Uhh he aquí el ultimo capitulo del fic D: bien laargooo para que disfruten :B

Gracias por los reviews :D!


Capitulo 10:¿Un final feliz?

Me escabullí con cuidado, con todo ese bullicio no me iban a notar. Subí al techo y no me costó encontrar la carreta a unas cuantas cuadras de donde estaba. Cuando llegue a ella ya no estaba la jaula. Salté al techo de la prisión para encontrar un lugar para entrar. Después de una pequeña búsqueda encontré un agujero por donde entré y me llevo directo a la oficina. Divisé sus cosas, antes de tomarla me aseguré de que no hubiera ningún soldado.

El entorno me ayudó, el lugar era oscuro y me podía esconder con facilidad pero no por eso me iba a descuidar, con precaución me adentré en la prisión.

Después de unos minutos sin complicación con soldados no podía encontrar la celda de Gato ¿Dónde estará?

Mi respuesta llegó al instante, escuché unos maullidos que correspondía a Gato de esos molestosos que no le gustaban a los humanos.

No pude evitar reírme para mis adentro. Pude escuchar a un soldado quejándose.

"Arg. ¡Cállate animal!" le gritó

Me acerqué rápidamente y me escondí detrás de un muro. Gato no se detuvo y maulló más fuerte.

"¡Arg! "

Puede ver desde mi escondite que el soldado se dirigió a la celda de Gato que estaba a unos pasos de mi.

"¡Shhhh! " le trató de silenciar el soldado. No sé qué pasó cuando a los segundos el soldado quedó hipnotizado, luego abrió la puerta y soltó el arma. Pero luego reaccionó.

"No…No…¡Diablo Gato!" le gritó a Gato salpicándole agua con un rociador. Aquí me acerqué sigilosamente, era increíble a que no notara que había subido a su espalda "Jeje buen intento" le dijo a Gato.

Aprovechando esta instancia y con la ayuda de mis patas dejé inconsciente al soldado. Lo arrastré como pude a unos metros y después lancé sus cosas. Esperé a que se asomara.

"Espero que me perdones" le dije arrepentida y con sinceridad.

"¡Disculpa aceptadas! " dijo alegre un viejo y se fue corriendo.

"No tengo tiempo pa' ti" dijo el molesto saltando arriba de sus botas "Tengo que salvar al pueblo del Gran Terror" agregó arrebatando su espada de mi mano alejándose.

"Gato espera" le dije, lo detuve poniendo una mano en su brazo y me puse frente a él.

"No entiendes vine porque" vacilé un poco por lo que tenía que decir "Estoy aquí porque tú me hiciste entender que existe algo que me importa más que el oro".

Me miró a los ojos de forma seductora.

"¿Cómo que algo? " remarcando la última palabra.

"Está bien tu ganas alguien "le dije también remarcando la última palabra "Mide como 60 centímetros ¿Usa tacones? "

"¿Es apuesto? " preguntó con el mismo tono anterior. He aquí nuestra guerrilla de coqueteos.

"Es muy apuesto" le respondí de la misma manera

"¿Y todo un papacito?" preguntó haciendo una pose.

"Aja" le respondí asintiendo.

"¿Un semental? "

"¡Sí!"

"¿Un tigre? " preguntó

"No puede ser" le dije rodando mis ojos, el comenzó a reír.

"Pero aún no estamos en paz" me dijo como retándome. En ese momento llegó una lanza interponiéndose entre nosotros

"¡Quietos!" gritó un soldado.

"¡Claro que sí! " le dije como si fuera de lo más obvio ignorando al soldado.

"¡No no de eso nada! " me dijo sacando sus garras provocando a que se le cayeran los pantalones al soldado.

Acechamos bufando y saltamos encima del soldado derribándolo.

Seguimos corriendo y Gato dijo "Yo te salvé" nos cruzamos y subimos la pared cado uno por su lado, cuando estuvimos en la cima saltamos y de una patada derribamos a los dos soldados que venían por nosotros y Gato agregó "¡Me debías una!"

Llegaron más soldados, me tomó de la mano y me giró hacia él "Y no me dijiste lo de Humpty" Otra vez nos tomamos de la manos y giramos para impulsarnos y proyectándonos directo a los soldados, derribándolos.

"Así que me debes dos" terminó de "sacarme" en cara Gato

¡Lo de Humpty me vine enterando recién!

Llegó un lote de soldados desde un ascensor

"Ay no eres nada fácil" le dije antes de recoger una especie de hacha

"Lo sé pero ¡Valgo la pena! " me dijo. Ambos corrimos y clavamos el arma en el suelo que nos lanzó hasta el ascensor. Gato comenzó a escalar rápidamente por la soga, cuando iba a subir sentí que me agarraron de la bota.

"De mi no te escapas Gato con Botas" dijo el Comandante.

"Bota equivocada" le dije, decidí rápido sacando mi cuchilla, le sonreí a Gato y antes que me dijera algo corté la soga.

"¡Kitty!"

"¡Ahora estamos a mano! " le grité y salté hacia los soldados que fueron por mí.

"¡Atrápenla! " gritó enojado el Comandante.

Como si tuvieran oportunidad

Me eché a correr y frente a mi venia un soldado pero antes que él pudiera hacer algo me deslicé entre sus piernas logrando que lo otros soldados que venía detrás de mi chocaran con él.

Corrí hacia la oficina principal para escapar por el lugar en el que había entrado. Teniendo que evitar las armas que me lanzaban, con mis saltos los esquivaba sin ningún problema. Como era un buen grupo de soldado y para no hacerle notar mi objetivo me desvíe del camino. Había unas armas apoyada en una pared así que las eché todas al suelo entorpeciendo su camino.

Teniendo esta oportunidad corrí más rápido, pero un soldado se presento ante mí, esquivé su estocada, y en la velocidad que iba me ayudó a dar un buen salto y llegué a su cara derribándolo.

Tomé velocidad otra vez, la oficina principal y en si el agujero estaban frente a mí, salté de una pared a otra escalando hasta llegar a la salida

"¡Que no se escape!" alcancé a escuchar a unos de los soldados.

Genial, tenía que seguir escapando, continúe mi camino por el techo pero no por eso los soldados dejaron de lanzarme armas.

No era un mayor problema esquivándolo con los saltos, el problema era que se me acaban los techos y lo único que tenía era una gran muralla con una ventana.

Sin detenerme observé para buscar alguna solución rápida, que por suerte la encontré.

Era algo arriesgado, había de estas sogas con banderines amarradas a la ventana de la mencionada muralla, esta soga me podía ayudar atravesar la calle para el otro lado donde estaba amarrada el otro extremo pero estaba a una altura que necesitaría de un buen salto para alcanzarla y cortarla.

De un solo movimiento saqué mi cuchillo y lo puse en mi boca. Aceleré al máximo, di el impulso necesario y comencé a dar voltereta para obtener más fuerza. Cuando vi que tenía cerca la muralla, preparé mis músculos para hacer la última maniobra. Una vez que sentí la pared me impulsé hacia arriba. Alcé mis manos alcanzando la soga y con un movimiento rápido la corte y me llevó al otro lado.

Me impulsé en el aire y salté cayendo suavemente sobre mis cuatros patas en el tejado.

Los soldados me perdieron de vista y como no quise abusar de mi suerte me escondí en la sombra.

Pero un rugido familiar me interrumpió mi pequeño momento de tranquilidad para ver de dónde provenía.

No tarde en ver al Gran Terror cuando aterrizó en el pueblo, quién llamaba a su cría y mirando por todos lados.

Era enorme, un gran gansa, dio unos pasos, no sé que habrá visto en ese momento que se enojó y comenzó a dejar un verdadero desastre, destruyendo parte de las casas. La gente comenzó a correr.

Me acerqué con cuidado estaba a unas seis casas más o menos, pero el animal comenzó a avanzar rápidamente y me estaba complicando pillarle el paso.

Luego divisé a Gato que saltó en frente de ella para tratar de tranquilizarla, pero El Gran Terror vio los huevos frente a ella y pensó que ahí estaba la gansa dorada. Gato se subió a ella gracias a una soga que colgaba de ella y después las utilizó como riendas y le indicó hacia un lugar.

Me apuré dando más saltos pero no alcancé, el animal comenzó a correr a una increíble velocidad.

¡Arg! ¡Piedad!

Doblaron hacia una bajada que fue una suerte porque podía acortar camino, con mis salto logré atravesarlo. Quedé casi a la par del Gran Terror. Vi que Gato se aferraba con todas sus fuerzas a la soga, no me había percatado que estaba Humpty delante de ellos y que llevaba a la gansa dorada en la carreta a toda prisa.

Me sorprendí que lo estuviera ayudando…

Repentinamente desde un pasaje aparecieron Jack y Jill corriendo a la par de la carreta de Humpty y Jill le apuntaba con una pistola.

Decidí hacer mi entrada, salté y di muchas vueltas en el aire que me ayudaron a impulsarme más llegando directamente a la cara de Jill

"¡Quítenmela! " gritó Jill antes de que la derribara de un movimiento.

"¡Chica salvaje! " gritó Gato desde el Gran Terror.

"¡No sé lo que harían sin mí!" le respondí lanzándole un beso con mi mano y me fui haciendo mis piruetas.

Subí de nuevo al techo para descansar un poco esto último me dejo agotada.

Mientras descansaba vi que se alejaron hasta llegar el puente y no pasó mucho tiempo que se vio una polvareda.

¡El puente se había derrumbado!

Me preocupé y no dudé en ir corriendo, no tengo idea de donde saqué las fuerzas.

Pero no pude llegar ya que un grupo de soldados venia de vuelta y se percataron de mi presencia.

"¡Atrápenla! ¡Es la pareja de Gato!" ordenó el Comandante.

¿La pareja de Gato? ¡Que yo sepa aún no somos nada!

El comentario me había tomado por sorpresa pero aún así reaccioné rápidamente y salté hacia atrás esquivando las lanzas, me eché a correr una vez más sin que me dejaran la oportunidad de ir al puente.

Cuando pude alejarme de ellos un poco, encontré un gran árbol a unos pasos de donde estaba. Me subí sin pensarlo escondiéndome de ellos. Funcionó porque los soldados siguieron de largo.

¡Por fin un poco de paz! La única intranquilidad era que si Gato y Humpty; más el primero obviamente, no me fiaba de Humpty al menos que hubiera una buena explicación, habían salido ilesos, espero que sí, había cosas que definir.

Pasó un buen rato cuando escuché a personas celebrando, me asomé para ver ¡La gente nombraba a Gato como a un héroe!

Sonreí, feliz por el de que pudo limpiar su nombre y feliz de que estuviera a salvo.

Salté con cautela al tejado y al acércame al otro extremo lo encontré, estaba frente mío en el suelo hablando con su madre adoptiva. Se despidió antes de que llegarán los soldados, que con una par de saltos llegó al tejado y la gente le aplaudía.

"¡Vayan por él y ustedes por ella!" gritó el Comandante.

Me había descuidado pero rápidamente reaccioné, esquive unas lanzas saltando hacia un lado y me eché a correr para dar un buen salto. Cuando estaba en el aire visualicé a Gato que estaba cerca del tejado en el que iba aterrizar. Al llegar, le di un vistazo rápido; momento en el que nuestras miradas se cruzaron giré y seguí dando altos hacia atrás para esquivar las armas.

Llegué a otro techo, esta vez frente a este tejado estaba Gato que comenzamos a bailar moviendo los pies rítmicamente ignorando por completo las armas. Cuando se nos terminó el techo ambos saltamos.

Lo que siguió fue que frente a mi habían unas armas clavadas en la muralla que habían sido lanzados por unos soldado con muy mala puntería. Salté de forma ascendente usando estas armas para impulsarme lo suficiente para lanzarme en el aire y giré como si estuviera haciendo la rueda.

En ese instante me encontré con Gato frente a mi haciendo la misma pirueta y reímos., luego volteamos y nuestras botas se encontraron haciendo la misma maniobra que en la Cantina del Gato.

Aterricé con mis cuatros patas en un balcón y con estas mismas corrí a lo largo hasta llegar a una soga que la tome y la corte, me balanceé hasta llegar a una muralla. Gato quedó frente a esta en un techo.

"Volveremos a vernos Kitty Patitas Suaves!" me dijo Gato desde ahí.

"Antes de lo que crees" le respondí juguetonamente sentada en la muralla balanceando unos de mis pies en el aire.

Como acto de reflejo se miró los pies y descubrió que sus botas no estaban, hizo un mohín.

Le sonreí mostrando sus botas con mi mano.

Rió suavemente y le alcancé a escuchar.

"Eres una gatita muy mala"

Ni te imaginas…

Me levanté y aún con las botas en mi mano me la eché a la espalda y con la otra le lancé un beso, después de esto salte al otro lado.

Al aterrizar me eché a correr, Gato no tardó en alcanzarme y se lanzó para atraparme pero lo esquivé a tiempo girando bruscamente hacia un callejón, ideal para escondernos y por supuesto para tener más privacidad.

Escondí sus botas detrás de una caja y me dispuse a esperarlo.

"Devuélveme mis botas" me dijo caminando hacia a mi mirándome a los ojos. Sonreí

"Ven por ellas" le respondí "Me pareció escucharte que te gustaban los juegos" agregue juguetona. El río.

"Veo que a ti también" me "acusó" Gato.

Me acerqué un poco más "Claro ¿Por qué no?" pregunté inocentemente.

"En ese caso ¿A qué quieres jugar?" me respondió de la misma forma, en ese momento ya estábamos frente a frente, pero antes de responderle me quiso atrapar en un abrazo pero lo esquive.

"Al atrápame si puedes y obtendrás tus botas" le dije acercando mi rostro al suyo.

"Será sencillo, ya lo hice una vez" me provocó. Sonreí maliciosamente.

"Eso fue porque te deje ganar" le respondí

"Repítelo hasta que te lo creas" me dijo, comencé a caminar alrededor de él y el me seguía con la mirada buscando lo que tramaba.

"¿Qué esperas?" le pregunté. Le tenía preparada una pequeña sorpresa.

"No me fió mucho de ti" me dijo cuando repentinamente me acorralo en contra la pared

Perfecto...

Nos quedamos mirando, como si estuviéramos estudiándonos hasta que Gato comenzó a acercarse y yo puse una mano en su mejilla, pero esto era solo para hacerle creer que le seguía el juego porque antes de que nuestros labios hicieran contacto me agache ágilmente me fui por su costado y me subí a su espalda abrazando su cuello, acerque mi boca a su oído.

"Nos vemos en la Cantina del Gato" le dije y antes de bajarme le di un beso en la mejilla. Me alejé unos metros de él rápidamente

"Si que eres una gatita muy mala" me dijo pícaramente

"Tú también lo eres" le dije guiñando un ojo "Pero si tiene razón, a todo esto toma" le dije lanzándole su saco de dinero "Nos vemos"

"Ya veras, abstente de las consecuencias" me respondió Gato y me reí.

Me fui rápidamente ya que aun estaban los soldados buscándonos, por suerte había una carreta con mercadería saliendo del pueblo, ir de polizón es una buena forma de ahorrar dinero, recordando que no pude llevarme un huevo de oro.

Espere a que la carreta avanzara unos metros para ver que se dirigia al lugar correcto y así fue. El viaje fue tranquilo bueno hasta que el conductor notó mi presencia; me había quedado dormida, y me agarró a tomatazos limpio, claro que lo esquivé sin problema.

Por lo menos llegue al pueblo y a buena hora, estaba anocheciendo, momento ideal para pasar un buen rato en la Cantina del Gato. Me fui al callejón que daba a la Cantina, habían mas gatos pero ninguno de ellos era Gato asi que me dispuse a esperarlo.

"Señorita Kitty, si mal no recuerdo te había invitado un trago de leche y aún espero la respuesta" me dijo Gato detrás de mí.

Me di vuelta y le respondí " Mmm tienes razón pero fue porque no me fiaba de ti" le provoqué.

"Ahora es distinto, tu ya no trabajas para Humpty y yo no lo hago por simple diversión, tengo otras intenciones" me respondió.

"Oh ¿Y cuáles son tus otras intenciones?" le pregunté mirándolo a los ojos, siguiendo el juego.

"Tendrás que averiguarlo" me provocó Gato.

"En ese caso, vayamos por ese trago de leche" le respondí.

"Como quieras" me dijo con un sonrisa

Nos dirigimos a la Cantina del Gato, después de pasar por el tobogán pedimos una mesa. Mientras esperábamos nuestras leches charlamos.

"Ni que pensar que todo comenzó aquí" dijo Gato.

"En realidad comenzó con un guitarrazo" dije inocentemente pero Gato me fulminó con la mirada.

"¿Vas a seguir con ese tema? Me pregunto un poco irritado.

"¿Qué? Pero si es verdad, además eso si que dolió" dije con una mueca

"Pero no fue intencional" se excusó Gato pero ahora yo le fulminaba con la mirada.

"Ya vale si fue intencional ¡Pero no sabía que eras tú! Te recuerdo que trabajaste para un huevo" me dijo el provocándome con lo último. Suspiré

"En mi defensa no sabía que era un plan en contra tuyo, solo robar los frijoles y los huevos, tenía mis sospechas hasta que el me dijo el plan original y te recuerdo que intenté advertirte" le expliqué y el quedó pensativo y agregué

"Además...no creas que fue simple, es decir, me sentía mal, no sabía que hacer, Humpty me vigilaba cada paso, quería ayudarte, en un principio pensé que solo era lealtad pero me di cuenta que había algo mas"

Me sonrió y puso sus manos encima de las mías "Bueno por lo menos todo salió bien, bueno relativamente" me dijo Gato.

"¿Por qué?" pregunté curiosa

"Humpty después de todo decidió ayudar, pero algo salió mal en el puente, se sacrificó para salvar la gansa, cayó para luego convertirse en un huevo de oro, fue...extraño, el Gran Terror se lo llevó" me explicó.

"Wow" dije perpleja.

En ese momento llegaron nuestras leches.

"Entonces, brindemos por nosotros, que nuestros caminos se cruzaran y por conocer a esta grandiosa, atractiva y diabólica gata" dijo el con una sonrisa traviesa y yo reí por mi descripción.

"Salud" ambos dijimos chocando nuestros vasos y bebimos de ellos.

"Al parecer hay otra noche de baile" dije al ver que varios gatos comenzaron a bailar, tome otro trago de leche y agregué "Aunque no sé si habrá un duelo".

"Eso no importa, con o sin duelo bailaremos igual ¿O no?" me dijo insinuante. Le sonreí me levante para acercarme a él para besarle cerca de su boca, secándole unas gotas de leche.

"Pues vamos entonces" le dije y él me sonrió pícaro.

Después de hacer nuestra entrada, comenzamos a bailar en el centro del lugar atrayendo la atención de todos, bueno algunos animaban más la música tocando una campana y siguiendo unas luces entre otras cosas.

Gato y yo nos acercamos con nuestras manos alzadas y moviendo rítmicamente los pies como la vez pasado solo que ahora nos mirábamos intensamente. Para cuando estuvimos frente a frente giramos e hicimos un circulo luego nos acercamos, el me tomó con una mano de la cintura y yo su cuello y las manos libres las juntamos y seguimos bailando. La canción estaba terminando al igual que nuestro baile y antes de que termináramos, Gato me inclinó nos miramos otra vez y comenzamos a acercarnos, saqué su sombrero para ocultarnos y nos besamos en el preciso momento en que la canción terminó.

Después de todo valió la pena pasar por esto, gane más de lo que perdí y encuentro cierto eso de que las cosas llegan cuando menos te lo esperes.

Ahora este es el final de esta aventura pero esto da para abrir otras nuevas y con gusto las esperaré junto a Gato.


Fin D: uh espero que le haya gustado, me costó hacer un final xD Muchas muchas muchas gracias por seguir el fic no saben la alegría que me da :D a ver si una de esas me sale una continuación o una historia anexa porque por lo que leí creo que harán una segunda peli de Gato con Botas, la están desarrollando D: habrá que esperar a ver si nos dan más detalles pero si es así ya tengo más que asumido que haré un punto de vista o algo por estilo (si es que aparece Kitty D:)

Saludos :D