Hola, primero que nada una disculpa puesto que mis actividades sociales y mi recién afición a las lecturas de Lauren Kate han hecho que aun no terminara con el epilogo, de hecho hoy mismo tuve un lapso de inspiración el cual aproveche para por fin dar con termino a esta historia que aclaro yo la reescribí en base a la historia original de Sinsajo perteneciente no solo esta sino también todos los personajes a Suzanne Collins.

Dedo dar gracias de antemano, a todas aquellas personas que han hecho de esta su historia favorita, que se suscribieron a las actualizaciones, a las personas que me daban ánimos con sus reviews, y aquellos que me consideraron una de sus autoras favoritas. De verdad no saben el honor que me dan al recibir tal titulo; puesto que ustedes no sabrán pero yo soy Contador Público y bueno aparte de contar números y calcular impuestos ahora me doy a la tarea de ser una escritora aficionada y contar historias de su agrado.

Mil gracias en especial a Ziindy, Dama luna, Anfernaru saku, y Tribute ann por sus maravillosos comentarios, de verdad que sin ustedes y todas aquellas lindas personas que han dejado sus reviews la historia no habría terminado como ha quedado.

Espero poder contar con su presencia en mi siguiente proyecto denominado "EL CHICO DEL DISTRITO 12", en la cual pretendo contar esta misma parte pero desde el punto de vista del chico del pan, y tal vez aun no se con cuanto tiempo e inspiración tenga pueda que a la par escriba una historia de Gale y Madge. Gracias de nueva cuenta y espero disfruten el Epilogo.

EPILOGO

Juegan en la Pradera: la niña de pelo oscuro y ojos azules que baila por la hierba; el niño de rizos rubios y ojos grises que intenta seguirla con sus rechonchas piernecitas de bebe. He tardado cinco, diez, quince años en aceptar, pero Peeta deseaba tenerlos. Y es que poco a poco el Distrito se fue poblando de los nuevos niños que han nacido en el nuevo Panem, corriendo por la ciudad o yendo a visitarnos a la panadería. Era más que evidente que Peeta se enternecía cada que veía a los pequeños atreves de la vitrina, o los que pasaban por el Quemador.

Cuando nos enteramos que estábamos esperando a la niña una serie de emociones me invadieron desde la felicidad, ansiedad, angustia y tristeza. No sé, fue un cumulo de emociones mezcladas en ese instante. Yo nunca tuve planes de casarme y mucho menos de traer niños a este mundo. Peeta…. el los anhelaba desde hace muchos años y no pude negarme después de su larga insistencia.

Cuando le comunicamos la noticia a Haymitch este aparentemente estaba feliz por nosotros y no cabía de la emoción. Se abalanzo contra nosotros y nos dio un fuerte y cálido abrazo, desde que regresamos al Distrito después de la Rebelión el ha estado al pendiente de Peeta y de mi, pero ahora no lo hacía como mentor, ahora él era como un padre para nosotros. Por lo cual la llegada de un nuevo miembro a nuestra familia lo lleno de satisfacción y orgullo.

Conforme pasaba el tiempo recibí muchas atenciones por parte de todas las personas del distrito, me sentí incomoda e incluso inútil en ocasiones puesto que dada mi condición yo creía que no cambiaba mucho el hecho de tener unos cuantos kilos de más, supuse que mi vida sería normal salvo que ahora llevaba un bebe en mi vientre. Durante la espera los cambios físicos se hacían notar conforme pasaban los meses, el bulto de mi vientre se incrementaba día tras día obligándome a usar ropa más holgada, mis caderas se ensancharon y mis pechos aumentaron, tenia nauseas y vómitos, por otro lado mi cabello era más brillante y sedoso envidiable para cualquier estilista del Capitolio, todos decían que me veía con un semblante hermoso y que tenía un brillo en los ojos que no se veía en cualquier mujer. Había ocasiones que tenia antojos de pan de queso, de fresas, de una humeante taza de chocolate y demás. Peeta siempre estuvo al pendiente de que yo estuviera cómoda cuando comía, cuando salíamos a la panadería, cuando me dejaba cazar, cuando tomaba mi baño habitual, incluso aun cuando las pesadillas me invadían por las noches. Nunca pensé recibir tanto esmero hacia mi persona, si estoy consciente que cuando estábamos en el Capitolio nos trataban así claro dadas las circunstancias de los Juegos del Hambre.

Cuando la sentí moverse dentro de mí por primera vez, me ahogó un terror que me parecía tan antiguo como la misma vida. Ese sobresalto me hizo darme cuenta de la responsabilidad que ahora llevaba dentro de mi…la vida de otra persona estaba a mi cargo.

Fui testigo de las inminentes muertes de muchos a mi paso, de Rue, Mags, Boss, Finnick, Prim, y todos aquellos fueron parte de los Juegos del Hambre y de los combatientes de la Rebelión, si yo presencie muchas de esas muertes, cada una peor que la anterior, por eso el terror de tenerla dentro de mi me hizo darme cuenta que pronto seria testigo de la vida, una vida que Peeta y yo traeríamos a este mundo. Solo la alegría de tenerla entre mis brazos logró aplacarlo.

Ella era la más pequeña criatura que tuve en mis brazos, aparte de Prim, con mi hija fue diferente, ella había llegado a este mundo bajo la protección de unos padres que poco a poco construían sus vidas, con un Panem estable y bajo un nuevo gobierno que ha dado más libertades y seguridad a sus habitantes. Desde que ella llego a nuestras vidas, Peeta ha sido el más maravilloso padre que me pude haber imaginado en mis sueños, se desvivía por la niña, ella era mi viva imagen, pero ahora podía ver una parte de Peeta en ella, en esos ojos que cada noche fijan su mirada con la mía antes de dormir. Llevarlo dentro a él fue un poco más fácil, aunque no mucho. Nunca pensé volver a repetir la misma experiencia, y no es que no amara a mi hija como para no querer otro niño, sino simplemente aun no me hacía a la idea aun de tener una niña a mi cargo, además de que siempre tuve el temor de fallarle a ella como mi madre lo hizo conmigo.

Cuando el niño nació los tres no cabíamos de la felicidad, este pequeño era una réplica de Peeta, su hermana estaba feliz de tener alguien con quien jugar además de Haymitch y los niños del distrito, ella estaba realmente encantada con la llegada de su hermanito porque eso la convertiría en su hermana mayor y su protectora, como yo lo fui alguna vez con Prim.

En el Vasallaje de los Veinticinco me convencí que Peeta estaba destinado a ser padre, recuerdo que me dormí imaginándome un mundo en el cual en un Prado como este los hijos de Peeta estarían a salvo. Nunca me imagine que ese sueño se hiciera realidad, que yo podía presenciar la alegría y la felicidad que emanaban estos niños, y menos me imagine que la madre de los hijos de Peeta seria yo.

Las preguntas han empezado. Las arenas se han destruido por completo al momento de la reconstrucción de Panem y en recuerdo a estas se han construido monumentos en recuerdo a las víctimas no solo en el Capitolio sino también en cada uno de los trece distritos.

Ya no hay Juegos del Hambre, sin embargo; lo enseñan en el colegio y la niña sabe que formamos parte de ello. El niño lo sabrá en su momento dentro de algunos años. ¿Cómo les voy a hablar de aquel mundo sin matarlos de miedo? Mis hijos, que dan por sentadas las palabras de la canción:

En lo más profundo del prado, allí, bajo el sauce,

hay un lecho de hierba, una almohada verde suave;

recuéstate en ella, cierra los ojos sin miedo

y, cuando los abras, el sol estará en el cielo.

Este sol te protege y te da calor,

las margaritas te cuidan y te dan amor,

tus sueños son dulces y se harán realidad

y mi amor por ti aquí perdurará.

En lo más profundo del prado, bien oculta,

hay una capa de hojas, un rayo de luna.

Olvida tus penas y calma tu alma,

pues por la mañana todo estará en calma.

Este sol te protege y te da calor,

las margaritas te cuidan y te dan amor.

y mi amor por ti aquí perdurará.

Mis hijos, que no saben que juegan sobre un cementerio, donde no solo descansan los restos de mis vecinos de la Veta, o los conocidos del gobierno a los cuales Gale y yo les vendíamos ardillas; sino porque ahí probablemente también descansen los restos de los padres y hermanos de Peeta.

Peeta dice que no pasará nada, que nos tenemos los unos a los otros y que tenemos el libro. Estoy convencida que podemos lograr que comprendan todo de una forma que los haga más valientes. Pero llegara el día en que tendré que explicarles el motivo de mis aun constantes pesadillas del cómo y cuando comenzaron y porque nunca se irán del todo.

Les contare como sobreviví. Les contare que, cuando tengo una mala mañana, me resulta imposible disfrutar de nada porque temo que me lo quiten.

Con el tiempo he aprendido el vivir el día a día, tengo motivos de sobra para ser feliz y comprender el motivo por el cual sigo aun con vida; sé que mis cicatrices siguen ahí porque se han fundido conmigo, que aunque vivamos en paz y armonía en Panem los recuerdos y mal sabores me han dejado marcada para siempre y es algo con lo que no solo yo tengo que aprender a vivir, porque sé que Peeta está a mi lado para compartir mi dolor y yo a su vez comparto el de él. Entonces hago una lista mental de todas las muestras de bondad de las que he sido testigo. Es como un juego, repetitivo, incluso algo tedioso después de más de veinte años.

Aun así, sé que hay juegos mucho peores.

FIN