¿Qué es un Cullen?

Flash Back

Tenía solo diecisiete años cuando ellos me encontraron la verdad no estaba muy segura de que sucedió, creo que uno de los motivos es que por ese momento mis ojos estaban cubiertos de barro, pero solo se que caminaba tranquilamente por las calles de Volterra y de repente todo se volvió oscuro.

Cuando por fin aclareció vi que ni Charlie, ni Renée, ni Phil estaban a mi lado y de repente sentí un inmenso dolor, como si me clavaran agujas y me cayera acido (aunque nunca sentí eso supongo que a si se sentiría). Esperaba que alguien me tuviera compasión y que me matara, pero a pesar de mis aullidos nadie se fijaba en mí sufriendo.

Cuando cesó ya no era la misma que antes. Me miraban dos… hubiera dicho en ese entonces personas pero ni yo lo creía, eran demasiado perfectos y al mismo tiempos aterradores entonces el hombre (por llamarlo a si) habló:

-Hola, mi nombre es Aro.- Aro tenia la piel extraña, diría que traslucida, como la de una cebolla tal vez, sin embargo tenia el pelo oscuro por los hombros lo que enmarcaba su cara, no se porque pero parecía joven y al mismo tiempo viejo.- Y esta Jane-señalo a la chica de su lado tenia el cabello largo lacio y rubio oscuro, era menudita no parecía mas que una niña, entonces la mire a los ojos, eran rojo carmesí, me asuste y quise advertirle al hombre que tuviera cuidado, pero el también tenia los ojos así. -Se por tu libro que te gusta leer a si que dime ¿has leído sobre vampiros alguna vez?

Asentí, era incapaz de hablar.

-¿Cuál es tu nombre?

- I... Is…I-sa… Isabella-tartamudeé aunque me asuste al oír esa bella voz que no se parecía a la mía.

-Muy bien entonces supongo que habrás deducido por el color de nuestros ojos y por el tacto de la piel que somos vampiros y que te transformamos en uno ¿verdad?-Preguntó.

-No lo son y yo tampoco, ustedes están locos y yo tengo que irme de aquí.-dije y tuve la intención de huir pero me estaban sujetando otros dos, ejem, humanos grandes por atrás.

- Si lo somos y tú también lo eres y deberías estar agradecida te hemos dado la inmortalidad y mejores sentidos. A hora perteneces al mejor aquelarre de todos.-Aro parecía serio.

-Yo no quiero inmortalidad quiero a mis padres ¿Que les hicieron?- estaba muy nerviosa.

-Cuando te encontramos estabas sola- respondió Jane.

Después de tranquilizarme llegamos a un punto importante: que pasaría ahora conmigo.

Me explicaron brevemente que pertenecían a un antiguo aquelarre considerado como la realeza de los vampiros, su misión era que el resto de estos últimos mantuvieran el secreto. En realidad los vampiros no dormían, cuando me enteré se me hizo un nudo en la garganta, pero Aro me tranquilizo explicándome que ya no sentiría la necesidad de dormir, me dijo que podíamos salir al sol pero que al hacerlo mi piel brillaría, al igual que la de todos así que hacer eso estaba prohibido.

Fin Flash Back

Yo lo único que quería era volver con mis padres pero eso era imposible. Así que acepte mi lugar con los Volturis.

Aunque en el fondo se que no pertenezco aquí, todos muestran una especie de admiración hacia Aro, Cayo y Marco, es entendible en la mayoría pero en mi no se justifica, trato de no darle muchas vueltas al asunto, ya que no tengo ningún otro lugar donde ir. Tampoco me gusta mucho la idea de nutrirme de humanos, pero no hay otra opción.

No existen vampiros vegetarianos ¿o si?

…..

Flash Back

Soy la más conciente del tiempo, a los demás no les importa mucho y generalmente se limitan a moverse de acá para allá, o al menos eso me pareció en mis primeros días. Aro descubrió que tengo un don, al principio no lo entendía, hasta me explico que eran como "poderes" el tenia la habilidad de descubrir cosas de una persona con el tacto, le pedí que lo hiciera conmigo para probar pero cuando me toco la mano no solo no pudo descubrir que era lo que estaba pensando, si no que yo pude descubrir el pasado de Aro y sus sentimientos, pero además vi sus puntos débiles, me asuste con su pasado oscuro y cuando vi que el buscaba los dones, pero el me aparto su mano. Me pregunto si vi lo mismo que el vio.

-No se que es lo que tu viste.- dije frunciendo el seño.

-Cierto.- Sonrío.- ¿Qué es lo que viste?

-Descubrí…- Deje la frase medio inconclusa, temía un poco a Aro si yo sabia mucho de su pasado… ¿Querría matarme?- …Solo un poco de tu pasado y algunas de tus características, algo superficial. No se si es porque debo practicar o porque apartaste la mano muy rápido.- Eso era cierto solo nos habíamos tocado un nanosegundo, antes de que se diera cuenta que era su poder el que se estaba usando en su contra.

- Bueno querida ¡Eso es fantástico! pero… tengo una duda.

-¿Cuál?

-Olvídalo, tendremos tiempo para averiguarlo.- Luego río, su voz no era mas que un susurro.- Tendremos toda la eternidad.

Se me hizo un nudo en la garganta.

Otra cosa que le sorprendió a Aro es que no soy tan conciente de la sed, yo creo que es por mis pocas ganas de alimentarme de humanos, o porque estoy demasiado interesada en otras cosas, tal vez es cierto, tal vez. Creo que soy la vampira más rara de la historia.

Aro me presentó ante los demás Volturis, dando una vuelta por la sala circular.

-Estos son Felix y Demetri, ella es Bella.- El primero era alto y grande, de espalda fornida, muy musculoso, oscuro y muy corto tez pálida pero olivácea al igual que Demetri, que tenía el pelo negro y largo hasta los hombros.

-Es un placer Bella.- Tenía la voz muy suave.

-Lo mismo digo.- Sonrío Demetri.

"Vale si estoy obligada a permanecer aquí en este lugar oscuro tétrico y claustrofóbico debo intentar ser amable al menos." Pensé.

-En cantada de conocerlos.- dije con esa voz que sonaba como el repique de una campana.

Volvieron a sonreír, suspire. En mi vida humana era muy vergonzosa y nunca intente ser demasiado encantadora con nadie, tendría que intentarlo mas a menudo.

-Esta es Heidi.- Me presento ante una vampiro guapísima y de figura escultural. Tenía una larga melena de color caoba oscura. Me miro con curiosidad.

-Encantada.- No logre entender su tono.

-Lo mismo digo.- Sonreí a pesar de eso.

Seguimos caminando y me llevo delante de otros dos.

-Ya conoces a Jane.

Al principio me miro con hostilidad pero luego como si se le hubiese ocurrido algo me dirigió una sonrisa.

-Hola otra vez.

-Hola.- Trate de no sonar intimidada.

-Bella te presento al hermano gemelo de Jane, Alec.

Alec era joven de belleza extraña y apacible, era muy parecido a su hermana en el rostro pero tenía los labios más finos, y su cabello es más oscuro. Su piel es muy pálida (al igual que la de todos).

-Es un placer.- Me saludo el con un asentimiento.

Sonreí.

-Hola Alec.- Si bien hable mi voz sonó muy musical.

Nos alejamos de allí.

-Bella esta es Corin, Corin esta es Bella.

-Es un placer.

-Encantada.

-Bueno Bella por ultimo estos son Cayo y Marco.

Cayo me asusto y mucho sencillamente se limitó a asentir, su cabello era blanco y largo y su piel, similar a la de Aro. Marco parecía ausente pero me dijo:

-Bienvenida.

Luego me presento a sus esposas y al resto de la guardia.

-Muy bien, Bella ¿Qué te parece si exploramos más a fondo tu don?

-OK, nadie más me tocó.- Fruncí el seño.

-Bueno, podías tocar a…- No pude evitar pensar que tardaba tanto pensando quien podría tocar sin enterarme de más secretos oscuros.- A Corin, sí.

Volvimos a buscar a Corin que vagaba por la sala sin hacer nada como la mayoría. Me asusté de que el resto de mi vida fuese así para siempre.

Resulto que Corin tenía algunas cosas en común conmigo.

Ella era una niña malcriada y rica (eso era lo que NO teníamos en común), le encantaba viajar (eso a mi también, a pesar de que en mi ultimo viaje me hubiese convertido en vampiro, y en que ella también caminaba sola cuando la transformaron, y también quiso volver con sus padres pero no pudo.

Si bien esta vez sentía que podría saber más de ella, sus sentimientos estaban como… canalizados. Era como si solamente viviera al momento de nutrirse y cuando alguien violaba las reglas. Lo más extraño es que a pesar de todo ella era feliz.

Le conté a Aro más o menos todo lo que vi. Pero me callé mi opinión personal.

Fin Flash Back

-Bella ¡Bella!-Jane perdió la paciencia y me arranco los auriculares de mi mp5.

Yo los recuperé, aun soy la mas fuerte de todos ellos. Además Jane es muy capaz de romper los auriculares, otra vez. No quería que Aro gastara, aunque tuviera muchísima plata, no me gustaba que gastaran en mi, ni que Gianna se viera obligada a salir por lo manos cuatro veces al mes para chequear la biblioteca, no le gustaría mucho que además la mandase a hacer las compras.

-¿Qué?

-¿Te volviste autista o que? Hace un minuto que te estoy llamando y no prestaste atención.

Alcé una ceja.

-¿Tú esperaste un minuto entero? Guau es todo un record en ti Jane.- Le frote el pelo con mi mano para despeinarla, ya que se que eso es lo que mas le molesta.

Me dio un empujón "cariñoso" entre comillas porque retrocedí varios metros.

Demetri paso por al lado nuestro y nos saludo con un: maduren.

Yo sonreí, a pesar de que no me sentía muy cómoda eran lo más parecido a una familia que tenia en esos momentos, y cuando abandonaban todo ese rollo de la realeza eran muy divertidos.

-De todas formas Jane ¿para que interrumpiste mi "autismo"?- Interrogué.

Jane se llevo una mano a donde debería estar su corazón.

-¡Oh! ¿Tu piensas que solo te interrumpí porque te tenía que decir algo?- Se empezó a reír.

-Jajajaja.- Fingí reír y luego me puse seria.- Si.

Jane se encogió de hombros.

-Solo me aburría un poco, ah y Heidi llega pronto.

-Oh.

Me levante y dejé mi mp5 en una diminuta salita que Aro decidió dejarme cuando vio que seguía teniendo caprichos humanos.

Heidi llegó muy rápido y trate de no prestarle mucha atención a lo que hacía.

Ya que si bien éramos los mejores cazadores y depredadores del mundo mis dones seguían funcionando. Y no era nada divertido conocer la historia de a quien matabas. Como era que su viaje terminaba tan mal.

Como me ocurrió a mí.

Cuando terminó la masacre (no podía evitar no llamarlo así) Aro nos llamó a todos a reunirnos.

No teníamos ninguna reunión a no ser que pasara algo malo. En ese caso sería mi primera vez.

-Muy bien.- La voz de Aro era tan suave que de ser humana nadie la hubiese escuchado.- Les tengo una noticia: van a visitarnos los Cullen.

No hubo ningún comentario pero Jane hizo una mueca de disgusto.

-Eh, perdonen pero… ¿Qué es un Cullen?

Aro río suavemente.

-Bueno son una familia... Integrada por un viejo amigo mío: Carlisle.- Ese era el motivo por el que Jane hizo una mueca de disgusto, Aro apreciaba a ese tal Carlisle.- Su esposa Esme y sus hijos adoptivos. Viven en Forks. Los invité a venir de visita ya que me pareció que podrían ayudarte con tu don.

-Oh.- Bien, lo que me faltaba justo a hora que podía tener una conversación normal con Jane sin que me lanzará una mirada de odio. Ahora accidentalmente logré que viniese de visita alguien de quien esta celosa.

-Llegaran mañana.- Y con esto se disolvió la reunión.

Hola! Este es el primer fic que subo, y costo un monton, despues de una dura batalla con la computadora quedo esto. Espero que les guste por favor dejen un review.