Buenas! Reitsuki Mitsukuri se hace presente ahora con su segundo fic, de la pareja Kurapika x Killua (ya que casi no hay T^T) de la muy genial serie Hunter x Hunter espero que les guste, la idea se me vino a la mente de la nada ewe. Sin más preámbulo enjoy!

PD: Ni la serie ni los personajes me pertenecen, yo solo los tomo prestados para Yaoi


CORAZÓN HUMANO

Capitulo 1

~oOo~

Cuando caminas por las calles despreocupadamente, aparentas ser uno más del montón y lo más estúpido es que todos se creen tu fachada y bajan la guardia…cuando miras con desinterés el actuar de aquellas personas te encuentras con un sinfín de expresiones, emociones y sentimientos, las mismas que creen que tú tienes pero que no se dan cuenta de que no puedes demostrar…es en esta clase de momentos en que me cuestiono la inteligencia humana y doy por entendido que la inocencia o ignorancia es la causante de todos y cada uno de los problemas. Al caminar sin rumbo, entre las concurridas calles, nadie te pone atención, porque nadie te conoce y eso es algo que agradezco y odio de cierto modo; porque cuando eres como yo…cuando eres un asesino en tu mente está claro que no encontrarás a nadie que, sabiendo la verdad, se vaya a compadecer de ti ni mucho menos se daría la molestia de darte afecto. Porque te temen, porque te odian, porque notan la sed de sangre, porque a pesar de todo aún les queda algo de sentido común.

Desde pequeño siempre fui solo, mi familia…es mejor no relacionarse con ella…y así he pasado mis días sin siquiera conocer el calor de un abrazo ni la alegría de un "te quiero" esa clase de atenciones no existen ante mis ojos, no las necesito para vivir, por lo tanto carecen de sentido…el problema recae en que cada vez que esta idea pasa por mi mente y me cuestiono el asunto, se me hace un nudo en la garganta que no me permite hablar.

Reconozco mi debilidad ante el tema, pero ¡Soy un maldito idiota, un engendro del demonio que no conoce ni el perdón ni el peso de la conciencia! Si a mi se me viniera en gana en este preciso momento podría sin mayor esfuerzo atacar a cualquiera que se cruzara frente a mis ojos y robarle la vida…aun así hoy no me siento sediento ni hambriento, hoy mi cabeza se llena de letargo y silencio que me mantienen pasivo y expectante, provocando este desagradable sabor amargo en mi boca.

Seguí adelante, ahora buscando un lugar tranquilo en el que poder recostarme un rato, así llegué a un pequeño parque, muy callado, muy común. Sin reparos me senté bajo la sombra de un árbol, puse mis brazos detrás de mi cabeza y cerré mis ojos intentando conciliar el sueño…mis agudos sentidos despertaron ante la ausencia de la visión, escuchaba nítidamente cada murmullo del viento contra las hojas secas y el andar de una que otra persona cerca de mi posición, por otra parte mi nariz olfateó el agradable aroma de una tarta de manzanas típica de la estación otoñal…allí me quedé durante un buen rato, hasta que percibí un movimiento demasiado próximo a mi cuerpo y abriendo los parpados con rudeza y frialdad me encontré con la presencia del rubio de la cadena y los ojos color cielo, me observó durante unos segundos y después suspiró dejando que su cuerpo reposara contra el mismo tronco del árbol. Me quedé confundido, no era común que él se acercara por decisión propia a donde yo estuviera, medité un poco las palabras que iba a decir para no sonar grosero.

-Pensé que estabas con Leorio –No hacía falta decir directamente lo que pensaba, me fui por las ramas buscando que saliera de su boca una explicación que me diera a entender por qué estaba allí en vez de cualquier otro lugar de la faz de la tierra –Gon dijo haberte visto partir temprano en la mañana

-Así es, estábamos comprando algunas hierbas medicinales que quería estudiar y mientras yo recopilaba algo de información sobre el paradero de la araña, nos tomó bastantes horas terminar el listado de las plantas y como aún no había encontrado lo que yo buscaba, decidí seguir investigando…aunque no he tenido suerte hasta el momento –El silencio se presentó luego de esa última palabra, me removí algo incomodo y fijé la vista en la hierba mientras pensaba en algo que decir. Todo lo que atiné a decir fue un simple y desinteresado "Ya veo" y e dialogo se quedó helado. Como al parecer Kurapika notó lo pesado del ambiente rio por lo bajo y me dedicó una leve sonrisa –Tu no eres de muchas palabras ¿No es así?

Un suave rubor me tiñó las mejillas, no tenía nada de malo ser callado, así que no había razón para burlarse de mí y de mi modo de expresarme. Hice una mueca de desagrado y volví a posicionarme para buscar sueño otra vez, pero lo que ocurrió luego me dejó algo sorprendido…una de las manos del otro se acercó y se posó en mi rostro, acariciándolo con lentitud y cuidado. Tenía en ese momento los ojos cerrados y así los mantuve, muy a pesar de que parecía que el contacto de su piel con la mía me quemaba y eso provocara una sensación indescriptible de placer a mi cuerpo. Al cabo de un rato retomé el control de mis pensamientos y volví en si, apartándolo con algo de brusquedad le miré a los ojos y en ellos vi aquella soledad que yo también llevaba dentro…me vi reflejado a mi mismo en sus pupilas y me embargó un sentimiento de angustia, porque así era como yo me mostraba ante los demás y la debilidad estaba tiñendo toda mi cara…

~oOo~


Gracias por leer, pronto (si es que se puede) subiré el siguiente capitulo ^^

¿Les gustó? ¿no? ¿sugerencias? ¿Reclamos? ¿lo que sea? sean buenos y dejen un Review xD