Tratándose de mi serie favorita, era imposible que no terminara escribiendo algo…

Disclaimer: La historia de este fic es mía, los personajes pertenecen a


La primera vez que la conoció fue como un haz de luz cortando las tinieblas.

Había demasiada sangre por todos lados, no podía ver y el dolor era demasiado, Mushra estaba convencido de que ese día iba a morir, casi le parecía irónico, le encantaban las bromas y ahora una iba a matarle.

Y ni siquiera había sido una de sus mejores bromas…

Pero los humanos eran unos amargados que se habían molestado solo porque él había decidido que sus vegetales se verían mejor con caras pintadas.

Sintiendo el dolor de los palazos y golpes su único reflejo voluntario fue el de cubrir su cabeza con sus manos.

Ahora que lo recordaba, había olvidado pintar las calabazas, vaya entonces no solo moriría por una mala broma sino por una incompleta…

El dolor oscurecía sus alrededores por momentos y de verdad el solo quería que ya todo se terminara.

Así dejaría de sentir dolor, así dejaría de ver los expresiones de repugnancia de los humanos ante su existencia, así dejaría de oír sus palabras ofensivas.

Porque así dejaría de sentir frio, dejaría de sentir hambre, dejaría de sentir sed.

Porque así dejaría de sufrir….

Ruidos se escuchan a lo lejos, en algún punto los gritos violentos de los aldeanos se habían silenciado, en algún momento se habían detenido en golpearlo.

Pero Mushra solo es consciente de ello hasta ese momento, porque de pronto ya no siente más golpes, ya no siente más pisadas.

La único que siente es una calidez ajena que le envuelve, no es la de su sangre, ese es un hecho, su sangre es fría sobre su piel herida.

¿Acaso ha muerto?

Porque al menos dolor ya no siente y está seguro que el hambre y la sed se le han olvidado,

Pero ¿y ese ruido?

Hay alguien muy cerca de él, alguien cálido y que con amabilidad le ha tomado en brazos…

Quizá si esta muerto y algún ángel ha venido por él, los humanos son monstruos quienes jamás harían eso…

¿Pero porque el ángel esta llorando?

-No te preocupes pequeño, ya estas a salvo- susurra una voz delicada y en esos momentos infinitamente triste.

Mushra siente la culpa golpearle al escuchar tan tierna voz con tanto dolor, él no había querido poner triste al ángel, el nunca había querido molestar a alguien con su existencia.

Con mucho esfuerzo, Mushra logra abrir sus ojos mientras con voz queda y rasposa le pide al ángel que ya no llore.

Lo único que logra ver antes de que la inconsciencia lo tome en brazos, son unos amables ojos castaños.


Gracias por leer y no olviden comentar.