QUERIDO DIARIO…

Por Saori-Luna

VII. HATSU KISSU

Tal vez ella nunca lo recuerde.

No la culparía, no estaba 100% en sus cabales.

Tampoco yo en los míos, pero al menos estaba sobrio.

Y a pesar de esa ventaja, no pude evitarlo.

La besé.

Fue el error final en una noche llena de errores.

Después de haber pasado un tiempo ignorando todas aquellas señales que se acumulaban en mi vida, al final fue demasiado: una princesa de un reino lejano, un cristal misterioso… y la hermosa joven de mi sueño pidiéndome el Cristal de Plata, ¿qué clase de tonto sería si no tratara de comprobarlo por mí mismo?

Pero por supuesto, no fui el único, la noche transcurrió entre enredos con el negaverso y las sailors; y en el intermedio la encontré: mi princesa, de cabello de odangos.

Y entonces, pasó.

La seguí, casi acechándola, y gracias a eso pude salvarla, y ver como ella se convertía en Sailor Moon.

Mi princesa!

No era Serena…

Un trago amargo bajó por mi garganta al descubrirlo, sin poder evitar la decepción…

Y aún así la besé, con la esperanza de tener algunas respuestas, y lo único que tengo ahora son más preguntas:

¿Quién es ella?

Además, algo de este beso no se termina de sentir bien…

Algo hace falta, algo que no se sentía del todo real en ella.

Que no era igual a mi princesa…

Simplemente, no lo sé…

¿Me besó?

Mis recuerdos son un poco nebulosos, y me duele la cabeza, sin embargo, aún puedo sentir el calor en mis labios.

Y no puedo evitar un Déjà vu, pensar que es algo que había pasado antes, ¿pero cuándo?

Si en realidad sucedió, este fue mi primer beso…

Tal vez en otra vida…

Hace mucho, mucho tiempo…

Siento que de alguna forma Tuxedo Mask tiene la respuesta.

Porque empiezo a sentir como si ya no pudiera seguir viviendo de esta manera, siendo dos personas, y sabiendo ahora que a ninguna de ellas fue a la que él besó.

Si en realidad ya ha pasado en otra vida, significa que ya nos tendríamos que haber conocido en esta, y a pesar de esto ni Serena ni Sailor Moon logró que él se acercara.

Sólo una princesa.

Alguien quien definitivamente no soy!

Y probablemente alguien que nunca seré.

Tal vez, lo mejor sería pensar que este beso jamás existió.

Sólo en un sueño.

Un sueño de una noche, una noche de verano en la que me convertí en una princesa, y bailé con un guapo caballero.

Un sueño de una noche, en la que Serena y Sailor Moon quedaron a un lado, y pude ser alguien más, alguien en quien nunca pensé ser.

Un sueño de una noche, en donde fui y obtuve todo lo que alguna vez deseé.

Y aún así no fue suficiente.

Porque no fue real, fue sólo un sueño…

Y es hora ya de despertar para volver a ser esa estudiante despistada que a veces se convierte en una guerrera que trata de hacer lo mejor que puede para salvar el mundo.

Una estudiante despistada… una guerrera en proceso…

Pero nunca una princesa, porque es a ella a quien estoy buscando.

Y es a ella a la que estará esperando su príncipe.

No a mí.

Continuará.

NOTA DE LA AUTORA: Ufff fue realmente escribir la parte de Serena esta vez, porque siempre quedamos con la duda de si en medio de su borrachera ella lo recordaría. Yo creo que sí, pero en el estado anímico en el que estaba, tal vez lo mejor fuera que no. Más y más confusión en la cabeza de nuestros pobres Serena y Darién… y nos vamos acercando al final, sólo faltan 3 capítulos más, y espero terminarlos antes de final de año. Gracias por acompañarme en esta travesía, y mil disculpas por las demoras.

Disclaimer: Sailor Moon y sus personajes son propiedad de Naoko Takeuchi.