¡Hola a todos! les traigo algo nuevo... se que estan pensando, "¿por que sube esto?" "deberia subir los capitulos de KIGO" bueno pues, debo informar que ya estoy por subir el capitulo cinco.

Trabaje en esto hace varios meses, creo que el año pasado, lo subi a mi face y tuvo algo de exito. Asi que espero les agrade, aun que se que no esta muy bueno, en fin... disfrutenlo :)

Disclaimer: los personajes no me pertenecen, le pertenecen a Nickelodeon y al tal diMairo o no recuerdo como se llama xD


Capitulo 1… Noticias

En la nación del fuego, se podía presenciar una era de paz y armonía que no se veía desde hacia ya siglos, ya a tan solo 5 años después de la temible guerra. El equipo avatar se reunía de nuevo en el palacio de la nación del fuego para charlar sobre su buena vida después de la guerra, cada uno había seguido su camino a lo largo de estos 5 años de separación.

Como Aang, nuestro joven niño de 12 años -siendo el avatar- se había convertido en un chico de 17 años, su figura esbelta, sus ojos grisáceos, su cuerpo musculoso y sus tatuajes que lo hacían verse mas adulto lo hacían el hombre más codiciado por las chicas, pero el ya tenía un romance con la ya adulta maestra agua Katara, teniendo 19 años de edad su hermoso cuerpo de 14 años que tenía en su memorable pasado había cambiado drásticamente, sus pechos habían crecido, no eran demasiado grandes y ni tan pequeños, pero lo cual aun provocaba la vista de los hombres en ella, su cadera, su cuerpo… junto con su piel morena, la hacían una de las chicas más deseadas en la Tribu Agua del Sur -tanto como en la del Norte-.

Su hermano Sokka, siendo un guerrero formidable en la guerra, sin tener ningún poder su fuerza fue la que lo hizo más famoso entre las ciudades, el siendo un chico de 16 años en la guerra tenía en muchas cosas por las que pensar primero, como su Tribu, su familia y su adorada Suki. La que después de 5 años se convirtió en su esposa y él en un hombre de 21 años, su cuerpo se había vuelto más musculoso, su piel morena lo hacía más deseable y su fuerza se incremento.

Ahora pasamos a nuestro majestuoso Zuko, quien con 16 años era el príncipe desterrado por alta traición a la nación del fuego, su obsesión por encontrar al avatar lo llevo a cada parte del mundo, si no hubiera sido por eso el no se abría unido al avatar a ayudarlo con el fuego, después de 5 años de la guerra, el se convirtió en el Señor del Fuego, con sus 21 años su cuerpo había cambiado, su cuerpo lo hacía verse más formidable el después de todo seguía ejercitándose para poder tener alguna suerte con una posible mujer que se convierte en la Señora del Fuego, pero ese gran día no le ha llegado al joven maestro fuego.

Su cicatriz, en su rostro provocado por el Agni-Kai que tuvo con su padre hace ya varios años seguía junto a el, la vida amorosa de Zuko no fue del nada lindo, la relación que tenia con su adorada Mai fallo en todos los sentidos.

Al ver debajo de ellos -que por supuesto estaban en Appa volando- se podría presenciar el maravilloso palacio de la nación del fuego.

- ¡Chicos, ya llegamos! – les grito entusiasmado Aang, hace mucho que no ve a su mejor amigo después de todo.

Al estar Appa en tierra firme, Zuko los recibió con los brazos abiertos y a los tres por igual los abrazo con cariño, el viejo maestro fuego Iroh estaba junto al joven señor del fuego, señalo a cada uno de los cuatro jóvenes y noto algo interesante…

- Aquí solo veo a cuatro jóvenes héroes… - comento algo curioso, Zuko inmediatamente entendió de que hablaba su tío.

- sí, ¿Dónde se encuentra Toph? – pregunto curioso

Sokka rio un poco – no se preocupen, ella está en sus labores "Domésticos" – el solo se rio al decir ese chiste de los suyos, al que nadie le encuentra sentido.

Katara suspiro – ella está en Omashu – le contesto a Zuko con una delicada sonrisa.

- ¿Qué hace en Omashu? – les dijo otra pregunta, aun más curioso, a lo que ah esta contesto Aang.

- después de separarnos todos, ella regreso al reino tierra a vivir con sus padres, mi viejo amigo Bumi que es Rey de Omashu, al ver su fuerza en la última batalla le intereso mucho tenerla como general de las fuerzas armadas de Omashu – dijo alegre – básicamente, trabaja en Omashu – sonrío dejando ver sus dientes blancos.

- pero que interesante… - comento Iroh

- vaya… ¿podrá venir a la nación del fuego? – miro a Aang.

- ¡claro que sí! – contesto Sokka mucho antes de que Aang lograra responder.

- es mas… - de su traje, Aang saco un pergamino con un listón dorado – te lo envía Toph – se lo entrego.

Zuko solo se dispuso a abrir el pergamino, este tenía un sello, su figura era la de un jabalí con alas -el símbolo de la Familia Bei Fong- vio las delicadas letras que fueron escritas con tinta, hasta que decidió leerla…

"Hola Princesa, solo quería afirmarte que iré a la nación del fuego para estar con ustedes… pero tengo una última petición de Bumi que debó cumplir, ya sabes… esas cosas de arreglos que quedaron pendientes en Omashu después de que esta fuera conquistada por parte de la nación del fuego. Bueno, iré al grano… llegare tarde por un asunto importante, aun que para mí no hay nada más importante que estar con ustedes, tal vez llegue un día después de que los demás llegaran, bueno ya debó retirarme. Mándale de mi parte saludos al viejo, que espero con ganas probar un poco más de su Té.

¡Hasta luego!

Atentamente... Toph"

La carta había finalizado, Zuko la cerro y poso su mirada a su tío – Toph te manda saludos tío – este solo sonrío al oír lo que el joven rey dijo – bueno, al parecer Toph llegara hasta mañana – se volteo para poder entrar al palacio – será mejor que entren, la hora de la cena esta casi lista y todos deben estar cansados por ese largo viaje – todos asintieron.

Al pasar el momento de la cena, todos platicaron sobre sus últimas aventuras que tuvieron durante estos 5 años, Aang comento que aun seguía resolviendo algunos pequeños conflictos que surgían en las naciones pero que todo le iba bien, Katara hablo sobre su vida en la nueva y restaurada Tribu del Sur donde allí enseñaba a los jovencitos como a las jovencitas el arte del agua control, mientras tanto Sokka hablo sobre su nueva vida en la isla de Kyoshi junto a su adorada esposa Suki, también comento que tenían a un bebe en camino a lo que los demás lo felicitaron y mas Katara que lo asfixiaba con abrazos de la alegría que le daba al oír esa hermosa noticia.

Durante la armoniosa platica, Sokka decidió hablar sobre la vida amorosa de Zuko.

- ¿Cómo te va a ti con tu vida? – miro a Zuko con una sonrisa de oreja a oreja - ¿has encontrado a alguna afortunada? – dijo mientras comía un pedazo de pan.

El solo suspiro – no, no la eh encontrado – contesto a las preguntas del hombre moreno mientras este comía plácidamente – además, ahora estoy algo ocupado resolviendo algunos asuntos en la nación del fuego… hay algunas personas que no desean esta agradable paz –

- ¿no te interesa alguna mujer? – pregunto tranquilo y relajado el joven Avatar

- mmm… - pensó por un momento – no – fue lo único que dijo.

Al pasar la cena, todos fueron a sus respectivas habitaciones, Sokka dormía solo, al igual que Zuko dormía en su cuarto, pero Aang y Katara dormirían en una sola habitación, su amor no les impediría no dormir juntos. Todos se adentraron en un mar de sueños del que despertarían al día siguiente.

En la nación del fuego, se podía presenciar como el sol salía para alumbrar con su luz a los habitantes de la nación del fuego, en el palacio los rayos del sol iluminaban cualquier parte lo que provoco el despertar de Zuko y de los demás, se vistieron con sus buenas prendas para poder recibir a su vieja amiga Toph en el muelle.

Al estar en el muelle, los cuatro amigos solo deseaban ver ya en el horizonte el barco que llevaba a la maestra tierra a la nación del fuego, Aang abrió sus ojos como platos al ver un barco en el horizonte, noto que ahí estaba la maestra tierra quien se sostenía por lo mareada a un poste.

- ahí viene – les dijo a los demás.

Ellos notaron como el barco se detenía al estar en tierra, un hombre bajo del barco mientras ayudaba a Toph.

- gracias – le dijo ella al hombre.

- no hay de que señorita Bei Fong – hiso una reverencia y se fue.

Ella sintió con las vibraciones que los demás la miraban – ah, ¡Hola amigos! – sonrío.

Zuko se quedo perplejo al ver a la ya adulta de Toph, su cabello negro como el carbón le había crecido, su rostro era hermoso como su piel blanca como la porcelana, su cuerpo, sus pechos… a la vista de Zuko, era simplemente bellísima, hermosa, perfecta… "pero que estoy pensando, ella tiene 17 y yo 21" pensó Zuko. Los demás saludaron a Toph con un inmenso cariño, no se le despegaban para nada… mientras que Zuko se quedaba parado pensando en lo hermosa que se puso Toph, Iroh le dio un codazo en el brazo para despertarlo de su fantasía.

- debes saludarla… - le dijo sereno – no hay que ser descorteses mi querido sobrino – sonrío para sí mismo.

- tienes razón tío – fue directo hacia Toph y la abrazo, esta le correspondió el abrazo, al dejarla de abrazar la miro – bienvenida seas Toph, ya esperábamos tu llegada –

- Si, ya te extrañábamos mucho Toph – comento Katara con cariño.

- yo también los extrañe a todos – ella camino hasta estar frente a Iroh, este la abrazo con cariño y aprecio – también lo extrañe a usted viejo – sonrió, a lo que él respondió igual con una sonrisa.

- eres bienvenida a la Nación del Fuego, esperemos y nos cuentes sobre tus ultimas Hazañas –

- se las contare con gusto a todos –rio un poco.

Todos se fueron al palacio para hablar con Toph sobre su vida en Omashu como general de las fuerzas armadas, al llegar al palacio todos comieron un poco para luego darle paso a la plática que tomo horas. Toph conto sobre unas cuantas aventuras en Omashu, como una vez un ladrón robo lo más importante para el rey Bumi, su mascota Flopsie. Había mas historias que conto Toph pero son demasiadas para contarlas, Toph por un momento se quedo callada, por lo que luego le hablo a Aang algo triste y seria…

- Aang… - le hablo al monje.

- ¿Qué sucede Toph? – la miro curioso.

- tengo que hablar contigo… - se levanto - ¿podemos ir a un lugar más privado? –

- claro – le contesto sonriente – enseguida volvemos –

Toph y Aang se fueron a un lugar más privado, fueron al jardín del palacio donde había un pequeño estanque en el que unos peces azules con rojo nadaban, se sentaron en unas sillas de roca que ellos hicieron con la Tierra Control, ella tomo un poco de aire y comenzó a hablar.

- Aang, te tengo una mala noticia… -

- ¿Cuál es Toph? – le pregunto relajado.

- El… - tomo un poco mas de aire – el Rey Bumi… murió – Aang la miro impactado con la noticia, su mejor amigo de hace 100 años había muerto, él quería soltar lagrimas pero se resistía – uno de sus últimos deseos era, que tuvieras una gran vida y que los espíritus de guiaran en tu largo viaje en la vida como el Avatar –

- Gracias, por decirme su deseo Toph… - le dijo triste mientras miraba al estanque deprimido – la verdad si me duele al oír que mi único amigo de hace 100 años haya muerto, pero este día tenía que llegar algún día – miro al cielo, donde algunos pájaros revoloteaban alegres – bueno… ¿cual era otro de sus últimos deseos Toph? – la miro.

- ese deseo ya se cumplió… -se levanto para irse pero el monje la detuvo.

- Toph… dímelo, por favor – le dijo con una voz tan sincera, ella suspiro.

- Su último deseo… - se sentó y poso su mirada ciega en Aang – que yo fuera la siguiente en gobernar Omashu – el quedo impactado.

- entonces tu… -

- sí, yo soy ahora la Reina de Omashu – le confirmo mientras caminaba hacia el estanque.

- ¿Por qué no nos lo dijiste antes? – siguió tras ella y le pregunto curioso.

- no creí que era el momento, se los quería contar a todos pero la intriga de decirte a ti sobre la muerte de Abuelo, me ponía bastante nerviosa, tenía en mi mente sobre si decirles ahora a todos sobre mi nuevo ascenso o no contarles nada… pero mejor decidí decírtelo a ti – suspiro.

- oh… - eso fue lo único que dijo al oír la respuesta de Toph – espera, ¿abuelo? – la miro otra vez sorprendido.

- jeje no es mi verdadero abuelo, lo quería a él como a un abuelo y él me quería como una nieta, así que él me dijo un día que de ahora en adelante le digiera así – se incoó un poco y toco el agua del estanque.

- vaya – la miro de nuevo dudoso mientras ella tocaba el agua - ¿se lo contaras a los demás? – le pregunto.

- no… por ahora no, tu eres el único que lo sabe aparte del viejo Iroh – se levanto y se seco la mano mojada.

- ¿Cómo lo supo el señor Iroh? –

- supo la muerte del Abuelo mediante la Sociedad del Loto Blanco – levanto su cabeza para sentir la brisa que se sentía y el calor del sol – y lo de mi inesperado ascenso al trono se lo dije yo mediante una carta que le envíe –

- por eso llegaste tarde a la Nación del Fuego ¿verdad? – la miro

- sí, estaba arreglando algunos asuntos de la ceremonia de coronación – dijo con un tono seco – creo que ya hay que regresar con los demás –

- tienes razón, vamos… - la abrazo con cariño por la maravillosa noticia de su ascenso al trono y se caminaron de nuevo hacia donde se encontraban los demás.

Al verlos llegar esta Katara, se levanto de su lugar para acercarse a Aang, le susurro algo al oído por lo que Toph no pudo oír pero sentí los latidos cardiacos de los dos muy acelerados, al parecer estaban nerviosos. Toph se sentó en su lugar respectivo al lado de Sokka y de Iroh.

Aang y Katara se pusieron en frente de todos, este hiso algunas señas para que estos le pusieran atención…

- amigos, tenemos que decirles algo… - dijo Katara mientras abrazaba el brazo de Aang algo sonrojada – Aang y yo… -

- nos vamos a casar – termino la frase de Katara el joven Avatar.

Sokka dejo de comer, algo atolondrado por la noticia lo dejo sin habla, Toph lo movió un poco lo que provoco que este se cayera al suelo aun impactado. Iroh los felicito por la agradable noticia de su casamiento, Zuko al igual que su tío los felicito y les dio sus mejores deseos. Toph intento sacar a Sokka de su shock, pero mejor decidió ir a abrazar a los dos comprometidos con mucho cariño y felicidad…

- los felicito chicos – les sonrío a los dos.

- gracias Toph – le agradeció Katara, Aang solo sonrío, ellos sí que estaban felices de que se alegraran al oír su adorable compromiso, pero lo que le preocupaba era la aceptación de Sokka y su padre Hakoda – Sokka… - se sentó a su lado - ¿apruebas mi compromiso… con Aang? – lo miro con unos ojos azules demasiado adorables, el solo dio un suspiro y la abrazo con fuerza.

- mientras sea con el, lo acepto – le sonrió, su hermana alegremente abrazo mas fuerte a su hermano – oye… me asfixias – decía en broma el hombre de la Tribu Agua del Sur.

- lo siento – lo dejo de abrazar y le sonrío.

Toph sentía la hermosa escena con las vibraciones de la tierra, se sentía bastante feliz de que Aang y Katara se casaran, ella sintió en su hombro un peso mas… era la mano de Iroh que la miraba con serenidad, entre ellos dos le susurro…

- ¿Le dijiste a Aang sobre tu coronación? – ella solo asintió – me alegro… ¿Cuándo se lo dirás a los demás? – la miro.

- se los diré cuando sea el momento, por ahora, quiero disfrutar un poco mas de su agradable compañía – susurro mientras tomaba un poco de té.

Luego de todo esto, de esas agradables noticias, pasaron días desde la llegada de los cuatro integrantes del equipo Avatar a la Nación del Fuego, mientras los días pasaban Zuko se interesaba más en Toph, ella no lo notaba porque estaba ocupada hablando cosas sobre la boda con Katara, ella la verdad si se puso hermosa, ahora tenía más clase aun que aun usaba un traje de Maestro Tierra de hombre, pero sus pechos se hacían notar bajo esa tela verde y dorada. Un día su tío Iroh lo miro anonado mientras veía a escondidas a Toph, se carcajeo un poco y comento…

- espiar no es bueno querido sobrino – su repentino comentario espanto al Señor del Fuego lo que provoco que se golpeara en la cabeza con un libro que se cayó del librero cercano cuando este se movió repentinamente.

- Tío, no te había visto… - comento algo nervioso, Iroh se acerco al lugar donde estaba suco y vio que desde ahí se podía ver a la Maestra Tierra con pocas prendas mientras entrenaba su Tierra Control bajo ese inmenso sol.

- pero que interesante vista – miro a Zuko con una sonrisa picara y se rio al ver la reacción de Zuko, el reacciono algo sonrojado – sientes algo por la pequeña, ¿verdad? – lo miro sonriendo plácidamente.

- no – contesto algo sonrojado y nervioso. Iroh solo hecho un suspiro y salió de la sala.

- ¡Deja de espiar a la pequeña Toph querido sobrino! – le grito desde el pasillo, algunos sirvientes estaban ahí y se oían los cuchicheos de sus dudas, Zuko solo frunció el ceño sonrojado y apenado.

- ¿espías a Toph? ¿desde cuándo? – entro rápidamente asombrado por la noticia el moreno de Sokka.

- es una mentira de mi tío – se defendió, era la pura verdad pero no deseaba que alguien más lo supiera -aun que su tío lo descubrió-.

- oh vamos – suplico el moreno – dime la verdad, te eh visto bastante interesado en ella… - se acerco al lugar donde estaba Zuko para mirar a Toph en sus pocas prendas y con su bellísimo cuerpo cubierto por el sol mientras sudaba por el duro trabajo de entrenar – pícaro, definitivamente eres un pícaro Zuko – se comenzó a reír, noto como este Zuko no le tomaba la menor importancia mientras miraba a Toph – se ha puesto muy guapa estos últimos 5 años… ¿no lo crees? – se apoyo en la pared mientras miraba al Maestro Fuego.

- si – contesto embobado.

- ¡Lo sabia! – Zuko reacciono para defenderse pero Sokka comenzó a hablar más rápido – Te gusta Toph desde que llego de Omashu, ¿verdad? – Zuko rendido, solo asintió, Sokka disfruto de su pequeña victoria – tengo que contárselo a los demás… - Zuko reacciono rápidamente y lo sostuvo de su ropa para detenerlo.

- no se lo digas a nadie – lo miro serio – quisiera… que esto fuera un secreto entre los dos – lo miro algo apenado al ver que ya dos personas sabían de su noticia.

- está bien – bufo rendido – lo prometo, no se lo diré a nadie – los dos se sonrieron y se dieron un apretón de manos – por cierto… yo venía a avisarte que hay un mensajero en la sala real –

- gracias por decirme, me retiro – se fue de la habitación donde dejo solo a Sokka.

Camino por los pasillos del palacio algo despistado, solo pensaba en Toph y su esplendoroso cuerpo. Al llegar a la sale real vio sentado a un mensajero con ropas verdes, al parecer era del Reino Tierra, el mensajero al ver a Zuko se levanto eh izo una reverencia…

- lamento interrumpirlo su majestad, pero… - de su bolsa, saco un pergamino – esto es para usted – se lo entrega, Zuko lo tomo amablemente – que tenga un buen día su majestad – izo una reverencia y se fue del palacio.

Zuko solo fue a sentarse a un lugar mas cómodo, abrió el pergamino y comenzó a leer su contenido…

"Buen día Señor del Fuego Zuko, pero se le invita a la ceremonia de coronación de la Reina Toph en Omashu, la ceremonia se llevara a cavo en un mes, lo esperamos en Omashu.

Que tenga un buen día…"

Zuko se quedo perplejo, "Toph, ¿reina de Omashu?" eso era en lo único que pensaba, aun confuso se quedo sentado sin reaccionar.

Unos cuantos minutos después, Aang, Katara y Sokka entraron a la sala real y se encontraron a un Zuko confuso, Aang se acerco a él, lo movió un poco pero no recibió respuesta alguna.

- ¿Qué será eso? – comento Katara al ver el pergamino en las manos de Zuko.

- es un mensaje – noto el listón verde – y es del Reino Tierra – lo abrió y leyó el mensaje, se quedo igual de perplejo que Zuko, lo comenzó a leer de nuevo varias veces y aun seguía confuso, Aquello que le había dicho Toph era verdad, el pensó que podría ser una pequeña broma por parte de su antigua Maestra Tierra, pero todo eso era verdad.

- Aang… cariño, ¿estas bien? – Katara lo miro preocupada al verlo así.

- sí, descuida estoy bien –le contesto, a lo que ella se alegro.

- ¿Qué dice el pergamino? – Aang dudo un poco si dárselo o no, pero ya era muy tarde, ya Zuko lo sabia así que decidió entregárselo a Katara.

- léelo… - fue lo único que le dijo. Ella comenzó a leer el mensaje y confusa comenzó a crear varias dudas en su cabeza. Sokka se acerco a ella y comenzó a leer el mensaje, se quedo perplejo.

Toph entro al palacio después de su duro entrenamiento, al sentir a los demás con el pergamino en manos, sintió inmediatamente un emblema del Reino Tierra en el listón… "oh no" se dijo para sí misma, se acerco a ellos, Katara la vio y comenzó a decirle…

- ¡¿Desde cuándo eres Reina? – le pregunto gritando, le enojaba que no le dijera antes.

- desde hace tres meses – le contesto algo nerviosa.

- ¿Qué paso con el Rey Bumi? – le pregunto Sokka.

- El… -

- murió – termino la frase de Toph este Aang, Katara lo miro.

- ¿ya lo sabías Aang? – el solo asintió - ¿Por qué… no me lo dijiste? –

- yo no debía decírtelo, tampoco a los demás… - comenzó a hablar como un avatar – era deber de Toph decírselos –

Ante todo esto, llego Iroh, noto la escena y comenzó a hablar…

- ¿ya lo saben? – le pregunto sereno a Toph.

- si – suspiro.

- ¿tu se los dijiste? – ella se negó, el vio el pergamino en manos de Katara – ya veo –

- ¿usted también lo sabía? – le pregunto curioso este Sokka.

- si – asintió contento.

- ¿desde cuándo lo sabes Tío? – todos miraron a Zuko que ya había reaccionado.

- se lo dije cuando mi Abuelo murió y me pidió ser la siguiente en gobernar Omashu – contesto en vez de Iroh.

- ¿Por qué no nos lo dijiste Toph? – la miro esta Katara, Sokka y Zuko la miraron igual, atónitos y confusos.

- quería que fuera en un momento adecuado, jamás pensé que esa carta llegaría antes – Sokka fue a abrazarla y la miro a sus ojos ciegos.

- me alegro que seas Reina, estoy seguro de que aras un buen trabajo – ella sonrió y le devolvió el abrazo. Los demás hicieron lo mismo para felicitarla por su maravillosa noticia.

- bueno… - Iroh los miro - ¿Cuándo será la ceremonia Toph? –

- en un mes… y en Omashu - le contesto.

- en un mes saldremos a Omashu, por ahora espero y disfruten de su encuentro en el palacio – los miro a los 5 jóvenes.


Bueno.. eso fue todo, dejen reviews, criticas, todo lo que sea... los recibire con gusto