Atención

Sherlock Holmes es propiedad de Arthur Conan Doyle y la BBC (serie).

La siguiente historia esta basada en la serie de BBC. Pero contiene parte de las novelas.

Advertencias:

-Esta historia contiene escenas de asesinatos que pueden perturbar a algunas personas, pero que son necesarias para el desarrollo del fan fic.

-También contiene Slash Sherlock / John (aun no me decido si será leve o llegará a más )

-Se puede considerar la temática del femicidio en la historia, y también el terreno de lo inexplicable, la idea del fan fic es llevar a Sherlock Holmes a resolver un caso en el terreno paranormal como sucede en el capitulo 02x2.

Desde ya espero que disfruten el capitulo

Capitulo I

El Mensaje

El cuarto estaba cerrado y lóbrego, las paredes eran gruesas y la humedad hacía más escabroso y pesado el poco aire que circulaba. Adentro un grupo de niños que no superaban los 10 años de edad susurraban bajito uno al oído del otro. Estaba decidido, habían planeado aquello por más de un mes y al fin había llegado el día esperado.

Sentados haciendo un círculo, cada uno se dejó iluminar por la tenue luz de las velas que sostenían en sus ansiosas manos. La luz escasa resaltaba sus mejillas regordetas, que ahora estaban pálidas y entumecidas.

No se escuchaba más que sus alientos ansiosos y aturdidos moldear la escena.

Esperando... aguardando la señal…

Y entonces el cristal hizo un sonido.

Y el agua arremetió contra el borde de la copa

El sonido de un grito escapó de sus gargantas

Y ellos a su corta edad comprendieron lo que era el terror.

"Algún día los hombres mirarán atrás y dirán que conmigo nació el siglo XX"


Londres, 221 B de Baker Street

Febrero de 2015-

-"Aburrido"-

-¡Aburrido!- exclamo por segunda vez haciendo otro agujero a la pared del departamento.

-¡Sherlock!, ¡que se supone que estas haciendo!- le llamó, quitándole el revolver de sus manos.

-¿Que no es obvio?, Vamos John, estoy seguro de que puedes deducirlo por ti mismo sin la necesidad que te lo diga.- contesto con sarcasmo alzando sus cejas.

John arrugo el ceño, respiro profundo y levantó una de sus manos para masajearse la cien. El medico se dedico mentalmente a contar números de dos en dos ignorando el magnánimo ego de su compañero de piso.

-John…- le llamó nuevamente el detective comenzando con lo que sería una avalancha de quejas.

-¿Sherlock…?- respondió Watson, quien ahora se hallaba en la cocina intentando prepararse la cena.

-necesito un caso- sentenció comenzando a dar vueltas de un lado a otro en la habitación- ¡Dame un caso John!

-¿llamaste a Lestrade?

-Por supuesto- Bufó lanzándose al sofá y extendiéndose en él.

-¿y…?-

-¡Nada, ningún asesino, ni un ladrón! ¡Nada que valga la pena investigar!

-¿y los periódicos?

-Solo porquerías, ya sabes problemas de "burocracia"-ironizo- ¡Oh! ¡La reina no tomó el té a las cinco en punto!, ¡Inglaterra caerá!- se burlo nuevamente.

-Podrías intentar calmarte y sentarte a ver un programa en la televisión, como lo hace la gente normal.- sugirió el medico mientras se sentaba en la mesa a comer. Sin embargo fue muy tarde cuando se percato de lo que había dicho.

Le había dicho a Sherlock Holmes.

Que actuara como una persona normal.

John llevó un trozo de su bocadillo, mientras juntaba paciencia para la avalancha que inevitablemente caería sobre él.

-¡Si!, ¡es una estupenda idea!, comportarme como una persona cuyo coeficiente no supera al de un delfín. ¡Si fantástico! El plan perfecto. Si no fuera por que olvidas que mi cabeza es como un disco duro que almacena todo tipo de información vital y que necesita estar en constante uso para no estallar. En conclusión, yo no soy una persona corriente.- dijo con asco acentuando la ultima palabra.

-¡Muy bien, de acuerdo. Entonces alguien corriente como yo no puede ayudar a tu grandioso cerebro!

Y diciendo esto, el doctor John Watson a quien por cierto ya no le quedaba la más mínima cuota de paciencia. Se levantó de su asiento y se dirigió a su habitación pegando un portazo que retumbo por todo el piso.

Sherlock se quedó en el sofá inmóvil, aun más frustrado por su aburrimiento y por que su compañero de piso no hacía el más mínimo intento en comprenderle. O al menos eso era lo que el detective tendía a pensar dentro de su ya conocida sociopatía.

Suspiró tratando de resignarse, era la historia de su vida.

Ser un incomprendido.

No tubo que pasar mucho tiempo cuando Holmes sintió el andar de unos pasos. Sin duda John venía bajando desde su habitación y Sherlock no tenía que verlo para saber que su cara en esos momentos no era la de alguien "feliz". El detective decidió ignorarlo mientras se volteaba entre los cojines y se hacía literalmente un ovillo.

Entonces sintió las grandes zancadas que watson daba haciendo rechinar el piso de madera, sin el mayor recato. Y Holmes no tuvo que esforzarse para deducir que John iba a salir a casa de alguna de sus noviecitas de turno.

-Voy a salir- sentenció John

-¿a donde?-

-voy a casa de Sa... ¿¡Por que tengo que decirte a donde voy!-estallo nuevamente

-Por que hice una pregunta, lo normal es que des una respuesta.-

John abrió un poco su boca y la cerro haciendo el esfuerzo por conciliar las palabras que venían a su cabeza. Sin embargo, ya era tarde. Por que lo poco que le quedaba de paciencia y de disciplina militar termino por abandonarlo. Lo que solo se traducía en un sentido:

John iba a estallar y no de la manera mas encantadora.

Sherlock se giró y miró por sobre su hombro a su compañero quien en esos instantes era literalmente una bomba a presión.

El detective no entendía como es que siempre sucedía lo mismo. Por que el hablaba con razón. El si tenía motivos para enfadarse, por que su cerebro tenia voluntad propia y necesitaba constantemente alimentarse de información para no morir de aburrimiento. En cambio el resto de las personas… ¡Ah! Esos seres no tenían mayor preocupación, que trivialidades insípidas, las que, por su puesto eran culpa exclusivamente de su ignorancia.

Aún así sherlock tenía que reconocer que dentro de todo su entorno, quien más le soportaba era John. El era un hombre paciente y disciplinado y probablemente por eso tendía a ser más pacifico. Watson prefería quedarse en silencio muchas veces antes de empezar una discusión. Y sherlock por su parte en más de alguna ocasión tendía a obedecerle en cuanto a como debía comportarse en determinados escenarios. Y también a como debería ser su alimentación, la que ciertamente descuidaba por que la tachaba de irrelevante.

Sherlock se sentó en el sillón, bostezó un par de veces y se dispuso a hablar…

No obstante, su intento suicida se vio saboteado cuando el sonido de recibo de un mensaje de texto sonó en su celular.

Holmes se apresuró a leer el mensaje

Eh inmediatamente su rostro cambió.

El detective dio un brinco levantándose de su lugar y acomodándose su abrigo y bufanda de manera ágil mientras salía por la puerta de entrada bajando las escaleras.

Y John se quedó atónito.

Sherlock una vez más le había ignorado.

Y el medico estaba apunto de tomar el revolver y empezar el mismo a pegarle disparos a la pared cuando su compañero de piso se asomó por la puerta.

-¿John, cuanto tiempo más te tengo que esperar?-

-ya te dije que voy a salir…- contestó con tono molesto

-muy bien- dijo el detective mientras comenzaba a caminar en círculos alrededor de su amigo- puedes ir a pasar una aburrida noche en la casa de… ¿Mary?-

-Sara - corrigió

-si de Sara…- carraspeo- OH puedes venir a ayudarme, en un nuevo caso de homicidios que de seguro será peligroso-

-¿peligroso?- titubeó.

-Si, muy peligroso.

Sherlock se giro sobre sus talones y comenzó a bajar con parsimonia las escaleras mientras contaba mentalmente

1…

2…

-¡Sherlock, espera!

El detective sonrió para si mismo guardando su victoria. El sabía que John siempre había sido débil a esa palabra…


-¡Sherlock, Dr Watson, gracias por venir!- señalo el inspector Lestrade

-Muy bien, al grano- pidió sin ninguna paciencia el detective.

-síganme, por favor- señalo el inspector mientras levantaba una de las cintas que delimitaba la escena del crimen.

Sherlock y John se abrieron paso y avanzaron conforme Lestrade guió hasta quedar afuera de una habitación, al detective le sorprendió que en su trayecto ni Anderson ni Saly quienes siempre acostumbraban a molestarle se encontraran en el lugar-

-antes de que entren, les advierto que esto puede resultar ser un poco…

-¿agresivo, fuerte, grotesco?- dedujo Sherlock- No es nada que no halla visto antes.- y conforme dijo esto se adentró en el lugar.

John dio una mirada de resignación a Lestrade y siguiendo los pasos de su amigo se dispuso a observar.

Sin embargo, ninguno de los dos estaba preparado para lo que verían.

La habitación era completamente blanca, las paredes denotaban que recién habían sido pintadas, el olor a antiséptico les recordaba a los hospitales, todo estaba preparado con la más detallada devoción.

Y en la mitad del cuarto.

Una cama de una plaza, era lo único que adornaba la amplitud del dormitorio.

Y sobre las sabanas pulcras un cuerpo, inamovible, sin vida.

Sherlock se apresuró a contemplar el cadáver, no obstante Lestrade le interrumpió.

-tuvimos que taparlo, ya que es…-

Los ojos azul ceniza del detective no se salieron de su objetivo, raudamente avanzo sin el mas mínimo resquemor. Observó la cama de madera de roble la que mostraba claros signos de no haber sido utilizada antes.

Y entonces llevo una de sus manos hasta el plástico que cubría el cuerpo y sin hacerse esperar, lo levantó.

El detective titubeó un momento antes de volver su mente a la calma.

El cuerpo que estaba tendido, evidenciaba haber sido de alguna mujer.

Sin embargo esto, no eran mas que los despojos y piel desnuda de alguna existencia.

Su cabello había sido cortado completamente y amontonado en una de las almohadas que reposaba bajo su cabeza, sus ojos estaban desorbitados y la mandíbula desencajada extendiendo su mentón, que era sujetado por sus manos como queriendo simular aquel cuadro conocido como "el grito" pintado por Eduard Munch. Sus huesos no habían sido quebrados pero, si sus senos habían sido mutilados, y ahora reposaban a un costado, habiendo sido colocados ordenadamente.

Y mas debajo de su cintura, en el inicio de su pelvis, se notaba una incisión vertical por donde se le había sacado su órgano femenino completo para volver a acomodarlo de forma invertida.

Y el último detalle…

A la mujer le faltaban las uñas de pies y manos.

Y como no resaltar los borbotones de sangre que gentilmente se acomodaban en su contorno.

-¡Oh por dios!- susurro John al ver la escena cuya crueldad superaba a lo que alguna vez vivió en la milicia.

Sherlock endureció su mirada, comprendiendo casi de inmediato que aquella escena no había sido echa por ninguna persona común. No. Esta denotaba perfección, anhelo y una búsqueda irrefrenable de reconocimiento.

-intentamos que Aderson analizara el cuerpo, pero no pudo- mencionó apenado Lestrade

-No es importante- contestó Sherlock

-¿Que?- cuestionó el inspector

-¿Por que dices eso Sherlock?- preguntó Watson

-Es evidente John, que esta escena ha sido preparada para que no encontremos nada más que lo que el asesino quiere.

-¿Estas seguro de eso?- dijo Lestrade

Sherlock guardo silencio antes de volver a hablar-

-Sin embargo a nuestro asesino se le ha olvidado lo obvio-

-¿que quieres decir? Pregunto el oficial

-John, dime ¿hay algo que se te haga familiar?

Watson observó nuevamente la escena, evitando el repudio que le venía cada vez que la contemplaba, no obstante después de estar unos momentos prestando atención habló:

-¿los cortes?- expresó no muy seguro

-¡Así es!- exclamo sherlock- ¡se puede montar un gran espectáculo, pero es muy difícil ocultar la propia naturaleza!, en este caso los cortes han sido meticulosamente realizados y los órganos han sido delicadamente tratados, podemos deducir con facilidad que nuestro hombre es un entendido en el arte del bisturí, en otras palabras un buen cirujano.

-¡impresionante!- expreso watson

-Sin embargo, aun nos esta faltando algo… -dijo Sherlock acariciándose la barbilla y regresando de paso a sus pensamientos.

-¡Inspector, inspector Lestrade!- exclamó Saly desde el exterior

-¿¡Que sucede!-

-¡Hemos encontrado algo, mas bien alguien!

- ¡¿Que?-

Raudamente, los tres hombres se dirigieron a ver el hallazgo, y su asombro no fue pequeño al ver de que se trataba.

Era un niño.

Un pequeño que no superaba los 4 años de edad. El pequeño de cabellos rubios y tes pálida, se hallaba acurrucado en el suelo completamente sucio. Dando a clara impresión de que al parecer, el menor se estaba escondiendo al algo o de alguién.

-creo que necesita un medico- grito saly al verificar que el pulso del menor no estaba estable.

-déjame verlo- dijo John de manera innata, examinándole el pulso las palpitaciones y viendo de paso sus pupilas-

-solo se ha desmayado-sentencio más tranquilo- ¿Donde le han hallado?- Preguntó curioso el Medico

-Encontramos al pequeño en el sótano de esta casa, estaba oculto tras unas cajas- explico la mujer-

-¿Como llego hasta aquí?- se preguntó Lestrade en voz alta

-Es evidente que el asesino le trajo, y basándonos en los antecedentes podemos deducir que es hijo de la mujer-

-¿Como lo sabes?- cuestionó John

-Fácil, el lleva el mismo olor que su madre-suspiro- ahora lo importante es descubrir, si este niño ha visto algo. Siendo así, su testimonio podría ser crucial- sostubo Sherlock con firmeza.

La tensión se estableció otra vez en la sala, haciendo que los presentes se sintieran un tanto incomodos, sin embargo esta no duró mucho ya que pronto se escucharon los gritos de los subordinados de Lestrade.

-¡La ambulancia acaba de llegar!- anunciaron algunos oficiales

-yo lo llevaré- dijo John tomando en brazos al pequeño.

Sherlock sólo le observo pacientemente sin emitir juicio alguno .De alguna manera le había sorprendido la actitud tan sobre protectora de John para con el niño. Aún asi este no era el momento de pensar en esas cosas, por lo que centrandose en las evidencias, el detective se dispuso a decir:

-Lestrade-

-¿Que sucede Sherlock?-

-Mientras John va en la ambulancia, nosotros iremos a la morgue, es preciso averiguar la identidad de la victima lo antes posible-

-Si-


No paso mucho antes que se pudieran recabar los datos necesarios para identificar a la victima, a pesar de ello Sherlock consideraba, que de haber sido sólo por el, se hubiese recabado la informacion en un menor lapso de tiempo-

- ¿Y que es lo que tenemos?- Pidió Sherlock inquieto.

-" El nombre de la victima es Gabrielle Bell, su edad es 27 años, soltera, con un hijo de 3 años Joseph Bell, no tienen familia, ni amigos cercanos "- y una cosa más, " se dedica a la prostitución" – terminó Lestrade

-Ya veo…- comentó sherlock- ¿Dónde esta John?

-Acaba de llegar de constatar lesiones con el menor, afortunadamente, este solo se encuentra con estrés post traumático-

-Si se le puede llamar afortunado para el caso, el hecho de que el chico no pueda hablar- chasqueo sherlock

-¡Por dios! Claro que no lo es para el caso, pero si para el menor- corrigió el oficial.

-¡Inservible!- gruño el detective molesto mientras abandonaba el lugar para ir en búsqueda de su compañero.

Holmes se encaminó por el pasillo principal hasta llegar al cuarto que estaba preparado para recepcionar victimas y testigos.

Se paró frente a la puerta y al verla cerrada la empujo, sin tener el más mínimo cuidado de hacer ruido-

-John necesito que…- empezó a decir empleando su tono habitual-

-¡Shh! ¡Lo vas a despertar!- le regaño el medico

-Yo…-

El detective se vio descolocado, John se encontraba sentado en una silla con el niño apoyado en su pecho mientras este dormitaba pacíficamente. Sherlock le miró con detenimiento, como si fuera uno de sus experimentos y entonces lo leyó.

Estaba escrito en el rostro de John, claramente, cuales eran sus intenciones.

-No- dijo tajantemente mientras endurecía la mirada

-¿No de que?- preguntó Watson

-Acerca de lo que estas pensando, mi respuesta es NO.

-Sherlock…- empezó a decir John

-¡No, no quiero a esa criatura en el departamento!

-Te recuerdo que el piso lo arrendamos los dos, y además ya hable con Lestrade, y me concedió el permiso para supervisar la recuperación del pequeño Joseph.

-¡Te has vuelto loco!- exclamo con hastío.

-Solo será por un tiempo, además en cuanto pueda comunicarse podrás tener una pista que te lleve al asesino.

-¡Por favor, podría tardar años en volver a hablar!- mencionó irritado

-No tienes que ser tan pesimista- dijo aun en tono bajo para no despertar al niño

- ¿que te parece si hacemos un trato?-

-"¿Que te parece si te olvidas de llevar a "eso" al departamento?"- contestó Sherlock apuntando con el dedo al menor.

-Tengo una pista, una que de seguro te ayudará- comento el medico llamando la atención de su compañero.

-¿como sabes que me servirá?- desafió

-Por que es un mensaje que dejó el asesino-

-¡Muéstramelo!- ordenó

-No hasta que prometas que me dejaras llevar sin escándalos a Joseph.-

-Puedo decirle a Lestrade que te quedaste con evidencia y eso es un delito-

-No lo harás- contesto John

-¿Por que no lo haría?-

-Te conozco Sherlock, además… ¿quien te traerá tu leche?-ironizo

Sherlock se quedo paralizado, no le gustaba que otros tuvieran el control, aun si ese otro se trataba de John.

Sin embargo necesitaba el mensaje para no aburrirse y por que también quería ganar el juego.

-Esta bien-rodó los ojos-lo prometo- gruño desesperado mostrando su derrota

John le dedico una sonrisa triunfal, antes de sacar un pequeño papel y tendérselo para que lo viera.

-Encontré este papel en el bolsillo de Joseph- comento el rubio

Sherlock desdoblo la hoja con sumo cuidado para así leer su contenido:

-"Este es un regalo desde el mas allá, es la primera demis obras

de arte y con certeza no me detendré hasta que me atrapen. Buena suerte."

Sherlock cerró el mensaje, respiro profundo y cerro los ojos.

-¿Sherlock, estas bien?- pregunto John al verlo tan callado

El detective junto sus manos en la posición habitual que tenía cuando meditaba algo, aún así, este no pudo disimular mucho tiempo su felicidad frente a su compañero por lo que estaba ocurriendo.

-¡Es navidad John!- soltó el detective riendo – ¡Es navidad, y esto decisivamente acabara con mi aburrimiento!.


Continuará.

Hola, esta es la entrega de mi segundo trabajo de Sherlock, esta vez me eh decidido a indagar en una historia con temáticas más oscuras.

Desde ya les comento que más adelante habrán escenas que quizás pueden resultar un tanto fuertes para algunas personas, pero que no obstante son necesarias para el desarrollo del fan fic.

Me estuve planteando largamente la idea de hacer de esto un Slash (John/Sherlock), y aún no me decido muy bien, por que esta es una historia que funciona de las dos maneras.

Me gustaría saber sus opiniones al respecto.

Sé que quizás este comienzo no es lo que esperaban, pero les pido paciencia para leer el fic, es una historia con contenido que abarca muchas temáticas y prometo no decepcionarles.

Los espero entonces en el siguiente capitulo.

¡Muchas gracias por leer!

······ ············ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ····

· ············ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ······ ····