Disclaimer: Mawaru Penguindrum le pertenece a su respectivo autor.

Hola! :D Sip, la serie fue para mí simplemente increíble por eso no pude resistirme a escribir tan siquiera un pequeño drabble sobre ella. Está un poco vago a mi parecer pero bueno, que se le va a hacer. Aunque también si lo pienso, tal vez, esto siempre fue lo que Kan-chan deseaba más que nada. D:! Ash basta! Ahora sí:

Lean, insignificantes vidas que nunca llegarán a nada.


Sin motivo

~Drabble~

Kanba la miró apenado. Sus brazos seguían extendidos con una pequeña caja en las manos rogando por ser tomado por la féminas manos de aquella quién tiene su corazón a su total disposición.

Con rubor en sus mejillas la joven empezó a desatar el gran moño rojo que adornaba el regalo el cual envuelto en un papel blanco con líneas plateadas lo hacían ver a cada segundo más increíble, más misterioso. La duda rondaba por su cabeza, Himari no recordaba ningún aniversario o motivo que la hiciera merecedora de tal detalle, más todo quedó en el olvido al ver el interior.

Era una manzana.

La pareja se miró a los ojos, casi brillando, casi viviendo, sonriendo ampliamente sin poder evitar reírse. Roja, roja era la manzana, dulce, dulce era el fruto, pequeña y diminuta es la manzana cuando se comparte entre dos pero eso sí, más deliciosa.

Por eso, compartirían la fruta del destino.


Gracias por leer hasta aquí ^^