Ahí estaban como siempre en el aula de música, si es que podría llamarse así, ya que era el Host Club, todos vestidos como camareros. Los gemelos jugaban a "adivina quien es Hikaru" con unos sombreros, mientras que Honey y Mori conversaban y comían aperitivos con sus clientas.

-Haruhi… -la castaña volteo y vio a su compañero de trabajo, Kyoya.

-¿Qué pasa Kyoya-sempai?

-Tamaki a estado un poco triste y se que la razón debe ser algo referente a ti. –Al escuchar eso la joven solo pudo sentirse culpable. –No te culpo, él es algo sentimentalista, lo único que trato de decir, es que no te agobies… -lo miro sorprendida por sus palabras y este solo se acomodo sus gafas dio media vuelta –por que pueden bajar mas las ganancias.

Ella sabia que el verdadero objetivo de sus palabras eran para exonerarla de cualquier culpa que ella misma se diera y se alegro, miro a un lado y vio al rubio con las chicas mientras ellas lo consolaban y el daba dramáticas expresiones.

Camino por la sala y se sirvió una taza de té mientras unas chicas se acercaban a la castaña.

-Haruhi-sempai, ayúdenos a diferenciar a Hikaru y Kaoru, siempre puedes hacerlo.

-Claro. –Se llevo su taza de té y se sentó en el sofá con las demás.

-Tramposas. –Resoplaron los gemelos un par de vueltas y un choque de manos dieron la señal de que era la hora de adivinar quien era quien.

-Hikaru es el de la izquierda –dijo sin pensarlo dos veces.

-¿Es verdad? –pregunto una joven dudosa.

Los chicos como contestación se quitaron las gorras dando así sus identidades y coincidiendo con la castaña.

-¿Cómo es que siempre los sabes Haruhi-sempai? –pregunto una de las jóvenes con gran admiración.

-Yo… los veo diferentes. –Nunca les explicaría que sentía algo por Hikaru que lo hacia verse tan diferente a los demás, uno por que era algo vergonzoso y otro por que ella era hombre para todos en ese instituto.

-Tienes un excelente ojo –otra la halago.

-Bueno… creo que es hora de cerrar mis queridas damas. –Se escucho a Kyoya mientras este despedía a las chicas con la elegancia requerida.

-Nos vemos mañana. –Se despidió Honey aun con una paleta en la boca.

-Fue un día largo. –Se estiro el menor de los gemelos para luego irse quitando el moño en su cuello.

-Demasiado. –Concordó el mayor mientras se acercaba a la castaña para tomarla de la mano, ahora se sentía libre de demostrar lo que sentía frente a los del club, así marcando que solo era del él.

-Nos vamos ya. –Se despidió Honey mientras corría hacia la espalda de Mori y salían.

-Me marcho, tengo que hacer las cuentas. –Los siguió Kyoya mientras que el menor de los menores se iba a cambiar.

-Oigan… -la voz de Tamaki los saco de una pequeña charla. –Al menos son una relación ya formal.

-Ya fui con su papá y hable con el. –dijo el joven avergonzado recordando el zafarrancho.

-Que bueno, espero que cuides bien de Haruhi, por que sino yo te are pagar. Recuerda que ella es una mujer y que la debes tratar con la delicadeza de una doncella. –decía el rubio mientras caminaba a la salida.

-Gracias. –Susurraron los dos al mismo tiempo.

La puerta se cerró dejando a los dos jóvenes solos mientras que el tercero aun estaba en los vestidores cambiándose.

-Entonces… seguirás siendo mi juguete. –tomo a la chica abrazándola y absorbiendo el extraño y exquisito olor de su pelo.

-Nunca quedaremos de acuerdo con ese término. –dijo la chica mientras lo miraba reprobatoriamente.

-Es mi forma de decir "Te amo". –Sin esperar mas la beso mientras ella correspondía.


Se que estuvo corto pero siento que si le meto algo mas quedara mal asi que disculpen.