Epílogo

A Peeta le gustan los bollos de queso, el pan con canela y los panquecitos que quedan un poco crudos. Le gusta el calor del horno inundando la habitación y la limonada con muchísimo hielo y casi nada de azúcar. Le gusta caminar despacio y sentir como la nieve se hunde bajo su peso. Le gusta Katniss, su cabello castaño (siempre demasiado apretado) y sus labios suaves, sus caderas que se acompasan en rítmicos movimientos, sus piernas morenas, sus ojos como metal frío.

A Katniss le gusta el otoño, las hojas rojizas cayendo en espirales y demás formas sinuosas y el frío que aún no es cortante. Le gustan las moras, el jugo que explota en su boca y le tiñe la lengua de color violeta. Le gusta Peeta, sus brazos fuertes y las dos arrugas que atraviesan su frente cuando se concentra demasiado. Le gusta su cabello dorado, casi blanco cuando la luz del sol le da de lleno, le gustan sus dientes perfectos y su nariz imperfecta, un poco asimétrica.

Pero a los dos, sobre todo, les gustan sus hijos. Sus piernitas regordetas con pasto seco pegándoseles, sus bracitos que todavía se mueven torpes. Les gusta ver a su hija nadando en el lago, brillando bajo la luz que se refleja mil veces en el agua. Les gusta ver a su hijo tirando el puré de manzanas en el suelo y haciendo dibujos sobre él con su dedo índice.

A los dos niños no les gustan las pesadillas, escuchar a mamá gritar tan fuerte que el piso se cimbra con el ruido. No les gusta ver a papá jalándose el cabello y con los ojos casi negros. Pero les gusta que eso casi no dura, que siempre vuelven y los toman entre sus brazos, los besan entre los ojos y los llevan a caminar en la pradera. Les gusta la foto de tía Prim sobre la chimenea, los vestidos de Cinna con tela que se resbala entre los dedos.

Les gusta jugar, aunque cuando sus papás escuchan la palabra, un escalofrío los recorre por el centro de la columna.

Les gusta moverse como lo que son, espíritus libres, retozando bajo la luz del sol.

o_o_o_o_o_o_o

Author's Note

Muchas, muchas gracias por su apoyo durante estas semanas. Este fanfic es el primero que escribo para este fandom, y me siento feliz por la respuesta que he tenido.

Escribo porque necesito hacerlo, porque me llena. Pero mi historia sería nada sin ustedes, que se toman el tiempo para leerla y para hacerme saber lo que piensan al respecto.

Tengo un par de fanfics que quiero compartir con ustedes, así que prometo no desaparecer. Y si les gusta mi estilo (lo cual me haría aún más feliz), recibo peticiones con gusto. Si me dicen qué quieren que escriba, pondré mi mayor esfuerzo en hacerlo realidad.

Recuerden que me alimento de reviews y que pueden mandarme mensajes cuando lo deseen.

Un beso,

Dee.