Al dia siguiente, Luffy fue al instituto como de costumbre. Sus amigos al verlo, se lanzaron hacerle un gran abrazo pidiendo perdón.

-Chicos, soy yo el que tiene que pedir perdón, de verdad… sé que vosotros solamente queréis ayudarme, y lo aprecio. No debí haberos gritado… Lo siento mucho, y no quiero perderos, sois mi única familia que me queda…

Después de escuchar todo eso, no pudieron mas que sonreir, contentos que que su amigo volviera con ellos siendo el mismo de siempre.

Había una persona, pero, que no dijo nada. Hancock había intentado actuar con normalidad hacia Luffy, pero este no le hacía caso, ni siquiera la miraba.

-Luffy…-dijo con tristeza

Al acabar las clases, todos se dirigieron a sus respectivas casas. Luffy llegó a su casa y se puso a mirar la televisión. Tenía un montón de deberes por hacer, pero nunca los hacía. Al acabar de mirar su serie preferida, One Piece, se dirigió a su habitación y se tumbó en su cama. La verdad era que no había podido dejar de pensar en Hancock durante todo el día. Se sentía fatal! No solamente la había besado sin su permiso, además la ignoraba durante todo el día como si tuviera ella la culpa de su idiotez. Luego de estar dos horas moviéndose en la cama, no pudo soportarlo mas.

-No puedo mas, tengo que ir a verla y perdirle disculpas!

Y dicho eso se dirigió a su su puerta para salir de casa, pero, al abrirla, no esperaba encontrarse a Hancock delante de sus narices.

-Hancock!-dijo sonrojado- q-qué haces aquí?

-L-lo siento… solamente quería ver como estabas y… -dijo toda roja

-N-no te quedes aquí fuera, pasa, por favor.

-Gracias…-dijo entrando.

Se sentaron en el sofá, los dos completamente callados y sin saber que decir. Finalmente Luffy rompió el hielo.

-Hancock… siento mucho todo lo que te hecho, tu has sido la que mas me ha ayudado y te lo pagado siendo un egoísta…-dijo con la mirada baja

-Luffy no…

-Siento mucho haber estado evitándote durante todo el día en el instituto pero… no tenía el valor suficiente de verte a la cara después de… besarte el otro día. Lo siento mucho, de verdad.

-Luffy…- pero este volvió a interrumpirla

-Y no quiero perder tu amistad, solamente quiero que todo sea como antes aunque tenga que callarme mis sentimientos!

-Luffy, por favor…

-Porqué realmente me gusta Hancock. Estoy enamorado de ti! –dijo rojo como un tomate

-Yo también Luffy…

-Pero sé que tu no pero lo comprendo y… Espera, ¿qué?-dijo con cara de asombro

-Que yo también estoy enamorada de ti, tonto-dijo con una sonrisa.

Luffy ante esa afirmación solo pudo abrazar a Hancock con todas sus fuerzas.

-¿De verdad? Me has hecho el hombre mas feliz del mundo! –dijo con una gran sonrisa en su rostro- Así que…¿ quieres salir conmigo?

-Claro-dijo sonrojada.

LEMON!

Los dos fueron juntando sus caras hasta que sus labios se rozaron. Primero era un beso tímido y sencillo, pero fue transformándose en uno lleno de pasión y deseo. Luffy llevó el cuerpo de Hancock hacia él, abrazándola por la cintura. Hancock llevó sus brazos alrededor de su cuello, haciendo que su abrazo fuera más íntimo. Pronto los besos fueron insuficientes y Luffy movió su mano hacia una de les pechos de Hancock mientras su boca bajaba hacia su cuello. Hancock solamente podía decir su nombre cuando oleadas de placer viajaban por su cuerpo.

-Luffy… -dijo con un suspiro

Este al lograr su objetivo, siguió su juego y continuó besando su cuello mientras su mano se deslizaba debajo de la ropa de Hancock. Ella no se quedó atrás y le quito la camisa a Luffy, dejando a la vista sus músculos tan bien trabajados. Hancock volvió a besar a Luffy con pasión para ir deslizando sus labios hacia su cuello, atacándolo sin piedad.

-Hancock…-dijo con un largo suspiro

Ella continuó con su labor y fue bajando poco a poco, centrándose ahora en su plano vientre y dejando húmedos besos allí. Luffy estaba que no podía con el placer que sentía, se estaba volviendo loco. Cambió sus posiciones y se puso arriba de ella, quitándole su camisa dejándola en sujetadores. Esta estaba super roja, pero no quería parar. Sentía que su cuerpo ardía como nunca. Luffy le quitó los sostenes dejando a la vista sus hermosos pechos, y sin ninguna duda dirigió su boca hacía ellos, lamiéndolos con cuidado y delicadeza.

-Ah…Luffy…

Mientras hacía eso, Hancock deslizo su mano hacía su pantalón, donde se podía ver claramente un gran bulto. Entonces empezó a masajearlo con cuidado, ganándose un leve gruñido por parte de Luffy.

-Hancock no hagas esto, que me desconcentras…-dijo siguiendo atacando sus pechos sin piedad. Jugando con su lengua y maltratando sus pezones erectos y rojos.

Ella, pero, no le hizo ningún caso y siguió con su juego. Desabrochó sus pantalones y puso su mano debajo de sus calzoncillos, tocando suavemente su hombría ya erecta.

-Ah…Hancock…

Hancock, al ver la reacción de su ahora novio, le quitó por completo sus pantalones y ropa interior para seguir mejor con su tarea. Antes, pero, Luffy la despojó de su falda dejándola solo con sus bragas. Ella siguió a lo suyo y comenzó a deslizar sus manos donde Luffy junior (? XD) la esperaba impaciente. Empezó a acariciarlo suavemente, logrando sacar unos leves gemidos por parte de Luffy, el cual no se quedaba atrás y se dedicaba a maltratar la intimidad de Hancock. Al cabo de unos instantes más de juego, Luffy se inclinó sobre su amada y la besó pasionalmente, mientras dirigía su hombría hacia la virginidad de Hancock. Solo con un solo roce de sus sexos, los dos hicieron gemidos de satisfacción.

-Hancock… ¿Estas segura de esto?-dijo Luffy, ya que él no quería hacerlo si ella no estaba de acuerdo.

-P-por supuesto Luffy, quiero que me hagas tuya. Te quiero…

-Y yo a ti.

Y dicho eso, se besaron con pasión y Luffy empezó a entrar lentamente dentro de ella, gimiendo los dos por igual. Todo iba bien hasta que, por supuesto, la barrera de la virginidad se interpuso entre ellos. Luffy avanzó poco a poco, pero Hancock hacia cara de dolor. Luffy no se atrevía a continuar.

-Hancock, no quiero hacerte daño…

-Luffy, no te preocupes, es normal. Es… mi primera vez…-dijo con un poco de vergüenza.

-También la mia, Hancock-dijo con una tranquilizadora sonrisa.

Se besaron por última vez hasta que Luffy rompió la barrera de una sola estocada, logrando así su conexión absoluta, pero ganando un grito de Hancock como premio. Luffy iba a salir de ella, pero Hancock no se lo impidió.

-N-no… Estate quieto… se pasará…-dijo con lágrimas en los ojos.

Luego de unos minutos, Hancock le dio permiso a Luffy para que se moviera.

Empezó con movimientos suaves, pero a la vez torpes. Poco a poco, pero, el ritmo de sus penetraciones fue aumentando, al igual que los gemidos de los dos enamorados.

-Luffy… más rápido, por favor- dijo Hancock

Luffy hizo caso absoluto, aumentando la velocidad de sus estocadas y el placer de los dos. Luffy iba cada vez mas rápido, haciendo que Hancock gimiera de placer, y el sacando pequeños gruñidos de satisfacción. Para aumentar ese placer, Luffy jugueteaba con los pechos de ella, lamiéndolos y mordisqueándolos.

-Ahh… Luffy… Luffy!

-H-Hancock, creo que voy a…

Y con esto, Luffy dejó su semilla dentro de Hancock, haciendo que esta se corriera y experimentara su primer orgasmo.

END OF LEMMON!

Unos segundos mas tarde, los dos intentaban recuperar la respiración. Cuando lo consiguieron, Luffy salió de dentro de ella, cogió una manta de un armario, y la puso encima de ellos. Hancock se acurrucó en su pecho, y Luffy la abrazó con mucha ternura.

-Hancock, ha sido maravilloso –dijo besándola suavemente

-Lo sé…-dijo con una sonrisa cansada.

-Será mejor que durmamos, estás muy cansada-dijo con una sonrisa

-Sí… te quiero Luffy

-Y yo a ti…

Y con eso, Hancock se quedó dormida entre los brazos de su amado, con una sonrisa llena de satisfacción.

Luffy se disponía a cerrar los ojos, pero antes, se acercó al oído de Hancock y le dijo en un susurro:

-Gracias por estar a mi lado… - Para luego caer en los brazos de Morfeo.

Fin!

Pues ya está, aquí el final de esta historia! Espero que la hagáis disfrutado tanto como yo escribiéndola.

Os quiero a todos,

Un beso!