HOLAAA! MIS QUERIDOS VISITANTES *-*

despues de muuuuuucho tiempo he llegado l_(-.-)_l

declaimer: no.6 no me perntece. creanme que decir eso duele x.x

notas de autora al final.


El cuerpo de Sion reposaba en una camilla, sus manos se encontraban atadas al igual que sus tobillos. Unas cuantas enfermeras movían maquinas y variados haciendo caso omiso a la presencia del chico inconsciente.

Una de ellas se acerco a la camilla sigilosamente.

- Así que tu eres 339.- dijo en un susurro para no ser escuchada.- He oído mucho de ti.

Se alejo un poco para no levantar sospechas, mientras gruñido salio de la boca del albino.

Nezumi intentaba ordenar las ideas en su cabeza y pensar en algo, la situación no era en nada favorable. Estaba inmovilizado, adolorido, y se podría decir que cerca de un ataque de ira.

Por otra parte la científica miraba con odio la figura de su jefe, este solo se dedicaba a dirigir una mirada burlesca a sus ''rehenes''

- Valla, valla. Nunca me esperé esto de ti.- dijo con burla el mayor mientras miraba con gracia a la mujer.- Eras una de las mejores, podrías haber llegado lejos.

- ¡Ya basta! – gritó – Deja de jugar Masamune.

Nezumi se sorprendió al escuchar el nombre de su padre, podría contar con los dedos de una mano las veces que lo había oído de otra persona que no fuera su madre.

- ¿De que me estas hablando? – se acerco a la científica.- Yo simplemente quiero jugar con mis juguetes.

- Je, y yo que pensaba que era la escoria de la familia.- dijo Nezumi con una sonrisa burlona adornando su rostro.- Quien diría que el jefe del laboratorio mas grande del país aun juega a las muñecas.

- Veo que aun conservas tu ''maravilloso'' humor, hijo.- se pudo oír un gruñido por parte de Nezumi, ese hombre no tenía derecho a llamarle de esa forma.- Siempre arruinando los buenos momentos.

- Te pediría que no me llamaras así.- dijo con sorna el muchacho.- El solo escuchar esa palabra salir de tu boca me da asco.

Una rata dándole ordenes a un rey.- el hombre se rió para después mirar a su primogénito con arrogancia.- El mundo si que esta loco.

- Un loco criticando a otro.- contraatacó el menor.- una situación bastante singular, según mi parecer.

Akira observaba la conversación entre los dos hombres, ninguno parecía querer rendirse en ese extraño juego que tenían. Miró por un momento a Nezumi, era muy parecido a su madre.

- Concuerdo contigo, un loco sublevado intentando ganarle al rey.- se acerco a su hijo y tomo su barbilla.- Eso, prácticamente es un suicidio.

- Un loco que quiere ser dios.- se burlo Nezumi.- Creo que alguien se golpeo muy fuerte la cabeza.

- Silencio.- ordeno.- Llévenlos a la cámara de ejecución.- dijo Masamune a los guardias.- Dejemos que vean como mi pequeño juguete se desintegra.

- Maldito.- susurro Akira, provocando una sonrisa en el hombre.

Los guardias prácticamente arrastraron a los prisioneros por los pasillos del gran establecimiento, no había nadie en los alrededores, al parecer se les había avisado que hoy era el día de ''limpieza'' del lugar.

Nezumi miraba a su padre con odio, ¿Cómo podía hacer esto?, siempre supo que el hombre no se traía nada de bueno entre manos, pero nunca se imagino algo así.

Muchas personas se obsesionaban con la perfección, por hacer al espécimen perfecto, pero pocas llegaban mas allá de unas vaga ideas. Su padre, en cambio, había creado a un individuo con una inteligencia impresionante, pero lo había privado de las cosas simples de la vida. Sion no podía sonreír de verdad, o llorar, o gritar de ira, el estaba condenado a una vida monótona.

Por esta razón el había querido ayudarlo, y por otras que el aún no comprendía en su totalidad.

Sabia que Sion significaba mucho para el, pero no sabia en que sentido. ¿Acaso le amaba?, ¿o quizás solo era cariño?, tal vez podría ser pena, no, no era lastima, el se burlaba de las personas que le daban lastima.

Y pensar que si el no hubiera ido ese día al laboratorio no estaría en esa situación, quizás estaría en su casa, o en la escuela, aunque eso no le importaba. Prefería salvar a Sion que escuchar a un estúpido profesor.

Llegaron a una gran puerta sellada de color gris, su padre posó su ojo en un aparato junto a esta abriendo la puerta ante ellos.

- Llévenlos adentro y esposen sus manos para evitar que escapen.- ordeno el hombre mientras se adentraba a la habitación.- Díganles a las enfermeras que se preparen para la extracción.

Los hombres asintieron y dejaron a los prisioneros esposados, hicieron una especie de reverencia y salieron del cuarto.

- ¿Qué planeas?- pregunto la castaña.- ¿A que te refieres con extracción?-

- Veras, mi pequeña genio.- apretó un botón, provocando que una cortina se levantara y dejara ver un cristal. Al otro lado se encontraba Sion.- Este chiquitín tiene un cerebro que me costo mas diez años programar. No voy a dejar que algo tan valioso se pierda.

- ¿¡Planeas realizar una extracción cerebral!?- exclamó sorprendida la mujer.- Sabes bien el riesgo que presenta eso en un cerebro en desarrollo.

- Si, y planeo correr ese riesgo. Sería mas fácil arreglar un desperfecto que crear el cerebro de nuevo.- el hombre se arregló sus gafas cuadradas, dándole la espalda.

- Esto es malo.- susurró Nezumi.- Si no lo detenemos Sion morirá.

- Lose, pero no se me ocurre nada.- dijo la mujer en un tono igual de bajo.

Sus posibilidades de salvar a Sion eran cada vez mas nulas, estaban esposados, atrapados y separados del albino por un vidrio a prueba de balas y, por una puerta que solo se abría al contacto con el ojo autorizado.

Akira no tenia autorización para abrir dicha puerta, es mas, ella ni sabía de la existencia de dicha habitación en el laboratorio.

Nezumi intento mirar por la ventana, no veía mucho, pero alcanzaba a observar a las enfermeras y un poco del cabello de Sion, al parecer estaba recostado inconsciente La mujer también intento asomarse, aunque su vista no era mucho mas amplia que la del chico, sus ojos se abrieron sorprendidos, quizás tenían una posibilidad de escapar.

- Nada de esto hubiera pasado si no lo hubieran estropeado. - dijo el hombre mientras sonreía. – 339 podría estar tranquilo en su habitación, leyendo.

- Sin embargo, seguiría con su horrenda vida.- respondió Nezumi.- Una vida sin emociones es peor que la muerte.

- Claro, para alguien que las ha tenido.-Masamune volteo a ver a su primogénito.- 339 nunca sintió nada, para el no tenerlas era normal.

- Deberías cerrar tu gran bocota.- contesto enojada Akira.- Nunca pensé que tu complejo de dios llegara tan lejos.

- Di lo que quieras, yo sigo siendo el soberano y ustedes mis plebeyos.

Bien, eso le molesto bastante a Nezumi. El no era plebeyo de nadie, solo de Sion… bien eso no sonó nada bien, eso de plebeyo solo lo había dicho para molestar al albino ¿no?, no es que fuera real, ¿o sí?... movió su cabeza de un lado a otro, el era Nezumi, no podía tener conflictos de niñas enamoradas en este minuto.

- ¿Sucede algo?- pregunto la mujer a su lado, aprovechando que Masamune les daba la espalda y revisaba unos archivos.-

- No, es solo que esta situación es estresante.- mintió la rata, no quería que lo tacharan de cursi.- Debemos pensar en como sacar a Sion de ese lugar.

- Creo que podríamos tener una posibilidad.- dijo la mujer, se acerco un poco mas Nezumi, para no ser escuchada.- Tenemos un infiltrado en el cuarto donde esta Sion.

- ¿Un infiltrado?- susurró la rata.- ¿Conoces a alguna enfermera?

- Te dije que hoy venía una amiga, ¿cierto?- preguntó la mujer, recibiendo la penetrante mirada de Nezumi en forma de respuesta. De verdad se parecía a su madre.- Bueno, creo que ella va un paso delante de nosotros.

- ¿Qué quieres decir? , acaso...- fue callado por la mirada de la científica, su padre se había volteado.

Los miro por unos segundos sonriendo, se acomodo sus cuadradas gafas y revolvió sus canos cabellos con su mano izquierda.

- Y pensar que un par de idiotas arruinó dieciséis años de investigación.- rió sarcásticamente para luego acercarse hasta la gran ventana.- Cada vez eres mas parecido a tu madre, Nezumi.

- No te coloques sentimental viejo.- dijo la rata, su padre permaneció con la vista el la ventana sin dirigir su mirada hacia el.- Sabes bien que nunca la quisiste, Ademas se bien lo que le hiciste.

- Admito que no la ame.- pronunció el mayor, Nezumi chasqueo la lengua, no podía dejar de odiar a ese tipo.- Pero tampoco la odie, de echo, tu eras lo único que interfería en nuestra paz.

- Ja!, le echas la culpa a un niño de tu fracaso matrimonial.- se burlo Akira rodando los ojos.- Todos saben que ella nunca estuvo de acuerdo con tus experimentos.

El hombre permaneció en silencio. Akira puso su cabeza gacha, le dolía cuando había quedado inconsciente su cabeza se había estrellado contra el suelo de cerámica Nezumi decidió no comentar más el tema, no le gustaba hablar de su madre, y menos de su muerte. Miró sus manos esposadas. Una idea se le vino a la mente.

Aprovechando que su padre estaba distraído atrajo la atención de la mujer, ella al entender el plan asintió levemente.

Tenían pocas posibilidades, pero no sus opciones eran muy escasas para pensar en un plan mejor.

- Intenta no causar ruido al moverte.- dijo la mujer en un susurro.

- Eso es pan comido.- la rata sonrió y puso en marcha el plan.

Nezumi se levanto sigilosamente de la silla y se encaminó a su progenitor, levantó los brazos y los extendió a una distancia con la cual pudiera inmovilizar al sujeto sin complicaciones.

Todo ocurrió muy rápido para Masamune, de pronto su cuello era apretado por una cadena, había caído al suelo y Nezumi yacía hincado sobre su espalda.

- Es hora de que comiences a dormir papi.- Nezumi apretó mas su cuello, afixiandolo, hasta que el hombre cayó inconsciente.

Una enfermera vio la situación del otro lado del ventanal, gritó y comenzó a correr en dirección al botón de emergencia. Una de sus compañeras le impidió el paso propinándole una patada en el estomago, mientras que las otras perdían la conciencia gracias a un golpe en el cuello realizado por una mujer castaña vestida con su mismo uniforme.

De las cinco enfermeras que habían en la habitación, dos quedaron en pie, la otras tres dormían en el piso. Akira sonrió del otro lado del ventanal.

- Creo que ya tenemos solucionado el tema de las enfermeras.- dijo Akira a el muchacho, recibiendo su mirada incrédula.- Mira por la ventana.

Nezumi al hacerlo pudo ver a tres enfermeras tiradas en el piso.

- ¿Qué clase de gente son tus amigas?- la mujer rió ante su pregunta.

- Unas bastante singulares.- Nezumi la miro sin comprender, no le dio mucha importancia, lo importante era que ya habían avanzado.

- Ahora hay que ver como entrar.- dijo la rata.- Diles que abran la puerta por dentro.

Akira se acercó a una pequeña maquina junto a la ventana, era un micrófono que permitía la comunicación entre las dos habitaciones.

- Karan, Inukashi, abran la puerta por favor.- Karan miro por la ventana y asintió regalandole una sonrisa a la mujer, claro, esta no se veía por la mascarilla.

La puerta se abrió, Nezumi ignoró a las dos mujeres dentro de la habitación y fue donde Sion, suspiro de alivio al ver que el chico seguía con su cabeza intacta.

- Ejem, primero se saluda.- dijo una chica morena, no pasaba de su edad.- Valla mal educado que eres.

- Inukashi no empieces a discutir.- dijo la otra mujer mientras se sacaba la mascarilla, la chica la imitó.- No ves que quería ver a su amigo.

- Eso no es excusa, un hola no quita más de un minuto.- la morena se cruzo de brazos, Karan suspiro quitándose la gorra de protección.

- Si tu estuvieras en mi situación hubieras hecho lo mismo niñata.- se quejo Nezumi.- Además, ni que te fueras a morir por no recibir mi saludo ¿o si?

- Si claro, mira como muero de pena.- Akira y Karan suspiraron ante la respuesta sarcástica de Inukashi.- Si no hubiera detenido a la enfermera estaríamos en un calabozo, así que no te hagas el engreído, idiota.

- Ya paren chicos, no es momento para discutir.- dijo Akira con el ceño fruncido.- Hay que sacar a Sion de acá pero antes, saluda Nezumi.

- Hola.- saludo de forma cortante a Inukashi.-

- Tsk, cuanta educación.- Inukashi volteo y se encamino a cerrar la puerta, por si alguien los venia a aprisionar.-

- Hola Nezumi, yo soy Karan.- dijo la mayor de las ''enfermeras''.- Es un placer conocerte.

- El placer es mio.- Nezumi tomo su mano y acerco su cabeza a esta sin llegar a besarla.- Ahora, si me permite preguntar, ¿Quiénes son?.

- Bipolar.- dijo Inukashi.

- Somos investigadoras del laboratorio de la universidad de ciencias.- respondió karan ignorando el comentario de Inukashi.- Akira nos llamo, dijo que tenia un caso bastante peculiar que necesitaba de nuestra ayuda.

- Así es.- interrumpió Akira.- Como ya sabrán 339 carece de emociones, por lo que solo es ocupado como objeto de operaciones por los investigadores de este lugar.

- Bastardos.- dijo Inukashi con rabia.- Que se creen tratando así a un muchacho.

- Digo lo mismo.- atribuyo Nezumi.- ¿hay posibilidades de que su hipotenusa, o lo que sea funcione?

- Es hipotálamo idiota.- dijo una quinta voz sorprendiéndolos.- No puedo creer que un estúpido como tu este en el mismo curso que yo.

- ¿Safu?- pregunto Akira sorprendida de ver a su hija es ese lugar.- ¿Cómo llegaste acá?

- Abriendo a la fuerza el ojo del sujeto tirado afuera. Al parecer iba a volver a moverse, así que le pegue una patada en la cabeza. - explicó la muchacha.

- ¿Y como te salvaste de los guardias?- preguntó Nezumi.

- Les dije que unos tipos estaban en la oficina general, como soy la hija de una trabajadora no desconfiaron de mi presencia en el lugar.- respondió con tranquilidad.- Cuando preguntaron que hacia acá dije que mi mama había dicho que la esperara en el vestíbulo.

- Así que tu eres Safu.- dijo Karan con una sonrisa.- Es un placer conocerte.

- Quien pensaría que tu, siendo un gusano, se infiltraría en un laboratorio de gran seguridad.- Nezumi miró con burla a la muchacha.- Veo que ser un insecto tiene sus beneficios.

- ¡Y comenzó la rata imprudente!- exclamo Safu mientras acariciaba su sien.- Y yo que pensé en tener un día tranquilo.

- Veo que compartimos opiniones.- Inukashi se unió a la conversación.- Esta rata es terriblemente estresante.

- Ja!, imagina ir en su clase.- señalo la chica de pelo corto.

- Debe ser el infierno.- respondió Inukashi, Nezumi ignoro sus comentarios y dirigió su vista a Sion, seguía inconsciente.

- ¿Va a poder sentir o no? – Nezumi recordó la pregunta olvidada.- ¿Sion va a poder sentir?

- Tenemos que ver su caso.- Karan respondió y se dirigió a Akira.- dime los detalles.

- Experimento 339.- comenzó la mujer con su explicación - Dieciséis años de vida, diez de ellos estuvo en incubación comenzó a moverse independientemente a los once, nivel intelectual 10 veces mayor al de un adolescente promedio. Peso normal, musculatura normal, estatura normal considerando su material genético Cerebro en perfectas condiciones exceptuando el hipotálamo izquierdo, carece de emociones y de la capacidad de sentir hambre, como carece de emociones tampoco tiene sentimientos, no ha salido al exterior y tiene problemas al comunicarse con su entorno.

- ¿Causa de la imperfección cerebral?- esta vez fue Inukashi la que realizo la pregunta.-

- Según lo que nos informaron, fue durante el nacimiento.- respondió Akira.- Pero tengo variadas razones para creer que el si nació con estas capacidades, pero se le fueron arrebatadas.

- Pienso lo mismo.- dijo Karan.- El tiempo que estuvo en incubación lo demuestra.

- ¿Quién es la madre de Sion?- preguntó Safu, recibiendo la mirada de extrañeza de los presentes - ¿Qué?, ¿nunca se hicieron esa pregunta?

- Bueno, para haberlo echo se necesitaba un ovulo.- dijo Nezumi, chasqueando la lengua al ver la cara perpleja de los demás - ¿Qué?, si presto atención en clases, bueno, en algunas.

- Digamos que lo intelectual no es lo tuyo Nezumi.- respondió Akira.- Se podría decir que lo tuyo son la literatura, o los trabajos físicos, por eso nos extraño tu aporte.

- Pero tiene razón - esta vez Karan hablo.- Se necesitaban dos gametos para realizar al sujeto. Alguien tuvo que donar óvulos y esperma.

- Je, pudieron ocupar los de cualquiera.- asevero Inukashi.- En este lugar nadie respeta los derechos de las personas. No creo que le hayan pedido permiso a alguien.

- ¿Alguien podría responderme? - dijo Nezumi con estrés.- He preguntado lo mismo dos veces.

- Lo sentimos, pero no lo sabemos.- respondió Karan.- Se podría hacer una intervención quirúrgica, pero no se pueden asegurar los resultados.

- Hagamoslo.- dijo la rata.- Es mejor probar a que Sion siga viviendo así.

Necesitamos autorización del paciente.- dijo Inukashi.- No se puede realizar una intervención sin esta.

La tenemos, el me dijo que aprobaba la operación. – señaló Akira.- Me lo dijo antes de que pasara todo esto.

- Entonces comencemos.- Karan dio la orden y la mujeres de la habitación comenzaron a moverse.- Esta habitación tiene todo para una intervención de este tipo.

Nezumi observo el cuerpo inerte de Sion, se le hacia extraño no ver esos fríos ojos rojos, no escuchar su monótona voz preguntándole cosas que para cualquiera serian inútiles Sion era peculiar, era un ser que desafiaba la naturaleza humana. Si Sion sentía ¿ cambiaría?, claro que si, el cambiaría su voz dejaría de ser monótona y sus ojos tendrían otro brillo, comenzaría a sentir las cosas que siente un humano, lloraría, reiría, odiaría, amaría, todo lo podría hacer.

¿Cómo cambiaría su relación con esto?, sabia que quería estar junto a Sion, pero, ¿y si el no deseaba lo mismo?, claro que cabía la posibilidad de que Sion quisiera estar con el, pero, también estaba la posibilidad de que el no deseara eso. Bien, no le importaba, iba a estar al lado del albino aunque este se negara.

Akira acomodaba los cables necesarios para el proceso, era peligroso, lo sabia, pero valía la pena intentarlo. Ella había ha visto a Sion crecer, desde que entro al proyecto había estado encargada de ver el desarrollo cerebral del muchacho, ver su comportamiento, verificar que no se saliera de los limites establecidos. Le resultaba gracioso pensar que estaba destruyendo dieciséis años de investigación.

Safu ayudaba a Inukashi a nivelar los signos vitales de Sion, todo debía estar en orden para la operación. Esto iba contra todo su amor a ciencia, pero Sion no merecía esta vida.

Finalmente todo estaba listo, el cuerpo de Sion había sido anestesiado para prevenir su despertar, después de todo no seria muy grato que despertara lleno de cables en su cabeza.

- Tenemos que abrir ligeramente el cráneo una ranura que no pase de los dos centímetros - dijo Karan quien ya se encontraba con la vestimenta necesaria para operación.- Nezumi, tu debes esperar en un costado.

- Bien.- respondió el chico un poco aturdido, la idea de que Sion saliera lastimado le aterraba.

- Safu, también debes retirarte.- ordeno Akira a su hija, quien acepto sin reclamar.- La operación es delicada.

Los jóvenes se retiraron a un rincón de la habitación estaban los dos igual de nerviosos, aunque claro, Nezumi permanecía sereno. Safu frotaba sus manos con nerviosismo, era la primera operación real en la que estaba presente.

Inukashi se acerco a la puerta de la habitación ya que la muchacha la había dejado abierta cuando había entrado en el cuarto, al ver el cuerpo del científico tirado en el piso de cerámica tomo una jeringa de una mesa cercana, la lleno con un líquido y inyecto el contenido en el brazo del hombre.

- Así nos evitamos una interrupción.- dijo la muchacha al notar la cara de extrañeza de Safu.- Cálmate, es un anestésico.

La muchacha de melena asintió y volteo la vista a Nezumi, este ni se había inmutado por la acción de la morena, al parecer no le interesaba mucho su padre.

No podían ver muy bien, pero se podía notar como Akira tomaba el viturin y realizaba una incisión en una parte de la nuca del muchacho, se podía distinguir el sudor en la frente de la mujer al tener tanta concentración en su tarea. Después de todo si fallaba significaba la muerte para el muchacho.

- ¿No aplicaremos electricidad directa?- pregunto Inukashi.

- Esta vez no, haremos que el cerebro mande la energía suficiente a todo el cuerpo.- respondió karan con tranquilidad.

- Pero, si falla los órganos podrían sufrir grandes daños.- interfirió safu.- Es como recibir una descarga eléctrica, ¿no pensaron en el posible daño neurológico?

- Si, pero son riesgos que hay que tomar.- esta vez fue Nezumi quien hablo.- Sion sabia de sus riesgos.

- ¿No ves que es solo un experimento? - su parte científica se había apoderado de ella una vez mas.- Si se arruina, lo desechan.

- Si se arruina, me encargare de cuidarlo.- sentenció Akira, dando fin a la conversación.-

Al ver que no podía seguir discutiendo decidió callarse, no era su problema si Sion quedaba mal.

- Inukashi, pásame el cable numero 85.- la morena al escuchar la orden facilito el cable a Karan.- Akira, yo pondré el cable, tu encárgate de ver la carga eléctrica.

- Si.- respondió la castaña, mientras se dirigía a la maquina indicada. Karan comenzó a adentrar el cable en la ranura echa anteriormente.

- Cable en posición, verifiquen signos vitales.-

- Signos vitales estables.- dijo Inukashi.- Cuerpo listo para recibir descarga.

- Akira, activa carga eléctrica numero uno.- al dar la orden la palanca fue bajada y se pudo ver el cuerpo del albino reaccionar.- ¿signos vitales bien?

- Signos vitales en perfecto orden.-

- Bien, inicien descarga numero dos.- la segunda palanca fue bajada.

- Signos vitales dentro del rango normal.-

Nezumi y Safu miraban con atención la cirugía frente a ellos, Inukashi se encargaba de verificar los signos vitales del albino, mientras que Akira bajaba las palancas según le era indicado.

- Solo queda una palanca más.- escucho decir a Safu.- esta sera la decisiva.

Nezumi la observo en silencio, mientras escuchaba como la ultima palanca era bajada.


TAAAN TAAN! *-*

HE AQUI EL CAPITULO PROMETIDO DE 10 PAGINAS WORD *0*

NOTECE QUE NO SE MUCHO DE CIRUGÍAS, ASI QUE SI HAY UN DETALLE INCOHERENTE LES PIDO MIS DISCULPAS U-U

ahora! a responder reviews anominos :DD

Kasumi: awww gracias por pensar eso de mi historia *-* gracias a ti por tomarte la molestia de leerla :D

revies anonimos del aviso:

samy walker: perdon por la tardansa, espero no haber demorado taaaaanto u_u

bueno! eso seria, de nuevo muuuchisisismas gracias por sus reviews de apoyo!

chaoo! besos!