El lado oscuro del sol.

Disclaimer: Los personajes de Naruto son propiedad de Masashi Kishimoto, yo solo los uso con mero fin de entretenimiento sin ánimos de lucro.

Summary:—Mátame ordeno Sasuke a media voz, Hinata abrió los ojos desmesuradamente al tiempo en que Sasuke le daba su Katana y apuntaba hacia su corazón. La vida es cruel porque no habría de serlo la muerte también.

Advertencias: Violencia y situaciones de cama explicitas. Fanaticos del Sasuke/Sakura abstenganse de leer.

No COPIES ni PLAGIES ningún fragmento de esta historia.


¿Matarías a alguien que quieres, por amor?

...-...

El viento sobrecogía los alrededores de la Aldea, los árboles danzaban furiosamente, las luces del cielo relampagueaban anunciado la tormenta. Su mente se aturdió. El calido aire del verano lo sofocaba, sentía una opresión en el pecho que no lo dejaba respirar, tenia la sensación de tener fuego en su garganta.

Cada parte de su cuerpo sin excepción se mantenía alerta, era el instinto lo que le provocaba mantener el sharingan activado cuando sabia que nadie podría hacerle daño. De pronto su respiración se volvió irregular.

La noche era siniestra.

Sus ojos se adaptaron a la infinita oscuridad. El sendero se abría paso hacia él, tan vasto e inmenso como el mar.

Una media sonrisa se dibujo en su fría mascara de impenetrabilidad, tenia una mirada apacible como si nada en este mundo lo alterara, unos orbes sin vida repletos de soledad, ojos que saben que la soledad es el peor dolor del mundo.

A Sasuke el cuerpo se le había paralizado. Pensó que aunque en su vida había cometido muchos actos crueles no se arrepentía, para él era lo correcto. Ese era su destino y si volviera a nacer haría exactamente lo mismo. La conciencia e ideales rotos.

El bosque susurraba airadamente.

Se pregunto si existía el infierno, si ese también era parte de su destino, por alguna extraña razón se estremeció. Él no creía en las cosas que nunca había visto, pero que él no haya visto algo no quiere decir que no exista.

La luna brillaba en el inmenso cielo lleno de estrellas, su cuerpo se tenso cuando el viento golpeo su cara como una suave caricia. Estando en aquel lugar se sentía enfermo. Cerro sus ojos y sus sentidos flotaron en el cielo azul.

Los ojos de Sasuke eran dos esferas negras. Absorbiéndolo todo y no ofreciendo nada.

Y de pronto recordó a Hinata Hyuga, la razón por la que él estuviera ahí en esos momentos.

Hinata. La llamo con su habitual todo de voz, sus ojos negros la miraron por breves segundos. Él veía a través de ella. Le gustaba como sus manos acariciaban su fino cabello negro. Él no sabia que había en ella que le atraía de aquella manera tan poderosa.

Y sin embargo ahí estaban dos almas predestinadas, tan diferentes que se complementaban el uno con el otro.

El suyo fue un amor violento y efímero como un tornado que barre en línea recta una vasta llanura. Una hermosa canción que quedo destrozada por los acordes desafinados de una guitarra.

Sasuke-san esto no puede seguir así Ella movía las manos nerviosamente, su corazón estaba atado y las cadenas tenían nombre Uchiha. No podía dejarlo, ella amaba a Sasuke a este Sasuke que estaba delante de ella y por eso no soportaría verlo de nuevo en su estado normal. El Sasuke vengativo, él que solo tenia ojos para el odio y la venganza .

Hinata sabia que Sasuke no iba a cambiar ni por ella ni por nadie y su única salvación era alejándose de él, por mucho que su corazón la retuviera.

Mátame Hinata ladeo la cabeza y sus ojos se abrieron asombrados, su interior se agito. Sasuke comprendía que su ultimo propósito en la vida estaba en el vientre de ella que lo miraba con los ojos desorbitados y que él no tenia nada mas que cumplir. No hoy, el día que yo te lo pida lo harás exclamo fríamente.

Ella vacilo Si he de morir quiero que seas tu quien lo haga dijo Sasuke con pasmosa tranquilidad.

Hinata asintió porque era su voluntad y su decisión era firme como una roca eterna, innegociable, ellos de alguna manera se entendían.

El cielo gris anunciaba una terrible tormenta.

..-..

Pasaron los días, incluso los meses cuando Hinata en Konoha recibió una nota, no tenia que abrirla para saber de quien provenía, la nota era -como se tenia que esperar proviniendo de Sasuke- escueta.

Te espero esta noche en el bosque. Sasuke.

Una vez se pregunto si su encuentro habría sido algo mas que simple casualidad.

Ella sabia el propósito de esa nota, sintió una llamarada de temor inundar su interior. Tenia miedo no sabia si era lo correcto o no, si era enfermo o no, lo cierto es que no podía evitarlo.

Hinata miraba pasivamente a Sasuke cuya expresión no variaba ni un ápice. Sus manos sudaban intensamente. Rememoro una de sus tantos encuentros ilícitos a lo largo de estos últimos años.

La luz se reflejaba sobre su frente, sobre sus cejas oscuras y prolijas que formaban una línea muy nítida, mientras él le lanzaba dardos con la mirada entrecerrando los ojos, con el aspecto más hostil que jamás le haya visto a ser alguno.

Si alguna vez alguien le hubiera dicho que ella se enamoraría de Sasuke ella no le habría creído ni un ápice. Porque para ella era imposible que alguna mujer viera algo de humanidad en ese hombre extraño.

Tu y yo no somos tan diferentes anuncio Sasuke con su frío tono de voz, Hinata se sobresalto.

Si él no le produjera tanto miedo en esos momentos ella hubiera dicho algo, pero se quedo paralizada. Su mente no reaccionaba era como una maquina sin energía eléctrica.

¿Sabes?.

Hinata corrió aunque en el fondo sabia que él venía detrás de ella, sin hacer ruido pero presente, como una gran sombra, un gran manto de oscuridad pura.

Se detuvo un momento y lo afronto su cara era una fina mascara de frialdad. Estas molestándome susurro Hinata lentamente como si le costara mucho trabajo pronunciar.

Necesito algo de ti mascullo Sasuke frunciendo ligeramente el ceño. Le costo mucho trabajo decir aquello y en situaciones normales jamás lo hubiera dicho.

Su cabello se agito con el viento, los pájaros cantaban sonoramente, el cielo estaba totalmente despejado. No sabia donde estaban pero a lo lejos se vislumbraba el esplendor mágico de unas suntuosas montañas. Sabia que por el momento no tenia escapatoria, volvió su mirada hacia aquel bulto de oscuridad.

¿Qué pasa? tartamudeo ligeramente. Él era un criminal y ayudarlo la convertía en su cómplice, porque lo que tenia que salir de aquella extraña situación cuanto antes.

Hinata se impaciento cuando pasaron los minutos y él no respondía nada. Ella se dio cuenta que su silencio era aun mas aterrador que su voz.

¿No te gustan las preguntas? trataba de que su voz sonara firme pero no podía, estaba muy nerviosa y asustada. Sasuke la miro como si estuviera loca y frunció los labios en una inusual sonrisa.

Para ser sinceros ni siquiera me gusta hablar esa fue la primera vez que ella sintió empatía por él, fue algo tan extraño medito, nacido desde lo mas profundo de su corazón.

Hinata bebió de esos recuerdos inmensamente eran para ella como un bálsamo tranquilizador para su afligido corazón. Se acomodo un mechón rebelde de su cabello, sus manos estaban frías. El tiempo y el espacio se habían detenido, eran solo él y ella rodeados por el infinito bosque.

Las hojas de los secos árboles se balancean hacia adelante y atrás mientras bailaban.

—Eres una chica extraña reflexiono Sasuke. Su boca estaba seca.

—Talvez por eso ame a la flor que broto en la oscuridad. esbozo una pequeña sonrisa. El viento bailaba aquí y allá. Se sentía atrapada.

—Sabes no se si pueda hacerlo confeso sus ojos brillaban tanto que alumbraban todo el lugar.

—Hinata. Toma esto extendió su mano y le entrego la katana. Ella trago duro, tenia miedo sentía que en cualquier momento se iba a convertir en polvo. Lo amaba tanto que no comprendía como estaba dispuesta a cometer aquel acto.

—Quiero regresar el tiempo y desear no haberte conocido, porque me estoy marchitando Sasuke su voz era un lamento. Hacia frío tanto frío. Sasuke no quería reconocerlo pero una parte de él también deseaba eso.

—Mírame.

Hinata fue tragada por los recuerdos.

Mírame.

Tu me das miedosusurro Hinata cohibida mirando el infinito espacio que se abría entre los dos.

Sasuke bufo y rodó los ojos exasperado. El sol lastimo su mirada y entrecerró los ojos varias veces. Miro a Hinata fijamente como si deseara comérsela con la mirada.

Eres patética dijo provocándola.

Tu me asustas y no creo que seas bueno para mi Hinata lo miro a los ojos y fue como si su ser se convulsionara en el mas profundo éxtasis. Llovía, las gotas caían rápidamente formando charcos a cada paso que daba. Sasuke aminoro su caminata e Hinata choco torpemente con él, se dio la vuelta y la beso, fue un roce electrizante, mortalmente hechizante, la devoro.

Sasuke era un lobo, Hinata su presa.

Tú eso que acaba de pasar esta… no pudo terminar su frase porque empezó a tartamudear nerviosamente, estaba desconcertada ella era Hinata Hyuga, él era Sasuke Uchiha en ninguna de sus tontas fantasías estaba él nunca. Que clase de persona pensaría en unirlos, ciertamente no una normal.

Deberías saber que un lobo no se enamora de su presa sonrío fue la primera sonrisa genuina que Hinata vio en él y quedo fascinada. Ella también sonrío libre y abiertamente. Fue un momento perfecto.

Su sonrisa era nostálgica ahora. Y ella no pudo soportar verlo.

—Hinata hazlo casi rompe a llorar cuando lo escucho.

—¿Por qué? pregunto dolida, ella necesitaba una razón, una muy buena razón para poder hacerlo.

—Porque no soy bueno para ti expreso, sus palabras fueron extrañas no sonaban como algo que el diría. O simplemente ella no lo conocía demasiado como pensaba que lo hacia. Últimamente ya nada tenia sentido.

Sasuke no tenia una razón para morir tampoco para vivir.

—¿Y quien te da derecho de decidir por mi? pregunto alterada, su reloj hacia tik tok, tik tok, la ponía histérica.

La noche estaba tan silenciosa, ni siquiera se escuchaba el distante sonido del viento, silencio absoluto, oscuridad integral. Los minutos pasaban angustiosamente.

—¿Me quieres siquiera, alguna vez sentiste algo por mi? Hinata estaba al borde de las lagrimas, nunca se había cuestionada si Sasuke la amaba era algo que le daba miedo preguntar y ahora ya no había marcha atrás. Tonta susurraba una molesta voz en su mente.

Sasuke se sorprendió, ¿la amaba? ¿lo hacia? No lo sabia. Él no sabia que lo que sentía por Hinata era amor. Su silencio lo decía todo. Hinata se trago sus lagrimas.

El fúnebre silencio empezó a pesar como una losa.

—¿Qué soy para ti, un juego? ¡Sasuke! grito. Un temblor interminable sacudió el cuerpo de ella.

—Silencio. Hinata cállate ordeno calmadamente.

Esos sentimientos que sacuden el uno a otro se congelan. Estaba temblando, el universo entero se reía de ella, que mas podía esperar de Sasuke ciertamente no amor, nunca eso.

—Yo no se si te amo, pero eres diferente. expreso sinceramente. Su corazón latía a prisa, el creía que era lo correcto. No sabia discernir entre el amor y el odio son dos sentimientos fáciles de confundir: ni uno ni otro tienen la menor piedad.

Y su mente voló hasta el día que siempre guardaría en su memoria. Incluso después de la muerte.

Estaban en una pequeña cabaña en algún lugar escondido del resto del mundo, sus almas flotaban en un mar de tranquilidad. Hinata sentía que era consumida por las llamas de un increíble incendio en su interior.

¡No! grito extasiada. Sasuke la sintió estremecerse bajo él cuando paso la lengua por su cuello. Su cuerpo era fuego liquido y gritaba exigiéndole que la poseyera.

Sasuke se mordió los labios cuando sintió que Hinata le clavaba las uñas en la espalda. Ella era incapaz de decir algo coherente en estos momentos. Su capacidad para razonar se había extinguido. Sasuke se hundió profundamente en ella. Y de pronto ella fue llevada hacia el mas profundo éxtasis.

¡Sasuke! dinamita, placer, estrellas de colores bailaban encima de su frente. Sasuke sonrío fugazmente mientras su sombra caía sobre ella, Hinata sintió como sus labios se aproximaban peligrosamente a su boca y el impacto de aquel beso que le recorría todo el cuerpo fue devastador.

Se sumió en el mayor placer que jamás había experimentado. Sasuke profirió un sonido gutural y se derramo dentro de ella. No podía describirlo, su cuerpo estaba encendido. Quería mas, necesitaba mas. Así paso la noche entre gritos de excitación y placer. Te quiero pensó y abrió los ojos como platos, se asusto de llegar a tener esa clase de pensamientos hacia le bella e inmaculada Hinata.

El amanecer llego y el sol baño con su resplandor el hermoso cuerpo de la dulce joven que reposaba tranquilamente a su lado. Quedo maravillado nunca una mujer le había hecho sentir las cosas que ella le había dado anoche. Prontamente desterró esos pensamientos de su mente.

—Mátame ordeno Sasuke a media voz, Hinata abrió los ojos desmesuradamente al tiempo en que Sasuke le daba su Katana y apuntaba hacia su corazón.

Hinata no podía creerlo su corazón palpitaba furiosamente, tenia la garganta seca y sus ojos le escocían. Vio la determinación en su mirada y se rindió.

—¿Por qué? lo intento por ultima vez, no iba a cometer un homicidio en vano. Sasuke la miro largamente y ella se sintió en el ojo del huracán. Frío no sentía nada mas que el gélido frío que la congelaba por completo. Sus extremidades no se movían, su cuerpo no respondía.

Se venció él no le diría lo que ella quería escuchar y no podía luchar contra ello, tomo la katana entre sus manos y la asió fuertemente. El rumor del viento era atronador, de alguna manera el bosque seria testigo de lo que haría y la condenaría por ello.

—Te amo dijo Hinata, se estaba ahogando en sus propios lamentos, las lagrimas que amenazaban con salir entorpecían su visión pero vislumbro la genuina sonrisa que Sasuke le dedico y su corazón se encogió de dolor.

¿Por qué así? pregunto con la mirada perdida.

—La vida es cruel porque no habría de serlo la muerte también. respondió con tranquilidad, ella sintió que su respiración se hacia cada vez mas débil. Su corazón se rompió, fragmentos de el rodaron por todas partes.

—Si hay otra vida después de la muerte te encontrare ahí. prometió Hinata y le dio un calido beso. Un beso angustioso Sasuke introdujo su lengua en su tierno interior y se dejo llevar por las miles de sensaciones que sentía.

Hinata enterró la katana profundamente en su corazón, las lagrimas que había estado conteniendo hasta ese momento brotaron como un suntuoso mar.

El velo que hasta ahora había cubierto su visión se rasgo y pudo ver con claridad.

—Porque te amo susurro Sasuke a tiempo en que la sangre brotaba de su pecho…


¡Hola!

Esto probablemente sea lo mas extraño que he escrito, en fin lo que esta escrito en cursiva son flashback o recuerdos.

Ante cualquier duda, sugerencia, critica si- y critica constructiva, halagos , opiniones, tomatazos, reclamos. Puedes hacerlo siguiendo la flecha, por favor.

l

V