WOLFANG: LA HISTORIA DE UN CONDE

CAPITULO 1. EL INICIO DE LA HISTORIA

Me parece como si fuera ayer cuando vi la primera luz en un hermoso día de primavera

14 de abril de 1838. Mansión de la familia Ebensse, Austria.

Doctor ¿como están?

El parto fue difícil pero ambos están muy bien y saludables señor Ebensse.

En serio doctor y ¿dígame que fue?

Fue un niño.

Gracias doctor, muchas gracias por todo, voy a verlo ahora.

Marie, Marie ¿como te sientes amor?

Jean Claude, ya viste a nuestro hijo, no es hermoso.

Oh, si tienes razón es el niño más bello que he visto y es nuestro.

Así es querido y dime ¿has pensado en un nombre para él?

A decir verdad si, he decidido que su nombre será Joseph Andrew Wolfang, Conde de Ebensee

Joseph Andrew Wolfang, Conde de Ebensee, le sienta bien ese nombre a mi niño.

Y estoy seguro que crecerá para ser un gran hombre miembro de la nobleza austriaca.

Si yo también lo creo.

"Y así fue mi llegada a este mundo que depara para mi, grandes sorpresas y también muchas responsabilidades".

7 años después.

Joven Wolfang, joven Wolfang, me esta prestado atención.

Eh, perdóneme ustedes señor Habrish, me distraje un momento

Ah, joven Wolfang otra vez con lo mismo, dígame algo desde cuando esta bajo mi tutela.

2 años señor Habrish.

2 años y en todo ese tiempo no ha podido entender el importante deber que tiene usted como miembro de una de las familia de mayor renombre en toda Austria, debe asumir muchas responsabilidades como el futuro jefe de la familia Ebensee, no puede estar perdiendo el tiempo en sueños que los distraigan de esa meta, por es que su educación es vital.

En verdad lo siento mucho señor Habrish no volverá a suceder.

Eso espero joven Wolfang.

"Que iluso era yo entonces, al tener eso sueños que anhelaban un mundo de aventuras y emociones no propias de alguien de mi clase social en donde por el destino por que irónico que suene jugo un papel muy importante".

Marie, Joseph, tengo sensacionales noticias.

¿Que sucede Jean Claude por que entras de esa forma?

Adivinen que, me han otorgado mi nombramiento oficial como uno de los asesores del emperador Francisco, no les da gusto.

Oh es una fantástica noticia amor, estoy muy orgullosa de ti.

Gracias Marie, has escuchando hijo nos mudaremos a Viena, la ciudad donde vive en emperador.

¿A Viena?

"Así fue como mi posición en la nobleza europea dio un giro inesperado que cambiaria mi vida para siempre."

Continuara…