Disclaimer: Todos los personajes y escenarios pertenecen a JK (excepto Remus y Sirius que se pertenecen el uno al otro).

I La vida no es justa

El papel desbordaba vida o la vida se desbordaba del papel, pero el hecho es que entre los dedos de Remus Lupin los personajes saltaban de sus libros para instaurarse junto a él. Y quién no querría estar junto a él se preguntaba Sirius Black observándolo silenciosamente desde su escondite habitual, notando sus cambios de expresiones y a veces también la tensión que emanaba su lobuno cuerpo a medida que pasaba las páginas con tanta delicadeza como si cada una de ellas fuera un amigo íntimo, o cómo torturaba a ese no tan inocente labio al que Sirius estaba muy dispuesto liberar para volver a apresarlo entre sus propios labios. Al fin y al cabo, nadie dijo que la vida era justa y ese labio sería la demostración. Algún día. Sin embargo Sirius Black nunca se ha caracterizado por ser paciente.