~.. Ayuda .. ~

Chrona Pov

- Tengo miedo -. Susurro en este conocido rincón oscuro.- Alguien… ayuda -.

Desde que recuerdo, siempre he estado aquí en este cuarto, sin nada ni nadie a mi alcance más que solo oscuridad, grite, llore, suplique, nadie viene, nadie. Amo a mamá más que nada en este mundo pero ¿Por qué me encierra?

- Eres una niña mala Chrona-.

- Lo haces todo mal -.

- Entupida, inservible, basura -.

Esas palabras resuenan en mis oídos continuamente. Lamento ser lo que soy, lamento no cumplir con tus expectativas, lamento, lo lamento todo, mis lágrimas caen silenciosas por mis mejillas, mis memorias del pasado solo tienen recuerdos tristes, palabras hirientes y a mi hiriendo a otros ¿Es este mi destino? ¿Acaso yo nací para esto?

- Ayuda -.

No se cuantas horas o días han pasado desde que estoy aquí, siento que en cualquier momento me volveré loca, nuevamente siento un nudo en la garganta, mis ojos dueles, mi pecho duele.

- ¿Por que... Por qué? -. Repito una y otra vez.

Siento que esto nunca terminara, mi cuerpo se desgasta, se debilita, como explicar lo que siento ahora, lo que he sentido por años, si solo alguien me escuchara. Vuelvo a llorar.

- Lo detesto -. Golpeo mis puños contra el piso.- LO DETESTO‼ -.

Rabia, dolor, impotencia, lágrimas, como detestaba las lágrimas, llorar no servia de nada y aun así seguían cayendo, quisiera aunque fuera una vez, conocer que es la felicidad, solo un instante bastaría.

- Estoy harta de que manipulen mi vida -. Me digo a mi misma.

La puerta se abre iluminando aquel cuarto, escondo mi cara entre mis manos por aquel destello doloroso ante mis ojos acostumbrados a las sombras. Escucho débiles pasos acercándose y deteniéndose delante de mí.

- Mírame -. Una voz dulce pero aterradora me habla, no quiero mirar.- Mírame Chrona -. Dice con autoridad, levando la vista asustada.- Buena niña, ya es hora -.

Mamá se aleja de mi invitándome a seguirla, era hora…. De matar. Una sonrisa sedienta de sangre se dibuja en mi rostro, Ragnarok sale de mi espalda huesuda por la falta de alimento y mi poca cordura se va perdiendo a cada paso que doy fuera de ese cuarto.

- AYUDA‼ -. Grita mi alma por última vez antes de desaparecer en la locura.