Disclaimer: Ninguno de los personajes son míos, son todos propiedad de Yana Toboso, solo la historia es mía.


Advertencias: Universo Alterno, un poco de OoC, pedofilia, y tal vez mas adelante lemmon.


Notas de la autora: Bueno, esto se me ocurrió cuando estaba escribiendo el capítulo 7 de Sebastián, su prometida, de el cual solo eh escrito una oración ._., pero bueno. Espero que disfruten el prologo.


Prologo:

En una casa, a las afueras de Inglaterra, el ambiente se encontraba muy acalorado.

Había ropas tiradas por el piso, trazando un camino hacia la gran cama de una hermosa habitación. Con tonalidades de rojo y negro, con candelabros para darle un toque gótico.

- ¡A-Ah, S-Sebastián m-mas! - gimió un pelinegro con toques de gris, a el pelinegro que estaba sobre él, tocándolo y dándole placer con su cuerpo.

Sebastián, le succionó los labios inchados a el menor, mientras arremetía contra el una y otra vez. Haciendo que el menor solo gimiera. El placer y el pecado inundaban la habitación. Gruñidos por parte de uno y gemidos de otro. Apretones y caricias. Jadeos. Todo eso junto en aquella lujosa habitación.

- Tu siempre tan estrecho Ciel - gruño Sebastián mientras envestía el cuerpo del menor sin piedad y dejando marcas por todo el cuello del mismo y a la misma vez le daba placer a su pequeño miembro.

Ciel jadeó de placer, y enterró las uñas en espalda blanca del mayor.

...

Mientras, abajo en la sala. Estaban también dos cuerpos en medio de un acto carnal profundo, en este caso, un rubio y el otro era también un pelinegro.

- ¡Joder, Alois! - gruño el pelinegro, cuando su amante, que estaba debajo de el en la alfombra de pelos, le chupó una de sus tetillas.

El rubio rió un poco, pero su risa se ahogó con un gemido medio gruñido, cuando su amante le jaló suave del cabello para besarle intensamente, y con la lengua le envestía la boca, haciendo casi el mismo ritmo que tenían sus caderas.

...

- Oka-san, ¿por que no vamos ahora por un helado? - preguntó una rubia de ojos verdes a su madre mientras sonreía ancha mente.

La madre de la niña, Rachel, una hermosa mujer de no mas de 35 años, la miró con una ceja alzada.

- Lizzy, querida, ¿por que hoy estas tan rara que no quieres llegar a casa? - preguntó extrañada su madre, ya que su hija aveces prefería estar mas en su casa, compartiendo con todos sus hermanos, los cuales eran muy unidos, que salir fuera.

Lizzy maldijo para sus adentros. ''Genial, no se ya que excusa poner, ni siquiera hace calor''

- Pues... ¡Es que tengo ganas de un helado de fuera! Son mas deliciosos que los que vienen en caja del supermercado - después de todo ella no estaba mintiendo.

Su madre rió.

- Ok, hija, pero luego nos vamos directamente para casa. Tus hermanos están solos, y no me gusta, siempre que están solos me da un mal presentimiento. - dijo su madre tocándose el corazón y mirando para el cielo.

Lizzy se mordió el labio. ''Si supieras mamá''

...

- ¡Ciel!

- ¡Sebastián!

- ¡Claude!

- ¡Alois!

El grito del quinto orgasmo del día resonó por toda la casa. Suerte que no tenían vecinos, por que hace mucho tiempo hubiesen descubierto que, Sebastián Phantomhive de 15 años y Ciel Phantomhive de 13 eran amantes, al igual que Claude Phantomhive de 15 años era amante de Alois Phantomhive de 14 años.

Y en el mismo momento en el cual se estaban recuperando del mas reciente orgasmo, todos los celulares de los cuatro adolescentes sonaron anunciando un solo mensaje.

''Gomen chicos, pero no pude entretener mas a mamá, así que ya vamos para casa, recojan todo, ya vamos de camino. Att: Elizabeth P.''


Notas finales de la autora:

Bien, ese fue el corto prologo, ¿les gustó? ¿Esta bueno? ¿Feo? ¿Mejor está en la basura de la computadora? ¿Lo sigo? ¿Lo dejo? ¿Riviews?

Jijiji bueno, aclaro que es un fic Sebastián x Ciel y Claude x Alois y Elizabeth también estará con alguien xD, no voy a revelar su nombre por el momento.

Bueno, me voy, a desayunar que ya es tarde y luego tengo que guardar mi ropa :)

¡Sayonara!