Disclaimer: Naruto es copyright de Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia no me pertenece, le pertenece a SisterCullen quien me ha dado previamente su consentimiento para la adaptación de la menciona historia, cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida. Muchas gracias por su atención prestada.

Advertencias: AU, OoC, Lenguaje vulgar.

Rating: " M+ " Aunque no haya ese rating, yo lo considero así.

N/A: Hola, pues dirán, que anda haciendo está loca por aquí ¿No? Bueno no les daré explicaciones ya que no soy muy dada a darlas, pero realmente espero y les guste esta historia. Un agradecimiento especialmente a Sister-sempai quien me ha dado su consentimiento, gracias nena sois la mejor. Bueno sin nada más que agregar las dejo.

Enjoy…


En el capitulo anterior:

¡Sakura! ¡Sasuke!.- la voz de Itachi; nos sacó de nuestro mundo y bajamos del auto, en dirección a la puerta de su casa.

-¿Qué pasa Itachi? ¿Y porque esas voces?.- preguntó ella, mirando a su hermano con el ceño fruncido-

Pasamos hacia dentro y ¡Mierda! Había llegado visita…Para jugar al Twister….Karin y su hermano Inari….el maldito playboy madurito del pueblo….. ¡Mierda, joder….y ya estaba babeando el muy cabron por Saura!


CAPITULO 9

-¿Cómo coño se ha enterado Karin que estábamos en tu casa…Joder…?- me había acercado a Itachi lo suficiente; para que nadie más pudiera oírme.

-No lo sé. Eso te lo debería estar preguntando yo, Sasuke.- El rostro de Itachi, hizo un gesto interrogante y seguidamente caminó hacia su hermana; que hablaba con el hermano de Karin.

Me acerqué sigilosamente y me hice el desinteresado; mientras que Karin se acercaba a mi y me tocaba el pecho, de manera claramente; sexual.

-No; no te recuerdo.- la voz de Sakura; algo insegura, alertó mis sentidos. Se veía algo nerviosa.

-Pues yo no sé cómo pude pasar por alto tu belleza; pequeña.- ¿Pequeña? ¿Pero que se creía aquel gilipollas? ¿Llegar y besar el santo? El santo era mío y solo mío.

-Sasuke. Hemos venido a saludar. Mañana hacemos barbacoa en casa de mi hermano. Hemos pasado para invitar a Sakura y a su amiga Ino…le conté a mi hermano, y ya sabes cómo es….le encanta la savia nueva.- Karin, movió la cabeza ligeramente y observó a su hermano con detenimiento.- Parece que le gusta Saura…

-Eso no es difícil…

Karin me miró extrañada y paseó uno de sus dedos por mi entrecejo fruncido a causa de mi malestar.

-¿Eres muy protector con tu canguro de infancia; no?

Desvié mis ojos hacia ella y asentí duramente.

….

Sakura pov

Sorprendida.

Sí; sorprendida conmigo misma y con la declaración de Sasuke.

¿Acaso era yo aquella mujer mayor de la que se había enamorado?

Me hubiera gustado preguntarle a las claras si era yo.

Había algo extraño en mí cuando su presencia estaba cercana a mi cuerpo.

Lo había notado en su casa. Cómplices; bebiendo y charlando sobre cosas sin importancia.

Me sentía libre y quería seguir cayendo en ese vacío de libertad.

En un momento había desaparecido Naruto, Hinata y el futuro hijo que esperaban. También había desaparecido mi inseguridad como mujer y todo lo que me había parecido tener importancia hasta ahora.

Me sentía segura con aquel adolescente que me miraba como si fuese una Diosa y que se sonrojaba cada dos por tres cuando su mirada se perdía en mis pechos o en la piernas.

Me sorprendí preguntándole cuando cumplía la mayoría de edad….

En mi mente habían aparecido imágenes nada recomendables entre una mujer madura y un chico que apenas había aprendido a despachar a una chica en condiciones.

Y ahora allí; frente a aquel hombre que se las daba de galán; mi corazón latía nervioso, por la reacción del púber, con la que se decía llamar su novia.

-Bueno; pues los espero mañana.- Mis ojos volaron hacia Ino que se mordía una uña inquieta. ¿Qué le ocurría?

-Sí; claro. Allí estaremos.- dije insegura; mirando a mi hermano; confirmando su aprobación.

Los acompañamos hasta el jardín y el beso baboso de Inari me asqueó.

Cuando vimos el coche desaparecer; me limpié con repugnancia la mejilla y sonreí a Sasuke que me miraba interrogante.

-¿Jugamos?

-No puedo pensar en otra cosa.- Me contestó; el muy bribón.

Sasuke se encargó de desplegar el Twister en el suelo y dejar la rueda en un lugar cercano; para no movernos mucho a la hora de girar la manecilla.

Nos descalzamos los cuatro y nos miramos nerviosos.

-El primer turno será para Ino.- gritó Itachi; mientras se lamía los labios goloso.

Mi cuñada se alisó el vientre y sonrió de manera tímida a mi hermano…esperen….¿qué pasa aquí?

La mano tranquilizadora de Sasuke; apretó la mía y la miré con calidez; apretando también su agarre.

-Yo giro la rueda.- dije, soltando la mano cálida de Sasuke.- A ver; Ino.- giré la rueda.- Mano derecha, azul.

Ino se inclinó dejando su posaderas; perfectamente esculpidas, bajo los leggins oscuros que llevaba puestos, a la vista de las dos hormonas andantes que nos acompañaban.

Se oyó un carraspeó y me giré a mirar a Itachi.

Alcé una ceja interrogante y sonreí para mis adentros.

-Ahora yo.- dijo él, muy pagado de si mismo.

Giré de nuevo la rueda.

-Mano izquierda; verde.- ordené, con la risa escapándose entre mis dientes.

Observé como Itachi pisaba los círculos con pasmosa torpeza. Estaba claro que era tan grande que él solo, ya ocupaba todo el tapiz del juego.

Se quedó muy cerca de Ino, tocando su hombro y se miraron intensamente.

-Ahora tú Sakura.- la voz de Sasuke; me sacó del ensimismamiento con aquellos dos.

-Sí.

Caminé hacia el tapiz y me dispuse a obedecer.

-Pie izquiero, verde.- sentenció Sasuke.

Suerte la mía. No debía de tener aquella complicada posición de mis compañeros.

Plante mi pie izquierdo en un lunar verde y Sasuke caminó hacia el tapiz con la brújula en la mano.

-Y ahora yo.- giró la rueda.-Mano derecha, amarillo.

Ino e Itachi comenzaron a reír.

Sasuke se acercó y plantó su mano justo al lado de mi cerco verde.

-¿Quién tiene huevos a rodar la rueda ahora?.- la voz de Ino; nos hizo reír a los cuatros y Sasuke acercó el volante hacia él y giró.- Pie izquierdo, amarillo. Venga Ino, a ver cómo te las apañas.

Ino siseó entre dientes y abrió las piernas juntándolas más, con las de Itachi.

-Itachi. Mano derecha amarilla.- Mi hermano hizo caso a Sasuke y quedó cruzado con la mano de Ino.- Sakura; mano derecha rojo.

Lo miré seria. La postura sería bastante erótica. ¿Pero era un juego, no?

Pase el brazo por encima de su cabeza y mi pecho tocó su cabello, ligeramente despeinado.

-Ahora yo…-carraspeó y se movió un poco para girar la rueda.- pie izquierdo rojo.

Sasue movió ligeramente su pie y siguió estando en la misma situación.

De repente; sin saber cómo ni por qué oímos que alguien se caía a nuestro lado y nos erguimos de nuestras posturas para observar.

La mandíbula, se me cayó en el acto.

Ino y mi hermano estaban tumbandos en el suelo; besándose como si el mundo se acabara en unos instantes.

Me llevé las manos a la cabeza incomoda y ellos; ofuscados por el calor del momento se despegaron cuando oyeron el carraspeo de Sasuke.

-Esto… Sakura…Lo siento…- Ino se levantó del suelo junto con Itachi y ambos bajaron la cabeza avergonzados.-No hemos podido reprimirnos.

Los miré atónita y me llevé la mano al vientre para soltar una carcajada.

-¿Vosotros…?- pregunté.

-Me encantan sus tetas.

Ino miró a Itachi; furibunda.

-Yo aun tengo que ponerte a prueba; mastodonte.- siseó Ino, entre dientes.

-Cuanto antes.- espetó Itachi, con voz ronca.

Me avergoncé un poco de la situación y el rubor tiñó mi rostro.

-Pues vamos…

Me quedé con los ojos como platos.

Ino, había tirado de mi hermano hacia las escaleras y subían como alma que teme el diablo.

-Esto es….- no pude terminar.-Caminé hacia el sillón, arrastrando entre mis pies la rueda del Twister y me senté; aún alucinando con la escena que había presenciado.

-¿Incomoda?

La voz de Sasuke me hizo alzar la cabeza y contemplarlo en todo su esplendor adolescente.

Era tan bello que conmovía.

Un estremecimiento de absoluto deseo me recorrió; y entonces, solo entonces; comprendí a Ino.

-Más bien sorprendida.- corregí; intentando sonreírle.

Caminó hacia mí lentamente y quedó con las piernas separadas delante de mí.

-¿Qué tal si vamos a tomar algo?...Es probable que dentro de unos minutos nos sintamos más incómodos…

Me llevé la mano a la frente y asentí.

Levanté mi cuerpo de aquel sillón y cogí una chaqueta para dirigirme a la puerta sin mirar a Sasuke.

-¿Sakura?

Su voz hizo volverme.

-No debes juzgarlos.- me dijo serio; con sus impenetrables ojos clavados en mi.

-No los juzgo Sasuke. Los envidio.

Continuará…..