Disclaimer: Nada me pertenece.


Sin piedad


Él no tuvo una infancia normal ni tampoco fue una infancia fácil. Su madre siempre fue desinteresada con él y al parecer menos le importaba si algo malo le pasaba. Algo que le sorprendía ya que no entendía cómo era que seguía vivo hasta esa fecha. Puede que fuera un milagro, pero Gru se inclinaba más a la idea de que era porque él siempre fue una persona inteligente y que desde pequeño supo valerse por si mismo.

Sí, era eso.

Ahora, mayor ya, tenía que andar vigilando a tres pequeñas y desordenadas niñas que habían puesto su mundo de cabeza desde el momento en que entraron en su vida. Al principio fue algo cansador para él tenerlas después de ya cometido su plan.

Pero ahora todo era mejor.

Ellas iban creciendo poco a poco y él estaba orgulloso de ellas por eso. Ahora ya no eran tan pequeñas como antes. Cada una era inteligente y linda a su modo. Margo quería, por ahora, se escritora y escribir sobre sus aventuras en todos sus años de vida. Edith quería ser policía por el simple hecho de poder ver cadáveres todos los días y tener que combatir el mal, algo a lo que Gru le tenía un poco de miedo, solo un poco, con tal ella podía cambiar de opinión a medida que hubiera pasado el tiempo. Agnes, por otro lado no tenía bien claro que quería ser, por ahora los unicornios era lo único en su mente… eso y que quería dibujar cuanto podía y cuanto quería, pues nadie la detenía.

Gru había dejado un poco de lado sus labores de villano por estar ocupado como un padre para las tres, pero eso no impedía que tuviera cosas malas que hacer de vez en cuando congelando a las personas o robando algo de otros lugares.

Como en los viejos tiempos.

Los minions habían traído la pirámide a su casa y escondido en los pisos de abajo, lo cual fue algo difícil porque no supieron donde entrarla hasta que se acordaron

Él se sentó en el sillón de cocodrilo y prendió la televisión. Las noticias traían cosas nuevas siempre, pero esta vez si le interesó por una simple razón.

—Se ha visto a alguien en la luna últimamente por lo que se ha iniciado un rescate para salvar a este personaje y traerlo a la tierra…

Dejó de escuchar lo que decía el noticiario. No podía ser… La única persona que hasta ese momento él sabía que estaba en la luna era…

Las noticias se acercaron a la luna de tal forma que se pudo ver quien estaba en esta. Sí, era Vector, justo a quien menos quería ver.

Bueno, que importaba, si "ese" iba a ser rescatado, que lo rescataran, pues él estaría esperando su regreso con armas nuevas y avanzadas de tal forma que Vector no le pudiera vences ni quitar nada de lo que era suyo. Tampoco le quitaría a las chicas, no de nuevo, no se lo permitiría.

Era momento de idear una idea de que era lo que le podía hacer en cuanto pisara tierra.

Gru sonrió al escuchar las voces de las niñas corriendo por el pasillo. Recordó el momento en que el otro se las quitó.

No iba a tener piedad.

Las chicas entraron en la habitación correteándose unas a otras.

Ellas también podían ayudarle.


¿Comentarios?