Tercera noche

Disclaimer: Rozen Maiden ni sus personajes me pertenecen si no a PEACH-PIT

-Sirvientes, prepárense, nos vamos-dijo Shinku con su tono mandón de siempre

-¿A dónde vamos-nano?

-Kanaria nos invito a su casa a tomar el té y no podemos rechazar una invitación, es de mal gusto

-Yo prefiero quedarme-dijo Suiseiseki-me siento un poco mal

-¿Las muñecas como tu se pueden sentir mal? ¿No será que toda tu maldad te esta afectando?-dijo Jun y como castigo recibió una patada de la muñeca

-Estoy bien vallan sin mi

-¿Segura Suiseiseki?-pregunto su gemela con preocupación

-Si

-¿Y tu Jun, vas o te quedas?, la invitación se extiende para los médiums

-Yo tengo mucha tarea, no puedo ni quiero ir, y ya déjenme solo

-Sirviente tan más inútil que eres Jun

-Ya largo, que no me puedo concentrar

Después de unos minutos las muñecas se fueron usando el espejo, dejando solos a Suiseiseki y a Jun, la muñeca estaba encerrada en su caja y Jun estudiando no le prestaba atención.

El atardecer se aproximaba y el chico tomo un receso de sus deberes. El programa de Kun-kun estaba a punto de empezar y la muñeca aun no salía de su caja

-Algo debe andar mal con ella. Oye Kun-kun esta por empezar ¿a caso no lo vas a ver?

-No te incumbe

-Bueno y tu ¿por que estas enojada?

-"Todavía pregunta, llega con Midori y le permite que le bese"-pensó-¡No importa!

-Oye no tienes hambre, me toca hacer la cena, Nori tampoco esta, se quedo a estudiar en casa de una amiga

-Ahora bajo-desu "esta podría ser mi oportunidad" Yo te preparo la cena

-Cambias muy rápido de ánimo

-Todo es por tu culpa-susurro la muñeca mientras salía de su caja

Después de un rato Suiseiseki comenzó a cocinar, esta vez su comida saldría a la perfección por que no estaba esa chibi-ichigo que arruinara todo.

Aunque por ser una muñeca tenía muchos problemas al conseguir los ingredientes ya que estaban en los estantes más altos y su carácter no le permitía pedir ayuda, hasta que Jun la vio

-¿Quieres que te ayude?

Estaba a punto de decirle que no, pero esta vez si lo necesitaba

-Co… como quieras humano

Los dos siguieron preparando la comida, el ambiente estaba muy silencioso, no tenían mucho que platicar ya que no se llevaban muy bien que digamos.

Una vez que terminaron de cocinar, pusieron la mesa y cenaron juntos mientras seguían viendo el programa de títeres, afuera empezaba a llover pero ningunos de los dos se había dado cuenta

-¿Qué…tal esta?-pregunto un poco tímida la menor

-Sabe a comida preparada por una muñeca maligna-la muñequita le dedico una mirada furiosa-no es cierto, esta muy rica, gracias por la comida-dijo un poco avergonzado

La lluvia había sido el preludio de una tormenta que azotaba con furia las ventanas y los rayos no se hicieron esperar, provocando un corte de luz por un segundo

-Tengo que continuar con mis tareas, antes de que se valla la luz-crujió otro rayo

-¿Te…te puedo acompañar?-la verdad ella era muy miedosa pero no le gustaba mostrar su debilidad ante otros, menos ante los humanos

-¿Te da miedo una simple tormenta?, creo que tu das mas miedo

-¡Jun eres un idiota!-corrió hacia el piso de arriba a encerrarse en su caja

Cuando Jun se dirigía a su cuarto sonó el teléfono

-Diga

-Jun-kun, soy Mitsu hablo para decirte que tus muñecas…"dame el teléfono"-se escucho era la voz de Shinku un tanto enojada

-¿Jun-kun?

-Si ¿que quieres?

-No se dice ¿que quieres?, sino ¿que ordena?

-Como sea

-Sirviente tan más inútil, en fin. No vamos a dormir en casa porque Kanaria y su loca dueña organizaron una pijamada, así que ve por nuestras cajas y mándalas por el espejo ¿te quedo claro?

-Si, ahorita las mando

-Entonces hasta mañana, y cuida bien de Suiseiseki, no le hagas nada

-Adiós-colgó el teléfono-esas muñecas creen que soy su sirviente, pero un día de estos me las pagaran-subió refunfuñando mientras iba por las cajas y las metía en el espejo.

Cuando regreso al cuarto, escucho sollozos del interior de la única caja que quedaba

-¿Estas bien?

-No, déjame en paz

-No sabia que las muñecas como tu lloraban

-Si te vas a seguir burlando mejor lárgate-abrió su caja, seguía llorando por lo bajo

Se escucho un rayo mas fuerte que impacto sobre un poste luz ocasionado un corte de energía

-¿Tanto les asustan las tormentas? Oh valla pobres de ustedes-Esa voz se les hizo familiar, era Suigintou que estaba en la ventana

-¿Qué haces aquí?

-Solo quiero divertirme un poco jugando ¿No quieres jugar? ¿Qué te parece al Alice game?

-Yo no peleare, no quiero convertirme en Alice

-Si fueras Alice serias humana y no tendrías que estar sufriendo por un simple humano

Jun no entendía nada de lo que discutían

-Te equivocas, no es por eso, no quiero pelear con mis amadas hermanas

-Pues tendrás que hacerlo-lanzo un ataque con sus plumas, pero fueron esquivadas con las raíces de árbol creadas por Suiseiseki, el anillo de Jun estaba ardiendo y no podía moverse, debido a que las plumas de Suigintou lo inmovilizaron

-Vete, no eres rival para mi

-¿Ah no?-lanzo un ataque mas poderoso, que la jardinera no pudo esquivar, y se derrumbó muy lastimada-¿Dónde están las demás? Quiero todas su rosas místicas

-No te lo diré

-Mas te vale que lo hagas, si no en este instante morirás junto a tu médium-se acerco a Jun y le dio un beso en la mejilla

-No están aquí-dijo Jun que hizo acopio de todas sus fuerzas para liberarse de las plumas y salvar a la jardinera

-Aun así morirán-estaba a punto de dar el golpe final, pero una luz envolvió a Jun que sostenía a la muñeca en sus brazos, logrando que Suigintou se fuera, al entender el poder de una muñeca al tener a su médium tan cerca

-Suiseiseki-repetía su nombre angustiado-¿Estas bien?

-Si, solo estoy cansada-la recostó sobre la cama

-Eres una muñeca imprudente, ahora descansa, mientras encenderé unas velas

Paso un prolongado tiempo, el la estaba cuidando mientras se recuperaba, ella se veía tan indefensa y frágil, si no tuviese ese carácter, pensó, aunque eso era lo que la hacia única, acaricio su largo y sedoso cabello, se quedo dormido recargado en la cama.

Ya entrada la madrugada había cesado la tormenta y el cielo estaba libre de nubes mostrando una hermosa luna. La muñeca despertó y vio a Jun a su lado, se sonrojo y miro la luna, ¡la luna! Recordó el hechizo, intento incorporarse para tal vez esconderse, pero el movimiento provoco que Jun despertara. Intento llamar a Sui dream para volver a dormir a Jun, pero no pudo

-¿Cómo te sientes?

-Mejor, gracias…por protegerme

-Soy tu médium después de todo

Algo dentro de ella le decía que había llegado el momento de mostrarle a su médium quien era el hada que lo visitaba en las noches, además no había escapatoria

-Hay algo de debes saber-desu-sintió que el momento para transformase había llegado, ya no podía ocultarse mas

-¿Qué?

-Esto

Un viento se hizo presente en la habitación y las velas se apagaron, pero la habitación se ilumino, la luz provenía de Suiseiseki, que empezaba a tomar la forma de una niña humana, dejo de brillar y las velas se encendieron nuevamente, mostrando que Suiseiseki había dejado de ser una muñeca para convertirse en el hada que vigilaba los sueños de Jun

-Tu… ¡¿Eres la que me visitaba en las noches?

Hola espero que les guste el fic, háganmelo saber a través de un comentario. Gracias a los que se toman su tiempo para leerlo y dejar un comentario. Matta ne!