Disclaimer: Dragón Ball y sus personajes no me pertenecen son del gran Akira Toriyama. Pero la historia es de mi propiedad intelectual, sin otro objetivo que no sea el de divertirlos.

CAPITULO 1

Después del terrible ataque de Mayin Boo la tierra está a salvo de nuevo. La paz reina en los animales, en las plantas y los habitantes de la tierra siguen alabando a su "héroe", quien una vez más ha salvado su planeta, el incomparable, el único, el valiente Mr. Satán.

-Papá no te da vergüenza continuar mintiéndole a la gente. Fueron Gohan y sus amigos quienes en realidad salvaron la tierra en ambas ocasiones y tú siempre te llevas todo el crédito – protesta Videl, la hija de Mr. Satán que después del episodio con Mayin Boo, sabe perfectamente cual fue la realidad de la historia.

-Pero Videl, no hace mal un poco de publicidad, además a ellos nos les importa la fama mientras la tierra esté a salvo no tienen preocupaciones, la verdad son seres muy extraños- se defiende el "héroe" de la tierra, mientras come un gran bocado de pankekes junto con un hambriento Mayin Boo – Además, les he prometido ayudarlos en todo lo que necesiten.

-Pero no es lo mismo papá – la joven sabe muy bien que su padre adora la fama y que es cierto que a ellos nos les gustaba la fama ni la fortuna, así que se rinde y se dirige para la escuela. Después de todo no puede ir todos los días volando, Gohan le había enseñado lo importante que era ser discretos y no podían verlos haciendo cualquier tipo de técnica especial. La joven se despidió de Boo y de su padre para irse a La escuela Estrella Naranja.

-Si supieran estas personas quien realmente salvo la tierra todo sería muy diferente – pensaba Videl mientras volaba en su nave – ¿cómo sería la vida de Gohan si supieran que él derrotó a Cell, cómo peleó con Mayin Boo y lo fuerte que es? – empezó a imaginar a un Gohan yendo a la escuela mientras todas la chicas se abalanzaban sobre él, le dirían lo fuerte que es, lo valiente que es, lo guapo que es (desde el primer día en su escuela Iresa había pensado que era muy lindo así que todas las chicas harían lo mismo), no podríamos ayudar a la ciudad ni lo dejarían en paz. Esa era la razón por la que Gohan no quería que se supiese la verdad, cualquier chico lo querría pero no él.

- ¡Hola Videl! – Escuchó una voz a su costado, era Gohan que venía volando como el Gran Sayaman, - Hola, ¿sigue en pie lo de esta tarde verdad?,- preguntó Videl sonrojándose un poco – Sí, ya le avisé a mi mamá que llegaré un poco tarde – Gohan parecía contento.

Después de escapar del torneo de las artes marciales y que Gohan le contara toda la verdad Videl se había prometido tener una cita con Gohan, pero tenían mucho trabajo escondiendo a Boo los primero meses, luego salvando la ciudad así que recién era el momento apropiado para cumplir su promesa.

Gohan, ¿quieres ir a comer algo mañana después de la escuela? – le preguntó Videl un poco avergonzada a Gohan el día anterior al finalizar las clases – es que sé de un lugar que cocinan muy bien y pues quisiera ir a confirmarlo –sabía que Gohan no se resistiría a la comida, lo había visto comer antes y era la mejor excusa para salir con él.

Claro Videl, me parece bien – Gohan parecía no darse cuenta que esa invitación era para una cita, y Videl lo sabía muy bien pero era lo mejor que podía hacer.

En cuanto se volvió a transformar y volvió a su ropa normal, Videl se dio cuenta que Gohan no era el mismo de siempre. Llevaba puestos unos pantalones negros y una camisa blanca pegada al cuerpo, lo cual dejaba ver varios de los músculos que había ganado en su entrenamiento con el Supremo Kayosama, sus zapatos también eran negros y estaban relucientes, parecían recién salidos de la tienda. ¿Será que se ha percatado que es una cita?

-Gohan, ¿por qué no traes tu ropa de siempre?- la joven no pudo contenerse tenía que saber si realmente sabía que era una cita y se había preparado para ello, algo de emoción se apoderó de ella – mmm… es que estaba toda sucia por jugar con Goten ayer y solo me quedaba esta – mintió Gohan un poco apenado, la verdad era muy diferente a esa.

- Mamá mañana voy a llegar un poco tarde, ¿está bien? – le dijo Gohan a Milk el día anterior

– Y ¿por qué Gohan? No me digas que te has unido a algún club – Milk le preguntó sin mucha preocupación

– No, es que Videl me pidió que la acompañara a comer…- no terminó la oración y Milk ya estaba emocionada

– ¡No puede ser! ¡Al fin esa niña se las arregló para invitarte a una cita! Pero ¿qué te vas a poner? No puedes usar esa ropa vieja y fea, tiene que ser algo espectacular que te haga ver muy guapo, al fin habrá boda.- Gohan intentó decirle que no se trataba nada de eso pero Milk ya se había ido a comprarle ropa nueva. Pero Videl no podía saber de eso, ¿una cita?, a Videl no le gustaban esas cosas.

Ya en el salón de la escuela Iresa no pudo evitar lo atractivo que se veía Gohan.

¡Gohan!, pero que lindo te ves, seguro y hoy es un día especial- Gohan intentó eludir la pregunta pero sin resultados – De seguro tienes una cita – Iresa había dado justo en el punto, Gohan dio un pequeño salto y miró de reojo a Videl quien no estaba escuchando la conversación.

No, no, no es eso, para nada – su nerviosismo era evidente. Iresa ya río un poco y pensó en lo afortunada que era esa persona.