CONTRATANDO A MÍ CITA

ADAPTACION… CON LOS PERSONAJES DE NAOKO TAKEUCHI

Libro del que ha sido adaptado: TU TE LO HAS BUSCADO - Elizabeth Young

Película de la que ha sido adaptado: THE WEDDING DATE

CAPITULO 1

Sonó el despertador lejano a mis sentidos, pero con el correr del tiempo el sonido fue intensificándose, logre estirar el brazo sacándolo de las sabanas para hallar aquello que ocasionaba la tortura a mis oídos, pero antes de que pudiera apagar aquella cosa molesta otro sonido me hizo levantarme de tajo, el teléfono, deje que la contestadora hiciera lo propio.

—Hola habla Serena, si tienes algo muy importante que decir deja tu mensaje y te llamare

—Hola Serena habla Darién Chiba, siento no haberte llamado anoche, pero si recibí tus mensajes— aclaro su garganta y prosiguió — los 7

Yo que ya me encontraba parada frete al espejo y me cepillaba el cabello de forma frenética, justo cuando oí ese comentario me jale tanto que casi me arranco el pelo con todo y cuero cabelludo.

— Se que estas nerviosa Serena, pero para esto me pagan— mire a mi tocador donde estaba el articulo llamado "Contrata a tu cita".

— Estoy retrasado así que espero no te moleste pero mande un mensajero para que recoja mi boleto, tu Ex deseara nunca haberte dejado – tenía una voz tan sexy y varonil que a mí me temblaban las piernas solo de oírlo, y continuo – nos vemos en el aeropuerto, no puedo esperar a conocerte – yo estaba como excitada solo de oír aquellas palabras en tan sexy voz y justo cuando empezar a imaginarme aquel sujeto el timbre me regreso a la realidad

Corrí hacia la mesita que se encontraba cerca del ventanal en mi recamara y tome el sobre que cuidadosamente había preparado la noche anterior, revise mi estado en el espejo me coloque una bata para ocultar un poco las fachas y me dirija hacia la puerta, volvió a sonar el timbre.

Abrí y parado frente a mí se encontraba un muchacho el cual me pregunto

—Señorita Serena Tsukino

—Si soy yo— me miro como irritado— lo siento aun no estaba lista — extendí la mano con él sobre – es un boleto de avión, para una cita, MI cita – el chico arqueo la ceja derecha y lo tomo pero por alguna extraña razón parecía haber quedado pegado a mis dedos y seguí argumentando

—Para el casamiento de mi hermana… en Londres – El chico se impaciento y me dijo

—Debe soltarlo – pero no podía en verdad

—Tendrás que ayudarme – le dije y el sin pensarlo jalo del sobre y se me despego, le di una pequeña propina y sin mirarme tomo su bicicleta y se fue, hizo bien porque estaba a punto de correr tras de él, sin embargo cerré rápido di media vuelta y regrese a mi cuarto

Estaba muy nerviosa no sabía cómo demonios había logrado meterme en tremendo conflicto emocional, comencé a buscar mi pasaporte termine de poner mi maleta y corrí hacia mi closet, saque una caja que tenia olvidada desde hace mucho tiempo, tenía que darme valor para poder continuar con mi plan, la abrí cuidadosamente y observe con detenimiento el contenido.

Hay estaban las fotos de él, aquel que me había roto el corazón completamente, lo vi detrás de esa mirada tierna y cabello largo negro perfectamente bien amarrado se encontraba el sujeto que me había hecho no volver a confiar más en mí y mi capacidad de amar, revolví la caja y encontré una pequeña cajita la abrí y ahí estaba la razón por la cual no había vuelto a usar joyería, un anillo de compromiso que nunca pude volver a usar, cerré todo de golpe, ya tenía el valor que necesitaba para continuar con mi plan, el cual sin duda esperaba que surtiera efecto.

Salí corriendo con mis maletas rosadas, parecía que tenía planeado no volver pero no me cupo todo lo que necesitaba en una sola así que ocupe 4 y una de mano, tome un taxi y me dirigí al aeropuerto, opte por un atuendo casual que no pareciera atrevido un falda azul hasta las rodillas corte A, una blusa blanca de manga larga y un abrigo color miel, zapatos de tacón bajo para no matarme, me rice y pinte las pestañas un toque de color en los labios rosado y algo de rubor para no parecer muerta, ya que estaba yo tan nerviosa que mi color simplemente me había abandonado.

Hice todos los tramites paso el tiempo subí al avión y me senté inmediatamente en mi lugar, había gastado mucho en ese viaje y debido a la calidad de mi acompañante tuve que comprar boletos de primera clase, así que su lugar era justo detrás del mío, por suerte cuando aborde aun no estaba, tome el folleto que te ponen para las medidas de precaución del viaje y me puse a leerlo pareciendo despreocupada pero la verdad es que estaba tan nerviosa que lo único que intentaba era cubrirme el rostro para que no se notara, pero mis intentos no fueron buenos ya que la chica del lugar de al lado me pregunto.

— ¿Es tu primer viaje?, te notas tensa

—No para nada no me asusta viajar lo hago todo el tiempo – me aclare la garganta y le respondí con seguridad mas como tratando de convencerme a mi misma de que no era importante.

— Es el casamiento de mi hermana y el hermano del novio es mi ex novio, si me arrepiento quiero saber donde están las salidas de seguridad— y las dos soltamos una pequeña risa.

Me levante antes de que dieran el ultimo llamado fui hacia el compartimento trasero donde se encontraban las azafatas, pedí un vaso de agua con mas hielo que el Everest y le pregunte a uno de los sobrecargos, dando la espalda hacia el lugar donde mi cita se sentaría.

— En cualquier momento MI cita se sentara en el 3B y necesito que sea muy MUY apuesto.— el chico volteo hacia dicho lugar y lo vi que los ojos se le abrieron como platos y me contesto.

— Hola-la 3B!—se me salió una pequeña risita de niña boba y le di las gracias. Me acomode la blusa y me alise la cabellera rubia y me acerque lo más segura de mí, aunque las rodillas parecían que se iban a doblar en cualquier instante.

— Hola – salude poniéndome de frente y no daba crédito a lo que vi, un sujeto que me sacaba como dos cabezas, cabello perfectamente acomodado y de un negro sedoso, ojos color azul zafiro, tez blanca algo bronceada, y sonrisa que me hizo tragar saliva. El por su parte seguro de su atractivo tomaba dos copas de la azafata que amable (zorramente) le sonreía.

— Serena – Ofreciéndome la copa y poniendo un suave beso en mi mejilla que me hizo sentir un escalofrió – sentémonos – lo que hice como orden y entonces mi hablantina forma de ser cuando siento que el bochorno está a punto de alcanzarme salió.

— Me alegra que lo hayas encontrado…el aeropuerto…—pestañee y corregí – digo, el avión – trate de desviar la mirada porque sentía que esos ojos podrían hipnotizarme, pero el hablo y sus ojos me atrajeron de vuelta a su rostro como imán

— Siento no haber podido salir antes. Sé que querías prepararte para la fiesta.

— Tu trabajo deber ser una locura – a lo que el arrugo el entrecejo y yo gire la mirada hacia otro lado y sentí que mis mejillas sufrían un pequeño incendio y trate de suavizar la tención.

— Debo advertirte algo, ¿viste a esas familias ricas de revista, donde todos son imperfectos pero pues como es tu familia la quieres y soportas todo de ella?, pues la mía no es así, digo quiero a mi padre...a—aunque es mi padrastro en realidad, tal vez por eso es el único cuerdo en esta familia.—El hizo una mueca de sonrisa y se acomodo el saco negro y siguió tomando su champaña.

El vuelo fue largo y no podía voltear cada 5 segundos por que sentía su mirada en mi nuca, así que saque un libro de mi bolso de mano y no sé en qué momento perdí el conocimiento y caí en un profundo sueño, el asiento me absorbió y yo solo reaccione cuando oí por el altavoz

"DAMAS Y CABALLEROS EN UNOS MOMENTOS ATERRIZAREMOS EN EL AEROPUERTO DE LONDRES"

La vocecita siguió dando las indicaciones, yo sentía un hilo de liquido salir de mi boca, rápidamente lo limpie, me fui incorporando lentamente y gire mi rostro hacia atrás lentamente, esperando que lo que había visto unas horas antes no fuera solo un sueño, y ahí estaba, sus ojos encontraron los míos y su sonrisa cautivadora salto a mi vista, perfectamente vestido y arreglado como si acabara de salir de un cuento, medio le devolví la sonrisa y me clave nuevamente en el asiento busque rápidamente en mi bolso un espejo para ver en qué estado me encontraba yo y oooooh dios! Casi quiero desparecer, parecía alguien que me había despertado de una pesadilla, el cabello lo traía alborotado, el rímel se notaba que no era contra agua ya que escurría por todos mi ojos, acomode el desorden lo mas que pude, bajamos del avión y yo corrí al los sanitarios a ver que el desastre había mas o menos sido controlado, el me dijo que iría por el equipaje y nos encontraríamos en el área de espera.

Cuando salí el ya tenía todo perfecta controlado su pequeñas maletas y las mías en un carro para equipaje, y parecía muy tranquilo mirando alrededor, me di un segundo para contemplar su figura, erguido y con una mano metida en la bolsa de su pantalón, una que otra chica que pasaba a su lado lo miraba de reojo a lo que le contestaba de la misma manera por un par de segundos haciendo sonrojar a la aludida, en cuanto conseguía su cometido desviaba la mirada como no dando importancia a la persona, era justo lo que necesitaba, no solo sorprendería a mi ex si no a toda mi familia, me ajuste la falda, coloque mi abrigo sobre mi brazo y mi maleta de mano sobre el otro y camine hacia él.

— Nos vamos – le sonreí, el tomo mi maleta y la coloque encima de la pila, Salimos y me dirigí a buscar un taxi cuando, el me sostuvo la mano que ya iba en el aire, sentí un choque eléctrico al contacto con su piel pero no hice el intento por soltarme y el no aparto su mano.

Le indico a uno de los acomodadores que le consiguiera un taxi y en dos segundos ya teníamos enfrente uno, el acomodador y el pusieron las maletas en el portaequipaje y el caballerosamente me abrió la puerta trasera del auto, yo no pude ya voltear a verlo más, ese hombre hacia que mi autocontrol se tambaleara, le indique al taxista que se detuviera en algún lugar donde pudiera cambiarme, ya que mi acompañante parecía haber salido de un catalogo de Armani, yo tenía que hacer un esfuerzo por no desentonar.

Entre a una cafetería que apenas se encontraba repleta de viejecitos y pedí que me dejaran entrar a su baño, Darien en tanto pidió una bebida y tomo asiento en frente de los sanitarios, yo entre con una maleta en mano y saque un vestido color azul de tirantes liso que me llegaba a las rodillas, salí para preguntar opinión.

Note que el quitaba la mirada del vaso que sostenía y me miraba de pies a cabeza, por un momento sentí que me desnudaba solo con esa mirada, mi vista instintivamente bajo y note un pequeño detalle, el traía una corbata con el mismo azul que mi vestido, así que no podía yo quedarme con eso

— Lo siento no note tu corbata,— iba yo dando la vuelta cuando lo sentí detrás de mi sosteniéndome el brazo me hizo girar, con un movimiento me sostuvo por el costado de los brazos sujetándome y arrastrándome un poco más hacia él, mirándome directamente a los ojos.

—Te enseñare un pequeño truco, si miras a las personas directamente a los ojos, jamás notaras que llevan puesto— y me giño el ojo coquetamente, en ese momento sentí que el mundo se detenía, aunque solo fueron unos segundos y di gracias a que me estaba sujetando porque de momento no sentía las piernas, me soltó suavemente y se dirigió de vuelta a su lugar, perdí contacto con su mirada, volví a mi realidad y a mi obstinado ser.

—No perdón pero no llevare el mismo conjunto a la fiesta, si tu traes esa corbata – el hizo un pequeño gesto como de risa irónica movió un poco la cabeza y cogió su bebida.

Probé un par mas de vestidos pero no me convencían, salí con un conjunto amarillo lo mire y el solo sonrió, volví a meterme al baño y le grite.

—Lo siento, prometo será el último, Debes de pensar….— y para mis adentros dije ¿Quién sabe lo que pienses?, y oí una respuesta

—Se lo importante que es para ti, solo recuerda que eres una mujer hermosa y tienes todo a tu favor – Ese comentario me ruborizo de una forma ofensiva.

— No me trates como una niña, me siento como si fuera la mala del cuento — y Salí enfundada en un vestido negro a las rodillas, mangas estilo princesa, me recogí el cabello en un moño – pero aun así quiero verme atractiva – logre ver un extraño brillo en sus ojos, con una medio sonrisa y respondió

— Misión complica— dude un poco su respuesta — ¿De veras?, no quieras ser muy complaciente.— Me miraba en el espejo que se encontraba en la pared fuera de los baños, algo no me convencía, volví a meterme.

Después opte por un vestido azul eléctrico entallado que hacia denotar mis pocas curvas y creo que mis ojos, me enfunde los tacones negros altísimos y salí de vuelta con mi juez, presintiendo que ese era el adecuado.

POV DARIEN

Ella seguía en el sanitario y había un mozo haciendo limpieza se acerco un poco a mí, y me susurro

– El negro se veía bastante bien – sonreí un poco y le respondí – se lo diré.

Mire el reloj y cuando me disponía a terminar el café que tenía en la mano ella salió enfundada en un vestido que la hacía ver más que hermosa, era una rubia imponente, no de mucha estatura pero la seguridad que tenia ,hacia que las miradas de los sujetos a mi alrededor me hicieran sentir que el pecho se me hinchaba de orgullo, era realmente deslumbrante, y en ese vestido hacia resaltar mas su belleza, creo que abrí los ojos más de lo debido porque ella sonrió pícaramente y me dijo, al mismo tiempo que se giraba como muñeca de aparador movible.

— Que te dice ese vestido,— yo solo pude decir ¡UM! porque al parecer tenía un bloqueo mental ante aquella imagen

— "UM que vestido tan lindo o UMM preciosa ¡fue una locura dejarte!" — estaba tratando de buscar las palabras que la hicieran desistir de regresar al baño cuando al mozo se le ocurrió abrir la boca.

— Yo me acostaría contigo— me hizo girar oscamente a mirarlo, quería estrangularlo por su comentario sin embargo me contuve – claro ¿Si no le importa a usted? – me levante y el retrocedió, creo que le dio miedo al ver que le sacaba una cabeza y se alejo, me dio gusto porque quería arrancarle los ojos, cuando me gire para hacerle un cumplido a Serena ella ya había agarrado su maleta y se dirigía al taxi.

POV SERENA

Note como los ojos se le ponían como platos al verme salir, de momento se quedo sin habla y todo hubiera sido perfecto de no ser por el comentario del mozo no ha lugar, en lo que note que Darien le soltó una mirada matadora, me reí para mis adentros y me metí de vuelta al baño a recoger mis pertenencias y salí sin mirarlo, me dirigí al taxi, sí que me iba a salir en una fortuna debido a que me había tardado bastante en escoger el modelito. Repasamos cuidadosamente el plan el diría que era Medico y que nos conocimos en un juego de futbol y que de ahí se dio el flechazo, no sonaba exactamente a novela rosa pero tampoco a mentira.

Llegamos al coctel donde me presentarían oficialmente a la nueva familia política, que ya hace tiempo conocía bien. Me inundo un pánico de modo que no me dejaba moverme de la entrada, cuando sentí la mano de Darien que me rodeaba la cintura intentando hacer que me moviera.

— No estoy segura de que pueda hacer esto

— No se puede estar seguro de nada en esta vida, lo que sí es seguro es que debemos entrar ahora.

Gire a ver sus ojos y sonrió, lo tome de la mano y lo jale como esperando que nadie me viera pasar, de pronto recordé el sobre con el dinero de su paga, así que me introduje con él al armario de visitas.

Saque de mi bolso el sobre con la paga – cuentas claras, negocios felices— no entendí por que dije eso pero solo moví la cabeza, acomode mi chaqueta en un gancho. Y mire que él se guardaba el sobre en la parte interior de su solapa

— Cuéntalos

—Confió en ti – pero yo no confiaba en mí, como iba a confiar en una loca que tuvo que contratar a alguien para que fingiera ser su novio en un evento donde todos la conocían – No perdón pero cuéntalos.

El saco el sobre con el fajo de billetes dentro, me había hecho que se los pagara en dólares eso era casi todo lo que ganaba en medio año de trabajo, hizo un gesto de afirmación y me dijo.

— Yo correré con los gasto de los dos, pero si quieres algo intimo, eso te costara un extra – Al oír esa insinuación me dio escalofrió

— No eso no será problema – negué con la cabeza – tener sexo por dinero simplemente me parece… moralmente desagradable – El sonrió pícaramente, que me hizo sonrojar nuevamente – Perdón sin ánimo de ofender – Hizo esa mueca suya arrugando el entrecejo y me miro serio.

— Podrías hacerme un favor, deja de pedir perdón –yo hice una afirmación con la cabeza sin mirarlo más – si solo lo vez como un trueque tal vez no te veas en la necesidad de pedir perdón.

— Lo haré — perdón – lo mire sorpresivamente y volvió a ese gesto del entrecejo.

— Además es irritante – eso me hizo pedir disculpas de nuevo y el solo puso los ojos en blanco. Salimos de ahí y lo primero que oí fue el grito chillante de la voz de mi madre.

—¡Bunny! — cuando menos lo espere ya la tenía encima mío dándome un abrazo que me asfixiaba voltee discretamente a observar a Darien y entre dientes dijo ¿Bunny? Yo solo negué con la cabeza – nena dónde estabas metida – mientras me decía al oído – ¿manoseándose por lo oculto?— Yo apreté los ojos y le respondí – madre por dios hoy no seas tú misma.

— ¿Y este encantador moreno quién es? – pregunto mi madre quien sostenía una copa y se notaba levemente sonrojada, no sé si era producto del alcohol o por ver Darien.

— Señora Tsukino – hizo el gesto de besar su mano – soy el chico nuevo, encantado en conocerla.

— A—do—ra—ble – al tiempo que me tomaba del brazo y me dirigía hacia el centro de la fiesta, Darien nos seguía por detrás.

— Queridos este es un maratón, hoy es el coctel de bienvenida, mañana las despedidas, el viernes abra un picnic, luego la cena de ensayo y como todo está perfectamente bien coordinado no podrán "descansar" – dándole una mirada de reojo a Darien y guiñándole pícaramente a lo que me hizo apretar la mandíbula – Así que tienen que empezar a hidratarse – tomo dos champañas del mozo que le ofrecía y Darien en un movimiento ya las tenia sujetadas.

En eso apareció la única persona que podría librarme del arrepentimiento de haber venido.

— ¡Papa!

— ¡Bunny! – me abrazo y extendió su mano a Darien.

— Papa te presento a Darien Chiba.

— Señor Tsukino un gusto.

— Dime Kenji, si no te molesta – le corrigió mi padre con una gran sonrisa de aprobación.

En eso la siguiente en la el árbol genealógico de mi familia apareció.

— ¡BUNNY! — Soltó un grito que hizo voltear a varios a mi alrededor y me abrazo — ¡Me voy a casar! – Estaba visiblemente ebria, volvió abrazarme – Te extrañe muchiiiiisimo, ¿por que no viniste desde antes? – me abrazo tan fuerte que sentí palidecer

— Lo siento Mina usualmente trabajo – Darien me extendió una de las copas de champaña y el gesto no paso desapercibido para la loca de mi hermana

— ¡DIOS! Es el nuevo — dándole una mirada de pies a cabeza, pero a Darien no pareció importarle. Me dio un pellizco en el cachete y se fue.

— Lo siento esta como ida – trate de arreglar la descortesía de Mina, a lo que mi padre contesto.

— Con tanto alcohol me sorprende que aun este de pie – estrechando la copa vacía contra la de Darien que gentilmente se ofreció a traerle un nuevo trago.

Mi padre empezó a hacer las preguntas de costumbre – ¿Donde lo conociste Bunny? – a lo que salió una respuesta rápida pero casi cierta – En la sección amarilla — mi padre arqueo la ceja y en eso un sonido nos interrumpió.

— Hola, hola a todos – era mi madre, por dios a quien se le había ocurrido darle un micrófono a esa mujer

— Espero todos tengan una copa en la mano porque voy a decir unas palabras. Bienvenidos parientes, amigos, Kenji y yo estamos muy felices de tenerlos con nosotros para esta boda, la llegada de Yaten y los Kou a nuestra familia no es nueva, la verdad siempre creímos que Serena sería la primera en emparentar, pero... todos conocen la historia, lo bueno es que pudimos recuperar el depósito— ese comentario me hizo sonrojar pero se oyó el piano que alguien había hecho sonar apropósito para interrumpir el discurso no ha lugar de mi madre, todos giramos a ver y ahí estaba el hermano del novio, Seiya haciendo reír a todos, yo solo pude bajar la mirada y mi respiración empezó a acelerarse, Darien tomo mi hombro apretándolo un poco y me dio la mejor de sus sonrisas, mi mama prosiguió con el discurso.

— Bueno aquí estamos de nuevo así que – alzando más arriba su copa – que vivan los novios. — a lo que todos los invitados contestaron lo mismo, yo deje mi trago en la barra le pedí a Darien que me esperara y me esfume al baño, necesitaba algo de agua fría en mi cara para poder continuar.

Una vez más tranquila salí lentamente con más seguridad pensando en lo fabulosa que me veía y que no me afectaría el ver de vuelta a Seiya después de lo ocurrido años antes, pero que equivocada estaba, estaba yo descendiendo por las escaleras cuando a mis espaldas oí esa voz que me había hecho estremecer más de una vez.

— ¿Bombón?— gire lentamente con la mejor de mis sonrisas

— Seiya – el sonrió y acudió a abrazarme acompañado de un tierno beso que pareció que duro una eternidad, cada centímetro de mi piel se erizo al contacto de su piel con la mía.

— Wow te vez – sentí su mirada recorrer todo mi cuerpo – preciosa, preciosa en serio – yo solo sonreía como estúpida no podía articular palabra solo lo miraba como endiosada, con aquel traje Oxford completamente erguido y sus facciones tan finas, al parecer aquella frescura que había intentado sentir hace dos segundos con el agua en mi cuello se había evaporado, pero otra voz que sonaba como trabalenguas me hizo salir de mi ensoñación.

—Oooh por dios, oh por dios, oh por dios, Súper Serena, bunny muaaaaa –llego mi amiga Lita dándome una gran abrazo y un beso sonoro, poniéndose entre Seiya y yo, al soltarme me sostuvo por el costado de los brazos y me miro con esos ojos suyos tan expresivos.

— ¿Dónde estabas Serena? Te buscaba por todos lados, hay un dios que tienes que ver, esta justo con las chicas.

— Hola Lita también me da gusto verte — Se giro oscamente a mirar a Seiya para decirle de forma desagradable – Hola idiota, como dejaste brutalmente a mi amiga no te importara que te la robe, o si?, gracias – jalo de mi brazo y me arrastro hacia abajo donde se encontraban todos los invitados.

— No debiste de ser así con el. — Busque un trago porque le mío había desaparecido de la barra

— Perdón Sere pero no te estaba librando de el sino de ti misma, eres demasiado buena para esa escoria.— Sonreí tiernamente y pregunte por las demás – y donde esta ¿Amy y Rei? – Lita miraba en dirección donde se encontraban nuestras amigas de la infancia, rodeando junto con una docena de mujeres a Darien quien se veía como pez en el agua y se le oía decir – Jamás he visto tantas mujeres hermosas en un solo lugar – a lo que todas suspiraron al unisonó, justo en ese momento Lita me preguntaba

— ¿No es un dios? — Darien volteo a verme y me dirigió una mirada picara acompañada de un guiño, a mi solo se me pudo salir una risita nerviosa y lo salude con la mano, Lita me miro y me reprocho — ¿Cómo te atreves a perder el tiempo con un imbécil como Seiya cuando tienes a Don "es todo lo que soñé"

Ese comentario de Lita me hizo reír aun más como boba – ¿A qué se dedica? – me pregunto

— Es Medico.

— ¡Dios! con algo así yo me enfermaría taaaan seguido – ella no dejaba de verlo y el sin duda sintió su mirada, volteo a verla y le dedico una sonrisa – Hay dios creo que tuve un orgasmo— me dijo, y yo casi me ahogo con la bebida.

Darien se acercaba a mi acompañado de Rei y Amy.

— Acabo de conocer a tus encantadoras amigas y me pusieron al tanto de tus actividades extracurriculares – Las mire amenazadoramente esperando que ninguna de las dos hubiera cometido alguna indiscreción

— ¿Ah sí? – trague saliva.

— Lo lógico Serena – dijo Rei – que eres la cabeza de chorlito más afortunada de la fiesta. – de pronto se acercaban los novios a compartir con nosotras.

— Hey miren a quien tenemos aquí a mi ex cuñada que ahora es de nuevo mi cuñada – dijo Yaten, en lo que Mina me quitaba la copa de la mano.

— ¿Cómo se sienten?— les pregunte a ambos, y haciendo gesto como que bailaban pero torpemente me contesto Amy.

— Como en las nubes no vez – y todas reímos cuando Mina resbalo y casi cae al suelo pero Yaten la sostuvo.

— Uf ya vez por no querer tomar clases de baile— le recrimino Mina a Yaten.

— Por dios amor, sabes que eso es falso, nadie toma clases de baile para las bodas

— Todo mundo lo hace – les dijo Darien, todos voltearon a verlo en especial Yaten.

— ¿Estás jugando conmigo? — le dio una palmada en el hombro sin soltar a Mina de la cintura al parecer era el contrapeso para que ambos no cayeran al piso de lo ebrios que se encontraban.

— No, no es broma, es mas iremos con ustedes a clases – Darien se acercaba a mi sigilosamente y me tomaba por la cintura sin dejar de mirarme, sin duda era un maestro en el arte de la seducción por que a todos los tenia embobados.

— Aun no te conozco hermoso y ya te quiero – le dijo Mina a Darien, en eso se acercaron los respectivos novios de Amy y Rei, tomándolas a todas y pronto veíamos a las 3 parejas Mina con Yaten, Amy y Taiki, Rei y Nicholas dándose un tierno beso.

— Voy en busca de otro trago antes de que me empalague – me dijo al oído Lita y yo me quede ahí con la mano de Darien en mi cintura sintiéndome como boba mirando las demostraciones de cariño que se daban todos cuando sentí que Darien tomaba mi lóbulo de la oreja y me miraba

— Voy con Lita — le dije nerviosamente – yo también necesito un trago — y me escurrí de los brazos de ese hombre que empezaban a causarme sudoraciones extremas.

POV DARIEN,

Vi como Serena se dirigía a la barra con Lita y yo me escurrí de la escena melosa a la terraza donde se encontraba un sujeto fumando.

Me recargue en la barandilla del balcón y me dedique a contemplar el lugar, lleno de árboles y plantas de todo tipo, un jardín que bien podría ser un bosque cuando oí la voz del sujeto.

— Las bodas son para que la gente, beba, se embriague y tenga una razón para decir que lo hizo — Sonreí y le conteste

— Yo creo que es para llenar los hospitales de gente que sufre congestiones y resacas a alto grado, provocando ingresos mensuales más allá de lo de las enfermedades casuales.

— Cielo suenas como médico – riendo me conteste

— Si, por que lo soy – mire a ver su cara de sorpresa

— Vaya ahora entiendo, las mujeres mueren por las batas blancas y si de cierta forma ahora que te veo si lo pareces,

— Tu pareces como preocupado – la expresión en su rostro me decía que algo le molestaba

— Pues bien ahora que lo mencionas doctor corazón— lo dijo en tono irónico – estoy aquí en una fiesta viendo de nuevo a una mujer –dirigió una mirada de angustia hacia la barra donde se encontraba Serena, su hermana y sus amigas – que pensé que no me importaría.

— ¿Una mala experiencia?

— Supongo que para ella… — pero no pudo terminar la frase porque Serena apareció en escena me tomo por el brazo jalándome hacia su rostro, sentí sus tiernos labios moverse sobre los míos, eso fue sorpresivo hasta para mí.

— Hola Seiya veo que ya conoces a MI novio Darien– así que ahí estaba yo mirando a Serena y ella dándole celos a su ex, no pude sentirme usado por que para eso se supone que estaba ahí.

— Perdón, creo que tengo que ir con mi familia – se disculpo el sujeto, que se notaba algo molesto y se fue.

— ¿Te dijo algo? – me pregunto Serena, levemente excitada, queriendo como ir tras de él, no sé porque pero sentí la necesidad de no soltarla así que la tome por la cintura y la pegue hacia mi cuerpo

— Creo que se encuentra un poco … desconcertado, por verte aquí conmigo – ella no me miraba, al parecer seguía con la mirada a aquel sujeto que estaba empezando a envidiar.

— Quieres que salgamos de aquí, de todo el bullicio te noto ansiosa y eso no va a ayudarte a lograr tu propósito – ella me miro sorpresivamente y al fin pude encontrar sus ojos, de momento fue como si hubiera detenido el tiempo, había algo en ella que me intrigaba, había una pregunta que rondaba en mi cabeza ¿que había obligado a una mujer tan hermosa a contratar a alguien, si podría tener al que quisiera?, aunque por alguna razón el sujeto en cuestión no estaba seguro de quererla realmente.

— Sí creo que toda esta gente me puso algo nerviosa – de momento sentí la necesidad de tener de vuelta sus labios sobre los míos, pero ella empezaba a estremecerse, lo note en mis brazos, así que la solté y ella me tomo de la mano.

Nos dirigimos hacia el jardín donde se encontraban unas cuantas parejas y nos alejamos de ellas a petición de Serena ya que me condujo a donde solo había alguno que otro señor mayor fumando y hablando de política.

Tomamos asiento en una banca alejada de todos y empezó a hablar, como sintiendo la necesidad de sacar lo que tenía guardado.

— Creo que no debí haber venido, aun no me sentía preparada para verlo aquí, ¿crees que venga solo?

— Si, no creo que este con alguien

— Crees que lo haya echo esperando que yo…

— No lo sé, soy médico no adivino— medio sonrió pero no me miraba

— No sé porque estoy haciendo esto, debí venir sola, enfrentarme a él, hace ya un año que paso

— Perdón pero, no entiendo que paso, que te obligo a buscar a alguien que te ayudara a...

— No quería venir sola, pero no puedo salir con nadie desde – parecía que le costaba pronunciar su nombre.

— ¿Llevabas mucho tiempo con él? – me salto la pregunta impaciente.

— Si, 3 años de vida con él, no sé porque pero pensé que realmente iba a ser para siempre, pero un día salió con que, nos habíamos vuelto una pareja de costumbre, no sé porque pero me hizo sentir culpable y luego me pidió que nos casáramos, pensé que se había arrepentido y que le dio miedo que me fuera y horas antes de la boda, con todo preparado, familia, regalos y todo, me dijo que no podía hacerlo, que había alguien, que no podía estar conmigo por siempre y desapareció.

Me acerque a ella porque vi en su rostro que aun le dolía, no quise preguntar mas, sentí que ya era suficiente, a veces cuando dejamos a alguien no pensamos en que podemos destruirle la confianza en sí mismas, ella no precisamente estaba destruida pero lo que si es que estaba ahí conmigo como venganza o solo para atraerlo hacia ella nuevamente, no sé exactamente que pensaba, pero no era de mi incumbencia.

La abrace y no quise indagar mas del caso, empezamos a hablar de sus amigas, de cómo las había conocido, ella hacia bromas y se reía, con una risa contagiosa y sincera, el tiempo se paso rápido, decidió que era momento de aparecer de nuevo en la reunión, para después retirarnos al hotel donde sus padres ya tenían reservado.

ESTE ES MI PRIMER CAPITULO DE MI PRIMERA HISTORIA, QUE ES UNA ADAPTACION, CREO QUE ME EXTENDI UN POCO ESPERO QUE NO LES MOLESTE, AUN ESTA MUY LIGHT PERO NO SE APUREN YA VIENE LO "INTERESANTE", ESPERO NO TARDAR EN ESCRIBIR.

NOS LEEMOS PRONTO AAAAAADIOS