Título: Capítulo 13- Escenas Borradas

Autor: Auteure Juillet (Aimee-chi)

Pairing: Daryl Yan x Tsugumi

Rating: T

Escenario: Esta escena está basada en el capítulo trece de Guilty Crown, en el festival escolar donde Daryl y Tsugumi se conocen por primera vez.

Nota de la autora: Escribí una historia acerca de Shu e Inori el otro día. Se llama "Curiosity", por si la quieren checar. Esta vez estaré escribiendo de Daryl y Tsugumi, porque todos sabemos que se AMAN el uno al otro. Jajajaja. Como sea, Guilty Crown no me pertenece, pero de ser así, las cosas DEFINITIVAMENTE serían así. Disfruten! xD

Nota de la traductora: Bueno, tal como Aimee-chi acaba de recordarnos, Guilty Crown no nos pertenece a ninguna de las dos. De ser así, las cosas hubieran terminado muy diferente. La historia tampoco es mía (obviamente xD); yo solo la traduzco bajo el pleno consentimiento de la autora, y sin ninguna remuneración económica o de otro tipo (bueno, tal vez solo sus reviews, pero eso no le hace daño a nadie, ne? xD)

Ahora que todo está aclarado, podemos decir… ¡Que comience la función!


"Oh, vamos, ¿a quién se le ocurre organizar un festival en estos momentos?" se quejó Daryl, con una mano sobre sus lentes. Dio un vistazo a su alrededor mientras caminaba con la otra mano en su bolsillo. Oprimiendo el pequeño botón del lado izquierdo de sus lentes, masculló, "Estoy seguro que algo está mal con estas personas". Continuó caminando sin mirar al frente antes de bufar. "Hmp. Seguramente los gérmenes ya invadieron sus cerebros".

¡BUMP!

"¡Woah!" Daryl trastabilló debido a que alguien—cuyo rostro estaba oculto tras dos enormes cajas llenas de disfraces— había chocado contra él. Enojado, gritó con las manos a ambos lados de su cadera. "¡Hey, eso dolió! ¿Qué hubieras hecho si hubiera resultado herido?" Daryl lanzaba dagas con la mirada mientras acomodaba sus lentes sobre la nariz. "Ten más cuidado, ¿de acuerdo?"

"¡Oh, lo siento!" Replicó una alegre muchacha. Daryl estaba demasiado molesto como para notar su apariencia, pero no pudo pasar por alto las orejas de gato que usaba en lo alto de su largo cabello violáceo. "¡Pero hey, llegas justo a tiempo!" dijo con mirada brillante. Antes de que pudiera hacer algo, la joven—Tsugumi— ya había soltado las dos cajas sobre sus brazos. "¡Ayúdame con esto!"

"¡Hey!" Protestó el muchacho dando un ligero traspiés por el repentino peso extra de las cajas sobre sus brazos. Él definitivamente no quería llevarlas. Solo las sostuvo por reflejo. Frunciendo el ceño, preguntó:" ¿Por qué te tengo que…"

Estando demasiado distraída para su molestia, le lanzó una bolsa. "¡Esto también, por favor!" Sonrió ampliamente, pasándole otra bolsa. "¡Y esto!"

Daryl gimió y maldijo en voz alta. Su visión estaba bloqueada por todas las cosas que le había hecho cargar. Cuando estaba a punto de protestar nuevamente, Tsugumi ya se había ido. Viendo que no tenía otra opción, decidió llevar las cosas a otra parte.

Dejó caer las cosas de Tsugumi al suelo, justo en la parte trasera del escenario. Por alguna razón, no había nadie más ahí. Sentándose al lado de las cajas, Daryl suspiró. "¿Por qué tengo que trabajar así?"

Tsugumi, quien apareció de repente a su lado, se inclinó sobre las cajas y comentó. "Hombre, si que eres un debilucho"

Daryl gruñó con molestia reflejada en sus ojos. Chasqueando los dientes, se giró en su dirección. "No" dijo. "Solamente que tú me diste demasiado trabajo"

Tsugumi no parecía estar asustada—en realidad le pareció bastante lindo. La manera en la que el chico rubio hacía pucheros le parecía adorable. No le tomó mucho tiempo en darse cuenta de lo mimado que era. "Aww" replicó, sonriéndole. "¡Toma esto y alégrate!" dijo agitando una manzana acaramelada frente a su rostro.

Daryl frunció el ceño. Miró en dirección al caramelo como si fuera la cosa más espantosa que hubiera visto en su vida. "¿Qué es eso?"

"Tu recompensa" respondió Tsugumi, aún sonriendo ampliamente. A pesar de no querer admitirlo, había una parte de él que estaba sorprendido por lo amigable que era con él. Normalmente, cualquier persona estaría aterrada con solo verlo así de molesto. Saldrían corriendo dejándolo solo. Por eso no entendía la razón por la que ella siguiera ahí parada.

¿Una recompensa? Se preguntó Daryl. Tratando de ser tan cruel como siempre, respondió: "No quiero tu asquerosa comida chatarra." Estaba seguro que saldría corriendo después de escuchar algo así, pero en vez de eso, Tsugumi se acercó más con una mano sobre su cadera.

"Cuando alguien hace algo bueno por ti…" Dijo, sonriéndole juguetonamente. "¡Tú te callas y lo aceptas!"

"No, espera" Chilló Daryl cuando ella se le abalanzó, tratando de introducir el caramelo en su boca. ¿Qué demonios está haciendo? Gritó Daryl en su mente, mientras que trataba de defenderse de ella. "¡D-deténte!"

Pero ella no se detuvo. Riendo maniáticamente, empujó a Daryl hasta que se espalda estaba completamente apoyada contra el suelo. Ella se sentó a horcajadas sobre su estómago. "¡Cómelo!" Ordenó, colocando el caramelo a unos pocos centímetros de sus labios.

Daryl nunca se había sentido tan confundido en toda su vida. Primero, ¿cómo era posible que un teniente del maldito GHQ fuera arrinconado contra el suelo de esta manera? ¡Y por nada más ni menos que una niña! Segundo, ¿por qué no estaba molesto? La última vez que alguien había sido así de irritante con él, le había volado los sesos con una pistola. Pero mírenlo nada más. Tirado en el suelo inmóvil, con una chica sentada sobre él.

¿Sentada sobre él?

De repente, Daryl se dio cuenta de su posición y no pudo controlar el latido de su corazón. Estaba tan acelerado que casi podía escucharlo en sus oídos. Colocando sus codos sobre el suelo para poder levantarse, miró hacia el lugar en donde el cuerpo de Tsugumi tocaba el suyo.

Ella se encontraba, de hecho, sentada sin pena alguna sobre su estómago. Su pequeña falda se encontraba alzada a una altura que le permitía a Daryl tener una mirada decente de sus muslos— eran delgados, suaves y cremosos. Tsugumi mantenía su mano izquierda sobre su pecho para mantenerlo abajo. Sus dedos eran pequeños, pero con un fuerte agarre.

Tsugumi frunció el ceño. Daryl había estado mirando la parte baja de su cuerpo por más de diez segundos hasta ahora, y no le gustaba nada ser ignorada. Se inclinó hasta que su rostro estaba casi tan cerca como el caramelo estaba de sus labios, diciendo: "Hey, ¿qué estás mirando?"

Saliendo bruscamente de su descabellada imaginación, Daryl se sonrojó. Espera, Daryl ¿se sonrojó?

No lo podía creer, pero en verdad podía sentir su rostro calentándose bajo sus mejillas. Alzó la mirada para poder ver su rostro— ¡demonios!, estaba demasiado cerca— y trató de inventar una escusa. "¡Y-yo no estaba mirando nada!" Apartó sus ojos de los de ella, tratando de esconder su sonrojo. "Es solo que… t-tu cola… la vi de pronto."

"¿Hmm?" Tsugumi alzó una ceja. Luego record que aún llevaba puestas sus orejas y la cola de gato del cosplay que había usado para el evento de ese día. "Oh, cierto" dijo colocando sus dedos alrededor de su cola falsa por unos segundos antes de concentrarse nuevamente en él. "Kawaii,¿deshou?" Sonrió—con una de esas sonrisas que te dejan sin aliento— al muchacho, por lo que éste se tuvo que recordar la manera adecuada para respirar.

"Ahora, acerca del caramelo" dijo nuevamente, sonriendo aún. "Adelante, pruébalo" Dijo colocándolo sobre sus labios nuevamente.

Daryl consiguió sacar algo de su viejo yo de regreso. "No. Aléjalo de mí." Dijo apartando el dulce de un empujón.

"¿Eh?" Dijo gimoteando y lamiendo el caramelo un par de veces. "Pero está muy bueno." Dijo lamiéndole una vez más. "Mmm."

A pesar de que la visión de Tsugumi lamiendo el dulce era tentadora, él mantuvo su mueca de disgusto. "¡No hay nada en el infierno que me obligue a comer un caramelo barato como ese!"

"¡Pero es muy dulce, créeme!" Hizo un puchero "Vamos, solo una probadita."

"¡No! Acabas de lamerlo. Eso es asqueroso, ¡de ninguna manera!" Gritó furioso a ella. "¡Y quítate de encima! Eres pesada."

Tsugumi permaneció en silencio y colocó una mano sobre su cadera. "¡Esa no es manera de hablarle a una dama!"

"¿Una dama?" se mofó. "¿Quién?, ¿tú?"

"¡Claro que yo!" Dijo, poniendo una linda mueca en sus labios. "Ahora, retráctate"

"¡Oh! ¿Acaso es una orden?" Los labios de Daryl se torcieron en una sonrisa. Antes de que ella pudiera replicar, Daryl la volteó, dejándola atrapada como lo había hecho con él hacía unos momentos. Tomó sus brazos y los colocó sobre su cabeza. El caramelo salió volando por el movimiento.

"Nadie me ordena nada" dijo Daryl con ronca y amenazadora voz. "Yo no recibo órdenes de nadie, ¿entendiste?" Bajó una mano, mientras que con la otra sostenía ambas manos de ella en con fiero agarre. Colocó la mano que tenía libre alrededor de su cuello, suavemente ejerciendo presión en él. "Podría partir tu cuello en dos si quisiera." Amenazó en su oído. Sonriendo con maldad, susurró. "Así que es mejor que dejes de actuar como una ramera y me dejes en paz, o-chibi-chan."

Daryl estaba seguro de que Tsugumi iba a ponerse a llorar en ese momento. Pero cuando la miró, no estaba llorando. En realidad, estaba sonriendo. Estaba indefensa, con un tipo de aspecto amenazante sobre ella, y aún así, no mostraba ni una pisca de miedo en su rostro. Tsugumi estaba calmada y, Daryl admitió, hermosa. Había algo hermoso en la manera en que lo miraba sin temor. Admitir lo linda que se veía fue un gran reto para él, porque a la última persona que había llamado de esa manera había sido él mismo.

Irritado porque su amenaza no había no había surtido el efecto deseado, comenzó a estrangularla. "¿Qué va a hacer la dama ahora?" Daryl preguntó, chasqueando los dientes. Sus ojos brillaron con picardía. "¿Acaso le gustaría gritar a la damita?"

"Hmm", ronroneó Tsugumi, ganándose un nuevo gesto fruncido por parte de Daryl. Antes de que pudiera preguntar en qué estaba pensando, ella rompió el agarre sobre sus manos— tan fácil como quitarle un dulce a un niño— y lo pateó justo en el estómago con su rodilla derecha.

Sorprendido y adolorido, Daryl retrocedió, gimiendo. Todo había ocurrido demasiado rápido, y lo último que supo, fue que se encontraba sentado en el suelo con Tsugumi en su regazo.

Ella sonrió diabólicamente y lo jaló del cuello de la camisa. Sus rostros se acercaron y ella soltó una risita antes de juntar sus labios.

Sus ojos se abrieron con sorpresa tras los lentes.

¿Q-qué demonios está haciendo? ¿Por qué me está besando?

Daryl no tuvo la oportunidad de contestar su silenciosa pregunta, porque todos sus pensamientos fueron ocupados por una nueva y placentera sensación de sus labios. Ella lamió y mordió su labio inferior. Y justo como lo predijo, Daryl jadeó con sorpresa. Oportunidad que ella tomó para deslizar su lengua dentro de su boca. Ella ronroneó nuevamente cuando sintió la lengua de Daryl acariciar la suya.

"¡Mmph!" Daryl cerró los ojos en reflejo al sentir el ligero roce de aquella lengua dentro de su boca. No sabía qué hacer con el beso— con Tsugumi— ¡demonios, no siquiera sabía cómo respirar apropiadamente! Él no pudo responder a su beso. Fue demasiado repentino. Y lo peor, ¿cómo podía estar haciéndole esto a él? Daryl era más fuerte y alto que ella, pero los movimientos de Tsugumi eran impredecibles y veloces. Ella era fuerte a su manera, y astuta, y… dulce.

Era dulce. Como un caramelo.

¿Un caramelo?

Dos segundos después, Tsugumi rompió el beso. Daryl respiraba pesadamente, pero ella no. Aún con una mano sobre su rostro, susurró: "Dulce, ¿no es cierto? Sabía que te gustaría el sabor del caramelo."

Daryl se quedó sin habla. Sentía como si su mente se hubiera quedado en blanco.

"¿Qué te pasa?" Tsugumi soltó una risita. "Parece como si hubiera sido tu primer beso."

Ruborizado y humillado— porque en realidad ese sí era su primer beso— Daryl se apartó de ella. "¡E-ese no fue mi primer beso, enana!, ¿Por qué demonios hiciste eso? ¿Qué pasa si me infecto?" Gritó. "¡Eww, aléjate de mí!" La apartó de un empujón, pero ella pareció no notarlo. "¡Aléjate de mí!" La volvió a empujar.

"¿O qué, hmm?" preguntó Tsugumi. La manera en que lo miró hizo maravillas con su pulso. "¿Vas a intentar estrangularme otra ves?"

Sus manos temblaron. Él nunca se había sentido tan humillado en toda su vida. Sus mejillas se pusieron nuevamente rojas, pero esta vez debido a la furia. Tsugumi se dio cuenta de que esta vez había ido muy lejos.

"Relájate chico rubio. No tengo ningún virus. Lo prometo. Tome la vacuna el otro día." Se levantó de su regazo y sacudió el polvo de su falda y su chaqueta. "Solo quería que probaras el caramelo."

"¡No tenías que llegar tan lejos!" Daryl estaba más rojo que la manzana.

Tsugumi lo miró y sonrió seductoramente. "No digas eso cuando parecías disfrutarlo tanto. Quiero suponer que nunca te habían besado a la francesa."

Sus palabras lo dejaron, nuevamente, sin habla.

Tsugumi simplemente rio antes de tomarlo de la mano y arrastrarlo de regreso al festival. "Vamos, hay que conseguirte un nuevo caramelo."

Daryl no se opuso más, porque quería asegurarse de algo. Y tampoco es como si Tsugumi le hubiera dado chance de escapar. ¿Acaso era el sabor del caramelo así de dulce? ¿O eran sus labios los que sabían así?

¡Espera un segundo! Daryl se detuvo. ¡No puedo estar pensando acerca de lo dulces y apetecibles que sus labios son! Ahora que lo pienso, también son suaves. Y cálidos. Y… no, ¡NO! ¡Esto está mal! ¡Deja de pensar en eso!

Una hora después, Tsugumi tuvo que dejarlo por que iba a ayudar a Inori con su maquillaje antes de salir a escena. Le consiguió un caramelo como el anterior y lo dejó, antes de girarse con una sonrisa. Aún no sabían el nombre del otro. Eran prácticamente extraños.

"¿Qué es esto exactamente? Se ve tan… barato" Comentó Daryl antes de sacar el teléfono para llamar a M. W. Seiga. Le dio la vuelta al caramelo entre sus manos, esperando un momento o dos para estar seguro que no estaba contaminado con gérmenes. Después de estar convencido, lamió el caramelo una vez. Sabía dulce y familiar, pero había un sabor— uno que preferiría mil veces— que no estaba ahí. "La próxima vez que vea a esa enana, juro que la voy a torturar." Lamió la manzana nuevamente antes de que sus pensamientos volaran hacia el beso que Tsugumi y él habían compartido.

De alguna manera, el caramelo supo más dulce esta vez.


"¡Oh, Tsugumi! ¡Al fin!" Ayase se acercó en su silla de ruedas hasta quedar justo al lado de Inori. "¡Te estuvimos esperando por horas!"

Tsugumi soltó una risita mientras corría al lado de las chicas. Con una mirada de súplica, dijo: "Gomen, gomen."

"¡Llegas tarde!" reclamó Ayase luciendo ligeramente molesta. "¡El show está por comenzar!"

"Si, si, lo sé. Ya dije que lo siento. Solo dame cinco minutos." Suspiró Tsugumi y tomó las manos de Inori en las suyas. "Vamos Inori, es hora de maquillarte."

Inori asintió y la siguió hasta el camerino. Tsugumi le pidió que se sentara en la silla en frente del espejo. "Cierra los ojos." Pidió Tsugumi. Tomando una gran bocanada de aire, Tsugumi comenzó a cubrir su rostro con maquillaje.

"¿Dónde te habías metido?" preguntó Ayase, cepillando el cabello rosado de Inori. "No te vi en el festival."

"No estaba ahí. Estaba en la parte de atrás del escenario." Replicó Tsugumi riendo.

Ayase frunció el ceño, lanzándole una mirada acusadora. "¿Qué es lo que hacías ahí?"

"Nada." Mintió, pero la sonrisa en su rostro la delató. Ayase la miró incrédula. "De acuerdo, tal vez si sucedió algo." Rió. "Había un chico…"

"¿Un chico?" Ayase no sonaba muy complacida. "Llegas tarde por un chico. Genial."

Tsugumi hizo un puchero. "Pero Ayya-nee" gimoteó. "No era solo un chico. Era… interesante."

"¿Oh, en serio?" replicó sarcásticamente la castaña. "Ya puedo imaginármelo."

"De acuerdo…" Tsugumi comenzó a poner un poco de color rojo en los labios de Inori. "Era lindo, supongo. Rubio, de ojos violáceos. ¿Luce como único, no crees?" Rió nuevamente, recordando un poco la apariencia de Daryl. "¡Y escucha, Aya-nee! Es algo así como del tipo ore-sama. ¡Tú sabes! Serio, engreído, arrogante, extremadamente rudo, y… ¡Oh! ¡Me llamó enana!"

Frotando su frente, Ayase soltó un suspiro. "Por cómo lo describes, a mi me suena como un completo imbécil. ¿Qué parte de él te pareció interesante, exactamente?"

"Bueno, intentó estrangularme hasta la muerte. Eso es interesante."

Ayase se quedó sin aliento. "¡Tsugumi!"

"Relájate, relájate." Rió. "Lo tire al suelo con la rodilla y lo besé."

"Bueno, me alegro que todo esté bien y…" Ayase finalmente comprendió lo que Tsugumi había dicho. "¡¿LO BESASTE?"

"Así es." Sonrió, mostrando su dentadura perfecta. "Con lengua y todo."

Para ese entonces, incluso Inori comenzó a ahogarse ante las palabras de Tsugumi. Ayase, por el otro lado, estaba horrorizada. "¡Tsugumi!"

"¡No pude evitarlo!" reclamó Tsugumi lanzando sus brazos al aire. "Me estaba molestando, así que yo lo molesté a él. ¿Qué hay de malo en eso?"

Meter tu lengua por su garganta lo es!" chilló Ayase con los ojos como platos. Finalmente había terminado de peinar el cabello de Inori, por lo que se giró a encarar a Tsugumi, con los brazos doblados sobre su pecho. "¿Cuál dijiste que era su nombre?"

"Hmm…" Tsugumi colocó su mano sobre su barbilla, pensando. Después de repasar cada momento compartido con Daryl, se dio cuenta de que nunca le preguntó su nombre. "No lo sé" Respondió honestamente. Se rio de sí misma una y otra vez. Si Ayase no la hubiera conocido mejor, hubiera pensado que Tsugumi estaba ebria.

Ayase suspiró. "Eres increíble…"


Konichiwa Mina-san!

¿Qué les está pareciendo esta historia? *0* ¡A mí en lo personal, me encantó! (tanto así que no pude hacer otra cosa más que pedirle permiso a la autora de traducirlo :P)

Al ver tan poquitas historias de esta hermosa parejita en español me dije a mí misma: "Mi misma… algo tenemos que hacer." Jajajaja, y después de mucho leer decidí, primero que nada, traducir esta y otra historia que estará aquí próximamente, y tal vez, en un futuro, escribir la mía propia ;) ¿Qué les parece la idea?

Bueno, no olviden hacerme saber qué opinan. Daryl y yo nos vamos a poner muy contentos de recibir sus comentarios.

Si, Daryl está en mi casa… amordazado… en un cuarto oscuro… sin mucha ropa encima… ok, no xD ¿pero a quién no le gustaría? Jajajajajaja

Ya, perdonen, ahora si salió mi lado perv :P

También si quieren leer la historia en su idioma original, o símplemente pasar a dejarle un comentario a la autora, pueden encontrar el link en mi perfil :D

¡Nos leemos en el próximo capítulo! Ja ne ^^

Dream Weaver Dili