Bueno, esta es una nueva historia... ya sé.. debo terminar las demás.. pero... soñé esto anoche.. (no me pregunten por qué, porque no sé) y hasta que no me pusiera a escribir no iba a parar de pensar en esto... así que acá va otra historia mas... espero que les guste :)


-Te amo –Emily le susurró mirándola a los ojos a su novia. Sentía una inmensa culpa por haberla engañado. Se sentía hipócrita ya que había hecho lo mismo que la rubia. ¿Cómo podría ahora continuar castigándola o reprochándole el mal que le hizo? No podría ni aunque quisiera. Sentía que su dolor se duplicaba al recordar esa noche que estuvo con Mandy. Ella sabía bien que estaba muy drogada y había tomado mucho alcohol. Pero, ¿Eso sería suficiente para no darle importancia al engaño? No. La había engañado. No importaba el estado en el que estaba en ese momento. Drogada y alcoholizada, la terminó engañando igual. 'Te amo', le había dicho. A pesar de todo lo sucedido, en lo más profundo de su corazón realmente lo sentía. Ella sabía que era su único amor. Intentó expresarle todo lo que sentía, sus miedos, la impotencia y lo más importante, su amor por ella.

-No mientas –Naomi le respondió con la voz ahogada. Al escuchar esas palabras, la pelirroja ya sabía que algo debía saber. Tuvo pánico, terror de que supiera lo que ocurrió con Mandy. Quería contarle ella misma sobre eso, y tratar de que la comprendiera. Pero era tarde, la rubia ya aparentaba saberlo.

Emily miraba, mientras comenzaba a llorar, a Naomi retirarse de la cama y dirigirse hacia la puerta en donde se detuvo.

-Mi mamá vuelve la próxima semana –comenzó a hablar Naomi mientras abría la puerta. Se tomó unos segundos para luego continuar hablando sin mirar a su novia – creo que deberías irte – terminó de hablar disminuyendo el volumen de su voz, haciendo notar que estaba por llorar. Luego cerró la puerta y dejó a Emily en la cama. ¿Qué iba a hacer ahora? Lo había arruinado todo. La poca esperanza que existía en poder arreglar su relación había dejado de existir.

Mientras seguía recostada tratando de pensar en cómo encarar a Naomi y tratar de resolver los problemas, sonó su celular.

'Emsy, esta noche salimos todos. ¿Te unes? Xx K'

¿Con qué ánimo podría salir? Sabiendo que ella ahora tenía que levantarse y juntar todas sus cosas para irse de la casa. La casa que alguna vez fue el hogar de Naomi y ella. Fue el hogar de un futuro que nunca pudo ser.

Mientras colocaba su ropa dentro de los bolsos, recordaba todas las cosas que hicieron juntas. Tal vez Naomi tenía razón. Ella debía irse para terminar esto… y volver a empezar.

Tal vez… no era la época en la que ellas debían estar juntas.

Pero Emily sabía que ellas estaban destinadas a estar juntas. Lo podía sentir. Eran la una para la otra.

Emily podía apostar su vida en que tarde o temprano iban a volver a estar juntas. Lo podía jurar. Un verdadero amor, nunca muere.


-¿Por qué vienes con esos bolsos? No me digas que esa lesbiana te echó de su casa… la voy a matar! –Katie ni siquiera la saludó y enseguida hizo el ademán de ir directo hacia la casa de la rubia pero Emily la detuvo.

-Katie, no. Ya terminó todo. Tengo estos bolsos porque… vuelvo a casa –su hermana gemela le contestó con la poca voz que tenía.

-Está bien –Katie la miraba con dulzura, sintiendo el mismo dolor que su hermana –todo va a mejorar Emsy… no voy a dejar que esa maldita lesbiana arruine tu vida… -ella le susurraba mientras la abrazaba fuertemente para contener el llanto de la pelirroja.

-No lo sé… no lo sé Katie… todo está jodido… yo también la engañé una noche… ¡Juro que no significó nada! ¡Ni me acuerdo! Estaba tan drogada Katie… -Emily lloraba desesperadamente en el embrazo de su gemela.

-Sé que te espera algo mejor Emsy… no decaigas… shh… -Katie le prometía sabiendo que era una realidad. Tarde o temprano las cosas mejoran. Nada queda en la destrucción, todo vuelve a surgir de alguna manera. Y ella sabía que Emily podía reanudar su vida, aunque eso signifique esperar años.

Esa noche todos, incluyendo a Naomi y Emily, decidieron salir. Emily tenía esperanzas de poder hablar con Naomi. Ella quería dejar todo atrás lo que había pasado y volver a estar juntas. Volver a ser esa pareja especial. Volver a ser feliz. Pero no pudo darse, Naomi se había cerrado completamente y estaba dispuesta a mostrarle a Emily que ya no quedaba ninguna oportunidad en su relación. La rubia aprovechó la noche para estar con toda chica que se le cruzaba en el camino. Obviamente, su intención era causar dolor en su ex novia. Esa actitud significaba mostrarle que ya no podía lastimarla, que ya la había superado y no estaba más en su vida (aunque sabía que todo era mentira).

Emily abandonó el club llorando. No podía soportar la indiferencia de su chica y menos verla coquetear y besar a otras.


-Emily… ¿Qué ocurrió corazón? ¿Por qué estás en este estado? –Jenna estaba tomando té en la cocina y al ver pasar a su hija llorando desesperadamente no pudo evitar preocuparse por lo que le había ocurrido. A pesar que siempre se enfrentaron, una madre es una madre y siempre se preocupa por sus hijos.

-Nada –Emily apenas pudo responder entre sollozos y se dirigió hacia su habitación para tirarse inmediatamente en su cama y aferrarse a su almohada para desahogarse tranquilamente.

-Em-Emily! –su madre gritaba desde abajo. Emily realmente no quería hablar, no quería escucharla decir que ella sabía de antemano lo que iba a suceder, que tenía razón que esa relación no iba a durar. No quería escucharla decir nada de eso, prefería estar sola.

-Cariño… hey… -la pequeña sintió un par de manos acariciando su espalda mientras ella lloraba en su almohada.

-No quiero hablar contigo mamá –dijo honestamente.

-Debo asumir que pasó algo con esta chica… Naomi ¿No? –Jenna intentó entablar una conversación con su propia hija. Al escuchar que ésta lloraba más intensamente se dio cuenta que Naomi tenía que ver con este asunto. La mujer intentó que hablara con ella y esperó unos minutos para que la pelirroja cediera y le contase lo que le había ocurrido. Pero la adolescente no cedió, continuaba llorando. Tristemente abandonó la habitación, fue hacia la cocina e hizo dos tazas de té. Con sus últimas esperanzas, llevó las tazas hacia la habitación y volvió a intentar.

-Aquí tienes una taza de té cariño… te vendría bien tomarla… te relajaría –Jenna hizo que Emily se sentara de a poco en su cama y consiguió que por lo menos aceptara ese té que le había preparado su madre.

-No puedo verte en ese estado Emily… ¿No quieres contarme qué sucedió? –la madre volvió a presionar para poder ayudarla. Volvió a esperar un tiempo, dejando que su hija de relajara y así pudiera hablar.

-Al fin vas a estar feliz…todo te-terminó-luego de unos minutos la voz ronca rompió el silencio.

-¿No crees que se pueda solucionar de algún modo la situación? –Jenna produjo un gran asombro en su hija. Emily no podía creer lo que estaba escuchando. ¿Lo decía irónicamente? ¿Por qué finge tener interés en arreglar la relación entre ella y Naomi?

-No… todo terminó… puedes sonreír y festejarlo … no es necesario que finjas que te duele la ruptura de nuestra relación –la pelirroja le respondió mirándola a los ojos con dolor y enojo.

-Emily… nunca estaría alegre al ver que algo te produce tanta tristeza –Jenna se sentó a su lado y colocó un brazo alrededor de su hija –aunque no coincida con tu idea de querer a esa chica…

-Amar… la amo… y esa chica se llama Naomi –Emily interrumpe a su madre.

-Está bien… igual, a lo que yo iba era que siempre voy a preferir verte feliz y no en este estado –Jenna le brinda una sonrisa cálida, intentando acercarse a su hija y rogando de que ella vuelva a confiar.

-Creo que deberías visitar a tu tía…

-Mamá-

-Que se encuentra en España… un hermoso lugar… así te tomas tiempo para pensar, volver a comenzar una nueva vida… deberías pensarlo Emily… te estoy dando la oportunidad de irte y poder seguir adelante… ésta no va a ser tu última relación cariño… eres joven… tienes que seguir adelante –su madre le explica, se levanta y le deja dinero como para sacarse pasajes para España y luego se retira de su habitación dejándola sola. Naomi ya no la quería, no podría permanecer en la misma ciudad que ella y menos juntarse con sus amigos quienes son también amigos de Naomi. Se tomó el tiempo de pensar la propuesta de su madre, cada tanto mirando ese dinero que le había dejado a su lado. Luego de un par de horas decidió tomar ese dinero e irse a visitar a su tía un par de días. Unas vacaciones no le vendrían mal en este momento. Suspirando, guardó ese dinero y esa noche trató de dormir, un poco.


Review? pleaseee :$