El cavador.

Tres días oyendo ese detestable sonido. El sonido de una hoja de metal entrando en la tierra, y el sonido de la tierra golpeando una superficie de cemento. Es detestable.

El día es nublado y hay lloviznas, pero el sigue ahí, el patio, cavando sin parar.

Miro por mi ventana y veo la silueta negra de una persona, con su pala, cavando. Yo creo que es un hombre, ya a que lleva un sombrero de paja y es alto. No le he podido ver la cara, siempre esta de espaldas.

No se por qué esta ahí. Nadie lo contrató, bueno, al menos yo no. Mi mamá no pudo haber sido ya que esta de viaje con mi papá.

Llevo tres días sin dormir el horripilante y escalofriante sonido no me deja.

Mis ojos están rojos y tengo unas grandes bolsas negras debajo de mis ojos... Del cansancio ni me acuerdo como se llaman.

Entro a mi cama, ya no puedo más con el ruido, moriré de cansancio. Harto bajo las escaleras con una lámpara de gas y le reclamo a la silueta negra, que no puedo ver. No contesta. Me acerco a ver el hoyo. Es muy profundo. Vuelvo a reclamarle a quien esta en frente de mí, esta vez estamos cara a cara pero aun así no puedo ver su cara. Me tarde unos segundos en darme cuenta que la llama de la lámpara estaba muy baja por que ya no tenía casi gas. Aprovechando lo último que quedaba puse el fuego al máximo y acerque la lámpara a la cara del individuo. No tenía rostro. Era totalmente blanco y vacío. Sin boca, ojos, nariz... En seguida se acaba el gas y a oscuras. La "cosa" me empuja y caigo al profundo hoyo. Tierra empieza a caer en mi cara y cuerpo hasta que me lo tapa. Mi respiración se agita. Se me acaba el aire y ya no puedo respirar. El miedo y la desesperación se apodera de mí...

Despierto agitado, todo había sido un sueño... Ya era de día mi mamá estaba en la casa, no se había ido de viaje, mire por mi ventana al patio y no había tal hoyo. Nadie había estado cavando nada. Voy al baño a cepillarme los dientes y me veo en el espejo. Estaba lleno de... Tierra. Rápido me desvisto para meterme a bañar y cuando abro la cortina del baño me quedo petrificado, se me hace un nudo en la garganta y siento que me desmayo… Ahí, en la regadera, se encontraba una pala con tierra fresca y a lado de ella un sombrero de paja.

Fin.