Disclaimer: Naruto pertenece a Masashi Kishimoto-sama, fic escrito sin fines de lucro.

"Quédate a mi lado" capítulo 5: La graduación.

.

.

.

Hinata

Ya había pasado un año, afortunadamente todos habíamos aprobado el último año de preparatoria, después de la graduación iríamos a la universidad, el sólo hecho de pensarlo me dan nervios. Lo que más me hace feliz es que todos decidimos ir a la misma universidad, así no dejaré de verlos y de… estar con Naruto-kun…

-Oye Hinata, ¿este peinado luce bien?- dijo Ino mientras se miraba en el espejo.

-Sí, se te ve bien, como siempre- y le sonreí.

-¡Gracias! No puedo creer que hoy sea el baile de graduación, y que mañana sea la graduación. Creí que ni siquiera iba a aprobar la clase de inglés jajajaja…

-Sí tienes razón, el tiempo pasó volando, y aprobaste gracias a tu esfuerzo, Ino-chan…- dije mientras me colocaba unos pendientes con forma de tortuga que Naruto-kun me regaló en san Valentín.

-Sí, casi muero de una embolia cerebral de tanto estudiar jajajaja, creí que el asunto de Shikamaru me iba a distraer bastante pero es un alivio que lo superara a tiempo.

-Sí, es todo un alivio, y también hay que darle crédito a Sai-kun, él te ayudó mucho, ¿no es así?

-Ay… sí… tienes razón… sin él no sé que habría hecho… es tan lindo…

Ino puso cara de enamorada y yo solo pude sonreír por lo feliz que me encuentro por ella, ya casi viene Naruto-kun y Sai-kun por nosotras, mejor me apresuro.

.

.

.

Tenten

-¡Mamá! ¿Dónde están mis pendientes de estrellas?

-Creo que están en la habitación de tu hermana…

-¡Gracias!- dije mientras corría hacia la habitación de mi hermana.

Odio estas fechas, hay que estar de un lugar a otro, todo para una sola noche, pero no importa, al final todo sale bien y es divertido. Lo más importante de todo es que se disfruta con los amigos, desde que ingresé al colegio en Konoha, conocí a Ino, Sakura, Matsuri y Hinata, y desde entonces hemos sido las mejores amigas, y sin olvidar a los chicos, que nos traen locas a todas, y lo que más me alegra es que todos vamos a estar en la misma universidad, no voy a dejar de ver a Neji… desde que fuimos a las posadas la vez anterior, no he podido separarme de él, me alegra que todo vaya bien con él…

-¡Tenten! ¡Neji-kun está aquí!- gritó mi madre desde el piso de abajo.

-¡Voy!- dije mientras me terminaba de poner las zapatillas.

-Hola…

-Hola Neji… ¿nos vamos?

-Vamos…

Sasuke

.

.

.

-Qué problemático… Estúpida corbata…

-¿Qué pasa Sasuke?

-No puedo ponerme la corbata… estas cosas están diseñadas a prueba de tontos…

-No puedo creer que después de usar corbata prácticamente desde que naciste, nunca aprendiste a amarrártela, jajajaja…

-Itachi… no me fastidies… mamá siempre la sujeta para mí, pero se fue a casa de los tíos…

-Ven, yo te la pongo. Por cierto ¿Cómo vas con Sakura-chan?- dijo mientras me amarraba la estúpida cosa.

-No es tu asunto- dije con tono despreocupado.

-Vaya, ¿tan bien van?

-Eso no es de tu incumbencia, pero para que no molestes, sí, vamos bien…

-Me alegro por ti hermanito…

-Hmp…

-Bueno es hora de irme, nos vemos…

-Que te vaya muy bien, Sasuke…

Sakura

.

.

.

-¡Ayy! ¡Matsuri! ¡Me estás halando el cabello!

-Uupss, lo siento Sakura-chan…

-No te vengues por haberme comido tu chocolate sin pedírtelo…

-¡Ja! Mi venganza vendrá después- bufó la castaña.

-Tengo miedo…- dije fingiendo que temblaba.

Estoy tan nerviosa, Sasuke-kun ya debe estar en camino. Siento como si fuera nuestra primera cita, y ya llevamos mucho tiempo juntos, es curioso que pasáramos por tanto antes de estar juntos al fin.

-Oye Matsu, ¿crees que las cosas cambien cuando entremos a la universidad?

-¿Por qué lo dices?

-Es solo que pienso que tal vez no estemos juntas en el mismo campus, como vamos a estudiar cosas diferentes. Y me da miedo pensar que por eso nos distanciemos.

-No pienses eso Sakura-chan, puede que no estemos juntas todos los días, pero para mí nuestra amistad no va a cambiar…

-Tienes razón, no sé por qué estoy pensando esas cosas…

-Un momento, está sonando mi celular…

-¿Hola?... Gaara, ¿ya estás aquí? Está bien ya voy a abrirte…

-¿Qué pasa Matsu?

-Gaara tiene problemas con su ropa- dijo con una expresión muy graciosa, bajó y al mismo tiempo subieron los dos.

-Hola Gaara-kun…-dije mientras me colocaba unos pendientes con forma de flor.

-Hola…- dijo el pelirrojo parándose en frente de Matsu para que ésta le ayudara

-Bueno yo los dejo, bajaré a esperar a Sasuke-kun, los veo abajo…-y salí de la habitación.

Legué a la sala y me senté en el sofá, me dio un poco de sed y fui a la cocina a beber un poco de agua. Cuando terminé de beberla, sonó el timbre y supe que era Sasuke porque tenía la mala costumbre de tocar el timbre muchas veces seguidas. Caminé hasta la puerta y ahí estaba él fingiendo que observaba al canario que adornaba el porche, lo miré con una ceja arriba y lo admiré de pies a cabeza, lucía muy guapo, usaba un traje negro con una corbata azul oscuro, que realzaba su negro azabache cabello. Me acerqué a él y lo besé en la mejilla.

-Te ves guapo Uchiha…-dije con tono seductor.

-Y tú no te ves nada mal Haruno- Y se acercó a mí, y me besó con ternura en los labios.

-¿Nos vamos?-le dije.

-¿Gaara y Matsuri ya están listos?

-No sé, voy a avisarles que ya nos vamos.

Matsuri

.

.

.

-Gaara es muy gracioso que no sepas ponerte una corbata-dije mientras acomodaba el cuello de su camisa para colocar la corbata.

-No te burles, estas cosas son muy difíciles de manejar.

-Lo dices como si fuera un animal salvaje, jajajaja- y le coloqué la corbata- listo, ya está, te ves muy lindo.

-Gracias, y tú también te ves hermosa, podría estar aquí contigo por la eternidad y no me aburriría ni por un instante…

-Gaara, ¿nunca te han dicho que eres muy cursi?- me acerqué a él y lo besé muy rápido- yo también podría estar así eternamente.

-Matsuri… yo… estaba pensando que… no mejor olvídalo…

-Dime, ya despertaste mi curiosidad, ahora me lo tienes que decir…

-Mejor te lo digo en otro momento… ¿Así me veo bien?

-Estás perfecto, pero que no se te vaya a olvidar decirme…

-Estoy seguro que no me vas a dejar en paz hasta que te lo diga.

-Que gracioso…

-¡Matsu-chan! ¡Ya es hora!

-¡Ya vamos!

Bajamos las escaleras y salimos de la casa, subimos al auto de sasuke y nos dirigimos al hotel donde iba a ser el baile de graduación. Sasuke ingresó al parqueo y lo acomodó en él, bajamos del auto y nos dirigimos a la entrada, había muchas personas y todos vestidos de gala, parecía más una entrega de premios que un baile estudiantil. Pero eso era natural, la mayoría de los estudiantes eran muy adinerados, además la directora del colegio era dueña de ese hotel y como regalo de graduación nos permitió hacer el baile sin costos por alquiler.

En cuanto ingresamos, nos tomamos la tradicional fotografía en parejas, Sasuke y Sakura lucían como si fueran de esas parejas de famosos en el desfile por la alfombra roja, observé el de Gaara, estaba más rojo que su propio cabello, estaba muy nervioso por la fotografía. Me causó gracia verlo reaccionar de esa forma, y para tranquilizarlo lo tomé de la mano y lo besé en la mejilla.

-Tranquilo, es solo una tonta foto.

-Lo sé, es solo que me da mucha pena que otras personas observen cuando toman la fotografía.

-No pienses en ellos, solo piensa en que va a ser un lindo recuerdo para los dos.

-Si tienes razón, pero eso no cambia el hecho de que va a ser muy probable que me vea fatal en la foto.

Reí y ya era nuestro turno, nos acercamos al fotógrafo y nos colocamos en frente de la cámara. Gaara temblaba de los nervios, y para calmarlo un poco, antes que tomara la fotografía, tomé su rostro en mis manos y en un movimiento rápido pero gentil lo atraje hasta mí y lo besé tiernamente. Pude escuchar a lo lejos las voces de las personas que observaban, comentar lo tierno y candente de mi acción. También escuché a Sakura y a Sasuke reír, el camarógrafo sacó la fotografía y cuando nos separamos noté que el camarógrafo estaba peor que el cabello de Gaara, al parecer mi acción lo incomodó mucho.

-Lo siento no pude contenerme…

-No te preocupes…- parecía que era su primer beso.

-Lo siento, pero al menos no viste a los demás observarnos jejeje…

Caminamos hasta el centro del salón y nos encontramos con Neji y Tenten, también encontramos a Hinata con Naruto y a Ino con Sai.

-Andan comentando que Matsuri quiso comerte vivo en la fotografía, jajajaja…- dijo Naruto intentando sonar discreto.

-Cómo corren los rumores- dijo Gaara con su cara enrojecida.

-Deberían guardar su fogosidad para después del baile, jajajaja- bufó sasuke y todos rieron, creo que mi beso que era muy inocente había empeorado las cosas en vez de arreglarlas.

-Qué gracioso- dije con sarcasmo, pero no estaba enfadada, no me importaba lo que pensaran los demás.

Todos rieron de nuevo y fuimos a bailar, después de bailar música horrible a petición de Ino que no nos iba a dejar en paz hasta que "moviéramos el esqueleto".

-Gaara, ¿estás molesto?-dije cuando empezó la música romántica y tranquila.

-No, es sólo que ese beso fue muy diferente a los demás… y me sentí muy diferente a las veces anteriores…

-No entiendo…

-Verás, cuando nos besamos, la mayoría del tiempo siento mucho placer y amor, pero casi siempre siento más placer que amor, pero no me mal entiendas, me refiero a que siempre son muy… eróticos…

-Yo también siento lo mismo… y no significa que quiera solo placer, también busco amor en esos besos, y lo obtengo.

-Bueno ya que me entiendes, ese beso que me diste, lejos de avergonzarme, me hizo sentir muy feliz, cálido y lleno, y sé que soy muy cursi, o al menos ese lado lo sacas tú.

-Gaara…

-Desde ayer en la noche estuve pensando mucho en ti y en mí, en el tiempo que ha pasado desde que nos reencontramos, desde que nos conocimos cuando éramos niños. Y nunca había pensado en que después de tanto buscarte, al fin te tengo aquí… y no quiero que eso cambie, encontré en ti a mi otra parte, eres como la que llena esa agujero de mi alma que permaneció muchos años… hasta que te encontré.

Mis ojos se llenaron de lágrimas, era la primera vez que Gaara me decía esas cosas, y con tanto sentimiento en ellas, siento que quiero estar con él por siempre…

-Gaara yo… no me imagino estando con alguien que no sea tú… por años pasé llorando y esperando un milagro, poder verte y nunca separarme de ti. Yo también encontré mi otra parte en ti…

-Matsuri… sé que suena muy apresurado… pero…

En ese momento sentí como el suelo empezaba a moverse en un vaivén, sujeté el brazo de Gaara con fuerza y en segundos el movimiento se intensificó, tanto que podía escuchar a las personas gritar y objetos estrellarse contra el piso debido al movimiento. Gaara me tomó de la mano y corrimos a buscar una salida, pero por el fuerte movimiento caímos al suelo, unas personas que corrían desesperadas tropezaron con nosotros y nos golpearon muy fuerte. Nos pusimos de pié y noté que salía sangre de mi cabeza, uno de los que tropezaron con nosotros era una chica y llevaba tacones muy delgados y me hirió, también vi a Gaara quejarse de dolor, un hombre obeso cayó sobre su brazo y lo fracturó.

El caos continuaba, era el terremoto más fuerte que había sentido en toda mi vida, estaba aterrorizada, busqué con la mirada a todos nuestros amigos, mi mente se congeló por un momento al observar un gran candelabro caer encima de unas personas, las mató… debido a eso las personas entraron mas en pánico, me sentí mas abrumada al pensar que esas personas aplastadas podrían ser nuestros amigos. Gaara y yo corrimos hasta ellos e intentamos ayudarlos, pero ya era tarde, aunque era muy lamentable me sentí aliviada de que no eran los que yo pensaba.

Cerca de unos pilares divisé el color inconfundible del cabello de Sakura, estaba con Sasuke, corrimos hacia ellos, al parecer esa zona del edificio era un poco segura, ya que las entradas estaban saturadas de personas nos quedamos con ellos.

-¡Sakura! ¿Estás bien?

-¡Matsuri! Tengo mucho miedo… no encontramos a los demás- nos abrazamos con fuerza, Sakura estaba ilesa, a diferencia de Sasuke que tenía su ceja rota.

-Hay que encontrarlos, Hinata le teme mucho a los temblores, y para empeorarlo todo Naruto también, así que no es bueno que estén solos- dijo Sasuke.

-Ustedes quédense aquí, Sasuke y yo iremos a buscar a los demás.

-Gaara, ten cuidado…- me acerqué y lo abracé con fuerza.

-Sasuke-kun, te amo… -dijo Sakura llorando y lo besó.

Se fueron y Sakura y yo intentamos contactarlos por teléfono, pero las líneas estaban saturadas por la magnitud de la emergencia. Los buscamos con la mirada y nada… Nunca había tenido tanto miedo en mi vida, y lo peor de todo era que no podíamos hacer nada…

Naruto

.

.

.

-Oye Hinata-chan, ¿te gustaría ir este fin de semana a la playa con mi familia?- dije mientras la sujetaba por la cintura.

-S-sí, me encantaría Naruto-kun- dijo con mucha ternura y pena.

-¡Qué bien Hinata-chan! ¡Ya quiero que sea sábado!- la acerqué más a mi cuerpo y la besé con ternura.

-¿Naruto-kun?- dijo con sus mejillas muy enrojecidas.

-¿Qué pasa, Hinata-chan?

-Quiero… que vayamos a un lugar más… privado…- la miré desconcertado y asentí, fuimos a una pequeña sala donde creo que los administradores del hotel hacían sus reuniones y cosas así por el estilo.

Cuando cerré la puerta Hinata le puso llave, aún no entendía que pasaba hasta que se acercó a mí y me besó con timidez. Hinata y yo llevábamos más de seis meses como novios y aún no habíamos tenido sexo, no porque ninguno quisiera, sino por respeto a nuestra relación, además Hinata era muy tímida. Una vez en mi casa, en una tarde de película estuvimos tocándonos, pero yo sabía hasta donde llegar, lo tenía muy claro; la misma Hinata también sabía hasta donde llegar conmigo. Respeté mucho a Hinata desde el momento en que decidimos ser novios y lo seguiré haciendo.

-¿Hinata-chan estás segura?- le dije con ternura mientras besaba su frente.

-S-sí, desde hace semanas lo estaba pensando, yo te amo y siento la necesidad de demostrarlo físicamente…- estaba temblando, pero conservaba esa sonrisa que tanto adoraba, sonreí y le besé la mano.

-Yo también te amo, y si tú estás lista y segura, haré lo que tú desees…

-Naruto-kun… bésame…

Y así lo hice, la besé tiernamente, una dulce danza con nuestras lenguas. Acaricié su espalda y su rostro, sus ojos permanecieron cerrados hasta que los abrió y besó mi barbilla, bajó por mi cuello hasta mi clavícula. Tomó mi corbata y la deshizo, abrió mi camisa y con sus tiernas manos acarició mi pecho, luego me besó tiernamente en los labios. Me tomó de la mano y me dirigió hasta un sofá que estaba cerca de la ventana; se sentó y me indicó con la mano que me acercara más a ella, lo hice y besé su frente, me arrodille frente a ella y como soy alto su rostro y el mío quedaron nivelados, la besé con pasión y acaricié sus brazos, poco a poco me acerqué a sus senos, mientras los acariciaba ella terminaba de desabrochar mi camisa.

La miré tiernamente a los ojos y con una mirada de aprobación por su parte, bajé las tiras de su vestido, no llevaba sostén; me tomé unos segundos para admirarla y como se incomodó un poco, cerré mis ojos y sonreí de manera amplia.

-Son hermosos- aun con los ojos cerrados- Eres hermosa…

-Naruto-kun… abre los ojos- los abrí y cuando la observé quedé totalmente sorprendido, ella había removido completamente su traje y quedó sólo con sus bragas, no pude evitar ruborizarme, Hinata definitivamente sabía cómo sorprenderme, sonreí ampliamente aun más y la besé, Hinata me removió la camisa y pegó su pecho con el mío, mientras la besaba desabrochó mi cinturón y posteriormente el botón de mi pantalón, sus manos temblaban, pero sentía que estaban seguras, la atraje hasta el sofá y me senté en él, Hinata se sentó en mis piernas, comencé a besar sus senos, vaya que eran grandes, podía escuchar como su respiración se intensificaba, su pecho subía y bajaba por lo agitada que estaba. Con mis manos acariciaba su espalda y su otro seno, pellizqué un poco su pezón, que estaba duro por la excitación.

Después de besarle el seno, bajé lentamente por su vientre y acaricié su parte baja aún con las bragas puestas, podía sentir su humedad intensificarse, observé su rostro, estaba enrojecido y con expresión de satisfacción. Hinata estaba muy excitada, y con mucho esfuerzo con su mano comenzó a acariciar mi abdomen hasta llegar a mi miembro endurecido, se sorprendió un poco por el tamaño (estoy orgulloso de ello, jajajaja) después como nos estorbaba mucho esa poca ropa que llevábamos le removí las bragas y ella removió mi bóxer, ambos nos observamos con un poco de timidez pero cesó cuando de nuevo la acomodé en mis piernas y con el dedo índice y anular comencé a acariciar su clítoris, y ella a acariciar mi glande. Lentamente introduje mi dedo anular en su cavidad, haciendo suaves movimientos, podía sentir como se contraían sus paredes, al mismo tiempo que mi placer aumentaba por su masaje, nuestros gemidos aumentaban. La miré a los ojos y le indiqué que era el momento, ella lo aprobó con la mirada, respiró hondo y la besé tiernamente.

Acomodé su cadera y suavemente abrí sus piernas, saqué un condón del bolsillo secreto de mi bóxer y me lo coloqué, tomé la punta de mi miembro y lo rocé contra su clítoris, muy lentamente lo fui introduciendo en su cavidad, pude ver como un gesto de dolor se formaba en su rostro, así que me detuve y esperé unos segundos para que se acostumbrara a su presencia, después poco a poco hasta que entró por completo. Sentí cómo una ola de placer me inundaba y como sus paredes se contraían, apretando más mi miembro, la observé con ternura y le hablé en el oído, quería que se sintiera lo más cómoda posible.

-Hinata-chan… somos uno…- ella sonrió, y comenzó a moverse lentamente, así como sus gemidos se intensificaron.

Mi respiración se aceleraba, como era mi primera vez estaba a punto de correrme, pero me aguanté con tal de que Hinata y yo llegáramos juntos, la tomé por las caderas y la moví con más rapidez, ella tocaba su clítoris y podía sentir cómo se tensaba más su vagina, sabía que pronto iba a venirse, lamí sus pezones y cambiamos a una posición diferente, aun sentada en mis piernas, tomé sus piernas y aún penetrándola me puse de pié, comencé a subirla y bajarla con más rapidez, ella se sujetó de mi cuello con fuerza, hasta que no pude aguantar más me corrí, y ella también lo hizo, ahogó un grito en mi hombro y apretó aún más su vagina, creí que me correría de nuevo.

-Na… ruto…-kun… te amo…- dijo jadeando, salí de ella y con las pocas fuerzas que me quedaban la coloqué en el sofá.

-Tam…bién te amo… Hinata-chan…- la besé con ternura, me removí el condón, le hice un nudo y lo lancé al basurero más cercano.

Estuvimos acostados en el sofá varios minutos, hasta que por no preocupar a nuestros amigos nos vestimos y decidimos bajar a la fiesta, nunca me había sentido tan feliz en toda mi vida, no podía dejar de sonreír, observaba a Hinata y quería besarla y correr con ella como un idiota enamorado. Nos miramos, nos besamos y bajamos al salón de la fiesta, vimos a Sai, a Ino, a Tenten y a Neji sentados en una mesa, nos dirigimos a hacia ellos, cuando estábamos a punto de sentarnos, comenzó a sacudirse el suelo, creí que estaba mareado, pero observé el candelabro moverse y comprendí que era un terremoto, todos en la mesa se pusieron de pié asustados, y comenzó a moverse aún más fuerte, tomé la mano de Hinata con fuerza y todos corrimos buscando la salida, Hinata estaba muy aterrada, yo lo estaba también, odiaba los terremotos, muchas personas estaban atrapadas entre la multitud, así que decidí que por el bien de todos, debíamos refugiarnos en algún lugar neutro, los llamé y les indiqué que debíamos ocultarnos detrás de un sofá muy grande que estaba al otro lado del salón, ahí si alguna pared o una viga caía, tendríamos un espacio para protegernos de ello, y así lo hicimos, nos refugiamos detrás del sofá y afortunadamente el terremoto se detuvo y por suerte nada nos calló encima. Observé a Hinata para verificar si estaba bien, pero me asusté al ver que se desvaneció en mis brazos, se había desmayado…

Gaara

.

.

.

Sasuke y yo estábamos histéricos, no podíamos encontrar a nuestros amigos. Se podían sentir fuertes réplicas, y con forme avanzábamos escuchábamos como varias cosas caían del techo. Incluso cayó una mujer del segundo piso, fue terrible haber observado eso, pero teníamos que seguir buscando.

Estaba terriblemente preocupado por la seguridad de mi familia. Sin duda este terremoto había sido muy fuerte, si no fuera por la resistencia de la estructura, estaríamos enterrados bajo los escombros. Mi brazo me dolía mucho, ese hombre obeso cayó directamente en él, calculo que por lo menos en tres partes lo fracturó.

Observé a un rubio alto moverse cerca de un sofá cargando a una mujer, la identifiqué y rápidamente Sasuke y yo nos dirigimos hacia él.

-¡¿Naruto, están bien?!- preguntó con preocupación Sasuke.

-Sí, por fortuna todos estamos bien, Hinata se desmayó por la impresión.

-¡Gaara-kun! ¡Tu brazo!- dijo horrorizada Ino.

-Un hombre me cayó encima mientras Matsuri y yo corríamos a un sitio seguro…

-Vamos, no hay tiempo de hablar- dijo el ojiperla, con preocupación- debemos salir de aquí…

-Es cierto, vamos- dijo la castaña con mucha preocupación.

Corrimos hasta donde estaban Sakura y Matsuri, la abracé con fuerza, abrazó a las demás y logramos salir del edificio, escuchamos por la radio del celular de Sai que el terremoto había sido de ocho grados en la escala de Richter, el epicentro había sido Sunagakure, mi aldea…

Matsuri me abrazó con fuerza, yo solo rogaba que ninguno de mis hermanos estuviera herido…

.

.

.

Hola! No sé cuánto tiempo me he tardado sin actualizar este fic, mi excusa es que no tenía tiempo y mi inspiración había descendido con esta historia. No sé si mi trabajo con este capítulo salió mal, solo espero que no se aburran leyéndola.

De verdad me gustó el lemmon de Hinata y Naruto, me pareció muy tierno :3 espero que a ustedes también les guste…

Gracias por leer y no olviden dejar sus comentarios si no es mucha molestia ^^