Siguiente capitulo aquí :)

Recomendación musical : Us de Regina Spektor (La letra les queda muy bien, desde mi punto de vista) :3


Me coloco sobre la plataforma, y cuando la cámara me apunta, sonrió. Siento como si fuera un pastel dentro de un aparador, con todos a mí alrededor, planeando devorarme. El vestido puede ser la cubierta y yo el relleno cremoso.

Es tan absurdo.

Si ellos supieran que todo esto es una farsa, no se tomarían tantas molestias. Si ellos supieran que su cubierta de merengue, romántica y dulce, es solo una fachada, no nos desearían tanto. Pero… entonces me botarían a la basura, y no puedo permitirlo. Dentro de este mundo, el que pierdan su interés en mi, solo implicaría la muerte segura. Snow me lo ha dejado bastante claro. Así que sonrió, poso, y saludo a la cámara con alegría, porque eso es lo que tengo que hacer.

A los pocos minutos, llaman a Peeta para posar conmigo, y es entonces cuando las cosas se complican. Hacen que nos coloquemos en distintas posiciones, y cuando le piden a mi "esposo" que tome asiento y a mi, que lo tome también, pero sobre las piernas de él. Se muy bien, que voy a hacer el ridículo. Que no voy a verme como ellos quieren.

Después de un par de tomas, mi teoría se confirma.

— Katniss cariño — El fotógrafo con cabello azul se detiene y me observa con desesperación — ¿puedes portarte más amorosa?, necesito un poco más de amor aquí. — Y aunque entiendo su petición, no puedo evitar gruñir por lo bajo.

¿Más amorosa? ¿Qué quiere, que haga? ¿Qué me coma los labios de Peeta? ¿Qué prácticamente retocemos delante de las cámaras?

Estoy sentada en su regazo, y hemos tenido nuestros labios pegados durante los últimos diez minutos. ¿Cuántas tomas más necesitan de esto?

Peeta me observa con timidez, y sus manos se sienten calientes sobre mi cintura.

— Solo hay que hacerlo ¿si? — Me susurra cerca de los labios, — después ya no tendrás que besarme, si no quieres — y puedo escuchar en su voz, que he lastimado sus sentimientos.

Nuevamente vuelvo a sentirme como una desgraciada, por culpa de él.

Y lo peor es que, aun no lo he perdonado, por lo que paso anoche. Y quizás si sea una desgraciada. Pero… él se emborracho, puede alegar lo que quiera, pero se emborracho, y tal vez nuestra situación es difícil, pero todavía sigo tratando de no sentirme mal al respecto.

Le miro a los ojos con cierto enfado.

— Deja de hacerte la victima — le digo, en un susurro también. Casi al instante me arrepiento de mis palabras, pero prosigo — no me lo estas haciendo muy fácil, últimamente…yo no, cuando tu anoche — balbuceo, y mis manos aprietan la tela que cubre sus hombros.

Cierro los ojos después, y me muerdo los labios.

— Solo quiero que esto termine — gimoteo, con unas ganas estúpidas de llorar.

En el suspiro que él da, sobre mis labios, también puedo sentirle triste.

No se como vamos a poder seguir con esto.

Lo siguiente que sé, sin embargo, es que mi boca esta sobre la suya, besándole de lleno, que él esta apretando mi cintura y acariciando mi espalda. Y que los camarógrafos, han obtenido lo que deseaban.

Al final, varios sueltan un suspiro lleno de ternura.

— El amor joven es tan hermoso — dice una de las ayudantes, y todos asienten dándole la razón.

Peeta y yo, por otro lado, escuchamos el comentario y nos miramos a los ojos, sabiendo la verdad. Y duele, duele mucho más, de lo que dolía antes. Porque es posible, que nunca sepamos lo que eso significa. Y sin embargo… cuando esa noche, despierto gritando sobre mutos y niños muertos, me doy cuenta de que lo necesito. Lo necesito a mi lado; ¿Es eso, lo que significa el amor joven? ¿Necesitar a alguien, tanto como yo necesito a Peeta, para asustar mis pesadillas?, y si es así, ¿porque todo sigue pareciendo tan difícil?

Quizás… en un universo alterno, donde los juegos del hambre y el capitolio no existieran, yo podría ser feliz con él. Felices como se supone que debemos serlo. Pero… Peeta y los juegos, Peeta y mi lucha por sobrevivir, van tan de la mano, que no estoy segura de como hubieran sido las cosas, si nada de esto existiera.

Posiblemente nuestros caminos, nunca se hubieran unido, y no se como sentirme al respecto.

No se si me gustaría.

No duermo en toda la noche, con tan solo imaginarlo.

...

A la mañana siguiente, me quedo más tiempo del necesario, debajo del chorro de agua. Es caliente y reconfortante. Despierta a mis músculos de su letargo, y los consuela por la falta de descanso.

No quiero salir nunca de allí, pero debo hacerlo.

— ¿Katniss? — Cinna llega a mi habitación cuando todavía estoy en el baño — apresúrate por favor, el tren sale pronto y todavía tengo que alistarte — y no deja de tocar la puerta, hasta que apago el chorro de agua caliente y me envuelvo en una toalla para poder salir.

Cuando lo hago, mi estilista me observa, como si pudiera leer mis pensamientos.

— No dormiste bien — me dice, no lo pregunta, solo lo asegura.

— ¿Cómo hacerlo? — le respondo, y me siento delante del tocador.

Él empieza a cepillar mi cabello.

— ¿Has hablado con Peeta? — me pregunta, moviendo el peine son suavidad, a pesar de la falta de tiempo.

— Te lo repito ¿Cómo hacerlo? —

Cinna suspira, como si estuviera preocupado. Y creo que de verdad lo esta, porque es el único que me ha estado tratando de ayudar con el tema.

— Bueno — dice con cautela, como si estuviera pesando cada una de sus palabras — tal vez… ahora que se van de luna de miel, tu sabes, al distrito cuatro, a la playa, las cosas puedan arreglarse un poco — Observo su sonrisa juguetona, reflejada en el espejo. Pero yo no sonrió.

¿Es que acaso no entiende?

— ¿Sabes que no es luna de miel real? ¿Verdad? —

— Lo sé, señorita sarcástica, pero… en el distrito cuatro, no habrá cámaras, al menos no después de que salgan de la estación de tren, eso les quita bastante presión de encima, y… entonces podrán hablar de verdad —

Termina de cepillar mi cabello, y se dirige a la bolsa negra, que esta colgada en la puerta del armario. Abre el cierre y saca un vestido color naranja suave.

— Sé que es el favorito de Peeta — me informa.

— ¿Y eso qué? — no voy a disfrutar de usarlo, solo porque el color le gusta a Peeta.

— Vaya que eres testadura —

— No soy la única con problemas de actitud, ¿olvidas que él se emborracho en nuestra boda? —

Cinna deja el vestido sobre la cama, y se acerca de nuevo al tocador. Mueve la cabeza negando, pero también sonriendo. Le divierte la situación de cierta de manera. Como si supiera algo que yo no sé. Después acaricia mi hombro y susurra con calma — De eso precisamente es de lo que tienen que hablar — acaricia mi cabello y luego lo alborota usando un líquido transparente, que saca de una pequeña botellita. Huele a flores silvestres y vainilla. Y convierte mis hebras simples y lacias debido a la humedad, en ondas, desordenadas y naturales.

— Un matrimonio no es fácil— continua — y ustedes son muy jóvenes, y sé que su unión no ha sido como las otras pero... deben encontrar una forma de convivir, y no lastimarse cada día de su vida. De apoyarse. ¿No crees? —

— Creo que sí — respondo, más para mí que para Cinna.

Y quiero creerlo de verdad.

Enserio quiero hacerlo.

...

Cuando mi estilista termina de prepararme, y me veo frente al espejo. Me siento por primera vez desde que uso los productos y modas del Capitolio, como si de verdad fuera yo misma. Mi cabello no esta alzado y amarrado. Si no que cae en hondas naturales, rozando mis hombros y cubriendo un poco el escote. Que no es mucho. El vestido es delicado y suave, y no tiene más adornos, que una cinta negra en la cintura. No llevo tacones, si no unas sandalias, todo a juego, con un pequeño bolso de mano. Que Cinna me ha dicho, no abra, hasta que estemos en el Distrito cuatro. Imagino que es así, porque vamos a la playa, a un distrito, y las modas extravagantes del capitolio, no pegan allí. En realidad no creo que peguen en ningún otro lado.

Sonrió.

— De todos tus trabajos conmigo, este es mi favorito —

— El mío también — Cinna me da la razón.

— Bueno ¿lista? — me pregunta después.

— Lista —

— Te veré en un par de semanas entonces — Luego me despido de él, con más melancolía de la que me creía capaz, y salimos de la suite.

Al entrar a la estación de tren, la multitud es sorprendente. Gritan nuestros nombres, y toman fotos con sus propios aparatos de tortura.

Me tapo la cara para no terminar ciega.

Peeta también luce aturdido cuando lo veo dentro del vagón, así que, en contra de todo lo que me caracteriza, intento sonreírle.

Él aunque sorprendido, me responde de la misma manera.

— Llegaste antes — le digo.

Se supone que debemos despedirnos de la gente del Capitolio, como una pareja feliz y dichosa.

— Lo siento creo que… debemos salir y despedirnos juntos ¿no? —

Asiento en silencio.

Sigo pensando en lo que me dijo Cinna de hablar con él, y tratar de arreglar nuestra situación, pero no se como empezar. Me parece que aun no es tiempo.

Peeta se acerca y me ofrece una mano, yo la acepto y él entonces me mira a los ojos, y abre la boca.

— Antes de salir — me dice — quiero que sepas, que lo que pasó en nuestra boda — Su voz parece perder fuerza después de esa frase, pero él la aclara y continúa con determinación — no volverá a pasar jamás, te prometo que nunca volveré a hacerte algo así, nunca. Nunca volveré a dejarte sola —

Yo solo puedo asentir después de escucharlo.

— Esta bien — le digo, sin poder mirarlo a los ojos. De pronto me siento muy avergonzada, abrumada, y tonta.

Pero cuando la ventana del vagón se abre, y nosotros nos despedimos de la gente, tomados de las manos. Alzándolas en el aire. Me permito observarle y comienzo a tener esperanza, de que lo que me dijo Cinna sea verdad.

Realmente quiero creerlo así.


Corto pero quiero dejar lo que viene para el próximo capitulo :)

También quiero decir, que a diferencia de Tempestad, este sera un fanfic largo,aun no estoy segura de cuantos capitulos, pero si muchos, muchos más, que con mi anterior fic :3

¿Que opinan de la luna de miel, en el Distrito cuatro? Creo que es algo bueno, ademas ustedes saben, es el Distrito cuatro, por lo que un personaje muy interesante hara su aparicion en el siguiente capitulo jeje, empieza con F :3

Eso es todo. No olviden el review ;) y espero estar actualizando pronto, o al menos como esta vez :)

- Elise-

P.D- Para las que me agregan en facebook (el link esta en mi perfil), dejenme un mensaje antes, para saber que son de fanfiction :3