no me dicen nada, uno de ustedes lo hará. —A ver Brian que paso y ¿porque te golpeo Dana?

El miro a Dana —Pues realmente no sé porque me agredió ella, yo solo le pregunte sobre un trabajo que nos dejo la Srta. Hoffman y de la nada se abalanzo sobre mí y me golpeo ¿eso fue lo que paso? —contestó aquel chico de cabello castaño y ojos azules con una sonrisa encantadora a la directora, esa era la forma de zafarse de problemas este chico.

Aquella chica de cabello negro y ojos verdes al escuchar lo que había dicho aquel chico ella se levanto furiosa de su lugar y lanzando una mirada asesina —Eso no es cierto directora Jones, el quiso…

La directora ya no quiso escuchar más y callo a Dana — ¡Basta! No mientas mas —dijo la directora molesta hacia ella.

Dana se sorprendió por el comportamiento de la directora hacia ella — ¿Qué dice?

—Así que Brian te puedes retirar a tus siguientes clases.

—Sí, directora Jones.

— ¿Qué pasa? Pero si él empezó todo directora Jones y dejarlo ir es injusto. —ella se levanto de la silla nuevamente molesta. —Brian salió de ahí riéndose de ella.

— ¡Siéntate Dana! Tu y yo témenos mucho de qué hablar.

Dana se sentó, pero estaba molesta no era justo que solamente la castigaran a ella. —Ahora va empezar con su sermón. —pensó para sí misma.

—Dana no se qué está pasando contigo estos tres meses has cambiado bastante, mira como te vistes, pareces una rebelde eso lo deje pasar por alto, por esto ya se salió de control.

—Pues no tengo nada y me gusta vestirme así y aparte yo voy bien en mis materias si gusta puede preguntarle a mis profesores.

—No es necesario, he visto tus calificaciones pero eso no es lo de menos me enterado que no has entrado a tus clases de piano y canto, pronto habrá otra audición y debes de estar preparada para eso.

—No jamás volveré a tocar en mi vida. —acotó ella.

—No hables así, debes volver a empezar, olvidarte del pasado y seguir adelante

—Olvidar eso jamás lo podre superar, así que directora Jones de eso no estamos hablando. —espetó algo molesta Dana.

—Está bien pero piensa lo que te dije pasando a tu asunto el lunes temprano quiero ver a tus tíos aquí para hablar con ellos.

— ¿Qué dice? Por favor no moleste a mis tíos con mis cosas, no quiero causarles más molestias. —dijo aquella chica de ojos verdes.

—Lo siento Dana, pero de viste pensar las cosas antes de actuar, así que retírate y ve a tus siguientes clases a otra cosa más, a partir del lunes saldrás mas tarde de la escuela será tu castigo después te diré que harás en esas dos horas.

Aquella chica de cabello negro y ojos verdes salió molesta de ahí ya que no se le había hecho justo que a Brian no le castigaran.

En el pasillo la estaba esperando su amiga Drew, al verla triste le pregunto que le sucedía.

— ¡Drew! Ese miserable de Brian se salió con la suya.

—No, te preocupes amiga también yo no entiendo porque esa clase de chicos se sale siempre librados de situaciones como estas, en verdad Brian no entiende que tu no lo quieres es tan insistente, al parecer Dana ese chico está loco por ti. — dijo su amiga con una sonrisa.

—Drew que tonterías dices yo jamás saldría con él.

—Por eso amiga deberías aceptar la invitación de Michael salir con él, para que ese patán de Brian te deje en paz.

—Estás loca Drew yo jamás saldré con Michael, en primer lugar no me gusta salir con chicos que son deportistas además son tan presumidos piensan que pueden tener a las chicas a sus pies.

—Mira amiga jamás digas que de esa agua no beberás, puede que algún día tu…

Dana la interrumpió. —No, yo nunca me enamorare de ese tipo de chicos.

Drew la miraba de reojo. —De mi te acordaras.

—Que no, y no así que dejemos esta plática amiga vamos a las siguientes clases.

Paso el día, pero Dana aun estaba molesta por lo que había pasado a la salida de clases iba por el pasillo junto con su amiga Drew.

—Dana si vas ir con nosotros el sábado.

—No, se amiga cuando mi tío se entere de esto me castigara.

—Pues, acuérdate que le prometiste a nuestra amiga que ibas asistir.

—Sí, se que le prometí que iba ir, pero con esto que paso no voy a poder asistir además los chicos contaban conmigo para esto, estuvimos practicando por casi un mes y todo echado a la borda por culpa de Brian.

—Amiga y eso que batallamos para que aceptarás, pero si no puedes no hay problema para eso estoy yo.

—Es lo bueno que tu ensayaste junto con nosotros amiga…—quedo un momento en silencio y se dio cuenta su amiga.

— ¿Qué pasa Dana?

—Ahora que estará haciendo nuestra amiga en su país natal, pronto tendrá nuevos amigos y se olvidara de nosotras.

—Anda amiga no te pongas así, ella nos dijo que nos escribiría.

—Tienes razón. –expresó Dana.

Ambas chicas se despidieron, aquella chica de ojos verdes le dijo a su amiga que haría todo lo posible por ir, se despiden ambas jóvenes.

Afuera de la universidad estaban Ashley, Brian esperaban a Bree y Kevin para irse juntos a casa.

—Ashley llevamos a Dana con nosotros a la casa. —dijo Brian.

— ¡Estás loco amor! Después de lo que te hizo, no estoy de acuerdo será mejor que tome el autobús.

Aquellos cuatro chicos se fueron mientras Dana esperaba el auto bus, cuando ya iba camino a casa miraba en la ventana y recordó lo que había pasado en la escuela estaba preocupada sabía de antemano que su tío se molestaría con ella.

—Rayos ¿Por qué tenía que pasarme esto?

Llego a su destino, entro a su casa y se sorprendió al ver ahí aquellos chicos —No puede ser tenía que estar este patán aquí.

Subió las escalones rápidamente a su habitación, Bree la vio y le dijo a su mamá que Dana acababa de llegar.

Estaban las tres en la cocina cuando. —Ustedes me pueden decir para que nos quiere ver la directora a su padre y a mí.

Aquellas dos chicas solo se mira una a la otra una de ellas dice. — ¡Dile tu Bree!

—No, tu Ashley.

La mamá de ambas chicas solo las mira. — ¿Por favor hijas que está pasando?

—Pues no te quería decir mamá, para que no te enojaras. —musitó Ashley.

— ¡Anda di niña!

—Dana golpeo Brian en la escuela de la nada y por eso la directora quiere verte el lunes por la mañana.

— ¡Qué dices Ashley! Esta niña desde que está con nosotros solo han sido problemas ahora mismo voy hablar con ella.

—Sí, mamá habla claro con ella a veces me da vergüenza decir que es mi prima si vieras como se viste. —espetó Bree maliciosamente.

—A demás mamá ella desde hace un mes se sale temprano de la escuela no ha entrado a sus últimas clases desde que se junta con unos chicos que se visten como ella.

—No puede ser, pues ahora me va escuchar esta niña.

La mamá de las chicas salió muy molesta y ellas se miran una a la otra. —Está todo arreglado Bree, ahora la castigaran. —Ambas chicas sonrieron.

Dana estaba en su a habitación se iba a mudar de ropa cuando su tía entro sin llamar la puerta y se sorprendió al verla vestida con una blusa negra sin mangas, una falda negra corta hasta un poco arriba de las rodillas, en conjunto con una maya negras y una botas que llegaban hasta un poco debajo de las rodillas, y una gabardina negra que le llegaba casi hasta el suelo.

Miro el cabello de su sobrina con unos mechones color azules que le caían al lado de su rostro y parte de su fleco le cubría su rostro.

— ¡Pero Dana, que significa esto! —expresó la tía de la chica.

— ¡Tía Megan! —aquella chica de ojos verdes se sorprendió que le haya descubierto su tía en la forma que vestía.

Además no era su atuendo nada mas si no que sus uñas la tenia pintadas de negro—Dana con esas ropas parecen una rebelde, no ni rebelde pareces una delincuente no quería creerle a tus primas pero veo que todo lo que me dijeron es cierto.

Desde que llevas aquí tres meses eres todo un problema uno tras otro me avergüenzas, a mí y a tus primas, pero vete sabiendo de una vez yo no iré a ver a la directora, así que hazle como quieras si te expulsan es tu problema, además me dijo Ashley que golpeaste a Brian que comportamiento es ese de una jovencita como tú, yo no sé qué clase de educación te dieron tus padres, si ellos te dejaban hacer lo que tu quisieras aquí no, vas a respetar mis reglas. —Esto lo dijo aquella mujer de ojos azules molesta con ella—Así que estas castigadas no cenaras esta noche y cuidado con decirle a tu tío lo sucedido aquí.

Aquella mujer salió molesta de la habitación de Dana, ella se dejo caer sobre la cama y miro hacia el techo no pudo evitar y derramo unas lagrimas que no pudo contener— ¿Por qué me odian tanto yo no les he hecho nada? — Esa pregunta siempre se la hacía constantemente y sin poder contestársela ella misma, dejo escapar un suspiro hondo.

Mientras tanto en Japón aquel chico de ojos azules llego a su casa al entrar una chica se lanzo sobre el tirando al piso.

— ¡Sakura! ¿Qué haces aquí?

Aquella chica aun encima de él—Pues tenía tantas ganas de verte, además me entere de lo que te paso por eso le pedí a mis padres que me sacaran del internado.

— ¿Pero por qué haces eso? —espetó aquel chico de ojos azules.

— Porque ya no quiero estar lejos de mi familia y de ti hermano por eso a partir del lunes estudiare en la secundaria Takeishi donde estuviste tú.

Mitsui no podía creer que su hermana menor iba estar de vuelta con ellos, eso le agrado mucho, ambos chicos se levantan del piso, pero a un esa niña lo tomo de la mano y le dijo que cuando jugara la llevara quería verlo jugar.

—Sí, claro que te llevare siempre y cuando no intervenga en un tus clases.

—Está bien.

En eso la mamá de ambos jóvenes. — ¡Hisashi ya tienes tiempo que llegaste!

—Sí, mamá.

En eso interrumpe Sakura —Mamá verdad que me dejaran ir a ver a Hisashi cuando tenga un partido.

—Pues eso veremos hija, siempre que no estés en clases podrás acompañarlo y si él se hace cargo de ti con gusto te dejaremos ir.

En ese momento llego el papá de Mitsui — ¡Hola! Familia como están veo que hay reunión familiar dijo aquel hombre de unos treinta y seis años de edad con una sonrisa.

—Hola papá. —dijo aquella chica de cabello negro. —abrazo a su padre.

— ¿Cómo estas hija?

—Bien padre, le estaba preguntando a mamá si un día puedo ir a ver a Hisashi jugar.

—Claro, pero siempre y cuando Hisashi se responsabilice de ti, y no tengas clases podrás ir.

—Gracias Papá.

—Hijo qué tal te ha ido en la preparatoria, con eso que ando viaje de negocios no hemos podido platicar bien.

—Pues no tuvimos clases, hasta el lunes.

—Me ha dicho Midori que te ha ido muy bien en los partidos.

—Sí, padre el viernes a las diez de la mañana jugaremos contra Miuradai.

—Pues me gustaría ir a ver te hijo pero eso día temprano iré a Tokio arreglar unos asunto de negocios.

En eso interrumpió Midori—Vamos a cenar todos antes que se enfríe, y Hisashi pues Sakura y yo iremos a verte.

— ¡Madre! –expresó Mitsui ya que era la primera vez que asistirían a un partido de él.

Después de una corta platica se dirigieron al comedor estaban cenando en silencio cuando Sakura. — ¡Hermanito puedo hacerte una pregunta!

—Sí, dime.

—Tienes novia.

— ¿Qué pregunta es esa Sakura? — casi Mitsui se atragantaba con la comida por ese tipo de pregunta que le hizo su hermana menor. —Pues no te voy a decir.

— ¿Que malo eres? — aquella chica cruzándose de brazos.

En eso interrumpió la mamá de ambos—Hijo si tienes novia espero que un día no la presentes y la traigas para conocerla —musitó ella con una sonrisa hacia Mitsui.

— ¡Mamá! —exclamó aquel joven de ojos azules.

—Hisashi tu madre tiene razón aquí será bienvenida.

—Padre —se sonrojo Mitsui.

Acá en otro lugar lejano Ashley y Bree estaban platicando con sus novios en la sala cuando llego su padre.

—Buenas noches.

Aquellas dos jóvenes corrieron abrazar a su padre— ¿Cómo te fue papá? —dijeron ambas chicas al mismo tiempo.

—Bien hijas, el saludo a los chicos también.

—Hola señor–dijeron en unisonó ambos jóvenes

—Su madre donde está. —preguntó él.

— ¿Está en la cocina? —–contestó Bree.

—Los dejo pues voy ahora con su mamá—él se retiro dejándolos solos.

—Megan ya llegue.

— ¡Daisuke! ¿Cómo te fue?

—Bien, oyes donde esta Dana.

—Pues dijo que se sentía mal y no va a cenar con nosotros.

—Iré a verla.

—Espera Daisuke, primero cena y luego vas a verla además tú y yo tenemos que hablar de ella, ni te imaginas que hizo esta niña en la universidad.

— ¡Que hizo!–expresó Daisuke interesado en saber.

—Está bien te lo diré, Dana golpeo a Brian y la directora quiere vernos el lunes a temprana hora, pero yo te advierto de una vez yo no iré, además Ashley y Bree están avergonzadas por el comportamiento de ella.

—Por algo lo hizo no crees, a lo mejor Brian se merecía ese golpe.

Continuara…