oooh sii, adivinen quien volvio? yeh, YO! buenas buenas, como andan? aca les vengo a traer un nuevo fic de marimite, okey...soy fanática, lo admito jajaja, quizas me recuerden por la historia "Celos" bueno, soy la misma autora, kayita a sus servicios.

Esta vez les traigo un fic mas corto, pero igual de interesante, con el intenso yumixsachi. Se centra en la etapa anterior a la 3 y 4 temporada de la serie, es decir, antes de que yumi hiciera su soeur a touko, asi que no creo que vean a la chiquita revoltosa en esta historia.

en fin! disfrutenla, espero no tardar tanto con los capitulos como con los otros fics..que algunos todavia no terminé, pequeño dato.

ah! y como siempre, quiero saber si les gusta el principio y toda la bola asi que reviews pleease! (:

Verano

-He estado pensando...que les parece si hacemos un viaje?- comento, poniéndose de pie, Rosa Foetida.

-que buena idea rei-chan!- se exaltó Yoshino al instante.

-lamento decirlo pero...tenemos un pequeño inconveniente respecto a eso- hablo ahora la respetada, Rosa Chinensis. –dentro de poco serán los exámenes finales, no te parece que es una idea descabellada?- se opuso con normalidad.

La rosa amarilla bufó, desganada –supuse que dirías algo así, pero sigo insistiendo en que es buena idea tomarnos un pequeño descanso...además, no crees que las demás tienen derecho a opinar?- remato su comentario, observando a las anonadas jovencitas.

Shimako se puso de pie delicadamente, y aclaro la garganta.

-sinceramente...me parece una muy buena idea, pero si generara un problema para las demás, debo decir que estoy de acuerdo con sachiko-san sobre el viaje- manifestó Rosa Gigantea, con su estricta dulzura de siempre.

La peliazul la observo aliviada, para luego posar su mirada en Noriko –y tu que piensas noriko-chan?- le pregunto, mientras observaba como la joven meditaba en silencio.

-etto...creo que es una buena idea, nos vendría bien un descanso, nee onee-sama?- le sonrió, su soeur.

-si Noriko lo dice, por mi esta bien- cambio su parecer la rosa, fácilmente, devolviéndole la sonrisa.

-entonces esta decidido! Nos iremos de viaje!- exclamo yoshino, entusiasmada.

-esperen!- interrumpió rosa chinenchis –no creen que nos estamos olvidando de alguien?-.

Las jóvenes pusieron cara de pensativas, mientras que a sachiko se le agotaba la paciencia.

-ara- soltó de repente shimako –tienes razón, nos olvidamos de yu...-.

De repente el sonido de la puerta abriéndose precipitadamente, provoco que todas se reincorporaran de inmediato.

-gomen! Se me ha hecho tarde!- apareció finalmente, la joven de coletas.

-donde has estado?- le cuestiono su onee-sama, enfadada.

-lo siento, no suele pasarme pero...me quede dormida- explico Yumi, caminando hacia su asiento.

-eso no es excusa- sentencio sachiko, mirándola de reojo.

La pequeña se entristeció ante el enojo de su onee-sama, aunque francamente pensaba que estaba exagerando un poco.

-da igual! Ahora que esta yumi-san podemos dar por finalizada esta reunioncita- corto el lúgubre ambiente, la pequeña rosa amarilla.

-reunioncita?...de que estaban hablando?- inquirió la inocente rosa.

Finalmente las clases terminaron, yumi y sachiko se dirigían a la salida de la escuela, en silencio.

*mierda, por qué estará tan enojada? Hacia mucho que no la veía así...* pensó, para luego tragar saliva fuertemente, y animarse a hablar.

-o...onee-sama que sucede? Te has enfadado por que estuve de acuerdo respecto al viaje?- pregunto con timidez.

El caminar de sachiko se detuvo de repente, para luego posar la mirada en su soeur y suspirar largamente –gomene, yumi- se disculpo, sorprendiendo a la pequeña.

-por que te disculpas? Se supone que yo me tenia que disculpar- rió, nerviosa.

La peliazul le sonrió amablemente –porque...estaba irritada y me la agarre contigo, perdóname...- se disculpo de nuevo, descendiendo la mirada.

Yumi se acerco mas a ella para poder verla –onee-sama...-.

Al escuchar aquel llamado, sachiko se reincorporo, quedando muy cerca del rostro de la joven.

Un pequeño sonrojo apareció, adornando su bella piel.

-hay algo que te esta preocupando?- inquirió yumi, entristeciendo su mirada.

La peliazul se quedo en silencio admirándola, tanto...que inclusive su soeur comenzó a alertarse.

-o-onee-sama? Que sucede? Tengo...algo en la cara?- hablo, llevando sus manos a su rostro y comenzando a hacer una de sus tantas muecas graciosas.

Sachiko reacciono ante ello, y comenzó a reírse.

-oye! no te rías! Estabas jugando conmigo? Mala!- rió también, tranquilizándose al observar a su onee-sama sonreir.

Sachiko detuvo su risa en seco, para luego posar su mirada nuevamente en ella –jugando? Eso jamás...- atino a decir, manteniendo su melancólica sonrisa, para luego dar media vuelta y emprender de nuevo su caminar, dejando a una yumi aun mas confundida que antes.

El gran día del viaje llego, las rosas habían quedado en encontrarse en la estación de trenes de tokio, porque iban a un pueblo un poco lejano de allí.

Se hospedarían en la casa de los abuelos de Rei, ya que estos se encontraban de viaje.

-Gokigen'yo- saludaron todas al mismo tiempo.

-ese es nuestro tren! Vamos- comunico Rei a las demás.

-rei, cuanto tardaremos en llegar?- pregunto, un tanto disgustada, sachiko.

-oye...ya te estas mareando? Pero si apenas nos sentamos!- contesto la rosa amarilla.

La ojiazul bufo ante tal respuesta –no es por eso! Solo quería saber...-

Yumi reía en silencio, conocía bien a su onee-sama y sabia que no le gustaba viajar, pero aun así...decidió no oponerse ante la idea del viaje, ya que últimamente, esta ultima, parecía muy cansada.

*estoy mas que segura, que sachiko-sama realmente deseaba venir a este viaje, pero entonces...por que se opuso tan fervientemente?* pensó su soeur, observándola de reojo.

Luego de unas horas de viaje, llegaron a su destino. Era una casa tradicionalmente japonesa, con una vista espectacular. Aquel lugar no era una ciudad como tokio, perfecto para relajarse.

-vaya, una estatua de buda...rei-sama, tus abuelos son budistas?- inquirió la pequeña noriko-chan, asombrada.

-sip, ahora te sientes mas en tu casa?- bromeo la joven, provocando que ambas rosas blancas rieran.

-oye! deja de decir "sus" abuelos, porque también son los míos!- exclamo yoshino, inflando sus cachetes.

Las risas se hicieron presentes en aquel calido hogar.

-bien, les mostrare sus habitaciones, vengan- las guió Rei, comenzando a subir las escaleras.

Yoshino fue la primera en adelantarse, parecía muy entusiasmada, hasta que entro a uno de los cuartos y se quedo paralizada.

-etto...rei-chan…esto es algún tipo de plan maquiavélico o algo así?- hablo de repente la morocha, al observar las dos habitaciones.

Yumi tuvo curiosidad y miro el interior del lugar, para luego, enrojecerse al máximo.

Rei al ver las caras de las jóvenes, se acerco y hecho un vistazo.

Abrió los ojos de par al observar que solo había 3 futones en total, -pero que paso aquí?- expreso confundida.

-ara...solo hay 3 futones? Como haremos entonces?- se pregunto shimako-san.

-etto...mis abuelos se debieron olvidar de poner mas...bueno! tampoco es para tanto- trato de tranquilizarlas.

-tienes razón, podría ser divertido...yo dormiré contigo rei-chan ju ju ju- comento yoshino entrando en una de las habitaciones –nee yumi-san quieres compartir el cuarto conmigo?- le pregunto su fiel amiga.

La pequeña la miro dudosa, para luego posar su mirada en sachiko, esta estaba cabizbaja, como si su mente no se encontrara allí.

La rosa foetida en bouton observo con una maliciosa sonrisa a ambas jóvenes –y por supuesto, sachiko-sama también esta invitada- finalizo su oferta.

La peliazul se petrifico al escuchar aquello.

*dormir en el mismo futon que yumi...? por que debería preocuparme...?* pensó, tratando de forjar una sonrisa.

-es buena idea, además de esa forma no te aburrirás a la noche, tienes a yoshino-chan para divertirte- le comento su onee-sama a la joven de coletas.

Esta ultima sonrió ampliamente al escucharla –arigatou onee-sama! prometo no hacer mucho ruido- acoto, inocentemente.

-ara yumi-chan...no sabia que eras de las que gritaban- se sumo rei, guiñándole un ojo.

-rei!- le grito sachiko, comenzando a sonrojarse.

Yumi se enrojeció hasta las orejas al darse cuenta del malentendido –n-no quise decir eso!- exclamo al instante, ya sin poder remediar la situación.

Las risas no tardaron en surgir nuevamente.

Sachiko cerro los ojos de forma apacible y golpeo levemente la cabeza de yumi –baka, vamos, hay que sacar el equipaje- le anuncio, entrando en el aquel cuarto.

-entonces yo dormiré con noriko en la otra habitación- hablo shimako, guiándola a su soeur.

Rei asintió y todas comenzaron a establecerse, en esa pequeña casa que...daría mucho de que hablar en el futuro.