Lunes

A las 6 de la mañana Nessie abrió los ojos. Miro a su lado el reloj y suspiro antes de levantarse. Había una fuerza magnética que la arrastraba hacia la cocina mientras otra igualmente potente la hacía querer quedarse justamente donde se encontraba. Resoplo ante su propia actitud cobarde. Toco el suelo de madera con los pies descalzos y se estremeció. Se levanto y fue hasta el baño donde se encontraban sus cosas de aseo personal y su toalla. No quería levantar a las demás tan temprano así que decidió usar el baño exterior junto el gimnasio. Abrió poco a poco la puerta y se estremeció por la brisa fría. Como era de suponer aun estaba oscuro. Todo parecía tener un peculiar brillo plateado gracias al resplandor de la luna. Su misma piel parecía brillar. Se encamino hacia el gimnasio con paso pausado. Cualquier sonido parecía estridente en la quietud de la madrugada.

Se detuvo abruptamente a unos metros de la puerta cuando escucho claramente la regadera. El ruido cesó pero ella no se movió. Pareció pasar unos minutos ella seguía inexplicablemente inmóvil la puerta ante ella se abrió al igual que sus labios. Igualmente impresionado ante ella se encontraba Jacob Black.

Nessie trago el nudo en su garganta tratando de quitar sus ojos de él pero el cabello húmedo de Jacob goteada sobre sus sienes dejando un rastro a través de su cuello perdiéndose en el cuello en V de su camisa blanca que mascaba cada uno sus músculos haciendo resaltar su oscura piel. Se hundió por un momento en sus ojos oscuros y fue más consciente de su boca seca. Recuperando algo de control carraspeó.

No pensé que te fueras madrugador Black – dijo pon el tono mas indiferente que fue capaz. Jacob parecía que lo habían devuelto abruptamente a la realidad.

Quién diría que luces así en las mañanas? – Jacob observó como las mejillas de Nessie se opacaban. Dándose cuenta de pronto de su cabello revuelto y rostro hinchado.

Que caballeroso eres – respondió sarcástica.

Siempre a tus servicios – replicó irónicamente haciendo una reverencia.

Apártate – gruñó Nessie.

Como gustes. Te espero en la cocina – y desapareció antes de que ella pudiera replicar, pateándose mentalmente por sus reacciones ante el moreno entro en el bañó. Aun estaba lleno de vapor. Se estremeció ante el cambio de temperatura. El olor mentolado de la loción para después de afeitar de Jacob aun estaba sobre el pequeño lavamanos. Nessie sacudió la cabeza tratando de despejarla. El vapor parecía habérsele metido en el cerebro.

Se dio una ducha rápida y se vistió igual de rápido. Tomo sus cosas y las llevo a la habitación. El mono deportivo con sweater a juego era ligero para mayor comodidad pero lo suficiente gruesos para protegerla del frio.

Apresuro el paso sin saber porque de pronto su corazón quería salirse de su pecho. Paro abruptamente en la entrada de la cocina como si se hubiere estrellado contra una pared. Se quedo mirando fijamente la madera frente a ella por un minuto completo antes de entrar. Fue a la cocina apretando y soltando los puños sintiendo las palmas sudadas.

Vamos, Nessie! No es como si fueras a una cita.

Sin embargo ese pensamiento no la ayudo mucho ya que en seguida se imagino arreglándose para una cita donde la esperara Jacob Black. De nuevo maldijo la época donde Jacob era su chico ideal.

Te vas a quedar allí todo el día o me vas a ayudar? – recordó porque ya no lo era.

Idiota – murmuro antes de entrar completamente a la cocina. Sobre el mesón estaban 2 cartones de huevos, tomates, cebollas, ajos, tocineta y salchichas. El estaba picando un tomate en cuadros.

Puedes ayudarme a picar – su voz sonaba extrañamente suave.

Es seguro estar juntos con cuchillos en las manos? – pregunto a pesar de haberse acercado a él.

No lo había pensado, pero creo que mientras mantengamos nuestras bocas cerradas nadie querrá matar a nadie – dijo Jacob e forma razonable.

Crees poder hacerlo? – cuestiono comenzando con las cebollas.

Pues desde mi punto de vista a ti es a quien te está costando mantener la boca cerrada – habló con voz profunda conteniendo un gruñido.

Para variar – respondió Nessie. Esta vez Jacob dejo escapar el gruñido seguido de un resoplido frustrado.

Eres bastante irritante monstruo – Nessie le dedico una mala mirada.

Para ser un machista tienes habilidades cocinando.

Eso fue un halago o un insulto? – pregunto con el seño fruncido.

Un insulto por supuesto – aclaro rápidamente.

Quieres ver que tan bueno soy con el cuchillo? – pregunto de forma inocente.

Muy gracioso Black.

No estaba bromeando. – lo oyó murmurar.

Cállate. – Nessie rodo los ojos.

Lo mejor será que ambos nos callemos – termino cortando con más fuerza de la necesaria el tomate. Nessie tomando la más sabia decisión cerró la boca.

Cuando todo estuvo cortado Jacob fue a buscar un sartén lo suficientemente grande. Desafortunadamente estaba demasiado alto incluso para él.

Monstruo, ven aquí – Nessie soltó una maldición por lo bajo.

No soy tu maldita mascota! – gruño - Que rayos quieres? – pregunto de mal humor.

Cálmate – Nessie sintió la urgencia de golpearlo, muy fuerte, para borrar esa estúpida sonrisa de su boca. – No alcanzo esa sartén allí arriba – Nessie se acerco bufando.

Si no puedes alcanzarla tú que eres prácticamente un gigante que demonios quieres que haga su son casi la mitad de tu… Black, bájame! – chillo de forma aguda. Mientras estaba ocupada hablando Jacob se había acercado tomándola de la cintura y alzándola. – Bájame! – volvió a chillar.

Solo toma la maldita sartén – gruño tomándola mas fuerte – no eres tan liviana como pareces – hablo de nuevo solo para molestarla, si era posible era incluso más liviana de lo que parecía.

Eres un cerdo – Nessie tomo la sartén y Jacob en seguida la bajo.

Agh! – con la guardia baja Nessie con la sartén aun en la mano le había pegado en el brazo.

Eso es por ser un idiota – dijo dándole la espalda para poner la sartén sobre el fuego.

Jacob se coloco a su lado. Con una gran cucharada de mantequilla comenzó a cocinar las cebollas, el ajo, y las tocinetas. La cocina comenzó a oler delicioso y su estomago rugió de forma embarazosa.

Puedes ir cortando los panes y tostándolos – sugirió Jacob con la vista en la sartén. Había agregado los tomates y las salchichas. Para no discutir de nuevo Nessie se hizo caso y lleno 4 bandejas con los panes en rebanadas y las metió al horno. Cuando volteo Jacob partía los huevos. Los 24.

No son muchos? – Jacob la miro como si estuviera loca.

Monstruo – comenzó cortándola cuando comenzaba a discutir. – somos 16 personas. La mitad somos hombres y no somos precisamente pequeños, Emmett parece un oso y Paul tiene una pierna hueca – y Leah come como hombre, completó Nessie en su mente.

De acuerdo – coincidió ahora dudando que fuera suficiente.

Ambos guardaron silencio mientras la cocina se iba inundando de un olor deliciosa y solo se escuchaban los huevos cocinándose. Nessie comenzó a divagar en su mente. Una semana atrás le había recibido una carta de aceptación a un curso pre-universitario al que había sido elegida. Iría a Francia, Italia, Grecia, Londres, Brasil y Venezuela, viviría 4 meses en cada país aprendiendo el idioma y la cultura. Lo que quería decir que estaría 2 años lejos de sus amigos y familia. Leah y Emily aun no lo sabían y no encontraba un momento indicado para decírselos. No quería arruinar el campamento pero sabía que tarde o temprano debía decírselos. Sabia que la apoyarían porque era una oportunidad única pero eso no quitaba el hecho de que las iba a extrañar horrores. De pronto se le formo un nudo en la garganta que le dificulto respirar, sin darse cuenta estaba hiperventilando.

Monstruo? – la voz de Jacob la sobresalto y la trajo a la realidad. Lo miro un segundo y luego desvió la mirada.

Los panes – se excuso y se volteo para abrir el horno y tomar una de las bandejas – maldición – grito soltando la bandeja, había olvidado colocarse el guante. La bandeja cayó al suelo y los panes salieron disparados en diferentes direcciones.

Déjame ver – escucho a Jacob tras ella.

Déjame en paz – gruñó en respuesta.

Oh vamos! – Replicó – no seas terca – Nessie no respondió por lo que con un suspiro frustrado la llevo hasta el lavaplatos y con firmeza le puso la mano bajo el chorro de agua fresca. Nessie dejo resbalar un par de lágrimas mientras siseaba. Jacob sabia que esas lagrimas no tenían nada que ver con su mano sino con la expresión triste y ausente que había tenido momentos antes, aquella expresión que había sido como un golpe en el estomago para él. Decidió fingir que no se había dado cuenta para no molestarla más. – te duele? – preguntó.

Un poco – Nessie había borrado las traicioneras lágrimas con la otra mano. – Ya estoy mejor – dijo quitando suavemente su mano de la de él que la mantenía firmemente bajo el agua. Sintiéndose de pronto vacía. Esta vez con cuidado coloco las bandejas de pan en una cesta mientras Jacob servía el huevo en los platos. Cuando Nessie iba por lo vasos las puertas del comedor se abrieron. Los alumnos seguían a los guías a los asientos cuando exactamente daban las 7am.

Vamos a ver qué porquería preparaste Jake – se escucho la voz atronadora de Paul. Leah rodo los ojos y tomo asiento.

La culpa recaerá completamente en ti si nos indigestamos – esta vez para sorpresa de todos hablo Emmett. Rosalie sonrió.

Yo opino que los médicos debemos comer de últimos – habló Bella sonriendo – ya saben, por cualquier emergencia.

Si, si. Muy graciosos todos. – respondió Jacob riendo falsamente. Nessie tras el sonrió de forma involuntaria.

Luego de que todos se sentaran comenzaron a comer mientras Ness servía el jugo de naranja. Ambos, Jacob y Nessie, tuvieron que sentarse juntos ya que eran los asientos que estaban libres y la hora del desayuno paso lentamente para ellos mientras trataban de no moverse para tocarse. Desconcertados por la aparente electricidad entre ellos.

Después de algunos halagos por la comida todos se levantaron y Edward hablo.

Ustedes – señalo a Ness y Jacob – tienen 15 minutos para limpiar la cocina, el resto sígame a la clase de matemática.

Todos siguieron a Edward dejando de nuevo solos a Jacob y Nessie. Ambos levantaron los platos de la mesa y se dispusieron a lavarlos.

Lavas o secas? – pregunto Jacob.

Lavo – respondió Ness.

Entonces secas – la sonrisa de Jacob fue brillantes mientras veía la irritación de Nessie subir junto al sonrojo que cubría desde su cuello hasta la coronilla. Jacob tomo los platos y los comenzó a lavar pasándoselos a Nessie que los secaba de mala gana fulminándolo con la mirada. En su interior Jacob estaba feliz que la tristeza hubiese desaparecido de sus ojos, pero no se detuvo a analizar esos pensamientos.

Cuando llegaron al salón todos estaban en parejas en las mesas largas de dos puestos. Jane y Kate, Emily y Leah, Sam y Paul, y Alec y Garrett. Eso los dejaba una mesa sola para ambos. Bufaron al mismo tiempo mientras se encaminaban a la mesa. Cuando estuvieron sentados, Edward hablo.

Antes de comenzar con las clases vamos a hacerles una pequeña prueba. – se escucharon quejidos en distintas partes del salón. Edward sonrió – es una prueba de conocimiento, tendrán media hora para completar lo que sepan. Luego dependiendo de sus puntajes se les ordenara.

Edward repartió los exámenes mientras una mueca de resignación predominaba en las caras de muchos. Edward se sentó en el escritorio frente a la clase y los miro fijamente durante la media hora estudiando sus reacciones. Algunas caras eran de indiferencia lo que quería decir que sabían lo suficiente, otras más decaídas dando la impresión de que sabían menos que suficiente pero una en particular denotaba el más puro odio hacia la hoja que tenía en frente. Edward sonrió disimuladamente.

Pasada la media hora todos entregaron y Edward se dispuso a corregir.

De acuerdo – todos prestaron atención – la nota es en base a 100, lo diré en orden. Con unos impresionantes 98 puntos esta Kate – todos, excepto uno, aplaudió mientras ella hacia una graciosa reverencia. – empatados con 94 puntos Jane y Alec. – casi se podían percibir las chispas cuando ambos se miraron asesinamente – con 87 puntos Emily, con 85 puntos Jacob, con 84 puntos Nessie, con 80 puntos Paul, con 79 puntos Sam, con 78 puntos Leah y con 54 puntos Garrett. – Edward observo con diversión como la mueca de odio no desaparecía de su rostro. – ahora, de acuerdo con sus puntajes podre ubicarlos. Kate tú te colocaras junto a Garrett…

¡¿Qué?! – ambos exclamaron a la vez – ¿porqué? – lo volvieron a hacer.

Porque tú tienes el mejor puntaje y él el peor así lo podrás ayudar – dio el tema por zanjado. – Alec y jane – los miro severamente antes de que replicaran – Emily y Jacob, Nessie y Paul, y Sam con Leah – cabía decir que nadie, sin excepción, estaba contento con su nueva ubicación.

De la clase no cabe resaltar nada ya que paso en completo silencio, algo extraño para un grupo de adolescentes, y Edward casi podía ver la estática entre los compañeros de clases, esta tarea iba a tan difícil como pensaron que seria, suspiro y volvió su atención al libro entre sus manos.

Cuando la clase culmino cada uno se separo al instante de su compañero de mera y se reunió con su respectivo grupo de amigos. Era hora de elegir la actividad así que todos fueron a la cafetería que parecía ser el lugar de reunión. Al llegar allí había varias opciones en la pizarra y para sorpresa de los mayores todos los alumnos estuvieron de acuerdo con una clase en particular, pero debido a su humor en realidad no era tan extraño.

Las chicas y los chicos se separaron para cambiarse de ropa a una deportiva para luego reunirse en el gimnasio donde los esperaban los mayores.

Bien – comenzó Rosalie – al parecer están de mal humor y necesitan liberarse de toda esa energía.

Usaremos el conocimiento popular de a quien realmente no puedes tolerar para hacer esto más efectivo – sonrió Emmett. Las caras de los adolescentes se veían confundida pero uno a uno fueron cayendo en cuenta de lo que querían decir.

Párense frete a su compañero, no hace falta decir con quien están emparejados – los hombre se colocaron en una columna y las chicas se colocaron frente a ellos, se veía claramente como los chicos les ganaban por más de una cabeza a las chicas.

Ustedes se ven como unos chicos bastante fuertes – sonrió Alice andes de darles un cinturón con un gran cojín a un lado – deben colocárselos y estas lindas señoritas practicaran sus patadas en ustedes – una sonrisa se extendió por el rostro de Leah seguida por los demás – no se pongan muy felices que los caballeros tendrán su revancha.

Con eso dicho – aplaudió bella – pueden comenzar.

Los siguientes 45 minutos se dedicaron a supervisar se el pie de la chicas impactara contra el cojín, quien más atentados había hecho había sido Leah. Al principio los chicos no habían tenido problema pero los golpes seguidos comenzaban a afectarles. Aunque afortunadamente para ellos a medida que las chicas se cansaban dolía menos. Por su parte las chicas habían disfrutado más de lo que se consideraría sano las pequeñas muecas de dolor en el rostro de los chicos. Kate por su parte se lamentaba que sus piernas aun estuvieran débiles y no le podía hacer tanto daño a Garrett como quería. Jane por su parte le frustraba la falta de expresión en el rostro de Alec mientras este sola la miraba, algo que hacia su cuerpo sentirse extraño. Emily trataba de no mirar directamente a Sam mientras que sus golpes eran los menos fuerte habían variaciones cuando de la nada tomaba por sorpresa a Sam Ness y Leah era otra historia ya que ambas estaban disfrutando bastante de esta actividad y sacaban el mejor provecho de esta. Jacob y Paul agradecían ser chicos fuertes y el cojín que separaba sus cuerpos de los impactos.

Luego de que fueran detenidos por Jasper tomaron un descanso de 20 minutos y cambiaron posiciones.

Bien chicas, ya se divirtieron, ahora es el turno de los caballeros. Como obviamente no podemos esperar que las golpeen, mucho menos que las pateen, por el simple hecho de que el simple acolchado no evitara que se rompan una costillas cambiaremos a llaves de lucha. – fue la explicación de Edward.

Con una serie de indicaciones más cada uno se colocó junto a su "pareja" y comenzó. Jacob se posicionó detrás de Ness. Sin poder contener el extraño impulso rosó sin llegar a tocar la piel descubierta de la espalda de Nessie antes de tomar su brazo y torcerlo hacia atrás haciéndola sisear un poco y pegarse más a su cuerpo ninguno de los dos fue capaz de nombrar el sentimiento.

Por su lado Garrett tomo ambas muñecas de Kate y los entrecruzo pasó su barbilla haciendo presión en su cuello.

Era hora de que alguien te impidiera abrir esa boquita sucia que tienes. – susurro en el oído de Kate sin darse cuenta del escalofrió que la recorrió entera ya que estaba ocupado descifrando el picos de su piel en las zonas que hacia contacto con la de ella.

Alec pasó un brazo frente al cuello de jane y el otro tras los codos de jane haciéndola quedar inmovilizada. Por un acto reflejo jane contrajo los brazos y sus antebrazos chocaron con el abdomen de Alec levantando su camisa en el proceso, de repente comenzaba a hacer demasiado calor allí.

Paul hizo algo parecido solo que en vez de pasar un brazo frente al cuello de Leah lo pasó por detrás obligándola a inclinarse un poco sin hacerle daño, ella era la que menos cómoda se sentía al no poder hacer nada y vaya que lo deseaba, por otra parte Paul estaba algo sorprendido del brillos del largo cabello de Leah que cubría sus brazos sin contar con la extraña sensación que le producían.

El más reticente de todos era Sam pero con un suspiro tomo las muñecas de Emily cruzándolas detrás de su espalda y girándola haciéndola quedar frente a frente a pesar de que Emily se rehusaba a mirarlo. Por lo que su nariz hacia contacto con su pecho. Luego Sam bloque su pierna pasando la suya propia entre las de ella ya que si fuera una situación real ella podría muy bien pegarle con la rodilla en partes que no deben ser golpeadas por rodillas.

Luego rotaron consiguiendo varios efectos mientras las mentes macabras tras el ejercicio sonreían con malicio notando lo encerrados que se encontraban cada uno en sus mundo como para notar el aire triunfante que rodeaba a sus supuestos chaperones. Básicamente los chaperones regulares deberían evitar que este tipo de situación pasara pero como siempre ellos no eran precisamente normales. Cuando faltaban 209 minutos para la clase acabar Rosalie exploto la burbuja de Ness y Jacob que ahora estaban frente a frente.

Deben ir a preparar el almuerzo, pueden bañarse antes dado que sus compañeros harán lo mismo y probablemente lleguen un poco tarde.

Ambos saliendo de su ensoñación. Se dirigieron cada uno a sus dormitorios mientras se daban una rápida ducha no pensando mucho en los ejercicios, en especial Jacob ya que probablemente fuera a él a quien más se le notaria.

Vamos Jacob! Es Vanessa Wolfe, el monstruo de lago, que rayos sucede contigo? Pensó mientras abruptamente giraba la llave al modo de frio.

Luego de que ambos se reunieran esta vez ninguno hablo, por alguna razón algo los detenía. Cuando el silencio era insoportable Nessie fue la primera en romperlo. Sin mirarlo.

Porque no tomas algunas papas y las pelas? Haremos puré, pondré al vapor algunos vegetales y lo podemos acompañar con pollo – le dio la espalda con la excusa de buscar el pollo en el refrigerador.

Me parece bien – concedió Jacob sorprendiéndolos a ambos. Con poco más que decir ambos se pusieron a trabajas. Media hora después a las 11:20 los demás llegaron bañados y vestidos. Y se sentaron pacientemente a esperar la comida, el humor entre los demás era el mismo que entre Jacob y Ness, mientras que todos ignoraban las pequeñas sonrisas de los mayores.

Cuando todo estuvo listo sirvieron los platos. Y el almuerzo pasó sin ningún sonido. Emmett siendo Emmett se comenzaba a exasperar pero es sabia que estos adolescentes necesitaban tiempo en sus propias mentes para descubrir lo que para ellos era obvio.

Después del almuerzo todos y cada uno de los adolescentes de dispersaron. Garrett se fue al salón de música. Paul fue al taller a hacer nada en realidad. Alec desapareció a su pequeño escondite. Jacob se encerró en el gimnasio solo para sentarse en el cuadrilátero tampoco haciendo nada. Sam se fue a explorar a los alrededores más con ganas de alejarse de todo que otra cosa. Leah se fue al dormitorio donde pretendía dormir antes de que si mente comenzara a divagar. Nessie tomo camino a la cancha de baloncesto arrojando distraídamente la pelota al aro. Kate sin que nadie lo notara termino sentada junto al salón de música. Jane llego al pequeño riachuelo y se sentó en la orilla. Emily que pretendía quedarse junto a la fogata apagada sus pies la guiaron a hacia el bosque.

Sin hacer ruido vio una figura a lo lejos así que se acerco aun mas silenciosamente, su corazón se acelero sin motivo alguno y de algún modo supo quien era esa figura, de nuevo trago grueso mientras era incapaz de moverse lo miro sin que el notara su presencia. De alguna manera podía decir que estaba triste, molesto por algún motivo. Flashes iluminaron su cerebro con recuerdos del pasado se inmediatamente suprimió. No deseaba estar allí pero ningún musculo de su cuerpo respondía simplemente se quedaría allí rogando por que el no volteara y que su cuerpo le obedeciera antes de que el decidiera voltear. Eso paso 2 horas después cuando su cuerpo ya había respondía solo para sentarse junto a un árbol que la ocultaba. Lo vio moverse un poco y contuvo la respiración como si eso la hiciese invisible.

Lo que Emily no sabía era que no podía volverse invisible. Que Sam sabia de su presencia desde el momento que ella fue consciente de la suya. Que todo el tiempo supo que ella lo miraba pero que era consciente de que ella no querría que él la descubriera. Lo menos que podía hacer era pretender no saber que ella estaba allí. Cuando la vio apoyarse en aquel tronco que la ocultaba parcialmente vio si oportunidad para irse sin descubrirla. Paso con paso rápido pero no fue suficiente para evadir el olor a lilas que conocía bastante bien.

Fue directamente al salón de clases donde ya se encontraba bella esperándolos. Uno a uno aparecieron y la ultima en cruzar el marco de la puerta fue Emily, que se sentó en el rincón más alejado de él.

Se les paso un memo sobre que debían traer su material de lectura favorita, se discutirá una a la semana respetando las opiniones de los demás – sonrió mirándolos a todos deteniéndose momentáneamente en Emily, ella también había sido testigo de aquel episodio. Era fácil decir que ellos tenía una historia a diferencial de jane, Kate y Ness con Alec, Garrett y Jacob respectivamente. Hasta donde sabia Nessie había tenido un enamoramiento varios años atrás con Jacob. Y no había visto señalen en Leah y Paul pero no podía estas completamente segura. – que les parece si comenzamos con Emily? – suavizo su sonrisa.

¿Ah? – Emily parecía haber sido sacada de su burbuja.

Tú historia, dinos cual elegiste y léenos un poco, tú parte favorita. Así podremos discutirla entre todos. – volvió a explicar suavemente. Emily la miro largamente antes de que sus ojos la traicionaran y volaran hacia Sam que fingía no fijarse en ella.

No es un libro, en realidad, es un comic – sonrió un poco antes de que esta se borrara. – lo tengo desde hace ya 2 años, se llama "The Sandman" – a pesar de parecer que veía a Emily en realidad prestaba más atención a las reacciones de Sam, sus nudillo ahora se encontraban blancos pero su cara estaba impasible mirando al suelo como si sus ojos tuvieran imanes – no es mi parte favorita, pero es algo que en realidad te hace pensar. – bella hizo una seña incitándola a que continuara.

"- Cosas raras. Esta es una de esas cosas raras. ¿Verdad?.

- Podría decirse así.

- ¿Me hará daño? ¿Me matará? ¿Me destrozará?

- No más de lo normal; no; y quizás un poco. Pero sólo con amor.

- Amor... ¿Ha estado alguna vez enamorado?

- En cierta manera.

- Horrible ¿verdad?

- ¿En qué modo?

- Te hace vulnerable. Abre tu pecho y tu corazón y alguien puede entrar en ti y destrozarte.
Levantas tus defensas. Construyes una armadura durante años, para que no te hagan daño, y una persona estúpida, idéntica a cualquier otra, entra en tu estúpida vida... Les das un pedazo de ti. No te lo piden. Hacen algo estúpido un día, te besan o te sonríen, y entonces tu vida ya no es tuya.
El amor te hace rehén. Entra en ti. Te devora. Te deja llorando en la oscuridad, y una frase como "seguiremos siendo amigos" o "muy perspicaz" se convierte en una astilla de cristal que te atraviesa el corazón.

- Que pintoresco.

- Duele. No sólo en la imaginación. No sólo en la mente. Duele el alma. El cuerpo, es un dolor interior que te desgarra y es real. Nadie debería poder hacer eso. Y menos el amor. Odio el amor."

Después que la voz de Emily se apago todos los demás quedaron en silencio por algunos minutos. Bella decidió romperlo dándole la oportunidad a Sam y a Emily que se recuperaran, sin duda tenía que ir más profundo pero cuando estuvieran solos. Primero tenían que confiar en ella.

Bien alguien quiere agregar algo? – pregunto al aire. Se dio cuenta que jane si pero no era probable que lo hiciera por voluntad propia. – Jane?

Pues… - se aclaro la garganta cuidadosamente solo mirándola a ella. – creo que no hay que culpar al sentimiento, al final de cuenta el sentimiento no es malo, lo que te hace sufrir es la persona.

Pero como puedes decidir a qué persona le darás tu amor? – pregunto suavemente.

No creo que se pueda decidir, solo hay que ser precavido.

Como puedes ser precavida con algo así – la voz la reconoció como la de Alec. Lo ojos de jane viajaron hacia él.

No dejando a todos acercarse me parece buena opción – respondió de forma seca.

Y que si estas alejando a la persona equivocada? – soltó la pregunta como si otra persona lo hubiese dicho. – si alguien se aísla del mundo como podría reconocer a la persona indicada? – dijo con una voz más propia.

Vale la pena salir lastimado? – Todos se sorprendieron ante la voz de Leah – es decir, como saber si vale la pena dejar que esa persona se acerque? Es imposible saber si te hará daño.

Yo creo que al final, todos seremos heridos en el camino, solo queda esperar que al final todo haya valido la pena – esta vez hablo Kate.

Eso suena algo masoquista – fue el turno de Garrett – estoy de acuerdo con jane, no es el sentimiento lo que daña es la persona.

Así que básicamente somos responsables si somos heridos. Al final siempre fue nuestra elección confiar – todos miraron a Nessie que no veía a nadie en particular.

Así que debemos sentarnos a esperar que la persona correcta llegue? Y suplicar porque en realidad sea la correcta? – Esta vez las miradas fueron hacia Paul – a veces creo que somos nosotros quienes nos debemos mover, a pesar de que todos las barreras de las que ustedes hablan para protegerse hagan el camino más difícil. Es distinta la perspectiva desde afuera, cuando sabemos que podemos ser los correctos, o por lo menos intentarlo pero no tenemos forma de probarlo.

Sería el eufemismo del año el decir que todos estaban sorprendidos, la actitud traviesa de Paul había desaparecido para dar paso a esas palabras con las que todos callaron. Sin que nadie se hubiese dado cuenta bella tomo nota que cada palabra que habían dicho.

Después de 2 horas de debate y profundos pensamientos, Bella les dijo permiso para irse sabiendo que de nuevo cada uno necesitaba su tiempo para pensar. Todos se fueron a los dormitorios, apenas había sido el primer día y, más que física, se encontraban emocionalmente cansados. Sin ser consientes de los pensamientos de los demás cada uno estaba reflexionando vagamente sobre sus vidas antes de que Morfeo los reclamara.

Hola! Hola!

Aquí estoy de nuevo, se que ha pasado demasiado tiempo y ya se estarán preguntando si pienso continuar con mis Fics. ¡POR SUPUESTO QUE SI! Todo lo que comienzo lo termino. mi falta de actualizaciones básicamente ha sido la universidad y que tengo dos semanas enferma con Mononucleosis(no es algo muy placentero, investíguenlo) así que no eh estado precisamente de humor para escribir, hace bastante que había comenzado el capitulo pero simplemente no podía terminarlo.

Y ahora que termine con las excusas… ¿Qué les pareció el capitulo? ¿Quién esta intrigado por la historia tras Emily y Sam? ¿y Leah y Paul?

También quiero que sepan que este Fic va a ser mucho mas larga que Atrapados bajo Llave por obvias razones (mas personajes, y es un campamento de por lo menos 8 semanas, aunque no las describiré completas, habrán saltos de tiempo porque si describiera cada día probablemente no acabaría nunca y no me atrevo a poner a prueba su paciencia) y no solo va a tratar de los adolescentes, también tendremos momentos de nuestras lindas parejitas ya formadas.

Otro anuncio, estoy pensando en abrir un blog y volver a subir Atrapados Bajo Llave junto con algunas de mis otras historias con sus respectivas portadas (estoy aprendiendo sobre Photoshop) y donde podre anunciar sobre los fics que tengo en mente. ¿Quiénes están de acuerdo? ¿Me apoyarían? ¿Le gustaría? ¿alguna sugerencia para el nombre?. Cabe aclarar que es un proyecto a largo plazo y que probablemente se inauguraría a inicios de enero.

¡Con todo esto ya aclarado me despido!(son la 1:07am pero no podía esperar)

-Stephanie.