QUERIDO DIARIO

Por Saori-Luna

VI. Mentiras

Un nuevo enemigo ha aparecido, y su arma particular es el engaño. Fue doloroso ver cómo puede aprovecharse de los deseos y sueños de la gente para extraer su energía, pero, el día de hoy esto se volvió personal.

El nuevo comandante Neflyte, intentó hacerse pasar por mi querido Tuxedo Mask.

Y dicho sea de paso, yo caí directo a su trampa.

No puedo evitarlo. Todos los días prometo que voy a ser mejor, me esforzaré por llegar a tiempo a clase y que estudiaré más, que estaré más concentrada en las batallas para derrotar a nuestros enemigos.

Pero en realidad no estoy muy lejos de los embustes de Neflyte, cuando no hago nada de lo que digo y todo se convierte en mentiras.

No me importa el estudio, no me importan las batallas. Sólo me importa él.

El gallardo caballero de traje, que en mis sueños se transforma en un príncipe de brillante armadura, y en quien pienso durante el día, imaginándole como un brillante joven.

Hoy me atreví a preguntarle si era Andrew el de los videojuegos, pero me arrepentí al instante. Colgada de su espalda pude ver su cabello, negro azabache, más cerca que nunca, y no pude evitar pensar en Darien.

Que me molesta, y aprovecha cualquier oportunidad para burlarse de mí. Y aún así me interesa y se cuela en mis pensamientos en varias ocasiones.

¿Acaso es él aquel a quien yo hago hervir su sangre?

Eso me respondió el día de hoy Tuxedo Mask cuando le pregunté por qué me ayudaba. No lo entiendo, ¿acaso eso significa que siente algo por mí?

Por la forma en que huyó apenas pudo, creo que él tampoco lo tiene muy claro.

¿Y si en su vida cotidiana él tiene una hermosa novia?

¿Y si me conoce y no le caigo bien?

¿Y si todo es en realidad una mentira?

Tal vez todas esas promesas que me hago a diario se conviertan en mentiras, pero hay una que no: pase lo que pase, y sea quien sea, conseguiré a Tuxedo Mask para mí.

He dicho.

Mentiras.

Estoy viviendo una gran y enorme mentira.

La vida normal que intento llevar, concentrándome seriamente en mis estudios, saliendo con mis amigos y con Rei.

Todo es una gran mentira, porque lo único que me importa de verdad en la vida es aquello que no tengo.

Ella. Mi princesa. Mi guerrera. Mi…

Cada vez estoy más convencido que la princesa y Sailor Moon son la misma persona, y cada vez me duele más despertar y no saber quién es.

Sin embargo, el día de hoy, lo que comenzó como una gran mentira, un embuste del nuevo general para atrapar a Sailor Moon, terminó revelándome una gran verdad.

Siento algo por ella.

O si no, ¿por qué me hierve la sangre estando a su lado? ¿Por qué deseo salvarla por encima de mi propio bienestar?

Hoy hubiera preferido cualquier cosa a que a ella le pasara algo, afortunadamente todo salió bien y Mercury y Mars llegaron a tiempo.

Creo que es la primera vez que me alegro de ver a las guerreras desde que llegaron para alterar nuestra rutina.

Sin embargo, no tuve el valor suficiente para poder hablar con Sailor Moon de todo esto que estalla en mi cabeza. ¿Acaso a ella le pasa lo mismo? ¿Tiene sueños como los míos?

No lo creo.

Sailor Moon parece ser una chica alegra y despreocupada… como Serena.

La pequeña cabeza de chorlito aparece en mis pensamientos con relativa frecuencia, supongo que en un intento desesperado de mi cerebro por introducir algo de frescura en mi vida.

Porque eso es lo que significa ella para mí, un soplo de brisa fresca, una persona que no exige nada de mí, con la que puedo ser como soy, un joven despreocupado y cansón.

Pero no hay que decírselo a Rei-chan, creo que en realidad le gusta mi faceta de caballero.

Así que, por ahora, tan sólo pretendamos.

Sigamos pretendiendo que soy Darien Chiba, un gran heredero, nada más.

Mentiras!

Continuará.

NOTAS DE LA AUTORA: Mucho, mucho tiempo ha pasado desde la última vez que actualicé, y es que creo que tengo problemas de evitación. Cuando algo está llegando a su punto más emocionante lo dejo de lado. Así me pasa con los libros, me demoro mucho más de lo que debería leyéndolos, tal vez porque no quiero abandonarlos al final. Pero bueno, ya no se puede postergar más, en el próximo capítulo de lo más emocionante de la temporada: El primer beso de Serena (Y Darien, aunque no lo supiéramos entonces) Matta ne!