DISCLAIMER : LOS PERSONAJES SON DE LA GRAN NAOKO YO SOLO LOS UTILIZO PARA DAR VIDA A LA HISTORIA.

.

.

.

.

.

— ¿Entonces le llevo serenata? —Decía Seiya con un aire divertido

—No le veo la gracia —recrimino— ese oxigenado no entiende que Serena es mi Prometida

—¿Prometida? —rio el—Pero si ni le has dado su anillo Darién, además Bombón es preciosa No puedes encerrarla para que nadie la mire.

—Pues debería fíjate —respondió molesto—Y sobre el anillo, tienes que ayudarme a preparar la mejor sorpresa del mundo

—Claro yo te ayudare, así Serena no se arrepentirá de darte el si por segunda vez—comento

—Tus comentarios no me ayudan en nada, mejor ponte a trabajar —ordeno

.

.

.

.

.

Mina y Serena caminaban por el centro comercial, andaban comprando cierta decoración para su local.

— ¿Qué opinas? —Preguntaba Mina —estas paletas de colores las podemos usar para armar nuestros catálogos

—Me encanta, ¿Te das cuenta? Nuestro sueño va tomando forma

—Si, estoy tan emocionada —chillaba Mina— además me servirá para ocuparme en algo

—Lamento tanto que tu matrimonio no haya funcionado, si te consuela ni a ti ni a mi nos ha funcionado la primera vez

—Cierto —sonrió— pero esta vez si tendrás suerte, mi hermano esta mas que enamorado de ti —confeso— ¿Ya hay fecha para la boda?

—Aun no, supongo que la pondremos…

—Cuando recibas anillo de compromiso, si no te lo ha dado es por que de seguro aun no encuentra el adecuado—dijo la rubia —Ahora andando hay mucho que hacer aun

.

.

.

.

.

—Yaten, necesito el balance del mes pasado—hablo Darién pero no recibió respuesta— ¿Yaten?

—Si, ¿Qué pasa? —lo miro

—Estas en cualquier otro lugar menos aquí, ¿Tienes algún problema?

—Ninguno, en un rato te doy lo que sea que me has pedido

—El balance del mes pasado —repitió— ¿Tiene que ver Mina en esto?

—Quizás —dijo sin más

.

.

.

.

.

Hotaru tenia un pequeño descanso después de la sesión de fotos, se acomodo en el sofá, realmente estaba agotada entre peinados, maquillajes y cambios de ropa todo era caótico, sin embargo se mantenía ocupada para no pensar en Seiya. Una sonrisa triste se formo en sus labios al pensar en el y sus ojos se cristalizaron…Quizás había dejado ir al amor de su vida por un capricho tonto y ahora ya era muy tarde… Seiya no la esperaría toda la vida y menos estando Kakyu de por medio y tan cerca de el.

Cuando regresara a Tokio quizás ya iba a ser demasiado tarde, sabia también que Serena y Darién quizás se casarían pero siendo honesta eso no le afectaba tanto ya…Solo le afectaba el, Seiya.

.

.

.

.

.

— ¿Entonces te hago la reservación? —Preguntaba Seiya— a todo esto ya parezco tu secretaria

—No exageres Seiya —lo miro—esto es por una buena causa, Oye y ¿Qué tiene Yaten?

—No tengo idea, creo que esta pensando seriamente en invitar a Mina a salir, lo cual no se si sea prudente

—Realmente no lo se, aunque quizás es lo que Mina necesita

.

.

.

.

.

—La señorita Mina Aino —decía un mensajero con un enorme ramo de rosas blancas

Ambas rubias fijaron su atención en el hermoso ramo de rosas, estaban admiradas ante tal detalle.

—Yo soy —respondió

—Esto es para usted ¿Dónde lo dejo?

—Aquí—respondió Serena señalando una mesita

—Firme aquí por favor —pidió el hombre y se retiro

—Vaya Mina que suerte tienes —exclamo Serena—están preciosas, mira trae tarjeta

—A ver —dijo tomando la tarjeta —Espero que te gusten, y que me aceptes una invitación a comer, Yaten—Pronuncio terminando de leer la tarjeta

—Así que Yaten, No me extraña para nada

—Pero es que…

—Mina anda acéptale la invitación, tampoco es que sea un sacrificio ¿O si?

—Bueno, no

—Entonces llámale—animo Serena—Ya se ¿Por qué no le caes de sorpresa? —Sugirió— Yo voy a ir a ver a Darién

—Esta bien Serena, vamos —comento animada

.

.

.

.

.

— ¿Entonces que dicen? —Preguntaba Darién— Creo que es buena idea abrir otro Hotel en este punto de la ciudad, me parece que es un lugar estratégico

—Pues me parece, creo que es una buena idea —apoyo Seiya —pero a final de cuentas tu decides Darién

—Yaten, ¿Qué opinas tú? —Pregunto Darién

—Construir el hotel ahí seria bueno dado por el flujo de turistas en las vacaciones, creo que habría un lleno total

—Entonces Yaten, encárgate de cerrar el trato

De pronto tocaron a la puerta interrumpiendo la junta de los 3 chicos.

—Darién, Mina y Serena quieren pasar, pero no se si puedan hacerlo

—Hazlas pasar Molly —ordeno el

De pronto ambas rubias entraban a la oficina, Darién se puso de pie para recibirlas.

—Vaya que gusto ver a las dos mujeres mas importantes de mi vida —saludo abrazando a ambas— ¿Qué las trae por acá?

—Hola chicos—respondieron ambas a coro

—Darién yo quería invitarte a comer —propuso la rubia

—Me encanta la idea, supongo que Mina viene con nosotros cierto

—Esta vez no —se adelanto Mina—Vine a comer con Yaten —soltó de pronto dejando boquiabiertos a todos

—Bueno parece que seré el único que trabajara el día de hoy —comento Seiya, viendo la cara de Yaten

—Darién, tu y yo debemos irnos —dijo la rubia—tenemos mucho que hablar—Darién asintió saliendo de ahí con ella, después hablaría con Mina —Nos vemos Seiya

—Yaten, vamos —hablo Mina—yo no hice ninguna reservación, así que dejo a tu elección el lugar —sonrió

—Claro—dijo saliendo de ahí con ella

.

.

.

.

.

— ¿Funciono la serenata? —Preguntaba Malachite

—Supongo que si, Darién estaba molesto

—Ahí esta el punto, si no significaras nada para ella, el no estaría así —intento convencer

—Quizás, pero y tu ¿Qué harás?

—Aun no lo se, tengo que pensar como acercarme de nuevo a Mina

— ¿La amas?

—A mi manera, si —contesto

.

.

.

.

.

—Serena, ¿Qué fue eso? —Preguntaba Darién mientras conducía

—Mina solo acepto una invitación de Yaten a comer —conto—le mando un hermoso arreglo de rosas, ¿No te alegra?

—Claro que si, me alegra que vea mas allá de ese imbécil, ojala entre Yaten y ella surja algo

—Aunque seria extraño ¿No crees?, son totalmente opuestos

—Como tu y yo —sonrió Darién estacionando el auto—Así que querías ¿Pizza?

—Lo siento Darién últimamente estoy con unos antojos terribles y hoy quería pizza— la rubia vio la cara de Darién—Oh, no, descuida no estoy embarazada, me estoy cuidando—sonrió

— ¿Segura? —Pregunto Darién mirándola

—Me estas asustando Darién—lo miro—Yo no podría…

— ¿Qué te asusta?, si fuera el caso sabes que seria el hombre mas feliz del mundo

—Es que no lo había pensado de verdad que no —sonrió con cierta timidez

—Hey vamos no pongas esa carita, mejor vamos a comer pizza —sonrió el con dulzura— y después nos tomamos la tarde libre

— ¿De verdad?

—Si, Seiya puede encargarse de todo

.

.

.

.

.

Mina y Yaten estaban en un restaurante discreto a 20 minutos del trabajo, el lugar era acogedor.

—Gracias por haber aceptado mi invitación a comer

— ¿Qué agradeces?, me encanto el detalle de las rosas

—Bien entonces creo que debo mandarte rosas a diario así comerás conmigo siempre

—Gracias por soportarme —lo miro— después de lo que hice, tu estas aquí …

—Olvida eso, tu creías que casarte con el era lo correcto y lo hiciste—decía con seriedad—tampoco voy a pedirte que te cases conmigo, pero si que me dejes estar cerca de ti

—Como amigos—dijo ella— será genial

Y que ella lo quisiera cerca ya era un gran paso en definitiva, lo que sucediera en ese lapso ya seria ganancia estaba seguro que conquistaría el corazón de esa rubia atolondrada

—Ya lo creo

.

.

.

.

.

Dos días después Darién estaba más que listo para pedirle a Serena que fuese su esposa. Justo eran las 8 de la noche cuando paso por ella a casa.

—Wow, ¿A dónde vamos? —Pregunto viendo a Darién impecablemente vestido con una camisa negra con finas rayas blancas, sus mangas ¾ dobladas hasta los codos y los 3 primeros botones dejando ver un poco del pecho de el…Su Pantalón de vestir negro combinaba perfecto…y una hermosa sonrisa adorno ese rostro

—Tengo una sorpresa para ti—la miro—así que vamos ya, o se hará tarde —la invito a subir a su coche

— ¿A dónde vamos?

—Eso es una sorpresa Princesa —sonrió tan seductoramente —Tu solo déjate consentir

.

.

.

.

.

Llegaron a aquel restaurante y de inmediato fueron atendidos por una mesero que los condujo al área vip, aquella mesa estaba adornada por un hermoso ramos de rosas rojas y una blanca en el centro, aquella área estaba iluminada tenue mente por velas, que daban un aspecto cálido y romántico.

—Es un lugar hermoso —comento la rubia acomodándose

—Supuse que te gustaría —sonrió— ¿Quieres ordenar de cenar?

—Si, —respondió tomando el menú—Aunque no se por que decidirme, los postres se ven deliciosos

—Serena, no puedes comer un postre antes de cenar —intento sonar serio pero le era imposible, la rubia le hizo un puchero

—Esta bien cenaremos—sonrió

—Así es, por que usted y yo, Futura señora de Chiba, tenemos que hablar muy seriamente —rio

Comenzaron a cenar, platicando cosillas cotidianas, Triviales… aquel ambiente era por demás encantador para la rubia y mas estando al lado de Darién…todo se volvía mágico.

—Princesa, ¿Dónde te gustaría vivir? — la miro, ahora quería cumplir hasta el mas mínimo detalle, algo que no hizo en el pasado.

—Realmente no lo había pensado. Es decir tenemos tu casa y la mía—comento— Creí que bien podríamos mudarnos a alguna de las dos

—No, yo quiero un nuevo lugar —la miro— por eso he estado viendo algunas casas que están cerca de la bahía, se que te gustaran cuando la veas

—Ok, entonces ¿Viviremos juntos? —La respuesta era obvia pero ella deseaba escucharla de su boca

—Mas que eso—la miro—Sabes que la primera vez nos casamos no en las mejores circunstancias —sonrió—Y que cometí error tras error contigo, hoy quiero hacer las cosas bien—Darién hizo un ademan a un camarero.

Aquel hombre se acerco a la mesa, deposito sobre ella una hermosa rosa roja, sirviéndole una copa a cada uno.

—Darién…—Pronuncio ella emocionada

—Quiero despertarme contigo cada mañana, y escribir un futuro juntos—sonrió con dulzura—Si de algo no tengo duda es de lo mucho que te amo—se puso de pie acercándose a ella, le ofreció su mano poniéndose ella de pie—Serena Tsukino, ¿Quieres ser mi esposa? —Pregunto sacando de su bolsillo una cajita de terciopelo negro.

Darién abrió aquella cajita y dentro había un hermoso anillo con una piedra rosa en forma de corazón, los ojos de la rubia se cristalizaron al ver aquella preciosidad de anillo.

—Darién…—dijo conmovida

—Esa no es la respuesta que quiero—la miro—mas bien esperaba un "Si"

— ¡Si! ¡Si! —Grito emocionada—Quiero ser tu esposa —el pelinegro le puso el anillo y ella lo beso, estaba realmente emocionada por lo que estaba pasando y que decir de Darién, estaba de lo mas feliz.

Era un hecho que este momento era mas que mágico, era para Serena mas de lo que alguna vez soñó… se sentía como una princesa.

—¿Te gustaría salir a la terraza? —pregunto el

—Me encantaría —sonrió yendo con el a la terraza de aquel restaurante que tenia una vista espectacular de la ciudad—la ciudad se ve preciosa Darién

—Realmente si, pero nada es mas hermoso que tu —la miro—¿Ya te dije que te amo? —pregunto abrazándola

—MMM, No lo recuerdo —dijo con cierta inocencia

—Te Amo Princesa—dijo besándola con dulzura y bajo un cielo hermoso y una Luna resplandeciente, sellaron con un beso aquel ese amor que ambos se profesaban.

La noche avanzo, la pareja decidió quedarse juntos tenían muchas cosas que planear.

— ¿Te gusta tu anillo? —Pregunto mientras llegaba a la sala el pelinegro

—Esta realmente hermoso

—Princesa me gustaría que mañana en la tarde me acompañaras a ver algunas casas para escoger alguna, así la decoras a tu gusto

—Te confieso que me encanta mucho la idea Darién, tener un hogar contigo es mi sueño

—Nuestro sueño—corrigió—por cierto, ¿Cómo van los preparativos de nuestra boda? —Pregunto con Interés— se que todo será como tu quieras pero quiero involúcrame un poco

— ¿Enserio? —Pregunto emocionada— Pues mira podríamos escoger juntos el menú de nuestra boda, nuestra canción para el baile juntos y me encantaría que entregáramos juntos las invitaciones de la boda

—Perfecto, cuenta con ello Princesa —dijo abrazándola.

.

.

.

.

.

Los días siguientes para Darién y Serena fueron demasiado ocupados para cada uno, entre sus propios asuntos y la boda terminaba agotados. Haruka sabia que las cosas entre la pareja iban mas que bien, pero no quitaba el dedo del renglón al respecto.

La rubia terminaba de cerrar su local, Mina se había ido hace un par de horas, de pronto Haruka llego.

—¿Te ayudo gatita? —pregunto sonriendo

—Haruka…—Tardo unos segundo en reaccionar—No, gracias ya termine—realmente se sentía incomoda

—Ya veo, teníamos algunos días sin vernos—comento

—Quiero evitar un enfrentamiento entre tu y Darién —confeso—A el lo amo, a ti te estimo muchísimo y no quisiera…

—Bonito anillo —dijo refiriéndose al de compromiso—Gatita, ¿Puedes concederme unos minutos?

—No creo que sea correcto...

—Prometo que después de hoy ya no voy a molestarte—dijo con sinceridad

—Esta bien —comento—Tengo un par de minutos

.

.

.

.

.

En una casa se encontraba Malachite Y Jedite, ambos habían firmado una especia de acuerdo para quedarse con lo que le pertenecía a Darién, y sabían que el Punto débil de Darién eran "Sus dos mujeres".

— ¿Las traeremos a las dos? —Pregunto Malchite

—Primero a su adorada Mina—sonrió con burla—Y luego para dar el golpe de gracia, traemos a Serena así que piensa como traer a Mina

—Eso ya lo tengo planeado —comento con seguridad

.

.

.

.

.

— ¿Entonces te vas? —Pregunto Serena

—Si, tengo cosas que atender y Alan no puede hacerse cargo de todo—la miro—además tú pues ya escogiste

—Haruka... —dijo ella sintiéndose un poco mal—veras que encontraras a una linda chica que te quiera como lo mereces —sonrió—no quiero que te vayas con un mal recuerdo mío, o un mal sabor de boca

—Descuida gatita, la verdad es que bien seguiría insistiendo pero es caso perdido, Chiba gano —respondió—¿Puedo darte un abrazo?

—Claro que si Haruka —dijo abrazando al rubio y quedándose así por unos segundos.

Los suficientes segundos como para que Darién llegara y los encontrara ahí abrazados, provocando los celos en el pelinegro.

— ¡Serena! —grito el moreno jalándola del abrazo de Haruka

—Darién—grito la rubia al sentir la brusquedad con la que el la tomaba

— ¿Por qué la abrazas? —Gruño yéndose contra el rubio— ¡Te dije que te alejaras de ella! —lo tomo por el cuello de la camisa

Y de pronto en cuestión de segundos ambos hombres estaban dándose de golpes, mientras los intentos de Serena por separarlos eran en vano.

.

.

.

.

.

Seiya se encontraba con Kakyu en casa, cuando de pronto timbro su celular.

—Hola Bombón ¿Cómo estas? —Pregunto escuchando las quejas de la rubia— ¿Qué? ¿Detenidos?, Ok voy para allá —dijo terminando la llamada

— ¿Qué sucedió? —Pregunto la pelirroja

—No me lo vas a creer, pero Darién y Haruka están detenidos —comento—Bombón esta sola en la delegación y tengo que ir a ayudarla

— ¿Quieres que te acompañe?

—Claro que si—sonrió

.

.

.

.

.

Serena había terminado de avisarle a Mina, era increíble que ahora los dos hombres estuvieran detenidos, y todo por un mal entendido y los impulsos de Darién.

.

.

.

.

.

Mientras tanto y para terminar de rematar, Darién y Haruka estaban en la misma celda.

— ¡Todo esto es tu culpa! —gritaba Darién

—Quieres dejar de gritar como vieja histérica —comento el rubio—la culpa es tuya, yo solo estaba…

— ¡No soy ninguna vieja histérica!, y tu solo estabas abrazando a mi prometida

—Así es y lo haría de nuevo—dijo con cierto tono de desafío en su voz —solo me estaba despidiendo de ella, en unos días me voy

Darién guardo silencio por unos minutos, quizás había exagerado en su reacción pero ¿Cómo iba a saber que se estaban despidiendo? Y más con los roses que habían entre ambos anteriormente.

—Aun así eso no justifica…

—Lo que no se justifica aquí es tu reacción "Gorilesca" —sonrió—¿No lo entiendes? … Te ama, para Serena no hay hombre mas que tu…Y ahora por tus celos estamos aquí, y ella estará de lo mas angustiada—respondió

.

.

.

.

.

—Mina, te juro que de buena gana dejaba a Darién aquí encerrado—decía molesta

—Vamos Bombón no lo culpes, cuando se trata de ti, se vuelve irracional—sonrió—ya en un rato ambos saldrán

—Tranquila Serena—animo Mina— ya sabes como es Darién, aunque aun estas a tiempo de echarte para atrás y no casarte con el —dijo en tono de broma

—Tu hermano puede ser un gorila, pero así lo amo—confeso causando una carcajada general en todos los presentes, lamento hacerlos venir—confeso apenada—espero no haber interrumpido nada

Una hora después ambos chicos salían ante la mirada de todos ahí presentes.

—Princesa Lo siento—dijo apenado Darién—"El Oxigenado" ya me conto por que te abrazaba

—Vamonos de aquí—propuso Seiya— este no es lugar para discutir esto o de verdad los van a encerrar de nuevo—bromeo

—Haruka lamento todo esto—hablo Serena

—Descuida Gatita—sonrió—esto demuestra que a pesar de actuar como idiota te ama—comento divertido—Bueno me retiro tengo muchas cosas que arreglar

—Si quieres yo mismo te llevo al aeropuerto—se ofreció Darién, recibiendo una mirada fulminante de la rubia— ¿Qué? Solo quiero hacerle un favor

Haruka se despidió yendo a su departamento, mientras los demás luego de bromear acerca de la situación se fueron despidiendo.

— ¿Estas molesta?

— ¿Crees que debería estarlo? —Pregunto

—En mi defensa diré, que no sabia que se estaban despidiendo y que me dieron unos celos enormes —confeso— de verdad lo siento

—Deberia cancelar la boda—dijo con mucha seriedad, provocando que a Darién casi le diera un Mini infarto—Pero no lo hare por que te amo—sonrió—Tu cara fue muy graciosa—rio la rubia

—Casi me matas —protesto atrayéndola hacia el—Te Amo

—Y yo a ti—dijo besándolo con dulzura

Ambos se dejaron envolver por ese mágico momento, a pesar de muchas cosas ahí estaban juntos y mas que dispuestos a escribir una nueva historia juntos.

.

.

.

.

.

.

Hola chicas una mega enorme disculpa por la tardanza entre una cosa y otra no había podido terminar el Cap..Y bueno según mis cuentas ya queda poco para el final de este fic ^^ Muchas gracias por su paciencia y la espera.

Nos vemos lueguito