Bueno, perdón, perdón ,perdón, perdón por tardar tanto es que no me venía a la mente que escribir, ósea se me venían muchas cosas a la mente, pero no ligaba una con otra, aparte tuve que leer un libro (que aun no termino) para la escuela, y es más aburrido, solo sirve de somnífero.

Ryoma: mada mada dane. ¬¬

Zachy-chan: apréndete otra frasecita. ¬.¬

Ryoma: tú también la usas.

Zachy-chan: si, bueno, de acuerdo también la uso, pero menos que tú; En fin comencemos.

Los personajes del príncipe del tenis no me pertenecen, si no al gran Konomi Takeshi.

Un sentimiento de soledad

Ryoma fue sin interés a la escuela, no había dormido nada después del sueño, en la mañana le tocaba inglés, pero para sorpresa del profesor y de todos, Ryoma no se durmió, pero tampoco prestaba la más mínima atención, solo se sentó ahí a mirar el puesto vacio de Sakuno.

Narración de Ryoma:

Yo estaba ahí sentado, con mi vista fija en el puesto de Ryuzaki, mientas mi mente la recordaba, recordaba cada vez que se sonrojo en mi presencia, que cuando me lastimaba ella corría a ver que estuviera bien, cuando tartamudeaba, sus dulces sonrisas, pero ¿Por qué con cada recuerdo me parecía estar lleno de calma y felicidad? Sin embargo, ahora, cuando volvía a la realidad lo único que sentía era tristeza, dolor y soledad, pero, ¿Por qué? , en eso entra el director a comunicar lo que le había sucedido a Ryuzaki.

Fin narración de Ryoma:

-bueno, chicos pongan atención un momento- dijo para que todos dejaran lo que hacían- verán, ayer por la tarde su compañera Sakuno Ryuzaki, sufrió un accidente, y en estos momentos se encuentra en coma, en el hospital-todos tenían una cara de asombro y preocupación, Tomoka se puso a llorar y el profesor fue a verla.

Tocaron el timbre y todos salieron del salón, hablando de lo que les acababan de comunicar, Tomoka seguía llorando así que Horio la llevo a lavarse la cara, sin embargo Ryoma se queda en el salón, al igual que el profesor y el director, quienes continúan hablando sin notar la presencia del chico.

-entonces la atropellaron, ¿pero cómo?- dijo el profesor.

-nadie sabe, no se sabe que pa…-el director se detuvo al percatarse la presencia de Ryoma, el cual seguía en su asiento, recostado sobre la mesa, con los brazos cruzados, viendo el asiento de Sakuno.

-señor Echizen, ¿se encuentra bien?- dijo el maestro preocupado por el estado del chico, ya que se veía como si le hubieran dicho que no volvería a jugar tenis, ósea muy mal, como si todo su mundo se viniera abajo, pero ni el sabia porque.

-¿está bien señor Echizen?-dijo el director.

Ryoma los ve fríamente, pero en sus ojos se veía el dolor y la tristeza, el oji ámbar se paro y dijo-fue mi culpa-después se fue, el profesor y el director no entendieron al principio, pero después comprendieron a lo que se refería, todo el día intentaron que Ryoma hablara, pero sin éxito.

Narración de Ryoma:

Todo el día sentí soledad, pero no de la soledad relajante que me agradaba, esta soledad era perturbadora, a pesar de estar rodeado de mucha gente me sentía realmente solo, y no sabía porque, ¿a caso era por Ryuzaki?, ¿porque me sentiría así de mal por una chica que apenas conozco?, era un sentimiento desagradable, en el entrenamiento apenas me concentraba, y mis senpais intentaban "subirme el ánimo" según ellos, pero la verdad no ayudaban mucho, no ayudaban nada en realidad, solo me asían sentir peor, en especial cuando hablaban de Ryuzaki, ya me iba a casa y ellos decidieron acompañarme para que, según ellos, no intentara suicidarme o algo así .

Fin narración de Ryoma

-nya, vamos o'chibi cambia esa cara- dijo Eiji.

-si, Echizen anímate-dijo Momo.

-vamos no te preocupes, se va a mejorar- dijo Oishi.

-si, tal vez-dijo Fuji.

-¡FUJI!-dijeron los demás.

-relájense, solo era chiste, claro que se va a mejorar- dijo Fuji tratando de que no lo golpearan- cierto Inui-dijo al de lentes para que lo apoyara.

-sí, hay un 70% de probabilidades de que se recupere- dijo escribiendo en su libretita.

-pero un 30% de que no-dijo Ryoma, mientras los demás casi se le abalanzan encima a Fuji, pero al escucharlo se detuvieron, y lo miraron preocupados.

-¿te sientes bien Echizen?-le pregunto Momo, pero Ryoma no contesto.

-¿o'chibi tu e…-lo interrumpió el oji ámbar.

-quiero estar solo-después de decir eso, cuzo la calle, y se fue, los demás lo iban a seguir pero le dieron la luz roja a los peatones y no pudieron seguirlo.

-¿creen que este bien?-dijo Oishi, y los demás negaron con la cabeza-sí, yo tampoco-

Ryoma camino, camino, y camino sin rumbo aparente, durante algunas horas, no estaba seguro de cuantas, pero casi anochecía, solo quería sacarse de la mente a la chica, cuya ausencia lo torturaba, y aunque lo pensaba, no se explicaba porque o no quería la explicación de porque extrañaba tanto a la chica, fuese como fuese, se sentía mal y no podía hacer nada para evitarlo, cuando se dio cuenta estaba frente al hospital donde estaba la chica, sin pensarlo y casi como un impulso, entro en el hospital, después pregunto por la chica de ojos carmesí.

-buenas tardes- dijo la recepcionista.

-hola- dijo cortante-en que habitación se encuentra Sakuno Ryuzaki-trato de decir desinteresadamente.

-por ahí-dijo indicando un pasillo largo detrás de ella- se encuentra en la habitación número 19, ¿eres algún amigo o familiar?- dijo mirando fijamente al chico.

-solo un compañero de clases-le dijo cuando se dirigía a la habitación.

Abrió un poco la puerta lo suficiente para ver adentro, logro ver a la muchacha, acostada en una cama, conectada a muchos cables y a la entrenadora Ryuzaki dormida a los pies de la cama, seguramente había estado con ella toda la tarde, Ryoma cerró la puerta y se fue, no sabía porque entro así en el hospital, ¿tanto extrañaba a la chica? No eso no podía ser posible…. ¿oh, sí?

Llego a su casa y se topo con su padre en cuanto abrió la puerta

-¿Por qué no me dijiste lo del accidente?- dijo su padre bastante enojado.

-que te importa-le dijo intentando irse a su cuarto, pero el hombre lo detuvo.

-esa chica era tu responsabilidad-dijo Nanjiro.

-ya se, ¿cómo te enteraste?-dijo medio enojado, ya lo sabía y se sentía muy mal por lo sucedido, no necesitaba que se lo recordaran.

-su médico llamo y nos pregunto por ti-dijo Nanako.

-si, al parecer Sumire se lo dio-dijo Nanjiro, enojado todavía- ¿cómo pudiste dejar que la atropellaran?, ¿porque no lo evitaste?-dijo el hombre, y con cada palabra Ryoma se enojaba, cada vez más.

-tío, no fue su culpa, fue un accidente-le dijo Nanako tratando de calmarlo.

-sí, es cierto, pero él tendría que haberla cuidado-dijo Nanjiro.

-¡YA CALLATE VIEJO HENTAI!, ¡no estuviste ahí!, ¡y ya me siento muy mal, para que tú me hagas sentir peor!, ¡así que, mejor ve a ver una de tus revistas y déjame en paz!-dijo Ryoma con toda la rabia acumulada, no solo esa tarde sino también de ayer, después de decir esto, Ryoma se fue corriendo a su habitación y azoto la puerta.

Nanjiro y Nanako intentaron hablar con él, pero sin éxito, estaban muy preocupados él nunca actuaba así, el hombre no lo quería hacerlo sentir mal, y ahora que lo pensaba mejor, el chico no tenía la culpa, como iba a saber el que esto iba a ocurrir.

Ryoma se quedo dormido y tuvo otro sueño, no muy agradable.

Ryoma estaba jugando un partido, pero no sabía con quien, no lograba distinguir a su oponente, aunque la verdad no le importaba, lo más raro ni siquiera tenía muchas ganas de jugar, aunque iba ganando, pero después, su vista se fue hacia la gente, fuera de la cancha, y ahí ve a Sakuno, cuando la vio con su dulce sonrisa de nuevo se sintió feliz, este sueño no parecía ser como el anterior, pero de repente toda la gente fue desapareciendo y también las canchas Ryoma vio a su alrededor pero solo vio un vacio negro, volteo a ver donde estaba antes la chica, preocupado de que ya no estuviera ahí, pero ahí estaba el intenta avanzar pero no puede, ve al piso y de nuevo a la chica, pero esta vez no tiene su sonrisa de siempre, más bien parece triste y asustada, Ryoma ve unas luces segadoras y después oye el grito de la chica.

Se despierta asustado y sudando, como la noche anterior, con su corazón latiendo a mil por hora, dicen que los sueños son nuestro subconsciente que intenta decirnos algo, pero, ¿Qué era lo que sus sueños intentaban decirle?

Continuara…

Casi lloro con este capítulo, si sigo así Ryoma y yo tendremos que ir con un psicólogo, creo que me voy muy a los extremos, por eso prefiero las comedias, a la próxima hare eso. -_-

Ryoma: eres una sádica.

Zachy-chan: ¿Por qué lo dices?

Ryoma: te gusta hacerme sufrir.

Zachy-chan: eso no es cierto, no me gusta hacer sufrir a la gente, pero soy muy extremista.

Ryoma: y que hay de lo de Fuji-senpai.

Zachy-chan: ah, es que el si es medio sádico, aparte tenía que darle humor a la cosa.

Fuji: ¿hablaban de mí?

Zachy-chan: si, oye ¿qué haces aquí?

Fuji: dirás hacemos.

Eiji: si, nosotros también vinimos, nya.

Momo: si, queríamos ver que ustedes dos no terminaran tomando anti depresivos.

Zachy- chan: bueno, Momo, Eiji, Fuji, si quieren pueden acompañarnos en los siguientes capítulos, un poco de humor antes y después de ellos hará que los lectores no terminen deprimiéndose.

Ryoma: ¿se van a quedar? ¬¬

Eiji: Siiii, estaremos con el o'chibi y Zachy-chan en la introducción, nya.

Zachy-chan: si, bien, eso es un sí de Eiji ¿y ustedes?

Momo y Fuji: si. n.n

Zachy-chan: bien, entonces mejor no los aburro más, nos leemos en el próximo capítulo. Cuídense, besos y dejen sus comentarios.