Discalimer: Los personajes de Gantz le pertenencen a Oku Hiroya.

No Rendirse

Ahora que la oscuridad parecía haber terminado, ahora que parecía que por fin se encontraba de nuevo con ella, todo, todo lo que lucho, todo lo que tuvo que hacer solo para este momento.

Solo lagrimas, tristeza y un nudo en la garganta estaban en esa escena en donde dos enamorados, se reencuentran en un mundo diferente.

La abrazo, la consoló y dijo que ya nunca se separarían, dijo que iban a irse de ese infierno y mas nunca sufrir sin voltear hacia atrás, pero… eso iba a ser fácil, el destino les tenía preparado algo inesperado.

El desapareció no dejando rastro, su amada lo lloro y busco con su mirada sin hallarlo, de nuevo el sentimiento de tristeza la invadió, otra vez estaba sola, desprotegida, tan frágil.

Mientras que el, se le encargo una nueva tarea. Antes de disfrutar la libertad, antes de irse debía de acabar con todo aquello que antes había arrasado la tierra, con rabia golpea la pantalla que tenía delante suyo y hace que el gran robot en el que estaba diera un golpe al enemigo. El no se rendiría tan fácilmente, no sin haber luchado por su libertad, por estar otra vez con ella, su amada.

/

En otro sitio no muy lejos se encontraba su otro yo, liderando a los valientes quienes con mucho esfuerzo han sobrevivido hasta el momento.

Todos los monstruos y criaturas muertas se hallaban en el suelo y solo lo que estaba en aquel techo era lo que faltaba, no correría riesgo y ordeno retirar a los demás dejándolo a él solo contra la criatura.

Con miedo y mucha adrenalina comenzó su ataque sin efecto, solo la criatura le basto con desarmarlo y luego castigarlo con toda su furia haciendo que este gritara de dolor y se doblegara por unos momentos hasta que apareció ella, Reika, valiente quien se enfrento también a la criatura en un intento de apartarlo de su amor platónico pero fue inútil igualmente la criatura con poco esfuerzo logro dejarla desarmada. Kurono no se iba a rendir, quería demostrar que aun siendo una copia del original también valía y eso es lo que iba hacer, derrotar a la gran criatura, pero fue en vano igualmente el enemigo lo derroto, dejando solo a ella con la espada en sus manos y con el deber de acabar con aquel monstruo.

Luego de un largo rato, el despierta y se da cuenta que el peligro había cesado que la criatura yacía muerta con la espada atravesada en el pecho, con su mirada busco en el lugar los rastros de Reika, sin éxito hallarla camino un poco y se encontró que ella estaba tirada en un pequeño agujero. Corrió rápido hacia ella, le toco el pecho, no había pulso ni latidos, ella estaba muerta.

Llorando él, intento en vano revivirla, cosa imposible. Con mucho llanto y arrepentimiento, le da el último beso y el mas frio, sin más debe de cargar el cadáver hasta afuera para darle la mala noticia a los demás.

Fin

Notas: bueno, ya sé que fue algo raro leer esto solo era mi punto de vista de lo que paso en los capítulos 354 – 357 del manga.