"PREFACIO"

Isabela, jamás pensó que su vida transcurriría de ese modo.

Capitulo uno.
"PRIMER DIA"

Era el inicio de un gran día, Isabela despertó con mucho entusiasmo y una gran sonrisa en su cara, dio un brinco y salió de su cama gritando, fue directo al baño a asearse, y luego abrió su armario para escoger que ropa debería usar para este día, agarro un jeans negro ajustado al cuerpo, y una blusa roja con un escote en forma de 'V' en la parte trasera, unas sandalias de tacón medio que hacían juego con su cartera roja y un lazo que le regalo su padre por su cumpleaños numero 19.

Bajo de inmediato al comedor y saludo a todos los que estaban presente con una sonrisa de oreja a oreja, su madre un poco extrañada le pregunto el motivo de aquella sonrisa….

-Buenas buenas, familia, ¿Qué hay para desayunar el día de hoy? Dijo Isabela –Isabela, pero que bella te ves el día de hoy. Dijo su padre. –Siempre papi, siempre estoy bella.
Guao, hija, ¿a que se debe tanta felicidad? Dijo su madre. –es que hoy es el cumple de mi mejor amiga Ariatna. ¿No sabias mama?, yo te comente que hoy es su fiesta, no me digas que se te olvido y no me dejaras ir, yo sabia que no….
Cálmate, yo he dicho que no te dejare ir ni que se me olvido. Le dijo su madre interrumpiéndola, solo que no me acordaba. Ya siéntate a desayunar que se enfría la comida, le dijo su padre en un tono serio pues no estaba de acuerdo con que fuera a una fiesta de noche, el siempre ha visto a su hija como una niña y la sobreprotege mucho.

Isabela se sentó a comer, ya su estado de animo había bajado un poco por las palabras que le dijo su padre. Ese fue el desayuno mas callado en toda la historia de la familia McPhail. Su padre noto el mal estado de animo de su hija, y le pidió disculpa por haberla tratado de ese modo, se paro de la silla y le dio un fuerte y caluroso abrazo a su hija, su princesa. Justo cuando Isabela se levanto para lavar los platos del desayuno llego a buscarla su mejor amigo Dylan, se despidió y se fue.

En el camino hacia la universidad el único tema de conversación fue la Gran Fiesta de Ariatna. Isa tenia mareada al pobre dyl así le decía Isabela de cariño, con eso, le preguntaba ¿Qué me pongo? ¿Con quien hare mi entrada triunfal? Dylan, quería ir con Isabela pero era tanto la euforia de ella que no lo dejaba ni hablar.

Llegaron a la universidad, e isa todavía hablaba de lo mismo, dyl estaba arto ya, pero por ser su mejor amigo escuchaba muy atentamente todo lo que le decía, al momento de entrar, Isabela vio a Mario el chico por el cual ella babeaba. Era alto, atlético, cabello corto y negro, ojos café, y siempre usaba franelas pegadas a su cuerpo, cosa de que se le notaran sus grandes brazos. Eso hacia que Isabela se transportara a un mundo externo en el que solo existían ellos dos, pero como todo lo imaginario acaba, dylan siempre la bajaba de esa nube diciéndole "No te emociones isa, ese chico no es para ti" cosa que a ella le molestaba mucho.

Llego la hora de la clase de ingles, isa estudiaba idiomas. Y esa era su clase favorita. Entro rápidamente y cuando se sienta observa la puerta y ve entrar a su amor platónico, quedo sorprendida pues no sabia que el estudiaba su misma carrera. Empezó la clase y no paraba de mirarlo, el noto que ella lo miraba y se acerco hacia ella, le pregunto el nombre y ella tartamudeando respondió, luego la invito a la gran fiesta, y ella no sabia de donde sacar palabras para decir que si, pues el asombro y no era normal. Finalmente asintió y Mario le dijo que a las 9 estaría en su casa. Isa salió corriendo a contarle todo a dyl que estaba en la cafetería, este un poco celoso, le dice que no se ilusione. Que por una fiesta no se harán novios. –Hay dylan no seas tan pesimista, tu siempre llevándome la contraria. Le dijo isa en tono molesto. Agarro su cartera y salió disparada a su casa.

Llego, y no había nadie, se respiraba un aire de tranquilidad, aprovecho para ir al cuarto de mama, y tomar prestado, y sin avisar el collar de perlas. Lo tomo y salió corriendo a su cuarto, a esconderlo, luego abrió su armario y saco toda la ropa que tenia para escoger que se pondría, y como toda adolescente consentida, no encontraba nada. Estaba molesta por no tener que ponerse. Fue cuando vio un vestido corto azul oscuro, con detalles brillantes en la parte delantera, y muy ajustado al cuerpo, (como todo lo que ella usa). Busco sus sandalias de tacón extremadamente altas, y la cartera de noche que también era de mama.

Guao, mi primer capitulo espero que les guste.

Acepto criticas constructivas, recuerden que es la primera vez que escribo.

Este capitulo va dedicado a mi fiel compañera Mile, gracias bebe por inspirarme.

Att; Gabriel.