NARUTO Y SUS PERSONAJES © MASASHI KISHIMOTO
"AMORES DE LEYENDA" © SAKURA_TRC

Summary: Cuenta una leyenda que cuando sueñas con alguien sin haberlo conocido es porque tu destino esta ligado a esa persona. Y eso, Sasuke lo comprobará en una misión. ¿Podrá el amor perdurar o morirá sin siquiera haber nacido?

.
"AMORES DE LEYENDA"

.

Capítulo 1. La leyenda

Mikoto entraba a la casa después de lavar la ropa y vio al menor de sus hijos sentado en el suelo, con el ceño fruncido y su negra mirada perdida. La mujer de larga cabellera negra se acero lentamente al pequeño, un niño de no más de seis años, piel blanca, cabello tan negro que con la luz daba destellos azules; pero el menor estaba tan sumido en sus pensamientos que no reparo en la presencia de su madre.

- ¿Te puedo ayudar en algo Sasuke-chan? –pregunto la mujer preocupada.

Sasuke fue presa de un pequeño sobresalto y tras unos segundos de silencio miró a su madre a los ojos – Okaasan...

La mujer se agacho, acomodo un mechón negro del cabello rebelde de su hijo y acaricio su rostro– ¿Qué es lo que te tiene tan preocupado hijo? –Sasuke volvió a fruncir el ceño, pero ahora en un gesto de duda– ¿Qué no confías en tu madre?

- Si, pero...

- Oh, vamos dímelo, no puede ser tan malo.

- Okaasan... ¿cómo se puede soñar con alguien a quién nunca has conocido?

La mujer formo una sonrisa tierna y dulce– Cuenta una leyenda que un par jóvenes enamorados fueron separados por una guerra entre sus países; y sus familias, por lealtad a sus aldeas, les prohibieron tener contacto entre ellos. Pero su amor era tan grande que no les importo la distancia que los separaba, buscaron los medios para seguir en contacto; lamentablemente cada intento era un rotundo fallido, siempre un miembro de las familias encontraba el mensaje y lo regresaba a sus dueños echándoles en cara que ese era un amor imposible. La kunoichi, porque ambos eran shinobi, encontró la única forma de ver a su amado y fue a través de los sueños, mediante un jutsu que ella misma desarrollo. La chica buscaba a su amado en el mundo de los sueños y aunque le tomo tiempo y esfuerzo, finalmente lo consiguió y el shinobi gustosamente esperaba cada noche para encontrarse con su amada. Su amor fue tan grande, que ambos dejaron a un lado la vida real para vivir eternamente en el mundo de los sueños y poder disfrutar el amor que la guerra les arrebató. Es por eso que dicen, cuando conoces a alguien en tus sueños, esa persona es tu alma gemela y esta destinada a amarte por el resto de su vida... si logras conocerla –termino el relato Mikoto con un suspiro de amor.

- Yo no creo que en esas tonterías –sentenció cruzándose de brazos molesto– A mi no me gustan las niñas, son... molestas.

Mikoto rió divertida– ¿Puedo saber como es la niña con quien soñaste?

- Nunca dije que soñé con una niña –dijo Sasuke haciendo un puchero y sonrojándose.

- No necesitas decirlo, por lo que veo así es –la mujer acaricio la cara de su hijo y apretó sus mejillas– Cuéntamelo –la mirada llena de curiosidad de su madre lo hizo ceder, además nunca podría negarle nada a esa mujer pero sería con la única que mostraría debilidad.

- Su cabello es ridículamente... rosa, tiene los ojos verdes como el jade –Sasuke se detuvo en su relato y sus ojos negros se desviaron preocupados– Y últimamente ya no sonríe como antes.

- ¿Cómo antes? - dudo la mujer al oír las palabras de su hijo.

- Si, antes sonreía por todo, era TAN DULCE que me daba nauseas –el ojinegro hizo una mueca de asco– Pero últimamente esta triste y tiene esa sonrisa tan fingida que parece como si le doliera el estomago.

- ¿Y sabes porque esta triste?

- No, una vez le pregunte pero es puso a llorar y ya no pudo hablar.

- Entonces tienes mucho tiempo soñando con ella –lo dicho por Mikoto hizo que Sasuke lo pensara detenidamente.

- Mmm, desde que tengo memoria.

La declaración sorprendió a la mujer, jamás había imaginado que algo así le sucediera a su hijo.

- Regresamos – la voz de su marido la saco de sus pensamientos, vio como el hombre entraba acompañado de otro chico, cabello igualmente negro amarrado en una pequeña coleta baja y ojos del mismo color.

- Querido –saludo al adulto y luego acarició la cabeza del chico– Itachi-kun, ¿como estuvo la misión?

Con la llegada del resto de la familia, la conversación del sueño del pequeño quedó en el olvido y Sasuke nunca volvió a tocar el tema.

...

DIEZ AÑOS DESPUES

- Felicidades por tu primera misión como capitán, Sasuke-chan –el hermano mayor de Sasuke le dio una palmada en la espalda mucho más fuerte de lo necesario.

- Hmp.

- Felicidades Sasuke –el patriarca de la familia le tendió la mano, con una mirada severa pero una pizca de orgullo y felicidad atisbaba de sus ojos. Sasuke estrecho la mano de su padre firmemente, con la convicción de que sería un gran éxito.

- Sasuke-kun, sonríe, hoy es un día muy especial –dijo Mikoto sonriendo y atrapando a su hijo en un abrazo. El pelinegro no dudo en corresponderle, después de todo, era la única persona que lo hacía sentir bien ¿o no?– ¿Qué sucede hijo, no dormiste bien?

- Seguramente estuvo soñando con alguna de sus fans –Itachi sonrió burlón dándole un codazo a su hermano menor.

- Cállate idiota –se defendió rápidamente Sasuke aunque la mitad de lo dicho por su hermano fuera verdad.

...

Sasuke se preparó para dormir, todo estaba listo para partir temprano a la mañana siguiente; sería su primera misión como capitán, aunque los acompañaría su maestro, él estaría a cargo de dar las órdenes y que sus compañeros regresaran a salvo a casa. Se acostó con todas las cosas dándole vueltas en la cabeza y "afortunadamente" se quedó rápidamente dormido.

Se vio parado en un valle totalmente verde, flores multicolores cubrían parte del suelo y a lo lejos logro distinguir un árbol de cerezos en flor. Incluso para él era un espectáculo maravilloso. Paseo un poco su mirada y a un lado pudo notar a una persona recargada en el tronco. Camino hasta estar a unos pasos de lo que ahora sabía era una chica, cuerpo delgado, piernas largas y torneadas, piel blanca; y lo que más le sorprendió, cabello rosa corto y ojos verde jade. La joven llevaba puesto un ligero vestido blanco de tirantes, que ondulaba al compas del viento, estaba descalza y parecía no incomodarle.

- Hoy será el último día que nos veamos.

- ¿Hn?

- Daria cualquier cosa por sentir tu calidez –dijo la chica rodeando el árbol, escondiéndose de él.

- No entiendo de que hablas –Sasuke la siguió, la curiosidad, algo raro en él, lo hacía ir tras ella.

- Se que la memoria es traicionera cuando se trata de los sueños y entiendo que no me recuerdes –la joven seguía con el juego de esconderse– Pero a pesar de solo vernos aquí, puedo decir que estoy enamorada de ti.

El pelinegro trato de interponerse caminando al lado contrario– No te puedes enamorar de alguien a quien no conoces.

- Tal vez tu no, pero yo si –calló por unos momentos– ¿Puedo pedirte un favor?

- Has lo que quieras.

- Jamás me olvides –pidió con una sonrisa triste y nostálgica. Sasuke logro ver como una lagrima nacía desde sus ojos y recorría el fino rostro hasta caer al suelo.

La joven se desvaneció y con ella, el árbol se marchitó por completo. Sasuke miró a su alrededor y el verde campo que lo rodeaba, momentos antes, no era más que tierra árida e infértil. Todo había muerto.

Sasuke despertó asustado, tenía mucho tiempo que no soñaba con la chica, cuando era pequeño lo hacía casi a diario, pero conforme fue creciendo los sueños se volvieron cada vez más esporádicos, hasta llegar al punto de casi no tenerlos y condenarlos al olvido. Pero esta vez todo fue diferente, tan vivido, tan real, el dolor de la pelirrosa había estremecido su corazón.

Salió de la casa principal del clan Uchiha, espantó los pensamientos de su sueño y se concentró en su misión.

- Teme –la voz chillona d un rubio resonó en sus oídos.

- Dobe –siseo Sasuke ante el llamado de su amigo– ¿Dónde están Sai y Kakashi?

- Aquí –giró su rostro para encontrarse una sonrisa en un rostro blanco y de cabello negro.

- Kakashi seguramente llegará tarde como es su costumbre –admitió el chico de ojos azules.

- Naruto quiero que te comportes –Sasuke trataba de imponer orden con sus compañeros, especialmente con Naruto.

- Oi, yo siempre me porto bien, ttebayo, no entiendo porque lo dices –se defendió el rubio cruzando sus brazos tras su cabeza, se sentía ofendido.

Sai le dio un golpe en la cabeza para que dejará de hacer pucheros– Naruto-baka, ¿Qué no recuerdas que en la misión de hoy Sasuke será nuestro capitán?

- Lo había olvidado.

- Yoo –saludó el peligris apareciendo en medio de una nube de humo– Lamento la tardanza, encontré una perro abandonado y me…

- No nos interesa Kakashi-sensei, usted y sus tontos pretextos –se quejó Naruto siendo apoyado desde atrás por Sasuke y Sai.

- Amaneciste de mal humor Naruto.

- No –corrigió el rubio– Me amanecieron, mi madre me tiró de la cama, porque no quería que llegara tarde, me dijo –simuló la cara de su madre estando de mal humor y amenazándolo con un dedo– Hoy es un día muy especial, no PUEDES, no DEBES llegar tarde –regresando a su postura normal el rubio puso cara de pensativo – Pero no recordaba el porqué.

Sasuke se aclaró la garganta – Dejemos de perder el tiempo y salimos de una vez –ordenó caminando a la salida de la aldea.

¿Cuál era su misión? Escoltar a una sacerdotisa del Templo de los Cuatro Elementos a una montaña para un ritual. Lo único que tenían que hacer era llevar a la chica hasta la montaña, asegurarse que llegara con bien y dejarla en un recinto para que orara.

-o-

Feliz Día del Amor y la Amistad. El inicio de este fic lo planee especialmente para este día y como todavía hace falta el último capitulo de "Fuego en la Nieve" pues aprovecho para publicarlos hoy, aunque el final de "Fuego en la Nieve" aun no esta haré el esfuerzo por terminarlo antes de que se acabe el día.

Gracias hermosas personitas por seguirme en este viaje tan hermoso, escribir y compartir con todos ustedes es maravilloso.

Les deseo el mejor día de San Valentín, espero reciban muchos chocolates y cartitas de buenos sentimientos, los quiere muchísimo,

Sakura_trc
XOXO