Disclaimer: Naruto es copyright de Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia me pertenece, cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida.

Advertencias: AU, OoC, Lenguaje vulgar, Lemmón explicito. Si entran sera bajo su propio riesgo, sobre advertencia no hay engaño.

Rating: " M " por lenguaje, escenas de sexo. El lenguaje puede ser bastante vulgar, lemmón explicito.

Numero de palabras: 2,572

Autor: Cereciito17 o Betsy Uchiha "Song Hyo Woonk"

N/A: Hola, pues aquí ando de nuevo con un OS de mi autoría, si siento no terminar los otros que tengo pero es que estoy en un bloqueo de autor en estos momentos a sí que por eso me ven aquí dándoles lata con otra locura mía.

Este ficc NO ES CONTINUACIÓN DEL DRABLE QUE SE LLAMA DESEO, NI ENFERMO, NI DE ÉROTICO, Lo publique aquí porque hare una serie de Drabbles, bueno si eso quieren ustedes, si no pues solo díganmelo.

Sumary: Sabía que estaba mal era mi hermano, pero mi atracción hacía él era muy grande. Pero un día, traspasamos esa delgada línea de sangre que nos separaba.


Traspasar la línea

Siempre lo he amado, desde que puedo recordar lo he amado en secreto…Sabía que estaba mal era mi hermano, pero mi atracción hacía él era muy grande.

Yo me llamo Sakura, Uchiha Sakura…Mi hermano se llama Sasuke Uchiha, nuestra familia es demasiado conservadora en todos los aspectos.

Yo tengo 16 y el tiene 18 años, el siempre me ha cuidado desde pequeña, alejando cada posible chico que estuviera cerca de mí, todos los chicos del instituto sabían que "Hermano-celoso-Uchiha" no era alguien con quien tuvieras ventaja en una pelea, ya que mi hermano sabia karate y los despachaba con rapidez.

Yo tengo el cabello rosado, si rosado es raro, y no culpo a nadie por pensar que no soy natural, pero lo es, el médico de la familia dijo que ese tipo de color se debe a la poca pigmentación que tuve en mi desarrollo como feto, pero que eso no afecta mi salud, estatura 1.69, orbes del color del jade, herencia de mi muy querida bisabuela, cuerpo que para que negarlo esbelto, a mis 16 años tenía cintura estrecha, un trasero que podía envidiar cualquier modelo y busto proporcionado, no era ni muy pequeño ni muy grande.

En cambio mi hermano era muy diferente a mí, mi hermano Sasuke mide 1.78, piel blanca, orbes azabaches, cabello negro con destellos azulado – he aquí la herencia de tonos raros en mi familia – Cuerpo bastante bien formado, debido a que se pasaba horas y horas practicando deporte.

Pero un día, traspasamos esa delgada línea de sangre que nos separaba.

Una noche mientras nuestros padres salían a una fiesta, me encontraba viendo "La ley y el orden unidad de victimas especiales" en la televisión de la sala, un caso de una violación de un pequeño niño. Mi rabia siempre salía a flote cada vez que veía ese tipo de casos y la abogada que había en mí inminentemente salía a flote. Eran las 11:30 pm, y nuestros papas a un no habían llegado, arrastre mis pies hasta la cocina, y me serví un vaso de agua fresca, lave mi vaso y me dirigí con pesadez escaleras arriba dispuesta a ir a mi cuarto. Pare en seco cuando escuche unos leves gemidos provenientes del cuarto de mi hermano. Mi curiosidad pudo conmigo y me acerque al marco de la puerta y la abrí dejando el espacio suficiente como para ver y que no supiera que estaba yo allí espiando.

Mi hermano estaba en la cama tumbado desnudo viendo una película porno. ¡Se estaba masturbando! Fije mi vista en el gran miembro que él tenía en una de sus manos que bajaban y subían deslizándolo. Mi excitación llego a tal punto que no me di cuenta que había empezado a bajar la mano hacía mi vagina. Me abrí paso por mis shocks negros y me empecé a acariciar. Me mordía el labio para que no supiera que estaba allí. Le veía como con cada movimiento ponía más y más cara de placer. Yo me había empezado a masturbar más rápido. Y de repente le vi ponerse tenso y como un chorro de semen salía de su miembro y le empapaba el estómago y alguna que otra gota caía sobre la cama. Cuando vi la imagen me corrí con los ojos como platos mirando cada movimiento de mi hermano.

Desde ese momento no podía parar de pensar en él, cada noche me masturbaba en mi cama pensando en cómo sería que me penetrara con ese gran miembro que él poseía. Pero a la mañana siguiente me sentía muy mal pensando que no estaba bien lo que hacía, aunque no lo pudiera evitar por la noche.

Ya me había hecho a la idea que lo nuestro no podía ser, hasta que un viernes ocurrió algo que cambió totalmente mi forma de pensar.

Como cada día me había levantado para hacer el desayuno, mis papas no estaban en casa como para variar, Sasuke y yo estábamos más que acostumbrados a ella, ya que nunca paraban en casa su vida era demasiado ajetreada, aunque no es como que los extrañásemos.

Llevaba puesto mi pijama que consistía en una bata rosa con un dibujo de conejo en el borde, si lo sé soy infantil hasta en mis batas, pero no es como que me fueran andar espiando. El único que me veía a parte de mis padres era mi hermano.

—Oye Sakura, ¡maldición! Estas escuchando —hablo Sasuke sacándome de mis pensamientos.

— ¿Eh? —Musite confundida, no me había dado cuenta de cuando llego a la cocina, llevaba solo un pantalón negro sin camisa, me sonroje furiosamente al imaginarme de nuevo la imagen de su pene duro y caliente en mi interior —Lo siento, no estaba escuchando, ¿Me decías?

— ¡Tsk! Joder Sakura has estado sumamente distraída este último mes —Exclamó con molestia. —Te decía que el Dobe quiere que vallamos a su casa, para disfrutar de la piscina.

—Ah… —Fue lo único que dije.

— ¿Qué significa ese "Ah" Sakura? —Pregunto

—No nada, digo —me mordí el labio inferior —Si claro iré contigo

Me miro con desconfianza, pero solo suspiro con pesadez.

—De acuerdo, entonces ponte un bikini porque nos vamos en un momento. No te preocupes por hacer nada, comeremos en casa del Naruto.

—Vale, voy a prepararme. —Le dije y cuando pase a su lado me roce con su piel y sentí un escalofrío que recorrió todo mi ser.

¡Joder me estaba volviendo loca!

Cogí el bikini, uno verde, y una falda blanca y un blusón negro, decidí darme una ducha rápida. Necesitaba apartar esos pensamientos estúpidos de mi cabeza.

Me desnude y dispuesta a entrar en la ducha, la puerta se abrió y apareció Sasuke al verme así se quedó con la boca entreabierta y yo como pude me tapé cogiendo una toalla.

—Maldición Sasuke ¡Debes de tocar la puerta antes de entra! —Chille avergonzada, mientras veía como una sonrisa arrogante se formaba en su perfecto rostro. No me gusto nada como mi centro empezó a palpitar con avidez a causa de una simple mirada de mi consanguíneo.

—Perdón, perdón… Solo quería lavarme los dientes. Pero ya que te has tapado me los lavo en un segundo.

— ¿Qué? No, no. Sal ya. ¿No ves que voy a ducharme?

—Venga, her-ma-ni-ta. Ni que fuera la primera vez que te viera desnuda. —Me dijo con una sonrisa de oreja a oreja y sin parar de mirarme arriba y abajo.

— ¡Sí, claro! Cuando éramos unos críos, pero ahora no, asique salte. –Insistí.

Aunque en realidad no quería que se fuera pues ya me había puesto muy cachonda. Él estaba sin camiseta y yo con solo una toalla que tapara mi cuerpo desnudo.

Se acercó a mí y me rodeo la cintura con sus manos. Me acercó a él y empezó a acariciarme por encima de la toalla.

—Pues ahora ya somos grandes. —me dijo, mientras seguía acariciándome la espalda y llegando a rozar suavemente mi culo— Venga, déjame verte bien.

Me empezó a deslizar la toalla hacía abajo y me dejo completamente desnuda delante de él.

—Vaya, hermanita. No sabía que podías tener este cuerpo debajo de esa ropa que sueles llevar—Me dijo con una mirada lasciva. —

Yo no sabía dónde mirar aunque estaba muy excitada sentía una gran vergüenza de que mi hermano me viera así. Nunca llegue a pensar que mis fantasías con él se fueran a hacer realidad.

Me acarició el vientre y rozo mi pecho derecho. Sentí un calambre, estaba a punto de correrme y nada más me había acariciado un poco.

—Venga, hermanita. No sabes las veces que me imaginado tenerte así. —Me dijo mientras cogía mi cara con una mano y la acercaba hasta su cara—.

Me beso y fue el mejor beso me han dado en la vida, creí morir de placer justo en ese momento. De repente oímos un ruido abajo. Eran mis padres que acababan de venir de hacer la compra. Cogí mi toalla a toda prisa y le mande salir del cuarto de baño.

Una vez sola me metí debajo del chorro de agua caliente y reflexione de todo lo que acaba de pasar. Me había dicho que él se había imaginado estar así conmigo. Nunca pensé que el también pudiera tener esos pensamientos hacía mí de esta manera al contrario pensaba que era yo la única. Pero aun así no quitaba que fuera mi hermano y yo su hermana.

Llegamos a la casa de Naruto, en un incomodo silencio que se instalo entre nosotros. Kiba, uno de los amigos de nosotros empezó a revolotear cerca de mí y me dispuse a platicar con el de cosas sin ninguna importancia, mi vista empezó a vagar en la piscina hasta que me encontré con unos ojos azabaches que me miraban con lujuria y hambre, aparte mi vista sonrojada. Sentí un escalofrió recorrerme por toda mi columna vertebral, no lo miraba, pero sabía que Sasuke me estaba recorriendo con la mirada.

—Me voy al baño —le dije mientras me levantaba de la toalla.

—Vale, pero no tardes—Contesto sonriente Kiba.

Nos reímos y yo me dirigí al cuarto de baño dentro de la casa de Naruto. Mientras rodeaba la piscina sentí los ojos de mi hermano en cada sitio de mi cuerpo. Me estaba empezado a excitar con solo pensar lo que me había hecho esta mañana, así que con rapidez me dirigí al cuarto de baño

Me lave la cara con agua esperando a que se me pasara el calentón que tenía encima, cuando entro de repente mi hermano entro cerrando la puerta tras de sí.

—Por fin, otra vez solitos, hermanita. —Me dijo mientras miraba mi cuerpo humedecido del agua que hace un momento me había echado.

—Mira, Sasuke. Lo que pasó antes no puede volver a pasar, somos hermanos, por amor de dios. Esto no está bien. —le dije con la esperanza de que se fuera y dejara esta locura aunque en mi interior sabía perfectamente que no quería que se fuera.

Pero ocurrió todo lo contrario, con su mano me agarró del brazo y me tiro hacía él. Empezó a besarme como lo había hecho en el baño mientras sus manos se dirigían hacía mi trasero.

Al principio quise retirarle, pero él no pasaba de besarme y acariciarme y me di por vencida. Yo también le deseaba muchísimo, asique aparte mis prejuicios, le agarré del pelo y comencé a besarle como sí no hubiera mañana.

—Así, esta mejor, Sakura. Nosotros no podemos controlar esto, yo por lo menos. Así que quiero disfrutarte entera. Siéntate aquí. –me dijo señalando el váter.

Yo me senté y mientras él me besaba por todos los lados me bajo la braga del bañador. Se retiró y observo mi vagina como si la estuviera haciendo una inspección.

—No he podido parar de pensar en tu cuerpo, desde esta mañana. Vamos a comprobar ahora a ver qué tal sabe mi hermanita.

Y dicho esto, comenzó a lamerme el coño. Lo hacía muy bien, movía esa lengua con mucha precisión. Me empecé a mojar muchísimo y él seguía lamiendo y succionando. Comenzó a meterme un dedo mientras no paraba de chupar.

—¡Oh, Dios! Sigue, sigue no pares.

Cuando le dije esto paro un momento y me miró con una sonrisa. Pero volvió a la tarea y cada vez lo hacía más y más deprisa. Estaba a punto de correrme y él lo sabía asique metió otro dedo y me lamió el clítoris con mucha rapidez mientras no paraba de mover esos dedos dentro de mí. Y yo no aguanté más comencé a correrme mientras me arqueaba y mordía mi labio para que no se oyeran los gemidos. No se me había olvidado que en la casa estaban los amigos de mi hermano.

Sasuke paró de lamer cuando cumplió su objetivo y con una mirada lasciva me dijo:

—Sabes mucho mejor de lo que me imaginaba, hermana. —y me volvió a besar con mucha pasión, nos separamos cuando nuestros pulmones pidieron aire.

—Sal tú antes, ya que no quiero que se enteren de lo que hemos estado haciendo. —me dijo mientras se apartaba de mi

Yo con rapidez me coloque el bikini y me dirigí hacía la puerta mirando por un momento a mi hermano que me sonreía torcidamente.

Cuando llegué, nadie se había dado cuenta de nada y pudimos acabar el día de piscina riéndonos todos y bañándonos hasta que se hizo de noche.

Sabía que tendría que hablar con Sasuke. Pero ni siquiera sabía exactamente que decirle, asique cuando llegamos a casa me fui directa a la cama pensando en que al día siguiente hablaría con él.

Traspasamos esa pequeña y delgada línea que teníamos entre nosotros como hermana y hermano. Si me pregunta si me arrepiento, tal vez ahora no, pero no puedo dejar de pensar que lastimaremos a muchos si tomamos una decisión equivocada.

Nosotros traspasamos la línea


¿Fin?

Jejeje —Sonrisa pervertida—Losé, algunas lamentan que no haya lemmon, pero no lo vi necesario en esta ocasión. A mi parecer fue suficiente con ese oral que le dio Sasuke-chan a Sakurita XD Mi mente el día de hoy no dio para una buena escena se "SEXO-DURO-DESENFRENADO-AL-ESTILO-SASUKE-UCHIHA", perooo tal vez, solo tal vez, haga una segunda parte de este OS, aunque eso rompería con la cadena de DRABLES SIN CONECCION ENTRE SÍ, que me autoimpuse. También debo decir que empecé con la continuación del PRIMER DRABLEE que publique en este escrito, con la perspectiva de Sakura, ya muchas de ustedes saben cómo se llama pero para recordarles es el que se llama "DESEO" muy probablemente lo publicare aquí, ya que no quiero moverlos como fics independientes. En cada nuevo capítulo aclarare si tiene algo que ver con los demás, así que estén atentas. De igual forma SIEMPRE recuerden,aclarare si son continuaciones o si son diferentes. ¿Sale?

Bueno sin nada más que agregar su servidora se retira.

Se les quiere un -como se dice en México- CHINGO

Atte: Betsy Uchiha

Fecha: Domingo, 17 de Febrero de 2013

Hora México: 03: 35 pm.